arrow

La monja poseída (1976)

La monja poseída
Trailer
5,3
299
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un sacerdote excomulgado funda un culto satánico que practica clandestinamente en lo que aparentemente es un convento católico. Un hombre que hace años entregó a su hija a dicho culto, arrepentido, busca la ayuda de un escritor experto en satanismo para conseguir liberarla. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
To the Devil a Daughter
Duración
91 min.
Guion
Christopher Wicking, John Peacock (Novela: Dennis Wheatley)
Música
Paul Glass
Fotografía
David Watkin
Productora
Coproducción Reino Unido-Alemania; Hammer Film Productions / Terra-Filmkunst
Género
Terror Posesiones/Exorcismos
6
El diablo en el cuerpo
Basada en una novela del especialista en ocultismo Dennis Wheatley, La monja poseída es otra reivindicable pieza tardía de la productora Hammer que hunde sus raíces en una temática satánica clásica, con sacerdotas excomulgados, sectas ocultas, aquelarres y la búsqueda final de la instauración del Maligno en la tierra, encarnado, como es ley, en una criatura inocente (aquí una dulce y jovencísima Nastassja Kinski).

Más cerca del Terence Fisher de La novia del diablo que del Polanski de Rosemary's baby, el film conquista al fan de lo demoníaco con su combinación de grandes actores (aunque Richard Widmark esté algo despistado), estética y ejecución típicamente british y setentera, y ocasionales ráfagas de delirio cinéfago (la magia negra bizarre, el clímax de psicodelia pop dentro del círculo) y erotismo insando y malicioso que siempre ha vivido, más o menos soterrado, en todas las obras de la productora.

Pese a desfallecimientos narrativos y algún detalle que rompe el rigor (cultural) con que parece haber sido abordada la propuesta (la subversión bufa de símbolos cristianos que configura la iconografía satánica del film puede caer en lo risible), lo cierto es que es una cinta que se ve con agrado e interés, que incluye alguna idea tan delirante como satisfactoria (el parto en dolor) y que, sobre todo, permite al espectador disfrutar de la belleza angelical -o diabólica- de la hija de Klaus, que es la que aguanta, con más magnetismo natural que otra cosa, el peso de la función.

Lo mejor: el delicioso desnudo integral de Nastassja Kinski.
Lo peor: algún lugar común y un guión pelín deshilachado.
[Leer más +]
14 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Pasable canto del cisne satánico de la Hammer (más que nada por su valor mitómano).
Penúltima película de la primera y fructífera etapa de la mítica Hammer (3 años después filmarían aquel digno remake, con Cibyl Shepard, de "Alarma en el expreso 1938" de Hitchcock, luego la serie de televisión, ""Hammer House of Horror", y ahora parece que vuelven en serio tras el fiasco de ese amago de reaparición, "Beyond the Rave 2008"), basada en una novela del escritor especializado en temas ocultistas, Dennis Wheatley (autor del libro que adaptaba esa joyita, también de Hammer, llamada, "La Novia del Diablo 1968", muy superior a esta que nos ocupa, entre otras cosas porque detrás de dirección y guión estaban, Terence Fisher y Richard Matheson).

Excelente fotografía, buena producción, y pare usted de contar; pese a tener en su reparto a Christopher Lee en el papel de un cura renegado y satanista, a Richard Widmark como ese escritor de lo oculto en busca de una buena historia, a los siempre interesantes Denholm Elliott y Honor Blackman (el uno, el mejor de la función en el papel de padre de la monjita hechizada, y la otra pasable como la amiga mundana del escritor), y a una cuasi núbil -16 o 17 añitos - Nastassja Kinski mostrándose en todo su esplendor (desde que leí en las memorias de Klaus Kinski que se jactaba de hacérselo con ella, no puedo evitar verla rarita e inquietante cada vez que asoma en prensa), retomo, pese a todo esto y contar una historia que perfectamente podría haber dado lugar, si no a una buena película, si a una que no desentonara mucho en una lista de genero satánico, pero lo que aquí tenemos es algo aburrido, que por muy predispuesto que estés a perdonar lo plano y mal engranado del guión (parece ser que Dennis Wheatley renegó del mismo, y hubo problemas para acabar de rodarla), y lo mal contado que esta la historia, acabas claudicando, y ya no te entecen algún que otro hallazgo (la Kinski desnuda en un altar "embarazándose" de forma ciertamente irregular, y poco mas), debido a que esto, por si solo no vale para salvar lo desaprovechado de la función (escenas eróticas risibles que parecen metidas con calzador, atropelladas, y con un doble de Christopher Lee – plano cenital trasero y mascara en las tomas frontales cundo esta copulando con la monjita - enseñando el culo).

A pesar de todo, y por aquello de que uno tiene su corazoncito, diría que se merece un visionado, más que nada por su valor mitómano.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil