arrow

La señorita Julia (2014)

La señorita Julia
Trailer
5,4
1.116
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La historia transcurre en el verano de 1880, durante la noche de San Juan. En una mansión irlandesa, la joven aristócrata Miss Julie (Jessica Chastain) y un criado de su padre (Colin Farrell). En un ambiente festivo del que han desaparecido las barreras sociales, Julia y John bailan, beben, se seducen y manipulan. Ella, llena de altivez, desea rebajarse; él es educado, pero zafio. A los dos les une un deseo y una repulsión mutua. Seductores y tiernos, o brutales y salvajes, sus momentos íntimos les empujan a hacer planes desesperados y a soñar con una vida juntos. Sin saber si la mañana traerá esperanza o desesperanza. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Miss Julie (Fröken Julie)
Duración
129 min.
Estreno
12 de diciembre de 2014
Guion
Liv Ullmann (Obra: August Strindberg)
Música
Arve Tellefsen, Havard Gimse, Truls Mørk
Fotografía
Mikhail Krichman
Productora
Coproducción Reino Unido-Noruega-Canadá-Francia; Apocalypse Films Company / Maipo Film / Media House Capital / Subotica Entertainment / Senorita Films
Género
Romance Drama Drama de época Drama romántico Siglo XIX
Grupos  Novedad
Adaptaciones de August Strindberg
6
Las inamovibles clases sociales
Adaptación, bastante fidedigna, de Liv Ullman de la obra del dramaturgo sueco August Strindberg, escrita en 1888: La señorita Julia. La directora saca la acción del estado de Count (Suecia) para trasladarlo a Irlanda en la misma época, último cuarto del siglo XIX.
Los personajes que habitan el espacio escénico: Julia, Jean, la criada y el barón (materializado, exclusivamente, en sus botas) son víctimas y esclavos de su propia condición, de la que son incapaces de huir.

La musa de Bergman, que protagonizó con el director nueve películas, ha visto que su vida artística, también como realizadora, ha sido irremediablemente invadida por la alargada sombra del gran hombre. Ingmar también llevó a las tablas una versión de este clásico fuerte y polémico en 1985.

El lenguaje teatral, de indudable y enriquecedor interés literario puede en algunos momentos resultar barroco, recargado y excesivo, sobre todo a quienes están acostumbrados a ver como las situaciones se resuelven con cuatro tomas espectaculares, en lugar de con largas explicaciones filosóficas. Pero no podíamos esperar que, conociendo sus referentes, la Ullmann restara importancia al texto para dárselo a la acción, facilitando así la digestión del espectador.
Ni que decir tiene que los que se aprovechan del enfoque teatral son los actores, que disfrutan con unos papeles rebosantes de matices y con unas personalidades tan profundas que invitan al buceo y la introspección.
[Leer más +]
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
LITHA
La complejidad de esta inmensa tragedia moderna escrita en 1888, basada en un mezcolanza de hechos reales y autobiográficos por un misógino esquizofrénico, dotado de genialidad como autor dramático, no es apta para el espectador del cine actual donde la acción impera sobre la reflexión. Teatro filmado, dicen algunos. Maravillosamente filmado desde luego, potenciador del mismo y no necesariamente antagónico.
Liv Ullman, musa de Bergman mantiene el aroma del maestro aportando su propia sensibilidad femenina sobre un texto que no me atrevo, sin repasarlo, a afirmar como se hace categóricamente, estrictamente fiel al original. Creo recordar que poco o nada se alude a la madre de Julia y en un texto tan lleno de matices cada frase, por no decir cada palabra abre un abanico de posibilidades excepcional.
Farrel supongo que habrá cobrado por su actuación pero estoy seguro que hubiera pagado por ello. No se le recordará por este personaje pero su alma de actor no lo olvidará jamás. Chastain puede ya ponerse el articulo "La" delante de su apellido, con honores. Samantha Morton la tercera en discordia no le va a la zaga a ninguno de ambos.
Ullman rueda con un gusto intachable y amplía dramáticamente el icónico espacio de la cocina, con la casa y sus jardines exteriores dando un plus de belleza y desahogo al espectador. La falta de carácter de unos personajes a la deriva entre un mundo antiguo y el moderno que se avecina, zarandean sus almas con unos diálogos que expresan una y otra vez su inestabilidad, su desasosiego, sus pasiones y su falta de algo "seguro" a lo que agarrarse, aunque para ello tengan que llorar, suplicar, maldecir o ser cobardes y crueles.
Obviamente la lucha de clases y de sexos está presente y toda su carga explosiva da para muchas horas de sofá de psiquiatra.
Por encima de todo y sin que sirva de referencia para quien esto lea, uno se ha quedado anonadado al volver a ver y escuchar de manera tan honesta el texto desgarrador del inmortal sueco.
[Leer más +]
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil