arrow

Los cien pasos (I cento passi) (2000)

Los cien pasos (I cento passi)
Trailer
7,6
1.760
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Sicilia, años 50. Cinisi es un pueblo de la provincia de Palermo, conocido por el aeropuerto de Punta Raisi, que los jefes de la mafia local utilizan para sus negocios. Aquí vive el pequeño Peppino Impastato, a cien pasos de la casa del boss Tano Badalamenti, con el que su familia mantiene una estrecha relación, marcada por la ley del silencio. Peppino agobia a su padre con continuas preguntas acerca de la actividad del mafioso, pero a cambio sólo obtiene silencio. En 1968, ya adolescente, comparte los ideales sociales y políticos de su generación y participa en una manifestación contra la ampliación del aeropuerto, que les quitaría las tierras a los campesinos. En los años siguientes, funda un periódico local y una emisora independiente ("Radio Out") en la que se mofa de la mafia y de los que la protegen, llegando a suscitar la ira de Badalamenti (Tano Seduto) y la reprobación de su familia. Al aumentar su popularidad, el valiente Impastato atrae la atención del Partido Comunista, que se pone en contacto con él para conseguir su apoyo. Sin embargo, la excesiva cautela del partido no convence a Peppino, que lleva adelante sus iniciativas siguiendo una línea independiente. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
I cento passi (I 100 passi)
Duración
114 min.
Guion
Marco Tullio Giordana, Monica Zapelli, Claudio Fava
Fotografía
Roberto Forza, Stefano Paradiso
Productora
Rai Cinemafiction / Tele+ / Titti Film
Género
Drama Mafia Familia Biográfico Vida rural Años 50 Años 60 Años 70
8
Giuseppe Peppino Impastato
Es Marco Tulio Giordana un director más que interesante. En el 2003 refunda el neorrealismo italiano con "La Mejor Juventud", premio Donatello de ese año, una extensa producción para la R.A.I. donde reconoce y muestra la existencia de las miserias humanas como tales, pero también sin ignorar la autocomplacencia hacia ellas del ser humano. "I Cento Passi" es un magnífico preámbulo. Giordana se traslada a Cinsi, corazón de Sicilia, para filmar la vida de un héroe real, con una historia real y que los años han demostrado merecía ser contada.

Peppino Impastato fue un activista antimafioso que nació en el seno de la propia mafia italiana en Cinsi (Palermo). Su padre, antiguo compañero de cárcel con Mussolini de un capo de la zona, vivía instaurado en la complicidad con los criminales, como el resto de la sociedad siciliana, permitiéndoles ser los amos y señores de la isla italiana. Como bien dice un compañero de Impasto: "Y digamos que nosotros los Sicilianos, queremos a la mafia y no porque nos hagan temerle sino porque da seguridad, porque nos identifica, ¡porqué nos gusta!. Nosotros somos la mafia".

Y este es el mensaje que Giordana transmite con total claridad y transparencia. Como decía al principio, plantea la manera en la que la sociedad se reconoce criminalizada y como la autosatisfacción evita cualquier atisbo de rehabilitación, de acabar con el cáncer. La figura de Peppino enseña al espectador la impotencia y el mal final que tiene el que intenta levantar el puño contra ellos. Y levantar el izquierdo o el derecho, más arriba o más abajo. Porque sus ideas comunistas en este caso no eran relevantes; lo importante eran sus ideas antifamafiosas y su actividad frente a ellas. El meterlo en el mismo saco que los Brigadas Rojas que secuestraron y mataron a Aldo Moro en aquellos años sería una injusticia y un desconocimiento del personaje. Y sí, lo digo por alguna crítica escrita por aquí. Quizás Giordana si insista demasiado y ancle buena parte del film y sus personajes en la idea política, o más bien en enseñar demasiada simbología comunista, y este si puede que sea su fallo más grave. Sin embargo creo que se debe ver más allá. Cuando hay un gran enemigo común poco importa ser de estos o de aquellos.

La cinta también está bien interpretada. Luigi Lo Cascio en el papel principal (repetiría también con Giordana en "La Mejor Juventud") cumple bastante bien sobre todo en la primera parte. Pero sin duda son los veteranos secundarios los que le dan un gran poso y un excelente aire a la cinta. Con una banda sonora fresca y bien ambientada y con algunos textos poderosos y magnificamente ejecutados, "I Cento Passi" representa una notabilísima pieza en la filmografía de este notabilísimo director y sin duda de cita obligatoria para entender la sociedad siciliana desde sus entrañas.
[Leer más +]
21 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Il mio canto libero
Es al cine norteamericano a quien principalmente tenemos que achacar el habernos transmitido esa idea distorsionada y completamente alejada de la realidad que muchos tenemos hoy día del concepto de mafia. A través de sus películas y de sus grandes clásicos, Hollywood se ha obstinado siempre en mostrarnos la cara más “amable” del gangster, en presentarnos a éste casi como un héroe romántico y hacerlo desde una perspectiva desde luego totalmente idealizada. Como si ellos, los gangsters, fuesen cosa sólo de la ficción o de las películas, cuando esto en absoluto es así. Por desgracia no lo es.

No dudo de que la intención primera de Francis Ford Coppola en su magistral tríptico de los “padrinos” fuera la de enseñarnos la otra cara del gangster y retratar esa otra parte más sórdida de un mundo tan tradicionalmente idealizado como es el del crimen organizado. No obstante, el cinéfilo tiende en ocasiones a mostrarse excesivamente mitómano; la gran paradoja es que Vito Corleone ha conseguido llegar hasta nuestros días como un personaje casi entrañable. En este sentido, es muy loable la actitud del director italiano Marco Tullio Giordana quien en una de sus películas más interesantes se encargó de desmitificar el mundo de la mafia siciliana mostrándonos su verdadera faz y dando cuenta de su sanguinario papel dentro de la sociedad italiana contemporánea.

En Los cien pasos, Giordana se vale del caso de Guissepe Impostato, un siciliano nacido a principios de los años 50 del siglo pasado en la pequeña localidad de Cisini que dedicó los años de su juventud a denunciar los abusos cometidos por los clanes mafiosos de la zona. Nacido en el seno de una familia víctima como tantas otras de la ley del silencio impuesta por la “cossanostra”, el niño Guissepe no acierta a entender qué clase de extraños vínculos son los que unen a su familia con la del patriarca mafioso del pueblo. Pasan los años, e Impostato asienta sus ideales; se afilia al Partido Comunista, se distancia cada vez más de su padre y funda junto a un grupo de compañeros una emisora de radio independiente. Allí desde su privilegiada atalaya, comienza a atacar tanto a los miembros de la mafia como a quienes los sustentan y protegen. El suyo será un canto libre tan necesario como arriesgado.

Definitivamente Los cien pasos es una película necesaria, desmitificadora e imprescindible. Es también todo un ejercicio de valentía por parte de su realizador, y ahí está el caso más cercano en el tiempo de Roberto Saviano y su Gomorra para ratificar que en efecto es así. Porque la amenaza de la mafia es más real y menos distante de lo que siempre habíamos imaginado. Para algunos, esa distancia es de apenas cien pasos.
[Leer más +]
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil