arrow

La mujer crucificada (1954)

7,4
587
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Yukiko es una estudiante de música que, después de un intento de suicidio, vuelve con su madre, Hatsuko, una viuda que regenta una casa de geishas. El joven doctor Matoba, que mantiene un affaire con Hatsuko, se siente atraído por Yukiko. Ella, al principio, lo rechaza, pero sus sentimientos van cambiando y llega incluso a enfrentarse con su madre. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Uwasa no onna
Duración
83 min.
Guion
Yoshikata Yoda, Masashige Narusawa
Música
Toshiro Mayuzumi
Fotografía
Kazuo Miyagawa (B&W)
Productora
Daiei Studios
Género
Drama Prostitución
8
No la crucifiquéis
Las pocas críticas que tiene esta película son bastante negativas y creo que "La mujer crucificada" no merece ese trato.

No se está valorando la complejidad ni la modernidad del guión ni la forma sincera e inquisitiva con la que se tratan temas como el cambio generacional, el machismo, la prostitución, el amor, etc. Considero que quien sólo vea en la obra un planteamiento teatral se ha quedado en la superficie. Cuando por esa época más o menos Wilder metía personajes oscuros y complejos como los del médico o la madre era un genio (y lo era) y ahora resulta que Mizoguchi sólo es teatral. Además de los mencionados, el personaje de la joven: moderna, pasional, atormentada pero viva, también me parece muy bien construido.

Más allá del guión, la banda sonora acompaña bien y, visualmente la película, como es habitual en el autor, es una gozada.

Y no me escudaré con eso de que el cine oriental tiene otro ritmo y demás argumentos similares, creo que la película es lo bastante buena como para que no sea necesario.
[Leer más +]
17 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Benditas manías
Pues yo también voy a romper una lanza a favor de “La mujer crucificada”. Sin entrar siquiera a valorar su rica complejidad moral, que gira en torno a la madre que no se cuestiona lo que hace y a la hija que, por cuestionarlo, se hunde en un abrasivo dilema ético, la película de Mizoguchi no sólo es una de las películas que con mayor interés y sutileza aborda el tema de la prostitución sino además una historia redonda y certera. En sus escasos ochenta minutos nos da una soberana lección cinematográfica sobre como hacer evolucionar psicológicamente a un personaje. Y que no me vengan con el cuento chino de que es lenta quienes seguramente no pondrán ese reparo a otras películas del director japonés o a Bergman, ni teatral quienes no censurarían eso mismo en, por ejemplo, Kazan (“Un tranvía llamado deseo”), Lumet (“Doce hombres sin piedad”) o Polanski (“La muerte y la doncella”), por no repetirme con Bergman… Simplemente se mantiene fiel al estilo de su autor, radical y consecuentemente fiel a su estilo, a sus manías… Benditas manías.
Y por cierto que la sinopsis de FilmAffinity es bastante desacertada. No le hace justicia al argumento.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil