arrow

Whiplash (2014)

Whiplash
Trailer
7,8
56.379
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El objetivo de Andrew Neiman (Miles Teller), un joven y ambicioso baterista de jazz, es triunfar en el elitista Conservatorio de Música de la Costa Este. Marcado por el fracaso de la carrera literaria de su padre, Andrew alberga sueños de grandeza. Terence Fletcher (J.K. Simmons), un profesor conocido tanto por su talento como por sus rigurosos métodos de enseñanza, dirige el mejor conjunto de jazz del Conservatorio. Cuando Fletcher elige a Andrew para formar parte del grupo, la vida del joven cambiará. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Whiplash
Duración
103 min.
Estreno
16 de enero de 2015
Guion
Damien Chazelle
Música
Justin Hurwitz
Fotografía
Sharone Meir
Productora
Sony Pictures Classics / Blumhouse Productions / Bold Films / Right of Way Films
Género
Drama Música Jazz Cine independiente USA
Grupos  Novedad
Blumhouse Productions
10
Un solo de batería que llegará alto
Damien Chazelle presentó en 2013 un cortometraje en el que un estudiante y virtuoso de la batería entraba a formar parte de la banda de jazz de su conservatorio, dirigida por un estricto profesor. Esa idea cuajó y ahora nos llega la versión completa de esa historia, la tensa relación entre un alumno que se desvive por la música y un profesor que busca la absoluta perfección.

Chazelle consigue con Whiplash una conjunción perfecta entre el amor a la música y el desarrollo de sus personajes. Plano a plano la película parece construirse sólo con acordes, golpes de baquetas y resonar de las trompetas, una mezcla musical fantástica que se mueve entre Caravan y Whiplash, jazz potente que aún retumba en mis oídos. Pero no sólo de música vive esta película, ya que Chazelle consigue que profesor y alumno entren en una batalla épica de redobles y platillos, haciendo que el espectador abandone su posición pasiva y participe de forma activa en su historia. Una película que despierta la pasión por la música, aunque sea mínima, que todos llevamos dentro, y el culpable no es sólo el director, sino que sus dos protagonistas, un soberbio J.K. Simmons y un apabullante Miles Teller, ponen la piel de gallina. Una máxima que dejan bien patente en todo momento es esa búsqueda de la perfección, esa obsesión (a veces malsana) de alcanzar un nivel casi inalcanzable, algo que comparten ambos protagonistas, cada uno a su manera y por caminos distintos. Esa obsesión queda también muy bien reflejada en su difícil relación: dura, sufrida, pero llena de pasión, una pasión explosiva con un zenit inmejorable.

Llama la atención el tratamiento del sonido en Whiplash y su perfecta sintonía con la imagen. No es algo raro si tenemos en cuenta que su director es un amante reconocido de la música en general y del jazz en particular, y ese amor se nota que lo ha traslado a su mano y a su objetivo. El montaje de imágenes, repetimos, va en sintonía al sonido, a ese tronar de la batería, a los acordes de sus dos temas principales, con lo que da un ritmo trepidante (faltaría sólo eso) y un fluir de la historia muy acertado, porque no sólo de música vive Whiplash, aunque así su personaje lo pretenda con el tratamiento que de su vida real da, encontrada con su vida profesional, o la obsesión de alcanzar la maestría detrás de una batería.

Taquicardia, chorros de sudor por la espalda, los ojos y la boca abiertos al máximo y una sensación de haber estado días sentado en la misma butaca es lo que, al final, consigue Whiplash. Más de 30 minutos de pura adrenalina es lo que Chazelle junto a sus dos actores consigue transmitirnos. No hay diálogos, sólo dos hombres con su batería y su batuta, mucha fuerza, una pasión desbordada, un lugar idílico, casi de ensueño, y un escenario enorme donde lucirse. La música es la auténtica protagonista, la que sale de dos brazos con una fuerza atronadora, la que nos corta la respiración durante media hora (o al menos esa es la sensación temporal que da). Una maravilla del cine entregada a la música que tanto cinéfilos como melómanos no pueden dejar escapar. No es de extrañar por ello que tanto el público como el jurado del Festival de Sundance 2013 sucumbieran a sus encantos.
[Leer más +]
192 de 235 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
NOT JAZZ
Quiero aclarar antes de nada que las siguiente crítica es desde el punto de vista de un músico y no desde la de un cinéfilo. Tenemos una película con unas más que decentes actuaciones de los actores principales pero que para nada suplen el gran defecto de este film: no captar la ESENCIA de JAZZ. Véase la escena de la cena familiar en la que se ridiculiza la visión sobre el jazz de la sociedad, que continuamente lo menosprecia y subestima. Curioso que luego el resto del film parezca realizado por un fanático del fútbol americano que no tiene ni el menor conocimiento sobre jazz (Cabe resaltar que soy un fiel aficionado de la NFL). Principales errores que se suceden a lo largo del film y muestran lo anteriormente dicho:
1- El jazz no consiste en tocar lo más rápido posible.
2- Jazz igual a improvisación, no a una bigbang tocando partituras como si fuese Monteverdi o Bach. Seguramente el mayor fallo de toda la película. El jazz no se puede entender sin improvisación.
3- Todo músico de jazz gran parte de su educación la realiza tocando con amigos o otros músicos en jam sessions.
4- Un bateria de jazz ha de saber adecuarse a cualquier cosa,sin partituras y al momento.Y cumplir con su función que es la de llevar el tempo cual metrónomo, no ser el solista y tocar mil notas por compás(que es lo que muestra la película). Tempo, groove, originalidad, sutileza...
5- El guión tiene constantes incoherencias en el argot del jazz. Ejemplo: en los ensayos Simmons ordena empezar cada vez desde un compás de manera totalmente aleatoria. Los temas o los tocas desde el principio o desde un punto clave porque interesa revisar ese pasaje. No cada vez desde un compás. La película esta repleta de fantasmadas de este pelo.

No quiero incidir en conceptos muy técnicos sobre el jazz por lo que no proseguiré. No digo que la película no tenga cosas buenas como ya se esta encargando la crítica general de resaltar, pero en cuanto a la temática jazz es pura ficción.
[Leer más +]
234 de 353 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1