arrow

Deber cumplido (2017)

Deber cumplido
Trailer
5,6
482
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tres soldados estadounidenses regresan de Irak tratando de reintegrarse con sus familias, y adaptándose a la vida civil mientras luchan por olvidar sus duros recuerdos de la guerra. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Thank You for Your Service
Duración
108 min.
Estreno
16 de febrero de 2018
Guion
Jason Hall (Novela: David Finkel)
Música
Thomas Newman
Fotografía
Roman Vasyanov
Productora
Dreamworks Pictures / Reliance Entertainment / Dune Films. Distribuida por Universal Pictures
Género
Drama Ejército Guerra de Iraq Basado en hechos reales
7
Perros de guerra.
A los perros de pelea se los entrena y alimenta para que maten al contrario. Mientras lo venzan y sean útiles, son cuidados. Cuando fracasan, si no han muerto antes, se los deja tirados con las heridas de la pelea hasta que mueren. Nadie les cuida, nadie les tiene en cuenta.

Cientos de miles de veteranos de guerra son tratados así por Estados Unidos. Desde Vietnam, pasando por Corea hasta la invasión de Iraq. Mientras están en campaña, son alimentados, se les entrega armamento de calidad y se les paga (más mal que bien). Tras acabar sus "tours" o sus "rounds", ya da igual que tengan estrés postraumático, falte un cacho de crerebro o uno o varios miembros... allá se las apañen.

No en vano, 22 veteranos y veteranas de guerra se suicidan cada día en EEUU.
Sí, cada día.Unos 8.000 al año.

Thank You for Your Service refleja como casi ninguna otra el trato que reciben estos ex soldados.
La película es levantada por sus protagonistas y por el montaje. El guion es tirando a trillado, aunque sí es cierto que tiene momentos muy buenos como el del mando echando en cara al sargento que está en una fila para solicitar ayuda psicólogica que verlo allí es malo para a la moral del ejército, que un poquito de por favor.

El trauma está muy bien retratado y la historia se hace amena, sobre todo porque cada uno de los tres soldados protagonistas es un mundo y están muy bien bosquejados y desarrollados.

Obviamente, aquí podríamos traer a colación el monólogo del caído en desgracia Louis CK de "Of course... but maybe" (por supuesto, pero quizá).
Por supuesto que todos lamentamos que un semejante sufra amputaciones o que regrese a casa con estrés postraumático por estar en una contienda. Y que sea deshauciado o dado de lado o no cuidado por los propios que lo mandaron allí. Por supuesto. Pero quizá si no hubiera ido, no hubiera pasado.
No en vano, la guerra es una masacre entre gente que no se conoce para provecho de gente que sí se conoce pero no se masacra; y se apunta quien quiere. Y aunque señala de vez en cuando que el hecho de volver a un segundo tour es una locura y quien lo haga necesita un psiquiatra, muchos terminan volviendo porque o no tienen recursos económicos, o no saben hacer otra cosa... o son muy patriotas. Y esas cosas.

Todo esto, repito, queda muy bien reflejado en la peli.
Tema interesante, de veras, aunque cinematográficamente tampoco sea la octava maravilla.
[Leer más +]
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Crítica de Deber Cumplido por Cinemagavia
Qué sucede cuando unos soldados que luchan por su país en una tierra extraña, lo dan todo, su tiempo, sus ilusiones, su vida y vuelven a casa con sus familias con unas historias terribles en su retina de tal calado que no pueden afrontarlas? Ellos cumplieron con su deber a un altísimo precio, y el gobierno después los abandonó.

Pues eso es lo que en la película Deber Cumplido nos cuenta Jason Hall, en su debut como director, basada en la novela homónima del periodista ganador del premio Pulitzer 2006 David Finkel.

David Finkel acompañó en 2007 durante un año a un batallón de Infantería a una misión en Irak como periodista empotrado, obteniendo un resultado extraordinario sobre la brutalidad del conflicto, las percepciones de los militares, sus máximas preocupaciones, que se reducían a lo más básico pero que venía siendo lo más difícil de conseguir en mitad de una guerra.

De esta experiencia surgiría el libro reportaje “Los buenos soldados” (“The Good Soldiers“). Y Deber Cumplido (“Thank you for your service”) es la continuación, pero en esta ocasión David Finkel se integró con algunos de esos soldados americanos a su regreso a casa, consiguiendo captar la peculiar psicología de estos militares.

De esta forma, con las dos obras, nos da a conocer de primera mano las duras experiencias que viven los militares en el conflicto, y la dura vuelta a la realidad en su país, con una mochila llena de horror, resentimiento y culpa, así como la dureza de la vida de las familias de los militares, bien durante el conflicto, o bien después, cuando los soldados vuelven con traumas inconfesables. Ambos manuscritos se han convertido en referentes en la literatura de guerra.

Deber cumplido cuenta la historia real de Adam Schumann, un militar que junto con dos compañeros volverá a casa tras finalizar un periodo de servicio en el ejército norteamericano en Irak.

Casi al final de su permanencia en Irak, habrá un problema en el que uno de sus compañeros, Emory (Scott Hace) resultará gravemente herido de un disparo en la cabeza, y Schumann se encargará de bajarlo para su evacuación, cargando su peso al hombro, mientras baja por unas empinadas escaleras, medio cegado y asfixiado por la sangre del compañero, hasta que superadas sus fuerzas, ambos ruedan escaleras abajo, con la consecuencia del agravamiento de las heridas de Emory, el soldado herido. El quedará traumatizado por no haber podido ayudar mejor a su amigo.

Otro de los protagonistas, Solo Aeiti (Beulah Koale), atormentado por no haber podido salvar la vida de otro combatiente, quiere regresar a su hogar, recuperarse de heridas sufridas en la contienda, y volver de nuevo a Irak, el ejército es su vida, pero le negarán la renovación de la licencia por las secuelas del traumatismo sufrido en una escaramuza.

El otro compañero, Will Waller (Joe Coler) solo piensa en volver a casa para casarse con su novia, pero al llegar se encontrará una desagradable sorpresa, que devengará en un terrible giro de la película, y servirá de catalizador de los traumas que los dos amigos, Solo y Schumann, traían de Irak, y que poco a poco, al intentar integrarse a sus antiguas vidas, se irán manifestando en toda su crudeza.

La idea del suicidio empezará a rondarles insistentemente. Y ellos lucharán contra ella. Será una lucha más difícil que la que entablaron en Irak contra el fuego enemigo.

Jason Hall, que en esta película se estrena como director, pero al que siempre hemos conocido como actor y guionista (“El Francotirador”), escribirá también el guión basado en la novela / reportaje de David Finkel mostrándonos a la perfección la guerra que los soldados traen en su cabeza al llegar a casa, después de haber vivido situaciones terribles en el campo de batalla, y que les desgarran cuando intentan volver a la normalidad de la vida civil.

Miles Teller, el actor principal, borda el papel de militar consciente del problema que acarrea, pero que intenta disimular ante su esposa, interpretada por Haley Bennet. El actor conoció al verdadero Adam Schumann, con el que mantuvo largas conversaciones, consiguiendo de esta manera dar una importante verosimilitud al personaje que interpreta.

Como novedad veremos a Amy Schumer, a la que estamos acostumbrados a ver en papeles cómicos, interpretando a una joven viuda.

Las escenas bélicas están bastante bien representadas, bastante reales, con una factoría más que correcta, así como la ambientación polvorienta de las calles arrasadas de Irak por las bombas y el fuego de mortero.

Podría decirse que esta es una película reivindicativa. Se habla del suicidio de los militares. Por fin.

Es una epidemia silenciosa en Estados Unidos. En la época actual, mueren más militares por su propia mano, es decir, suicidándose, que caídos en la lucha. El síndrome de estrés postraumático es el trastorno más frecuente de los veteranos, que les impulsa a acudir al Departamento de Asuntos Veteranos, que se encuentra desbordado, no teniendo el sistema medios suficientes para atender a todos los afectados, por lo que muchos se están organizando por su cuenta, creando grupos de apoyo e informando a la gente.

En Estados Unidos 22 excombatientes se quitan la vida cada día , uno cada 80 minutos, es decir, unos 8000 al año.

Por eso, esta película nos denuncia esta lacra silenciosa que sufren los que sirvieron a su patria en esta o cualquier otra contienda, los que fueron donde nadie más quería ir, los que hicieron lo que nadie más quería hacer, los que vieron morir a sus amigos, muchas veces entre sus brazos, los que salvaron mil vidas pero perdieron a su compañero, los que vieron cosas que nadie debería ver; y después de todo lo pasado, se ven abandonados por el sistema, contra el cual se ven incapaces de luchar.

Pero también muestra que tienen que luchar por lo que más quieren, por vivir para ellos y para su familia, y que deb.......
Escrito por Luz Nogues
https://cinemagavia.es/deber-cumplido-pelicula-critica/
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil