arrow

Superman (1978)

Sinopsis
Desde una galaxia remota, un recién nacido es enviado por sus padres al espacio debido a la inminente destrucción del planeta donde viven. La nave aterriza en la Tierra, y el niño es adoptado por unos granjeros que le inculcan los mejores valores humanos. Con los años el joven se irá a Metrópolis y allí usará sus poderes sobrenaturales para luchar contra el mal. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Superman: The Movie
Duración
143 min.
Guion
Robert Benton, David Newman, Leslie Newman, Mario Puzo (Cómic: Joe Shuster, Jerry Siegel)
Música
John Williams
Fotografía
Geoffrey Unsworth
Productora
Dovemead Films / Film Export AG / International Film Production
Género
Ciencia ficción Fantástico Aventuras Superhéroes Cómic DC Comics
Grupos  Novedad
Superman
8
El hombre de acero
Cuando yo tenía ocho años de edad, mi gran ilusión era poder ir al gran cine “Lago” y ver la rey de los superhéroes, le primero, el mas admirado, el del mejor súper traje. Esa era: ¡Superman! Y no me decepciono.
Para poder entrar a la función fue una gran odisea. Enorme filas para entrar al cine. Y los amiguitos que me acompañaban (los de mi “pandilla”) luchando a brazo partido por conseguir boletos, porque desde luego ya estaban agotados. Era un cine enorme; de los que hoy en día, casi no hay.
Cuando por fin pudimos entrar. Los colores azul, rojo y amarillo del traje de Superman me deslumbraron. Yo no sabía de efectos especiales en el cine. Yo lo único que sabia, es que mi súper héroe favorito estaba a todo color y volando por diferentes paisajes. Me gustaba en especial cuando volaba de noche entre los grandes rascacielos con un sinfín de luces que eran las ventanas de los mismos.
La cara de mi superhéroe reflejaba naturalidad, lozanía, la imagen de la justicia. Era un rostro simétrico, muy apropiado para el hijo prodigo de Kriptón. Pero lo mejor era cuando se transformaba rápidamente y al abrir su camisa se veía la “S” y a volar se ha dicho.
Su padre, del planeta Kriptón Jor –el (Marlon Brando) a mi me impresiono. Por su autoridad que emanaba en su papel. En cambio Lex Luthor (Gene Hackman) no me convenció. Lois Laine (Margot Kidder) sin ser muy simpática, al ser la chica del superhéroe, se le aceptaba.
En fin, Superman en el cine, es el padre de todos los superhéroes posteriores. Y es que uno siempre busca un superhéroe de cambio de personalidad tan creíble como lo hacia el Superman de Christopher Reeve, quien nació para ese rol. Y después de muchos años al verlo en esa silla de ruedas, todos sabíamos que seguía siendo el hombre de acero.
[Leer más +]
69 de 79 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Imprescindible
"Superman" es una película que, si la ves de adulto, te puede llegar a encantar, pero que si tienes la suerte de haberla visto cuando eras un crío, es que flipas en colores. Yo la vi con diez años, creo que por el 90, mientras agonizaba en mi lecho de dolor con unas anginas galopantes que además había conseguido traspasar a mi hermano, con lo cual el panorama debía ser dantesco, con dos niños profiriendo alaridos y discutiendo durante horas sobre quién tenía los ganglios más virulentos e inflamados, por no hablar de los guantazos que nos arreábamos cuando la fiebre daba un respiro. Y aunque esta introducción pueda parecer gratuita, no lo es en absoluto: sirve para explicar la capacidad de fascinación que puede llegar a tener una película cuando, en el estado en que nos encontrábamos entonces, fuéramos capaces de verla de cabo a rabo sin decir esta boca es mía.

La vimos del tirón, en entrega absoluta y petrificado silencio. Luego pasaría con ella la varicela y el sarampión, la volvería a ver en mi adolescencia y sobrevivió intacta al paso de la edad adulta. Durante todo ese tiempo, nunca analicé los motivos por los cuáles me gustaba tanto la película ni porqué me parecía tan cojonuda que hubiese asesinado a cualquiera que osase poner su calidad en tela de juicio. Sólo en estos últimos años en los que se ha puesto tan de moda el género y cuando empiezo a sospechar que nadie volverá jamás sobre los pasos del hombre de la kryptonita, he tratado de hallar las claves que expliquen el porqué de esa magia tan particular que posee "Superman" y de la que carecen otras películas de superhéroes.

Me pregunto si acaso reside en los ojos azules y tristes de Marlon Brando mientras contempla por última vez a su hijo. O en la destrucción del planeta Krypton, un holocausto de cuerpos lloviendo sobre fondo color de sangre. O en la desaparición del actor Christopher Reeve en el interior de ese personaje-agujero negro que es Clark Kent/Superman. O en la metódica obsesión que corroe a un Gene Hackman que nunca será el hombre más poderoso del mundo.

Realmente, no puedo explicarlo. Simplemente decir que "Superman" es una película imprescindible para todo fan de los superhéroes y del cine fantástico que se precie. Y que es distinta. Y que es preciosa.

Y que si tuviera que poner un ejemplo para demostrarlo, me remitiría a la escena en que un Superman niño levanta un tractor ante la mirada atónita de Glenn Ford. Porque su descubrimiento de lo maravilloso, también es el nuestro.
[Leer más +]
61 de 65 usuarios han encontrado esta crítica útil