arrow

El cielo es real (2014)

El cielo es real
Trailer
Añadir a listas
Sinopsis
En un pequeño pueblo, un padre debe reunir el coraje suficiente para contarle a todo el mundo una extraordinaria experiencia que ha cambiado la vida de su hijo: tras una operación en el hospital, el pequeño, de tan solo cuatro años, afirma haber estado en el cielo y haberse sentado en el regazo de Jesús. Todos creen que son imaginaciones del niño, pero éste demuestra saber cosas imposibles de saber. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Heaven Is for Real
Duración
96 min.
Estreno
20 de junio de 2014
Guion
Christopher Parker (Libro: Todd Burpo, Lynn Vincent)
Música
Nick Glennie-Smith
Fotografía
Dean Semler
Productora
TriStar Pictures / Roth Films / Screen Gems. Distribuida por Sony Pictures Entertainment (SPE)
Género
Drama Fantástico Religión Sobrenatural
2
El niño que fue al cielo (y volvió).
Segunda película que se estrena este año con un discurso pro-cristianismo, en ésta ocasión la premisa trata de dejar en claro que hay vida después de la vida terrenal. La película inicia con un letrero que anuncia que la historia está basada en hechos reales.

Narra la historia que vivió la familia Bulpo, cuando Colton, el hijo de unos 4 años, que ante una cirugía por apendicitis, riesgosa y con pronóstico negativo, logra salvarse milagrosamente en medio de una masiva ola de rezos y oraciones entre la gente del pueblo donde habitan.

Tiempo después, el niño ya recuperado narrará a sus padres que mientras era intervenido estuvo en el cielo, le cantaron ángeles y conoció a Jesús, a su abuelo fallecido y su hermana no nata, esto provocará una crisis en la fe de su padre (Greg Kinnear), pastor en su comunidad, ante la imposibilidad de creerle al chico.

El principal problema de ‘Heaven Is for Real’ es la unilateralidad de sus intenciones, para poder disfrutar y meterse en el universo que plantea el filme hay que pensar como quienes lo crearon.

La película no permite desarrollar ni pensar nada más allá de los que se ve, y sobre todo, se dice desde la pantalla, lo peor es que lo hace de una manera torpe y por demás maniquea.

Un pastor con cierto arraigo duda de su fe ante la posibilidad de comprobar la existencia del cielo, de acuerdo a la experiencia de su hijo. Esto obviamente devendrá en una crisis para la comunidad en general, el caso tomará notoriedad por los medios y la familia toda será víctima de burlas y escarnio.

Pero lo que seguramente llamará la atención de la gente que quiera ir a ver esta película es saber por fin como es el cielo, que hay ahí, como se vive; la respuesta es del todo desalentadora. Según los creadores de esta película el cielo es aburrido, plano y carente de todo interés, a la puerta hay una iglesia de estructura similar a las iglesias cristianas en los EEUU, de arquitectura simplona. Ni siquiera atinaron en crear una personalidad interesante a Jesús, que por cierto, acá aparece un tanto más guapo de la imagen que nos habían vendido antes.

Plana en su realización, ‘Heaven Is for Real’ termina pareciéndose más a un mal telefilm de sábado a la tarde, sin matices y con actuaciones ramplonas, constantes golpes bajos y personajes poco empáticos, que solo quedan ganas de si, el cielo es cómo aquí se lo pinta, no tener que pasar nunca por ahí.
[Leer más +]
27 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
El panfleto es real
Nunca mejor dicho: dios mío...

Por dónde empezar.

Entré a esta película sin saber más que lo básico de la trama. Me parecía un tema fascinante, y me esperaba algo así como un drama con tintes metafísicos y sobrenaturales. Pero a los pocos minutos, ante la estética de anuncio de yogur y los diálogos de, ejem, anuncio de yogur, se hizo evidente lo que nos tocaba: un publireportaje de hora y media sobre lo buena que es la religión y cómo nos va a resolver todos nuestros problemas. ¿Qué c*ño hacen dos actores serios como Greg Kinnear y Kelly Reilly en este panfleto ridículo y simplista? El uno habiendo rodado comedias ácidas y críticas, y la otra, bueno, sin ser una gran estrella, con una carrera decente a sus espaldas. Sobre todo lo de Kinnear es demencial.

En fin: la peli es, de nuevo, igual de sutil que un anuncio de yogur, y todo queda completamente explicitado y masticadito para que nadie se pierda: el papá es un tío buenísimo sin ninguna clase de arista que hace todo tipo empleos, entre ellos pastor de la iglesia local, la mamá es un ama de casa correctita y mona, los nenes son rubitos y angelicales, su casita es de postal y está rodeada por una pradera, su iglesia es multiracial en plan anuncio de Benetton, y su gran problema es que de tan, tan buenos que son, que trabajan sin cobrar casi nunca (¡¡¡es que son tannn buenos!!!), están contrayendo unas deudas altísimas. Y entonces, tras unas cuantas escenas innecesarias y redundantes dedicadas a dejarnos clarísimo que son la familia perfecta, resulta que el nene tiene un problema de salud que le hace tener una experiencia cercana a la muerte, y allí se da un paseo por el cielo de la mano de Jesucristo, el cual es básicamente tal cual se le retrata siempre en todo el arte "oficial" cristiano, lo cual no encaja mucho con la raza y el aspecto que debió de tener realmente el Jesús histórico. Las escenas que transcurren en el cielo asimismo cumplen a rajatabla la imagen estereotipada que todos hemos visto y leido mil veces. A todas estas, a causa de los gastos médicos de la operación, las deudas se incrementan aún más.

El padre tiene una especie de absurda crisis de fe (¿por qué le cuesta tanto creerlo? ¿No es pastor?), y se dedica a debatir con personajes que cumplen obviamente el rol de de portavoz de la audiencia no-creyente, para que tú, espectador descreído, reflexiones. Que ya te vale.

Blablabla, música de telefilm, fotografía de telefilm, diálogos y situaciones de vergüenza ajena, personajes de cartulina, y un clímax final buenrollero y simplón que... (sigo en el spoiler)
[Leer más +]
18 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil