arrow

La loca de Chaillot (1969)

5,9
182
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Aurelia, una excéntrica condesa, está triste porque para ella el mundo es un lugar infeliz y hostil. Cuando se entera de que en París hay una serie de personajes que quieren convertir la ciudad en un inmenso campo petrolífero, se reúne con unas amigas para trazar un plan encaminado a eliminar a todos los especuladores, haciéndoles creer que el petróleo se encuentra en las alcantarillas de la ciudad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Madwoman of Chaillot
Duración
132 min.
Guion
Edward Anhalt (Obra: Jean Giraudoux)
Música
Michael J. Lewis
Fotografía
Burnett Guffey, Claude Renoir
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Comedia Drama
8
Si esto es locura… ¡bendita sea la locura!
Fácil entender porqué esta loca, divertida e ingeniosa película, basada en la célebre comedia satírica “La folle de Chaillot” de Jean Giraudoux, tuvo tantos detractores: ¡No deja títere con cabeza!, ¡Se nutre –en su actualización- del afán derrocador de todo poder hipócrita e impopular a que convocaba el contestatario Mayo del 68!, ¡Se mofa de las más calificadas profesiones!... Y deja sentado que, con frecuencia, los que a sí mismos se llaman cuerdos, están más locos que aquellos a los que locos llaman.

Este es, además, un filme sobre aquellos seres que, sin otra aspiración que la justicia y el bien común, se convierten en héroes anónimos, apenas reconocidos por alguien sensible y con corazón de poeta, que logra adivinar en ellos esa grandeza que ni ellos mismos reconocen ni esperan que les sea reconocida.

Tras un primer encuentro en el Café Francis de París, donde se reúnen, con afán conspirador, representantes de las más grandes instituciones a quienes se suma uno que otro caballero de la encumbrada $ociedad (una escena corrosiva inolvidable), en la que se concluye que bajo sus pies están inundados de petróleo y que éste bien podría servir para financiar propósitos nucleares que, gustosamente, apuntarían a la aniquilación de algún incómodo país del Este, la condesa Aurelia, más conocida como “la loca de Chaillot” –otro emotivo y cálido rol de la memorable Katharine Hepburn- se entera por intermedio del desilusionado Roderick, pariente del prospector que inspira a los conspiradores, del plan que éstos tienen. Y junto a sus leales amigas, las “locas” Josephine, Gabrielle y Constance y algunos aliados adicionales como el mismo Roderick, el lúcido Trapero y la joven Irma, conspiran también ellos para liberarse de aquellos ambiciosos y malvados individuos que amenazan con destruir a la maravillosa París.

Magníficas actuaciones donde además de la Hepburn, sobresalen Danny Kaye, Yul Brynner y Donald Pleasence. Diálogos en que emana una suave lírica, entremezclada a ratos con cáusticas frases que dan siempre en el blanco. Una visión gris y realista de los nuevos tiempos, acompasada con esperanzas que, gradualmente, se abrirán camino. Una ambientación clásica y elegante de la vieja París. Y una música que se ajusta con placidez a cada situación por la que transcurre el estupendo grupo de personajes, consolidan y le dan altura a un filme encantador, el cual reafirma al director Bryan Forbes, un hombre de talento ampliamente demostrado.

Queda mencionar que, “LA LOCA DE CHAILLOT”, íba a ser dirigida por John Huston quien contrató a Katharine Hepburn y contaba con Irene Papas, Simone Signoret y Catherine Allegret para los roles de las “locas”. Pero, poco antes de iniciado el rodaje, renunció por diferencias con los productores y las tres actrices salieron de los planes.

Si es usted liberal de corazón sangrante y de alma comprometida, la pasará de lo lindo con esta que es, sin duda, una de las mejores comedias de los años 60.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El encanto de Hepburn
La historia resulta notable por su pretensión ecologista y al mismo tiempo está muy bien narrada. La caracterización de los personajes dentro de una comedia con mucho encanto hacen que esta película sea inolvidable, sobre todo por la interpretación inmejorable de Hepburn. Aquí su caracterización como una vieja dama aristócrata que viste anacrónicamente se corresponde a la perfección con la imagen de la propia actriz y su personalidad, las que dan vida a un personaje encantador dispuesto a revolucionar la sociedad por una causa justa. Esos personajes suelen ser tildados de locos, pero quien verdaderamente está loca es la sociedad que así los tacha.
Creo que resiste muy bien el paso del tiempo esta divertida e inolvidable película.
[Leer más +]
0 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil