arrow

La gran amenaza (1948)

6,5
54
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El prestigioso FBI y la efectiva Scotland Yard colaboran juntos para desmantelar a un peligroso grupo de espías de tendencias comunistas que, en colaboración con un importante científico americano, está sacando del país importantes secretos militares. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Walk a Crooked Mile
Duración
99 min.
Guion
George Bruce (Historia: Bertram Millhauser)
Música
Paul Sawtell
Fotografía
George Robinson (B&W)
Productora
Columbia Pictures / Hunt Stromberg Productions / Streamline Pictures
Género
Cine negro Crimen Espionaje Guerra Fría
7
Them!
Viene muy al caso recurrir, como título de este comentario, al que fue el primer filme que vi de este realizador (Them!: La humanidad en peligro, 1954.), y del cual sigo guardando un estupendo recuerdo, a pesar de los años transcurridos, con esas hormigas gigantes, verdadera gran amenaza latente. Y es que los paralelismos entre ambas películas son, aunque seguramente no buscados, sí muy sugerentes, partiendo de la idea de que el enemigo acecha, secretamente, entre nosotros, y de que el telón de fondo de su amenaza es de origen atómico, siendo imprescindibles las fuerzas del orden para conjurarlo.

En el filme que nos ocupa la amenaza no podía ser otra que la comunista, siendo el año de realización importante, en tanto que 1948 fue el de la verdadera cristalización de la Guerra Fría, término que si bien había sido acuñado con anterioridad, tuvo ahora su primera plasmación de la mano del bloqueo de Berlín y otros acontecimientos. El surgimiento de este nuevo enemigo tuvo una rápida respuesta cultural en EEUU, y especialmente en su cinematografía; así, ese mismo año se inauguraría una serie de películas anticomunistas (aparte del título que aquí se comenta, fue pionero también El Telón de Acero, realizado por William Wellmann), que amparándose en las formas y argumentos del cine negro de tono verista al estilo Hathaway (como bien apunta mi predecesor), aprovechaba para emprender una eficaz labor propagandística, que aparte de demonizar a los temibles rojos, encomiaba la labor de las fuerzas del orden.

Que la película sea claramente tendenciosa no es óbice para apreciar su calidad, que en este caso es notable, siendo este uno de los mejores filmes de su clase, a lo que sin duda contribuye el que sea la pesquisa, la labor investigadora de sus dos protagonistas (ejemplo temprano de esa “relación especial” entre el Reino Unido y EEUU), la que capitalice la narración, y no solo la propaganda anticomunista (que también la hay, como no podía ser de otra manera). El argumento, en el que intervienen secretos atómicos y redes de espías filtradores de los mismos, resulta muy oportuno, pues al año siguiente la URSS probaría con éxito su primera bomba atómica, y por esos mismos años ya se había comenzado a desentrañar la labor del espionaje soviético (el caso Fuchs, y más tarde el del matrimonio Rosenberg).

La realización resulta afortunada, con una fotografía típica del género negro, contrastada y casi tenebrista en ocasiones, y con un dominio total del ritmo narrativo, al que ni siquiera entorpece la casi siempre enojosa voz en off, muchas veces innecesaria. A destacar también los eficaces diálogos, no exentos de cierta ironía en torno a los tonos rojos de ciertos importantes cuadros, y ese toque callejero –especialmente en San Francisco- que tanto bien hace a estas historias, y que está tomado de ese cine negro de corte documental tan en boga por aquellos años. Correctas interpretaciones completan esta cinta, recomendable para comprender una época de extremos como fue la Guerra Fría, y que en todo caso debe ser estimada por sus indudables valores cinematográficos.

Para concluir, recordar que este mismo realizador, que desarrolló una larga carrera, fue el responsable de dos hermosos y peculiares westerns que merecen mucho la pena: Río Conchos (1964) y Chuka (1967).
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Hay que darle a los comunistas
Hace unos años dije sobre La gran amenaza unas palabritas que se las llevó el viento, a lo mejor fue un vendaval que se llevó todo lo mío, el caso es que había unos veinticinco votos y ahora hay poco más de una decena de votos más y eso se debe a que su visión por métodos legales es casi nula, ahora dicha tara se ha resuelto gracias a Cine Club Chanel que es el nombre del que produce el DVD. Los que la vean por primera vez, mi primera vez debe ser a mediados/finales de los 90 si mi memoria no me falla, verán una semejanza con La casa de la calle 92 tanto en la historia como en el fondo. Los que sean muy rojos, pero muy rojos la pondrán un 0, dicho cero ya estaba cuando yo la vi la primera vez, y los que nos suda que John Ford sea más facha que fantomas la pondremos el valor justo a su valía y su valía se asemeja a La casa de la calle 92. Un 10.
Oído a navegantes, si leen una crítica que habla y habla sin parar de los personajes y de lo bonito que es el amor no le crean ya que dichas palabras las ha copiado del librito que viene en en DVD y cuyo nombre es Jaime Iglesias Gamboa. A cada plagiador su San Martín.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil