arrow
Crítica de antonalva
Madrid, España
6
Jersey Boys: Persiguiendo la música
Jersey Boys: Persiguiendo la música (2014)
  • 6,0
    5.414
  • Estados Unidos Clint Eastwood
  • John Lloyd Young, Vincent Piazza, Erich Bergen, Michael Lomenda, ...

La fraternidad mal entendida: ¿Quién hay detrás de una canción?

26 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
Me producía extrañeza ver a Clint Eastwood dirigiendo este musical. ¿Qué hace un hombre de acción involucrado en un género tan escapista y bullanguero? ¿Qué ha podido ver en esta historia de ascenso y perseverancia en los sinsabores del pop un hombre taciturno y esquinado como él? Pero queda claro que hay más puntos de unión de lo que a simple vista pudiera parecer.

Por una parte es casi riguroso coetáneo del cantante Frankie Valli (tan sólo cuatro años más joven que el vaquero imperturbable) y además está su contrastada formación y dedicación a la música (no en balde, ha puesto música e interpretado alguna de sus propias bandas sonoras). Es decir, podría tomarse como una biografía encubierta a través de personajes interpuestos, envueltos en circunstancias arrabaleras y con un lento y trabajoso despegue, no tan diferente a la propia esforzada travesía del desierto que supusieron el sinnúmero de películas de serie B (o Z) antes de alcanzar el ansiado y perdurable estrellato.

Porque más allá del amor a la música como aliento vital – que queda patente durante todo el metraje – es sobre todo un primoroso estudio de caracteres de barriada en circunstancias nada sencillas, con unos suburbios gansteriles al acecho, donde la solidaridad, los vínculos de sangre y la camaradería son ley de vida e impregnan la toma de decisiones hasta límites casi inconcebibles y desastrosos. Es un mundo de hombres donde las mujeres sólo son las madres de la progenie, relegadas al margen y utilizadas como mero entretenimiento o señal de un éxito que parece medirse en juergas y desenfrenos nada edificantes. Un machismo de alcoba que apenas queda bosquejado y poco aporta a la trama.

Los vínculos entre los cuatro músicos protagonistas quedan reflejados con detalle y precisión. Y en un momento dado incluso uno de ellos muestra su despecho por el incívico comportamiento de su compañero como si de una ruptura de pareja se tratase, no exenta de humor, pero dejando de manifiesto las miserias cotidianas de una fama que apenas vale nada cuando te bajas del escenario y toca comportarse como el patán que uno es en verdad, más allá del foco y los micrófonos. Y los problemas de dinero – ya sea debido el juego, las juergas o jaranas, tal vez las drogas o la mafia – acaban opacándolo todo.

Quizás falte algo de mordiente y garra y hay un exceso de clasicismo edificante de forzado encaje, pero siempre es grato ver una historia bien contada y que se centra en las vicisitudes humanas menos glamurosas. Se queda algo corta pero se ve con simpatía.
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario antonalva
Ver más críticas de la película Jersey Boys: Persiguiendo la música