arrow

Dos extraños amantes (1977)

Dos extraños amantes
Trailer
8,1
69.665
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Alvy Singer, un cuarentón bastante neurótico, trabaja como humorista en clubs nocturnos. Tras romper con Annie, reflexiona sobre su vida, rememorando sus amores, sus matrimonios, pero sobre todo su relación con Annie. Al final, llega a la conclusión de que son sus manías y obsesiones las que siempre acaban arruinando su relación con las mujeres. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Annie Hall
Duración
94 min.
Guion
Woody Allen, Marshall Brickman
Música
Varios
Fotografía
Gordon Willis
Productora
Jack Rollins & Charles H. Joffe Production. Distribuida por United Artists
Género
Romance Comedia Comedia romántica
9
Una espléndida historia de amor
Realizada por Woody Allen, se basa en una historia en gran parte autobiográfica, escrita por éste y Marshall Brickman. Se rodó en exteriores de NYC y en plató. Nominada a 5 Oscar, ganó 4 (película, director, guión original y actriz) y otros 24 premios. Se estrenó en abril de 1977 (EEUU).

La acción tiene lugar en NYC y fugazmente en LA, a lo largo de algo más de un año en 1976. Narra la historia de Alvy Singer (Woody Allen), actor cómico, de unos 40 años, neurótico, chistoso, enamoradizo, con temores y miedos al matrimonio, divorciado 2 veces, enfermizo, que lleva 20 años sometiéndose, sin éxito, a terapia psicológica. Annie Hall (Diane Keaton), de Wisconsin, de unos 30 años, pareja de Alvy, es guapa, inteligente e insegura. Alvy, en funciones de Pigmalión, le aconseja visitar al psicoanalista y leer obras de creación literaria. La pareja vive una etapa de enamoramiento, a la que sigue otra de divergencias y distanciamiento.

La película se asienta sobre una estructura narrativa fragmentada por flashbacks (amores anteriores ), intervenciones de Alvyn dirigidas a la cámara (explica un chiste de Groucho Marx), sueños, escenas de animación (Annie compara en sueños a Alvy con la bruja de "Blancanieves"), imágenes con subtítulos (que revelan el verdadero pensamineto de los interlocutores), división de la pantalla en dos partes desde las que los actores se interpelan. La obra glosa la dificultad de las relaciones amorosas prolongadas, las obsesiones morales sobre el sexo, el amor y la fidelidad, las dudas e indecisiones ante una realidad que cambia, la inmadurez emocional. Refleja con acierto cómo se entendía el amor en la década de los 70. El film supone un giro en los trabajos del autor, que se orienta hacia un humor sutil y reflexivo. Contiene referencias conéfilas a "La Strada" (1954), "Vidas robadas" (1961), "Satiricón" (1969), "Cara a cara" (1975), "El padrino" (1972) y al documental "La pena y la piedad" (1969). Se critican jocosamente los expresidentes Heisenhover y Johnson y se habla de la conspiración que mató a Kennedy. Las citas cultas incluyen a Balzac, James Joyce, Henry James, Samuel Beckett y otros. Abundan las escenas surrealistas, como la de la cola del cine ante la que Alvy presenta a Marshall McLuhan y la de la cópula de la pareja durante la que el alma de Annie se separa del cuerpo y, aburrida, se sienta y dialoga con los dos. Es destacable la escena cómica de las langostas y la compración de LA con NY.

La música, escasa, incluye dos canciones melódicas magníficas: "Seems Like Old Times" y "It Had To Be You". La fotografía realiza tomas largas y construye escenas de una sola toma, de gran fuerza. El guión se basa en los diálogos. La interpretación de los dos protagonistas es excelente. Keaton ganó un Oscar (actriz) y Allen una nominación a mejor actor. La dirección crea una obra llena de sutilezas y sorpresas visuales.

La película, comedia romántica agridulce, es la 35 de las dirigidas por Allen.
[Leer más +]
164 de 198 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Todo por Annie
Annie Hall colocó a Woody Allen en el firmamento artístico de nuestro tiempo. Cinematográficamente, la película supuso todo un acontecimiento. Annie Hall ganó cuatro Óscar. Con ella se dio el pistoletazo de salida al “personaje Woody Allen” que hoy nos es tan conocido: ese individuo enclenque, paranoico e intelectual, que vive atormentado por toda clase de obsesiones y dudas, filias y fobias.

Consagración también para Diane Keaton como actriz todoterreno de su tiempo, en el papel de su vida. Y a ella le dedica por entero la cinta. El Woody Allen real comienza a teñir sus películas con variados tintes autobiográficos.

La película cuenta la inmediata atracción de Alvy Singer/Woody Allen por una joven llamada Annie Hall/Diane Keaton. Las relaciones de pareja, constante en el cine alleniano, recrean en esta película la fascinación que la figura de Keaton provocó en la vida y obra de Allen.

A pesar de que Allen cifra en un 20 por ciento el componente autobiográfico en Annie Hall, al ver la película con el paso de los años las conclusiones distan bastante: el protagonista ha tenido dos matrimonios frustrados como Allen; narra unos comienzos en el mundo del espectáculo muy similares a los de Allen; Alvy Singer comienza en la película una nueva relación sentimental, como el Allen de los 70.

Hay en la película aspectos absolutamente sorprendentes: escena de dibujo animado entre Woody y la madrastra de Blancanieves; la separación de espíritu y cuerpo de Annie mientras cuando ella y Woody están juntos en la cama; Alvy sentado en un pupitre de escuela en un flashback sobre su infancia...

Efectivamente, con Annie Hall damos con el Woody Allen que hoy todos reconocemos al instante. Alvy Singer es un Woody Allen en estado puro. Diane Keaton es Annie, Annie es Diane Keaton. También Annie Hall contiene ya homenajes expresos a varios de sus directores favoritos: Fellini, Bergman, sobre todo Bergman. Y que Allen, de una de las promesas más firmes del cine americano, pasa a convertirse en una de las referencias vanguardistas mundiales. Annie Hall es la piedra angular que dividirá su vida y obra en un antes y un después.
[Leer más +]
81 de 85 usuarios han encontrado esta crítica útil