arrow

Uno, dos, tres (1961)

Uno, dos, tres
Trailer
8,2
24.015
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Época de la Guerra Fría. C.R. MacNamara, representante de una multinacional de refrescos en Berlín Occidental, hace tiempo que proyecta introducir su marca en la URSS. Sin embargo, en contra de sus deseos, lo que su jefe le encarga es cuidar de su hija Scarlett, que está a punto de llegar a Berlín. Se trata de una díscola y alocada joven de dieciocho años, que ya ha estado prometida cuatro veces. Pero lo peor es que, eludiendo la vigilancia de MacNamara, la chica se enamora de Otto Piffl, un joven comunista que vive en la Alemania Oriental. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
One, Two, Three
Duración
108 min.
Guion
Billy Wilder, I.A.L. Diamond (Teatro: Ferenc Molnár)
Música
André Previn
Fotografía
Daniel L. Fapp (B&W)
Productora
United Artists
Género
Comedia Sátira Guerra Fría
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Ferenc Molnár
"Magistral, divertida, con algunos de los mejores momentos de la comedia americana de todos los tiempos. Un clásico"
[Diario El País]
10
Solo tiene un fallo
Si, sólo tiene un fallo, es una película tan tremendamente rápida y frenética que no te da tiempo a soltar la carcajada que te apetecería porque si lo haces te pierdes tres chistes más.

Empieza a un ritmo muy alto que va creciendo cada vez más, la música sube de revoluciones, el reloj de cuco con el himno suena cada vez con mayor frecuencia, las órdenes del director de Coca-cola aumentan en número, en decibelios y en originalidad.

Esta es sin duda la comedia más trepidante, veloz y el un humor más inteligente que haya visto, simplemente magistral el guión, las escenas a toda prisa con persecuciones alocadas (cuando se meten cuatro en el sillón trasero del coche con una torre de sombreros que van perdiendo en cada curva), la actuación de James Cagney raya la perfección.

En resumen, hay que verla un par de veces por lo menos porque son tantos chistes a tanta velocidad que no te da tiempo a asimilarlos todos.
[Leer más +]
162 de 186 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La Kremlin Kola
Billy Wilder decía que sólo había dos clases de personas: las que hacían TODO por dinero y las que hacían CASI todo por dinero... “Uno, dos, tres” es la mejor reunión de estos especimenes en toda la filmografía del cáustico director. Sincopada, impetuosa, y descocada sátira política, que no deja títere con cabeza en esa “guerra fría” que caldeaba el mundo. Para eso se sirve de la memorable interpretación de James Cagney, enérgico y chillón, representante de ese capitalismo (es directivo de la Coca Cola) maquiavélico que escoltado por un catálogo de personajes inolvidables: desde una exuberante y explosiva secretaría llena de curvas y ritmo hasta un militarizado chofer de “dudoso” pasado nazi, a una esposa tan consentidora como irónica, va a cruzar hacia el Oeste en esa ciudad dividida que es Berlín. Este y Oeste se ven las caras, no de un modo dramático, sino a ritmo de unos diálogos endiabladamente rápidos y, quizás, más inspirados que nunca. Capitalistas y comunistas en un farsa punzante que se cose sin suturas a una historia de amor entre la hija del presidente de la Coca Cola, una encantadora y descerebrada Pamela Tiffin, y Otto, un comunista lleno de retórica y libros en permanente pulso con ese capitalismo que derrumbará todos los muros y terminará incluso por “ennoblecerlo”. La visión que ofrece Wilder no puede ser más vitriólica. En una de las sencuencias el camarada Otto se pregunta si no queda gente buena en todo el mundo; la respuesta del comisario comunista no puede ser más breve y feroz: “No sé. No conozco a todo el mundo”. Una delicia a disfrutar que va ganando con el paso de los años.
[Leer más +]
93 de 105 usuarios han encontrado esta crítica útil