arrow

Buenas noches, y buena suerte (2005)

Buenas noches, y buena suerte
Trailer
6,8
31.132
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Ambientada en 1953, narra el enfrentamiento real que, en defensa del periodismo independiente, mantuvieron el famoso periodista y presentador de la CBS Edward R. Murrow (David Strathairn) y su productor Fred Friendly (George Clooney) contra el poderoso senador anticomunista Joseph McCarthy, hecho que determinó el final de la "caza de brujas". (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Good Night, and Good Luck.
Duración
90 min.
Estreno
10 de febrero de 2006
Guion
George Clooney, Grant Heslov
Música
Jim Papoulis
Fotografía
Robert Elswit (B&W)
Productora
Warner Independent Pictures / Participant Media / 2929 Productions
Género
Drama Periodismo Televisión Política Años 50 Basado en hechos reales
"Una gran película. (...) La mejor película jamás hecha sobre la tensión entre la gente de los noticiarios y sus anunciantes. (...) Puntuación: ★★★★ (sobre 4)."
[USA Today]
"Ingenua y retórica"
[Time]
6
El derecho a la replica y a la diversidad
Aunque inicialmente fue concebida como un telefilme para la CBS, finalmente el proyecto creció hasta convertirse en una película con un presupuesto de siete millones y medio de dólares. George Clooney vuelve a mostrar nuevamente su interés por la televisión. El mundo que le dio la fama y también que lleva en la sangre (su padre fue presentador de informativos).

Clooney dirige en tono documental una historia basada en hechos reales en los propios estudios de la CBS. La guerra mediática entre Edward R. Murrow y el senador Joseph McCarthy queda perfectamente reflejada en el guión (el propio Clooney es autor del mismo junto con Grant Heslov, guionista de algunos episodios de muchas series de éxito). Y hay mucho guión, muchos diálogos, mucha información condensada en 90 minutos con descansos en las canciones interpretadas por Dianne Reeves.

Tiene el lastre de otros telefilmes similares: puesta en escena teatral y hermética, insertos de grabaciones de la época, mucho primer plano y muchísimos pero que muchísimos interiores. Lo cual esta vez le viene de perlas a una cinta que desea mostrar los entresijos de la televisión de los años 50. “Buenas noches, y buena suerte”, además, tiene suficiente calidad para estar un peldaño (o bastantes según se mire) por encima de un telefilme con contenido político.

Sólo encuentros defectos de bastante peso en los personajes, definidos únicamente en su entorno laboral exceptuando la historia secundaria de Robert Downey Jr. y Patricia Clarkson. También peca de precariedad en su contexto histórico muy limitada a la época que retrata. Resulta una visión distinta a la caza de brujas y el McCarthismo pero le falta empaque y gancho.

“Buenas noches, y buena suerte” es tan necesaria como simple, poco incisiva y finalmente superficial. Me la creo pero me deja frío y bastante indiferente. Ni me emociona y me obliga a revisar la biografía de los nombrados y la wikipedia más cercana, ya que creo que no me cuenta todo lo que debería saber.

Me quedo con la magnífica fotografía en blanco y negro de Robert Elswit (habitual de Paul Thomas Anderson) y con la estupenda interpretación de David Strathairn.
[Leer más +]
93 de 109 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Invitación a un buen puñado de reflexiones (6.9)
Me convenció la inteligencia de las cuestiones planteadas: la objetividad en el periodismo y lo difícil que es mantenerla –¿puede llegar a ser moral apoyar más a una de las partes?; la argumentación de la respuesta afirmativa que se da es consistente–, las injusticias históricas de la caza de brujas –o estás conmigo, o estás contra mí; ¿no es esto siempre algo actual en el panorama político español?–, las manipulaciones mediáticas... Me sorprende leer por aquí las opiniones de licenciados en periodismo, pues precisamente a ellos más que a nadie deberían llegarles hondo estos mensajes.

No me convenció su estilo visual. El primer día de la asignatura de montaje, te dicen que los primeros planos se emplean para aprovechar la intensidad de la interpretación del actor, y el segundo día, te dicen que el abuso de ellos fatiga al espectador. Pues parece que Clooney pronto se aficionó a las partidas de mus de la cafetería de la Universidad de Kentucky, porque sólo aprendió bien la primera de estas dos lecciones básicas. Por culpa de esto, deduzco que a muchos se les ha hecho aburridísima la película. Para mi gusto, el director en parte lo subsana gracias a la suavidad y elegancia con que cambia de planos y con que utiliza los travellings, los zooms y los fundidos.

Me convenció la excepcional fotografía en blanco y negro de Robert Elswit ("Boogie Nights", "Magnolia", "Syriana"). Me convencieron todas y cada una de las interpretaciones.

No me terminó de convencer del todo el guión. Hay buenos diálogos y su fondo es interesante, pues plantea inteligentemente cuestiones que harán reflexionar a más de uno; pero es su forma la que falla. La monotonía se hace evidente por la repetición continua de escenarios, situaciones y diálogos. Otra cosa que se le achaca es la falta de claridad, pero aquí yo no estoy nada de acuerdo: es uno de los dramas políticos/periodísticos con trama más sencilla –se ha recortado muchísimo detalle histórico para centrarse en el intenso pulso entre Murrow y McCarthy–, incluso para espectadores no familiarizados con los hechos. Si no se enteran, creo que será más por lo repetitivo de la trama o porque no les interese el tema que por la estructuración del guión.


Ahora sería interesante que el señor Clooney mostrara la otra cara, la de la manipulación periodística, que también existe. Demostraría tener un marcado sentido de la objetividad y un par de pelotas aún más grandes de lo que ya ha demostrado –no todo el mundo se atrevería con esta historia, eso tenedlo clarito–.
[Leer más +]
52 de 59 usuarios han encontrado esta crítica útil