arrow
"Una gran película. (...) La mejor película jamás hecha sobre la tensión entre la gente de los noticiarios y sus anunciantes. (...) Puntuación: ★★★★ (sobre 4)."
[USA Today]
"Ingenua y retórica"
[Time]
"La película es entera, casi claustrofóbicamente, sobre política y el negocio de las noticias. (...) Es como una obra moral, de la cual aprendemos cómo se deberían comportar los periodistas. (...) Puntuación: ★★★★ (sobre 4)."
[Chicago Sun-Times]
"Clooney ha encontrado un material contundente, un conjunto de ideas fluido y un modo formalmente original y absolutamente convincente de plasmarlo en la pantalla."
[The New York Times]
"En 93 intensos (y terriblemente emocionantes) minutos, Clooney hace que la integridad parezca sexy. (...) Puntuación: ★★★½ (sobre 4)."
[Rolling Stone]
"El resultado es llamativo, aunque más teatral que cinematográfico"
[Chicago Reader]
"Excelente película (...) Todo es modélico en esta narración en la que se exalta el riesgo y la obligatoriedad de defender por encima de todo la sagrada libertad de expresión en las democracias amenazadas"
[Diario El Mundo]
"Un guión que es un prodigio de concisión, y una puesta en escena tan brillante como contenida (...) uno de los grandes filmes americanos del año"
[Diario El País]
"Una sustancia cinematográfica casi perfecta, un encaje milimetrado en el que cada hilo, cada ingrediente, tiene su sentido y su cometido. (...) Clooney deja que florezca la impresión de presente (...) Puntuación: ★★★★ (sobre 5)."
[Diario ABC]
"Sus imágenes hacen de la concisión un emblema estilístico (...) un contundente alegato en favor de la libertad de expresión. También en una llamada a la responsabilidad periodística"
[Diario El País]
Jon Stewart, el brillante cómico de "The Daily Show" que presentó los Oscar el año 2006, dijo en plena ceremonia algo así como: "Buenas noches, y buena suerte, ¡vaya!, justo lo que Clonney les dice a todas las chicas al final de sus citas con ellas". Comienzo con esta genial ocurrencia porque la película (que competía con 6 nominaciones), parece en principio tener mucho humo y poco humor, pero esconde no pocas frases llenas de ingenio y mordacidad, con una mezcla de sutileza e ironía del tipo de la del Sr. Stewart. Una pequeña muestra:

- William Paley (Frank Langella), el dueño de la cadena de TV: “Ed, tengo entradas para una partido de los Knicks esta noche. Primera fila. ¿Te interesa?”
- Edward Murrow (David Strathairn), que trabaja para él: “Estoy un poco ocupado esta noche hundiendo a la cadena, Bill.”

El blanco y negro sólo añade seriedad a un tema serio tratados con rigor. Acusada por sus detractores de ser un film teatral, de interiores y poco apasionado, presumo que mostrar tramas paralelas y los exteriores de la época no haría sino desviar la atención del mensaje (actual) que Clooney quiere hacer llegar con el directo de un golpe a la conciencia, y podría asegurar que pocas miradas en los últimos años tienen más pasión, fuerza, profesionalidad e integridad que la de un maravilloso Strathairn hablando con una elegancia, un verbo y una cadencia ya desaparecidas.

"Good Night, and Good Luck" es una concisa y seca película editorial de una contundencia ideológica incontestable. Un tratado moral lleno de honestidad, una propuesta de reflexión que se hace corta, y la mejor película sobre el papel del periodismo y su compromiso con la verdad desde "El dilema" (The Insider, 1999), aquella obra maestra sobre el tabaco en la que no se fumaba. Aquí Edward R. Murrow fuma, y mucho, quizá el único defecto de un periodista ejemplar que siempre terminaba su noticiario deseando buena suerte a un público al que nunca abandonó a su suerte.
[FilmAffinity]
*Los derechos de propiedad intelectual de las críticas corresponden a los mencionados críticos y/o medios de comunicación.