arrow

Boston Public (Serie de TV) (2000)

5,4
529
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (2000-2004) sobre diez profesores de un instituto de Boston: sus problemas laborales y personales. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Boston Public (TV Series)
Duración
60 min.
Guion
David E. Kelley, John J. Sakmar, Kerry Lenhart, Jason Katims, Douglas Steinberg, Liz Heldens, Kerry Ehrin
Música
Tema: Thomas Newman
Fotografía
Richard M. Rawlings Jr.
Productora
20th Century Fox Television / David E. Kelley Productions
Género
Serie de TV Colegios & Universidad Enseñanza
8
Desde el aula
La serie "Boston Public" nos muestra a través de cuatro temporadas la vida cotidiana de educadores y estudiantes de la preparatoria Winslow High, pero va más allá de las aulas y explora con marcado realismo la realidad de la sociedad en la capital del estado de Massachusetts. Cada capítulo aborda en forma simultánea varios historias que se entretejen de forma realista, mezclando acertadamente drama y comedia. A veces el planteo de las situaciones y su resolución resulta demasiado "norteamericano", cuando incluso los más descarriados reconocen la necesidad de apegarse a las reglas y leyes. Pero esto no sería un defecto de la serie, a la cual no puede acusarse de complaciente, sino una recurrente de la sociedad de EEUU. Por lo demás, "Bostón Public" pone sobre el tapete verdaderos dramas humanos, como el maltrato de los hijos por parte de padres golpeadores, el embarazo adolescente, la falsa moral de sacerdotes que abusan sexualmente de los monaguillos (por cierto, un tema explosivo en la católica Boston), la violencia hacia los profesores, los problemas de los jóvenes con las drogas, el escaso presupuesto estatal para educación ("escaso" para los canonces yankis). No faltan las historias de amor como así también episodios decididamente cómicos.
En el reparto priman figuras de segunda línea. No hay grandes estrellas y eso ayuda a despegar la serie y darle identidad propia. La actuaciones son convincentes y aunque no faltan los estereotipos, estos no predominan. Las situaciones son creíbles, ayudadas por una buena puesta en escena y magnificos guiones. Recomendada como alternativa a los filmes juveniles de secundaria que cada tanto nos entrega Hollywood.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Te echas a temblar o te partes, tú decides
Pues eso. Sólo he visto dos capítulos completos, aunque me he tragado el arranque de muchos más por no apagar el televisor después de ver Futurama. A primera vista, puede parecer el retrato de un puñado de profesores idealistas que tratan de sacar adelante a los alumnos de un instituto conflictivo. Una serie más de factura técnica aceptable y guiones cuadriculados, vaya. Lo que sucede es que el tufillo neoconservador que desprende apesta tanto que no hace falta ningún análisis detallado para saber de qué va en realidad la cosa.

La policía aparece al menos cada tres capítulos al inicio del episodio, normalmente para detener a un alumno de 18 años que está saliendo con una menor de 15. Parece que a los votantes de Bush les pone cachondos el tema... La frecuencia con la que aparece algún padre que abusa de su hija es sospechosa. ¿De verdad abundan tanto ese tipo de padres en los barrios obreros de EE.UU? Supongo que no tanto como las fantasías inconfesables que quieren despertar en las mentes puritanas que, como todas, necesitan sexo creativo, pero viven en la represión. Eso sí, el sexo es algo horrible cuando se disfruta abiertamente, ya que el director del instituto se encarga de interceptar el correo de sus profesores para saber si son promiscuos o no (supongo que los que tengan una vida sexual plena no se molestarán en perseguir a sus alumnos, y eso sería malo para la trama). A saber lo que hará el pillín a solas en el baño con esas cartas. La libertad de expresión tampoco les gusta demasiado, porque cada vez que un alumno cuelga alguna chorrada sobre los profesores en su web ponen en marcha un aparato represor que no deja títere con cabeza.

Lo que decía al principio, esa serie es como George Bush Jr. Uno nunca sabe del todo cuando tiene que reirse de él y cuando debe temerle...
[Leer más +]
1 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil