arrow
4
Gato por liebre
“Fill de Caín” es el debut de Jesús Monllaó en el habitualmente desagradecido terreno del largometraje español. Un thriller con muchos elementos de un buen thriller: excelente banda sonora, inteligente atmósfera y una primera hora llena de todas las preguntas necesarias para generar interés.

Y sin embargo la película tropieza en un guión inverosímil, repleto de imperdonables zancadillas al sentido común del espectador. El giro final, además de no sorprender, molesta y ensucia la correcta propuesta inicial. Resumiendo: el guión juega a dar gato por liebre, no a confundir. Nos camuflan unos personajes muy pobres detrás de una psicología inexistente.

El joven David Solans provoca estupor cada vez que abre la boca y el tándem Julio Manrique-María Molins carece de magnetismo, pero quien merece capítulo aparte es José Coronado, que empieza echándose la película a sus espaldas y acaba siendo aplastado por ella. El carácter de su personaje es maltratado de principio a fin y sin medida. Terrible.

Pese a todo, qué necesarias son estas apuestas para el cine español. Conviene arriesgar con este tipo de cintas para madurar y ganar personalidad. Este es el camino, pero resulta infame doblar una película del catalán al castellano. Ya está bien de tanto despropósito. Así no hay camino que valga.
[Leer más +]
46 de 66 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
HIJO DE CAÍN. Notable thriller español
La verdad es que no se nos ocurre mejor manera para un director novel como JESÚS MONLLAÓ que debutar como lo ha hecho en el mundo del largometraje. La ópera prima de MONLLAÓ adapta la novela querido caín, de Ignacio García-Valiño, un reto que estamos seguros ha debido de tener bastante entretenido al director y sus dos guionistas, SERGIO BARREJÓN Y DAVIS VICTORI, y condensa en imágenes la esencia del libro: La maldad.

La cinta nos presenta a Coral y Carlos, un matrimonio muy bien acomodado que atraviesa una crisis familiar provocada por su hijo Nico, un inquietante adolescente superdotado y obsesionado con el ajedrez, que manifiesta un comportamiento poco sociable con su entorno en general y con su padre en particular, con el que prácticamente no tiene ningún tipo de comunicación. Esta situación preocupa a sus padres, que incapaces de resolver el conflicto y alarmados por la escalada de agresividad que comienza a mostrar Nico deciden contratar a un sociólogo infantil como última alternativa para tratar al chico. Julio, el sociólogo infantil, usará el ajedrez como eje de su terapia, una apuesta arriesgada donde Julio se lo jugará todo convencido de su capacidad para bucear en el interior de Nico y descubrir el origen de su conducta.



HIJO DE CAÍN es una película dura en la que el espectador asiste a la progresiva aniquilación de todos los personajes. En uno de los finales más desalentadores que servidor recuerda, MONLLAÓ no sólo da una lección a los personajes, sino que el propio espectador se lleva lo suyo, porque la historia, como la maldad, no engaña en ningún momento, sólo engaña la esperanza.

Todo el reparto está a la altura de la propuesta. JOSÉ CORONADO confirma en sólo dos escenas (su abordaje a Julio en la calle lloviendo, y el encuentro final en los baños) que es uno de los mejores actores del momento, le pese a quien le pese. DAVID SOLANS, Nico en la película, debuta como actor con un trabajo excepcional (Otro nombre para la quiniela de los Goya), MARÍA MOLINS borda su personaje y descubrimos al magnífico actor que es JULIO MANRIQUE, al que seguiremos la pista de cerca.

En el apartado técnico el espectador también está de suerte. Al magnífico argumento le acompaña un nivel técnico notable en todos sus apartados, que nos recuerda que con un presupuesto moderado, cercano a los 2 millones ( Aún nos cuesta entender en qué se gastó ALMODÓVAR 5 millones en LOS AMANTES PASAJEROS....), pero bien planificado y controlado se pueden hacer maravillas. A destacar también la banda sonora, que potencia perfectamente la desgarradora secuencia final.



Una buena ocasión para hacer patria en las salas mientras disfrutamos de buen cine.





LO MEJOR:
◾Sin duda la sobrecogedora secuencia final. Una lección para todos.
Es un ejemplo de lo bien que se puede rodar en este país.
El trabajo de todos los actores y la pasión y el esfuerzo que se adivinan por parte del director. Titánico Jesús Monllaó.

LO PEOR:
Sólo hay una pieza que no nos encaja…eso a debate:)
La decisión de rodarla en dos idiomas. Si bien entendemos el motivo, esto obliga finalmente a doblar la voz de algunos personajes en su distribución nacional, privándonos de sus voces originales.


Más críticas y contenidos en www.elpalomtron.com
Facebook.com/ElPalomitron
[Leer más +]
29 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El malote doblado
Película bastante interesante, castrada en su mayor parte por el pésimo, ínfimo y esperpéntico doblaje al que ha tenido que ser sometida. Cuestión por la cual, y solamente por la cual, no debería ser vista por ningún espectador español y no catalano-hablante, que ha subvencionado con sus impuestos tal cinta para que sea rodada en catalán y luego sufrida en castellano.

Dicho lo cual, el resultado es bastante entretenido, sin fuegos artificiales, pero con alguna escena de dramatismo notable. La historia en sí es la de un adolescente con rasgos claramente psicópatas, que está haciendo la vida imposible a sus padres, quienes al final recurren a un profesional antes de encaminarle a un reformatorio. En síntesis, se trata de averiguar si el muchacho tiene alguna razón para ser tan cabrito, o si le surge la maldad por generación espontánea. A partir de aquí la cinta se mueve ágilmente y destilando algo parecido al suspense, que si bien no nos acogota en el asiento sí consigue despertar la atención y el interés del desenlace, aunque éste se antoje cristalino. La tontería del ajedrez pues vale. Podría haber sido el baile, la cocina o la gimnasia; pero el ajedrez da caché "oh, qué listo es este hdp..."

El actor principal se esfuerza tanto en parecer malo que se queda en malote. Cuestión agravada porque ni él mismo se dobla en la cinta, circunstancia que parece indicarnos que una de las esenciales partes de su interpretación (voz, entonación) es tan mediocre como su presencia escénica. El resto de actores, ni fu ni fa, aunque la escena final sí me pareció bastante lograda y con la carga que requería.

Pues eso, olvídense de Hitchcock, pero se entretendrán un buen rato.
[Leer más +]
21 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
f7/f2
Nunca se me dieron bien los juegos, cualesquiera fueran, ni tampoco los pasatiempos de habilidad o ingenio; tal vez se deba a que soy algo duro de mollera o a que carezco de la paciencia y la disciplina necesarias para aprenderlos, y no digamos ya dominarlos. Así las cosas, el Ajedrez siempre ha sido un profundo misterio para mí, limitándose mis conocimientos a los movimientos de las respectivas piezas y a unas pocas nociones adquiridas por medio de la lectura, que modestia aparte, ha sido, en contraste con lo anterior, una de mis escasas virtudes.

De aquellas insólitas lecturas conservo en la memoria pocas cosas; los nombres de un respetable número de campeones, algunas aperturas, la notación característica del juego y algún que otro pasaje que el visionado de esta película me ha recordado. En alguno de aquellos libros (comprados por mi padre, que aprendió a jugar leyéndolos -es un decir, aunque me ganaba-), se afirmaba que las partidas podían plantearse al ataque y a la defensiva, y que en el caso de adoptar la primera opción, cabían dos estrategias básicas: controlar el centro y/o atacar las "casillas débiles", a saber, f7 para las negras y f2 para las blancas. Se denominan así porque son las menos defendibles, y porque a través de ellas se puede tramar un ataque directo al rey (el famoso "mate del pastor", otra de las pocas cosas que recuerdo), ganando así la partida.

La película, más allá de la retórica acerca del origen del mal en las personas, trata de cómo un jugador persigue su objetivo -la victoria, en todos los sentidos- explotando las debilidades de los demás; "todo el mundo tiene un punto débil", afirma el protagonista, y en efecto, él ha logrado descubrir y explotar en propio beneficio las casillas f7/f2 de todos los que le rodean. Uno por uno los demás "jugadores" van cayendo en los ataques "a la descubierta" que Nico les prepara, y el espectador no puede evitar pensar que no son sino peones dispuestos al sacrificio. Las debilidades son variadas, pero evidentes: el amor, la duda, el interés profesional, el deseo de ayudar, todo ello es identificado y manipulado por Nico, que no sólo ocupa las mejores posiciones sobre el tablero, sino que además domina el reloj (los tiempos de la estrategia).

Así las cosas, lo que nos queda es una intriga, un juego, y como tal un tanto forzado, como corresponde al género. Quizás a causa de mi mencionada afición lectora estas historias me entretienen y satisfacen, aunque fruto de la experiencia acabo por anticipar los acontecimientos, circunstancia que sin embargo no me impide disfrutar del filme, que es un meritorio primer largo, rodado con eficacia y en general bien interpretado. Hay quien opina que el guión cojea, ya sea por su previsibilidad o por su inverosimilitud, pero en mi opinión, aceptando que algo hay de ambas cosas, creo que ello no impide pasar un rato francamente agradable y entretenido, que es el objetivo de una película comercial como es la presente.

Mate.
[Leer más +]
17 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Tablas por ahogamiento
Antes que nada, he de decir que he visto esta película en versión original, y la utilización de las dos lenguas (catalán y castellano) me ha parecido forzada. Supongo que se trata de un tema de subvenciones, pero en cualquier caso debería haberse hecho mejor. Es obvio que dentro de una misma familia pueden hablarse simultáneamente las dos lenguas. Sé de infinidad de casos. Sin embargo, no es tan normal que en una pareja, en la intimidad, un miembro hable en catalán y el otro en castellano. Y eso se ve en la relación entre José Coronado y María Molins. Quizá es un modo deliberado de transmitir el enfriamiento de la relación de pareja, pero no me ha parecido verosímil. No conozco ningún caso así. Y mira que llevo años aquí...

En realidad, "Hijo de Caín" deja esa sensación de producto demasiado artificial. Y eso que el planteamiento es bueno. El núcleo central del argumento se complementa con varias subtramas, a cuál más interesante: la relación de Julio con su hermana y el conflicto entre el impulso romántico de ayudar al más débil o la necesidad pura y dura de hacer caja; el ajedrez como eje del comportamiento de Nico y de su propia terapia; la relación del padre con sus propios jefes, presentando a un cabeza de familia en una situación acomodada pero de explotación en su trabajo; la ambición como motor de nuestras aspiraciones; el debate de la educación en nuestro entorno de país del primer mundo (ahora ya no tanto); la idea del triángulo amoroso, con una anodina relación matrimonial amenazada por la aparición de un antiguo amor de juventud... No he leído la novela original, supongo que estas cosas ya aparecían allí.

A todo ello ha de unirse una eficaz puesta en escena, con un inteligente uso de la luz, la fotografía, el sonido y la banda sonora. Los actores cumplen, si bien David Solans hace una composición de adolescente diabólico un tanto esterotipada.

Con todos esos ingredientes, la trama engancha. Sin embargo, los giros de guión dan a la historia un punto tan trágico que el final chirría. El dramatismo se alcanza mediante ideas argumentales metidas con calzador, la manera de despistar al espectador es demasiado artificial, yo diria incluso que tramposa. Aunque la manera de rodar es inteligente, el sabor de boca final es agridulce. Lo cual es demasiado habitual en los thriller actuales...

Está bien que el cine español explore este tipo de apuestas. Pero deben mejorarse algunas cosas...
[Leer más +]
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Coronado, como siempre, salvando noveles sin querer.
Una buena historia; manida pero decente, decentemente contada, decentemente dirigida, y decentemente interpretada... y la mujer del césar, no sólo tiene que ser "decente", sino parecerlo.
Doblaje tipo "El Resplandor", es decir, absurdo.
...y antes de empezar, cuando desfilan en procesión los donantes de pecunio público, un retortijón que me obliga -cada día con más fuerza- a no ver cine español. ¡Juro que, a pesar de todo, intentaré seguir asistiendo!
¿Que tendrá el libre mercado que da tanto miedo a los mediocres?
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Le falta un poquito
Con guiones así encima de la mesa me da rabia que este tipo de películas se queden con una buena taquilla pero sin pasar a ser grandes películas. Un mejor casting, una dirección más experimentada o actores fetiches que hicieran que la película brillase más. Pudiera ser un poco de todo.
El planteamiento de la película es muy bueno, me la creo desde el principio viendo claramente el conflicto y el problema del que va a tratar. Los giros de guión van dando la ambigüedad precisamente en donde la necesita y sembrando el argumento de manera ágil y brillante. Tal vez me despista un poco la figura del psicólogo y mal doblaje al castellano que atornilla mi oído constantemente. Preferiría que fuera subtitulada sinceramente. Puede ser que el personaje del psicólogo no despierte el interés que debe, demasiado joven tal vez, pero para mí carece de credibilidad. Alguien que se supone que tiene tanta experiencia en su profesión debiera sorprender más al espectador y al protagonista. Los momentos en los que aparece Jack Taylor no me los creo mucho, se pasa de puntillas por este mentor. Y luego no sé qué pasa con la escuela librería en la que niños aparentemente superdotados hacen que su cerebro se cultive.
Me faltan datos sobre lo que allí pasa, querría saber más, pero se queda a mi gusto escaso en argumento. Podría ser que no se ha profundizado en el tema o que no se ha generado de manera atractiva al espectador el interés por este mundillo. Me gusta cómo actúa la niña que interpreta a Laura, para mí superior al protagonista y me hubiera gustado saber más de ella en la película.

En la parte final, la película comienza a funcionar superando estos problemas que veo en su primera mitad y se resuelve de forma audaz y muy correcta. Para mí el sonido está poco aprovechado y la BSO deja algo que desear, no me mee en ambiente. Coronado bien como siempre, al igual que la madre de Caín. La hermanita les ha salido rana y el joven protagonista podía haber dado más de sí. Buen montaje y una dirección que sabe salvar el argumento y mantener el tono de la película. Gran guión.
La recomiendo, a mí me ha gustado bastante. Arriba el cine español, y cómo no el catalán.
[Leer más +]
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
La previsibilidad gana la partida.
Desde These Three (Esos tres) (1936), de William Wyler, y su remake The Children's Hour (La calumnia) (1961), también de Wyler, hasta el clásico del cine de terror The Omen (La profecía) (1976), de Richard Donner, pasando por The Bad Seed (La mala semilla) (1956), de Mervyn LeRoy, o la más reciente We Need to Talk About Kevin (Tenemos que hablar de Kevin) (2011), de Lynne Ramsay, el argumento con niño más o menos diábolico o malvado ha venido dando mucho juego en esto del cine, ya sea para instaurar el eterno debate acerca del germen del mal en la mente humana (¿el asesino nace o se hace?) o, simplemente, para elaborar productos de género con ánimo meramente comercial capaces de generar espectáculo a través de una pormenorizada intriga en aras de la sorpresa final. Es por ello que un título como Hijo de Caín, adaptación al cine de la exitosa novela "Querido Caín" (2006), escrita por el escritor y psicólogo educativo Ignacio García-Valiño, tiene más que limitada su capacidad para sorprender por encontrarse estrictamente adscrito a un (sub)género ampliamente reconocido por el respetable.

Porque el guión de la película, escrito al alimón entre Sergio Barrejón y David Victori tiende a lo largo de todo el metraje una esquemática tela de araña con la intención de encubrir ante el espectador al verdadero culpable, soslayándole o tratando de exculparle apuntando sus dardos siempre hacia el falso. Y lo cierto es que Jesús Monllaó articula la puesta en escena de su ópera prima con notable pulso y no poco gusto estético. Es de alabar este debut en el largometraje del anteriormente premiado cortometrajista, precisamente por su capacidad manifiesta para generar una conveniente y efectiva atmósfera de inquietante penetración, contextualizando su historia a través de lujosas cenas burguesas y dinámicas y tensas partidas de ajedrez. Sin embargo, a pesar de construir un filme que jamás decae en ritmo y que se encuentra formalmente bastante bien manufacturado, Hijo de Caín termina no siendo un thriller solvente. Primero por la indecisión a través de la que acaba bifurcándose el tono de la película, que empieza con fuerza narrativa y potencia visual aclimatándose a los estilemas del thriller psicológico, para luego vagabundear entre el policíaco y el melodrama familiar, restando alcance perturbador al primero.

Y segundo, y mucho más importante, por la clara impericia de un guión que se adecua y respeta a rajatabla las normas impuestas en el género, lo que en un principio puede ser tenido como una virtud, pero a la larga se descubre un auténtico lastre. Debido a él, Hijo de Caín jamás consigue lo que se supone ha de conseguir todo buen thriller: sorprender al espectador. Consciente de haber visto esta misma historia muchas veces antes, el público siempre va por delante de la narración, haciendo de la trama de la película algo demasiado previsible, incapaz de aportar nada nuevo o diferente y desvelando, para más inri, cierta insuficiencia de inventiva incluso para no hacer tan evidentes las costuras de su entramado, como por ejemplo, la forma en la que el psicólogo protagonista va descubriendo los secretos en el dormitorio de Nico y encaja las piezas del puzzle resulta en exceso premeditada y planificada, lo que añade obviedad a la resolución final del conflicto, por no hablar de la acumulación de giros gratuitos y nada efectivos en su tercio final.

Que Jose Coronado vuelva a resultar convincente en su papel no sería destacable si no fuera porque, en esta ocasión, es capaz de echarse sobre sus hombros todo el peso de una película que le maltrata sobremanera. Julio Manrique se muestra entregado a su cometido pero se queda lejos de brillar, sobre todo cuando tiene delante a una María Molins estupenda y matizada añadiendo a su trabajo una formidable carga dramática. La estrella de la función debería ser el debutante David Solans, pero a pesar de valorar positivamente el trazado perturbador sobre el que el joven actor lleva a cabo toda su actuación, también es de señalar su nula intención por desmarcarse de los estereotipos y clichés habidos para este tipo de personajes, lo que tampoco supone que pierda opciones de cara a una posible nominación al Goya revelación. Por ello, no es de extrañar que lo más grato del reparto sea el concurso de un veterano de la talla de Jack Taylor, aportando una exquisita disciplina y su acostumbrado estoicisimo a un personaje poco desarrollado pero que, gracias a él, resulta el de más indiscutible interés fílmico dentro de un thriller que revela a un director dotado de talento, capaz de construir una producto comercial de estimable factura técnica, pero que deberá escoger mejor y perfilar más en detalle su futuros textos.

http://actoressinverguenza.blogspot.com
[Leer más +]
7 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
NI PERTURBA NI APASIONA
Me molesta anticiparme a lo que va a suceder cuando me enfrento a una película. A los pocos minutos generalmente consigo adivinar si me interesará o no. Y también me incordia equivocarme poco. No es prepotencia, de veras, Cuando el cine te gusta y te has enfrentado a todo tipo de géneros, actores y direcciones. No resulta difícil conocer por donde derivará.
Hijo de Caín es un proyecto fallido de Jesús Monllaó. No me gusta, no me atrapa, no me asusta, y lo peor... No me la creo. José Coronado es un actor de registro limitado. Al cabo de los años no ha logrado pulir ese airecillo de recién llegado y mantiene sus tics de primerizo y poco bregado en las artes de la interpretación.
Julio Manrique tiene una voz poco adecuada al papel, restándole credibilidad; y por supuesto, el guión no se sostiene. La trama resulta pretenciosa, absurda, cargada de tópicos y cogida por los pelos.

Muy floja. 3
[Leer más +]
7 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Hijo de *****
Podríamos definir este estilo de cine como "Bad Boy". Pero cintas como "La Profecia", o la reciente "Tenemos que hablar de Kevin" pueden ser catalogados más apropiadamente como thriller psicológico. Y es que eso es lo que son. Hijo de Caín también.
David Solans da vida a un chico de 14 años inteligente, retraído, distante, maquiavélico, y hasta cierto punto, violento. Sus padres están desesperados. José Coronado quiere a su hijo, pero no lo soporta más. Ha perdido toda esperanza en él. Maria Molins, su madre, por el contrario, no pierde la fe en poder encontrar la ayuda necesaria para su hijo. Ambos padres cegados por diferentes sentimientos, no ven de los que es capaz su hijo, por lo que recurren a un psiquiatra que a través del ajedrez, intentará encauzar la personalidad del niño hacia la sociedad y la complejidad que lo rodea.
Pero hay algo más, un terrible secreto que podría explicar el odio visceral del personaje de Solans hacía Coronado. Toda la presentación no es más que la punta del iceberg.
La película, basada en la novela de Ignacio García-Valiño, cuenta, no solo con un gran reparto, sino con una fantástica labor técnica. Encabezado por el trabajo de su director, Jesús Monllaó Plana; el guión de Sergio Barrejón y David Victori; y la fantástica banda sonora de Ethan Lewis Maltby.
Podemos encontrarnos ante una de las grandes sorpresas del año del cine español.

@joSEANbauer
@Mandragoraradio
[Leer más +]
9 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El niño es un auténtico hijo de ... Caín
Nico es un niño de catorce años, muy inteligente, que vive encerrado en sí mismo, obsesionado con el ajedrez, que muestra una actitud hostil hacia sus padres y que parece disfrutar haciendo daño. Sus padres deciden contratar a un psicólogo para que les ayude a normalizar su comportamiento. Este psicólogo también es un apasionado del ajedrez y mediante esa pasión común logra adentrarse en el inquietante mundo de Nico para descubrir el origen de su complejo comportamiento.

La película es buena, me gustó, aunque tiene algunos puntos oscuros que yo creo que deberían haberse mejorado, tanto en el tratamiento de los personajes como en la estabilidad de la película, incluso en el propio argumento. A pesar de estas irregularidades, creo que vale la pena verla, está bastante bien.

Comienza como un drama familiar en el que trata de analizar los personajes y de adentrarse en la psicología de cada uno y en las relaciones entre los miembros de la familia, pero a medida que avanza se va descuidando eso para convertirse cada vez más en un thriller puro y duro que busca capturar al espectador a través de golpes de efecto. Cosa que logra, por cierto.

Es cierto que esta historia de niño inteligente y malo la hemos visto muchas veces. Es verdad que el argumento tiene bastantes cosas previsibles, y que no termina de contestar a todas las preguntas que plantea. Todo eso es así, pero a pesar de ello no creo que sea una película fallida. El ritmo es acertado, y a pesar de ser el primer largometraje de su director (Jesús Monllaó), la puesta en escena es brillante y no parece la obra de un debutante. Sabe generar una atmósfera inquietante, el ritmo nunca decae y a nivel formal la película es impecable.

A vueltas con la versión original. La película está rodada en catalán y castellano. Casi todo el tiempo hablan en catalán, salvo cuando interviene José Coronado y poco más, que hablan en castellano. Incluso cuando habla Coronado en castellano, sus interlocutores suelen contestarle en catalán. Digo esto porque si la veis doblada, seguramente las voces de los dobladores no serán las de los actores originales, con lo cual la cosa quedará chapucera y seguramente os guste menos.

Los actores. Me gustó bastante el niño (David Solans) que hace un gran trabajo dotando a su personaje de la crueldad y el aire inquietante que reclamaba. Se trata de un papel en el que tiene que parecer que es un auténtico hijo de puta, pero también tener momentos en los que se pueda sentir cierta ternura hacia él, la misma que él logra transmitir hacia su madre o hacia el psicólogo. Tanto una cosa como la otra las logra ampliamente. Muy buena interpretación. También está bien José Coronado, aunque creo que va de más a menos. Comienza adueñándose de la película y termina empequeñecido, pero bueno, está digno. No me gusta tanto la actuación de la madre (María Molins) y el psicólogo (Julio Manrique), no llegan a convencerme. Especialmente, no me convence su relación, su pretendida pasión no es creíble, no existe el feeling necesario o no lo saben transmitir.

Lo más debatible sobre la calidad de la película empieza a raiz del giro de guión que se produce en la última media hora. A partir del descubrimiento que hace el psicólogo del origen del problema del chico. Desde ese momento la película cambia. A mi juicio, se atropella un poco y es, creo, la parte más floja del film, hasta que todos los personajes se juntan en la partida final. En el momento de la resolución definitiva me parece que el nivel vuelve a subir y yo creo que termina bien, aunque a mi juicio se recrea un poco en una escena del final que no quiero desvelar y quizá queda un poco forzado, pero no está mal.

Soy plenamente consciente de que la película me ha gustado más de lo que debería. Me pilló bien, la ví en un momento de generosidad espiritual, y me gustó. Probablemente en otro momento me habría gustado menos. El caso es que me lo pasé bien a pesar de que ví errores que no deberían estar en la película, pero soy condescendiente con ellos.

Sobre todo, creo que este director tiene buenas maneras, conoce el oficio, y creo que el cine español está necesitado de gente así. Se ve que en este proyecto hay pasión y esfuerzo. Me parece una más que digna ópera prima y habrá que estar atento a los siguientes trabajos de este director, que seguro que los habrá.

http://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Muy flojita
Una historia que promete durante los 10 primeros minutos de película.

Pasados esos 10 minutos se convierte en una historia floja, lenta y lo que es peor, llena diálogos plagados de clichés con no se sabe muy bien que fin.

Estructuralmente mal construida, actores flojitos y un final de traca que solo produce sueño y tedio.

En definitiva una peli floja hasta decir basta, con un buen punto de partida.

Lo mejor: Coronado en algunos momentos (pocos)

Lo peor: el doblaje en español, la historia del "maestro de ajedrez" misterioso, la historia paralela del trabajo del padre, la historia de la niña, la madre llorona, el psicólogo que aparece de la nada... todo fatalmente pegado da un resultado, ramplón.
[Leer más +]
7 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Decepcionante película de suspense, con un guión deslavazado y totalmente previsible
La película comienza muy intrigante, vemos que hay algo o alguien que altera la vida de la familia Albert.
Tras esta primera escena la tensión se mantiene, pero lo que nos cuenta la película se adivina poco antes de que ocurra, aunque hay un momento de la película que parece que hay un giro interesante este se diluye para llegar al final esperado. Ese final es impactante y aceptable, pero esperado, claro que nos podíamos haber ahorrado tantas vueltas a ese guión tan irregular para no explicar nada nuevo. No se aprovecha el mundo del ajedrez para aumentar la tensión, cosa que solo ocurre durante los diez minutos finales.

Las interpretaciones de la película son aceptables y lo mejor de la película, la sorpresa de encontrarme con un José Coronado recuperado y mejor que en sus dos actuaciones anteriores, siendo un gran actor se le tiene que exigir que haga actuaciones como esta. María Molins y Jack Taylor están bastante bien y hacen sus personajes creíbles e inquietantes. En el caso de Jack Taylor pese a tener un papel tan pequeño es un elemento fundamental en el desarrollo de la película, increíble sus apariciones en esa escuela de ajedrez para niños y siendo jurado en el campeonato final. David Solans es una sorpresa, pero creo que no es para tanto su actuación, reconociendo que para ser un niño sin experiencia hay momentos que su personaje da miedo ( la escena inicial y la final ). La actuación más deficiente es la de Julio Manrique, no transmite nada y no consiguen imprimir personalidad a sus personajes,

Parecía que nos íbamos a encontrar con una película al estilo de la británica Tenemos que hablar de Kevin, pero nos quedamos en una decepcionante película de suspense, llena de tópicos y un guión muy mejorable.
En otros aspectos la película no hay nada resaltable, quizás algún momento de tensión se deba a la banda sonora y al sonido, que por lo menos son aceptables
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Sorprendente, el final no me lo esperaba
Había oído hablar mucho de ella, las críticas eran buenas, es una película recomendada por una persona, esperaba una película pues entretenida, y me he sorprendido, me ha gustado mucho más de lo que esperaba.
Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto una película española, y justamente era de José Coronado.
El reparto es bueno, se nota que David Solans esta comenzando a actuar (su primera película), y el chaval pues para ser su primera película pues no lo hace del todo mal, José Coronado sin duda perfecto, una vez más este hombre demuestra que es un gran actor, Julio Manrique, María Molins, entre otros muy buenos, el reparto es bastante bueno.
La trama me llamaba mucho la atención, las películas de adolescencia siempre me han gustado, y sin duda Hijo de Caín es una buena película de adolescencia, cumple como Thriller, como película de intriga, y obviamente cumple como película de Ajedrez.
El ritmo es muy bueno, los 85 minutos aproximadamente de película, se me han pasado volando, y no me he aburrido en ningún momento.
El final es sorprendente, no me lo esperaba, cuando crees que te sabes el final, es cuando viene el giro y te lo comes con patatas, aún que el final sea un poco rápido, quieras o no, no te lo esperas, (por lo menos yo no me lo he esperado).
Hijo de Caín es una película notable, con un José Coronado muy bueno, una trama muy buena, con un final que no te esperas.
Necesitamos más cine Español de este estilo.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Otras facetas del mal
Cualquier idea acerca del mal humano podría valer. Creo que se retrata perfectamente (salvando algunos fallos de guion) esa maldad esta vez radicada dentro de la familia, con sus fantasmas del pasado, con sus odios, con sus amores. El personaje del hijo, magníficamente plasmado por el debutante David Solans, es una prueba de ello. Un personaje distante, frío, apático, que no muestra ni debilidad ni empatía hacia los que le rodean, un personaje cercanamente siniestro, enfrentado a otro personaje masculino, su padre, también magníficamente interpretado por José Coronado, un actor en estado de gracia, que carga con varios papeles dentro de una misma película. Alrededor, un psicólogo al que lleva adelante Julio Manrique y la madre que se encuentra en medio de las mentiras y los secretos, María Molins, ella que hace de puente entre todos los enfrentamientos.

He leído en algunas críticas que el final lo estropea todo. No estoy de acuerdo. Creo que es una buena forma de remate aunque, eso sí, queden muchas explicaciones en el aire.

Y es que esta maldad hace que recibamos una bofetada en la cara al prejuzgar y dar por sentado algunas ideas que creíamos válidas. No todo es lo que parece, más bien. Encajar las piezas puede resultar difícil y, lo que es peor, puede costar un alto precio. Así sondea esta temática un debutante en la dirección de largometrajes, Jesús Monllaó, y desde mi punto de vista, debe estar muy orgulloso con el resultado. Recomendada.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Viva el cine patrio!!!
Esta película la tengo muy reciente pues la vi hace un par de días, a mi me ha aparecido muy correcta pero con algunos matices, por lo que sé se ha doblado del catalán la voz de Nico es el que mas chirria de todos los personajes, se nota demasiado pero no sería fallo del guión sino del que se ha encargado de ese cometido. Coronado cada vez me gusta mas, es para mi uno de los mejores actores actuales ahora mismo en el cine español, el papel del psicólogo como suele pasar en muchas pelis de este tipo (La huérfana por ejemplo) es el último en enterarse por donde van los tiros, se deja llevar por la historia que tuvo con la madre años atrás (muy forzado también) y piensa mas con la bragueta que con el cerebro, el resto del reparto los veo muy bien. Por supuesto que es mejorable pero que película no lo es? Sin ser redonda es un buen ejemplo del termino medio que debería haber en el cine español actual. La recomiendo pero sin ilusionarse locamente y asi se disfruta mucho mas.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Si el niñato este te engaña, quítate bien las legañas.
Vamos a ver, hay una cosa muy clara en el cine y en la vida: si parece un psicópata, mira como un psicópata, actúa como un psicópata y mata animales como un psicópata... ES UN PUTO PSICÓPATA!

Y partiendo de esta premisa indiscutible Jesús Monllaó monta una historia en la que juega a la ambigüedad con los conceptos del bien y el mal, con el sano intento de engañar al espectador... al que se deje engañar, claro.

Le ayuda bastante para conseguir quedarse con la peña un José Coronado que tiene esa capacidad acojonante para parecer bueno o malo según le peinen de una u otra forma (o directamente le despeinen) o según ponga ojitos u ojos de loco.

El nene debutante tampoco lo hace mal y también se presta al juego, solo que en su caso es mucho más fácil. Él se limita a poner cara de póker, o en este caso de ajedrecista aficionado al póker, y es el director el que en el montaje hace que el niño parezca bueno, malo o mediopensionista.

Si te fijas bien al nene no le cambia la cara en toda la película, sino que son la música, el contexto y las circunstancias lo que determinan que lo creas un mal bicho o que lo creas una hermanita de la caridad. En esto de todas formas el director abusa un poco de la credulidad del espectador, las cosas como son.

Y termino como empecé: hay una cosa muy clara en el cine y en la vida: si parece un psicópata, mira como un psicópata, actúa como un psicópata y mata animales como un psicópata... ES UN PUTO PSICÓPATA!
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Secretos, mentiras y un campeonato de ajedrez
Iba con buenas expectativas ya que había recibido muy buenas críticas y la temática de la historia me llamaba bastante la atención así que no dudé en aprovechar la entrada gratuita que tenía disponible en utilizarla en esta película.
Aunque hay momentos en que en la cinta no sabes lo que estás viendo si es una cinta de terror, un thriller o un drama, a medida que avanza la historia con algunos altibajos en el guión que no en el ritmo que está en constante presión ya que te atrapa desde el primer minuto. Las sobreactuaciones pasan un poco factura a la historia ya que no te crees mucho los personajes a excepción de María Molins que me ha sorprendido bastante. La atmósfera oscura que hay en la cinta está constante en los 87 minutos de película que por cierto es muy entretenida. No es una historia original ya que mantiene clichés constantes en estos géneros, es una historia algo vista varias veces ya sea en La huérfana, De mayor quiero ser soldado, Cruzando el límite y otras cintas similares. En esta ocasión tenemos la subtrama de la competición de ajedrez que aunque parece que es una mera tontería al final resulta ser la clave de la cinta. Un final a la altura e inesperado que reune la piezas de un puzzle totalmente imprevisible. Quizás el hecho de estar rodada en dos lenguas que no sé si la otra es el catalán, dificulte un poco la comprensión de la cinta ya que a veces se nota demasiado el doblaje. Aun así hay que reconocerlo, es una cinta muy buena y en mi opinión tapa un poco eso de que el cine español es una basura, hay excepciones como esta o la que he visto hoy "Eva". Una película para pagar por verla ya que merece la pena ver esta historia desgarradora e impactante en algunos momentos pese a que tenga una temática algo parecida al telefilm de sobremesa. Recomendable.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Increíble.
Fill de Caín (Hijo de Caín, 2013) fue el debut cinematográfico de Jesús Monlláo, que se apuntó a la nueva moda de los Thrillers españoles que tratan de competir con películas de producción internacional, arriesgándose y tratando de mostrar aspectos poco convencionales en el panorama cinematográfico nacional. Y es cierto que Hijo de Caín es una película arriesgada, pero desde luego no es redonda ni mucho menos. Y eso, sin duda, se debe a su fallido guión.

La película nos presenta una familia de clase alta, donde José Coronado interpreta el padre de familia, mientras que María Molins interpreta la madre. Ambos crían a sus dos hijos (niño y niña) en una casa de lujo, y a priori todo podría indicarnos que va viento en popa. Pero algo extraño sucede con el hijo mayor, que interpreta David Solans. La película nos introduce, como decía, en la atmósfera de un thriller. El Personaje de Solans empieza a desarrollar una actitud psicótica que acabará por hacer que el padre llame a un psicólogo, quien interpreta Julio Manrique, para que trate de adivinar lo que realmente le pasa a su hijo. Este parece conseguir algunos avances, utilizando uno de los juegos favoritos del crío, el ajedrez…

El Hijo de Caín es una película totalmente insensible. No quiero decir con esto que la propuesta no sea éticamente aceptable, porque el director está totalmente en su derecho de realizar una absurdez semejante (me remito a los que han visto el final), sino que deja totalmente frío al espectador. Una vez ha terminado la película, después de todos los giros de guión que hemos tenido que soportar, el espectador se queda totalmente impasible. Ni forzando la máquina, El Hijo de Caín consigue emocionar al espectador. Ni siquiera con los trucos más demagogos posibles, la película saca del desentendimiento general al público. El drama no funciona en ningún momento, y resulta casi imposible compenetrarse con alguno de los personajes. En parte porque con tanto cambio constante, tampoco llegamos a saber auténticamente quien es quien en este galimatías. Seguramente el único personaje que consigue despertar algo de simpatía es el del psicólogo que interpreta Julio Manrique.

Resto en Spoiler.

https://neokunst.wordpress.com/2015/04/03/hijo-de-cain-2013/
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Fuertes intenciones, flojo desenlace.
La película empieza con buen ritmo. Presentando una historia que parece interesante y a la vez oscura. Los actores convencen y a pesar de que en ciertos momentos parecen un poco forzadas ciertas situaciones, se sobrelleva bien.
El carácter del protagonista, que en principio es el punto fuerte de la película, se va desdibujando un poco a medida que ésta avanza, cuando en teoria tendria que ser lo contrario, a medida que avanzamos en la historia tendriamos que entender y comprender más acerca de él... por ese motivo se quedan en intenciones y ápices de giros argumentales que podrian resultar efectivos pero se quedan cortos y flojos.

- Lo mejor: el punto de partida y algunas escenas bien conseguidas sobre el carácter del protagonista
- Lo peor: el desenlace, muy forzado.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo