arrow

Penny Serenade (1941)

Penny Serenade
Trailer
6,7
1.240
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Roger decide casarse con su novia antes de viajar a Japón, país al que lo envía el periódico en el que trabaja. En un terremoto pierden el hijo que esperaban y se quedan sin la posibilidad de tener más. Cuando regresan, deciden llevar una vida más tranquila y se trasladan a un pueblecito donde se hacen cargo del periódico local. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Penny Serenade
Duración
125 min.
Guion
Morrie Ryskind
Música
W. Franke Harling
Fotografía
Joseph Walker (B&W)
Productora
Columbia Pictures
Género
Drama Comedia Melodrama
8
Todas las historias de amor tienen su canción
Estamos ante una maravillosa película de Geroge Stevens y con una pareja protagonista portentosa. Se trata de un drama con unos momentos tan conmovedores que llegan hasta la lágrima. Resulta sorprendente ver a Gary Grant en un papel drámatico, al que no le faltan también momentos cómicos, como por ejemplo el gags de la cuna y el bebe, pero yo me quedo con el momento final, cuando van al colegio en navidad a llevar a una extraviada y comienzan a recordar con dolor como hace un año eran ellos los que llevaban a su hija, es la tristeza y el dramatismo hecho imagen. Resulta muy inovador para la época esa manera de presentar los flash back, poniendo un disco y, con cada música, recordar distintos momentos de una relación. Es una película que habla del amor, de los recuerdos, de la ternura... Y que nos recuerda que es verdad que cada historia de amor tiene su canción o sus canciones y que cuando se escuchan se reviven esos momentos inmortales en la memoria, como le sucede aquí a Irene Dunne...
[Leer más +]
20 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La maternidad
Dirigida por George Stevens e interpretada por Irene Dunne y Cary Grant, actores en pleno estado de gracia. Fue nominada al Oscar al mejor actor (Cary Grant).

La acción principal tiene lugar en EEUU y en Japón. El guión está escrito en términos de presente, por lo que la acción se sitúa en 1939/40, meses antes de la entrada del país en la II GM. Narra la historia de amor de un joven periodista, Roger Adams, y una vendedora de una tienda de discos, Julie Gardiner, que contraen matrimonio con la ilusión de tener hijos. Julie pronto queda embarazada, pero las heridas que sufre a causa de un terremoto en Japón le hacen perder el hijo que esperaba y la posibilidad de concebir. De regreso a EEUU deciden adoptar un niño o una niña, pero sus anhelos se ven fustrados por diversos imprevistos. La película, narrada en tono melodramático, exalta la figura de la maternidad, su función social y su trascendencia personal. Los deseos de Julie de ser madre, natural o adoptiva, constituyen un hecho loable y merecedor de toda la ayuda posible. En ella no anida un capricho, sino la llamada biológica que toda mujer siente de ser madre, pese a tener que luchar para ello con esfuerzo, tenacidad y perseverancia. Julie desea ser madre más allá de su voluntad, de sus anhelos y de su propia personalidad equilibrada y lúcida. La obra muestra la fuerza que la naturaleza es capaz de desarrollar en torno a aspiraciones, como la de ser madre, basadas en reacciones instintivas. Los recursos alternativos a la maternidad no satisfacen a Julie: ni la comprensión de Roger, ni la amistad de los allegados, ni las comodidades que adquiere gracias al éxito profesional del marido. La obra plantea con valentía y rotundidad un tema profundamente humano, que desencadena un drama clásico, de corte shakespeariano y de valor universal.

La música, muy abundante en la película (como sugiere el título español), ofrece una selección excelente de los mejores melodías del momento. En una escena evocadora, Julie recuerda su relación con Roger, con la ayuda de los discos que han jalonado su vida en común. La fotografía presenta encuadres singulares que refuerazan el clima trágico de algunas secuencias. La cámara se mueve con diligencia, acierto y precisión narrativa. El guión construye una historia intensamente sobrecogedora. La interpretación de los dos protagonistas es excelente y en ellos recae la mayor parte del peso del éxito de la narración dramática. La dirección se apoya en unos actores de primer nivel, en una banda sonora rica y variada y en un guión bien trabajado. A estos elementos el director añade su potencia de buen narrador.

Película de gran interés, que combina momentos de alegría y escenas de un dramatismo absorbente, sin evitar algunos toques sentimentalistas, según los cánones de la época. Dado el carácter imperecedero del tema que trata, la obra conserva intacta su fuerza y su vigor.
[Leer más +]
17 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil