arrow

Paranoid Park (2007)

Paranoid Park
Trailer
6,8
7.248
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un caso sin resolver ocurrido en los alrededores de Paranoid Park, un parque público conflictivo de Portland, lleva a los detectives a investigar en un instituto de los alrededores. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Paranoid Park
Duración
85 min.
Estreno
10 de julio de 2009
Guion
Gus Van Sant (Novela: Blake Nelson)
Música
Ludwig van Beethoven, Nino Rota, Elliott Smith
Fotografía
Christopher Doyle, Kathy Li
Productora
Coproducción Estados Unidos-Francia; MK2 Productions / Centre National de la Cinématographie (CNC)
Género
Drama Crimen Adolescencia Skateboard Cine independiente USA
8
Desde los ojos de Alex
Olvidaos de los típicos productos en serie de usar y tirar que suelen inundar el mercado, supuestamente dirigidos a adolescentes.
Quitaos de la cabeza el chip de las alegres pandillas hormonadas de mascadores de chicle con los chistes soeces de turno, las competiciones de popularidad y la carrera para ver quién echa más polvos.
Alejaos de todo ese vano ruido, porque lo que vais a hacer aquí es meteros directamente y sin pasar por aduana en la personalidad y la perspectiva subjetiva de Alex, un chico de ciudad aficionado al skate.
No necesitamos presentación, porque como estamos dentro de Alex, él mismo nos va mostrando su camino. El camino hermético de un adolescente introvertido, de pocas palabras, que deja traslucir muy poco de su interior, que vive volcado en su universo propio, sintiendo esa mezcla de aislamiento y de rechazo hacia el exterior y de vacilante y reacia necesidad de contacto, de integración y de aceptación.
Ni siquiera desde nuestra posición privilegiada conseguiremos desentrañar la mayor parte de los secretos que destila su mirada limpia pero velada. Seguiremos sus pasos por pasillos y calles, oiremos la música que se cuela en su memoria auditiva como una letanía que le acompaña, veremos las cosas con un filtro en ocasiones opaco, en ocasiones traslúcido, en ocasiones turbio, pero rara vez, muy rara vez, con un filtro transparente y diáfano. Solamente, solamente en el cruce de miradas con el detective. En el terrible momento de estar contemplando los ojos de un hombre que lo mira con fijeza, sabiendo que unos segundos después estará muerto. En la vertiginosa soledad de una ducha obsesiva que no limpia más que la piel, porque no puede limpiar la conciencia.
Nunca se está listo para el Paranoid Park. Para ese parque ilegal de skaters de Portland construido a base de perseverancia por unos chavales que necesitan tener algo en lo que creer, algún sueño de triunfo en medio de los fracasos cotidianos. Para Alex, como para todos, el Paranoid es más que un lugar donde ir a patinar. Es contar al mundo sin palabras, con el eco de las ruedas resonando sobre el hormigón decorado con grafittis, que los jóvenes también son capaces de encontrar sus propias motivaciones y metas a través del desafío a la fuerza de la gravedad sobre una breve tabla, que quizás sea para ellos una tabla de salvación y de fuga cuando todo lo demás se desmorona.
[Leer más +]
80 de 88 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
ARTE..................................................................................................................................
» Observe la siguiente crítica:

“.........Experimentos. Eran simplemente experimentos. “Gerry” y “Last Days” eran simplemente obras libres para desembocar en cuotas cinematográficas mayores como lo son “Elephant” y “Paranoid Park”.
Ejercicio absoluto de introspección fílmica y una de las cumbres más altas de su filmografía reciente, Gus Van Sant, saca de contexto a las imágenes del sonido, invirtiendo a veces todo orden racional y descohesionándolas para mostrar los extremos más recónditos del protagonista. El mismo tratamiento se sigue con un montaje enmarañado y el tono escogido completamente descontextualizado.
Todo se dirige a un tratado sobre la incoherencia y la discontinuidad en la narrativa del cine. El tiempo ya no es fijo ni lineal. Todas las secuencias son un puzzle deshecho en mil pedazos pero sabemos que casa una de las piezas forma parte de uno, de un todo. Nunca llegamos a acariciar los espacios mostrados. Todo es etéreo como si quisieran narrar pequeños momentos suspendidos en el tiempo.
«Los problemas pequeños son estúpidos» dice el protagonista pero realmente el director de “Mi Idaho privado” prefiere coquetear con un retrato aterrador de la soledad (como lo era “Last Days”). Apenas vemos a sus padres, alejados utilizando la distancia, el contra-plano, el desenfoque… Aquí sólo importa Alex y el mundo que le rodea o la visión distorsionada que tiene. El tiempo en que todo alrededor se derrumba con esos ralentís, las imágenes en super 8, la excelente banda sonora…
En “Paranoid Park” Gus Van Sant demuestra que a veces no hace falta rellenar todos los espacios para que una obra sea completa. Hay que dejar una libertad absoluta a la mente del espectador. Nunca una ducha redentora había sido tan hipnótica, jamás salir del túnel había sido tan mágico y evocador. Tan ensoñador en unas bellas postales del dolor, como un diario, los recuerdos se agolpan, los ecos del instante, la voz en off nos arrastra al narrador y a un mundo propio. Un propio mundo. “Paranoid Park” es pura paranoia cinematográfica, paranoia de fantasía fílmica de cine puro, de puro ARTE.”
[Leer más +]
55 de 58 usuarios han encontrado esta crítica útil