arrow

Tres son multitud (1998)

Tres son multitud
Trailer
6,8
11.772
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Max Fisher (Jason Schwartzman), un alumno de Rushmore, una de las escuelas más prestigiosas del país, es el editor del periódico escolar y el capitán y presidente de numerosos clubs y sociedades; pero también es un pésimo estudiante que está siempre al borde de la expulsión. Max se enamora de Miss Cross (Olivia Williams), una joven y encantadora profesora, pero su cortejo peligra porque el señor Blume (Bill Murray), padre de dos compañeros de clase, intenta también conquistarla. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Rushmore
Duración
93 min.
Guion
Wes Anderson, Owen Wilson
Música
Mark Mothersbaugh
Fotografía
Robert D. Yeoman
Productora
Touchstone Pictures
Género
Comedia Colegios & Universidad Adolescencia Amistad Comedia dramática
8
Sobre la consecución de IMÁGENES para obtener CINE
Segunda comedia marciana de Wes Anderson donde el realizador que saltó a la fama (y, a su vez, fue lapidado) con Life aquatic, demostró todo el talento que poseía, más que para realizar guiones de lo más interesantes y nada lineales, para trasladar las imágenes a la pantalla de modo sutil pero extravagante y cómico al mismo tiempo. Muestra de ello son algunos momentos como el del coche o el chivatazo, donde son patentes algunos guiños al cine negro, por ejemplo.

Los personajes, más que poseer hendidura dramática (aunque en algún momento sí rocen la fibra de uno mismo y consigan secuencias de un brillo y una intensidad próximas), resultan entrañables por algunas de sus situaciones, diálogos o momentos en pantalla.

No hay que desmerecer tampoco el trabajo actoral (aun y estando sujeto a la labor de Anderson como confabulador de instantes de gran hilaridad) que consigue, a través de sus dos protagonistas, Bill Murray -muy atinado- y Jason Schwartzman -grandioso el papel que ofrece-, conducir a la perfección las andanzas de esos personajes que algún día fueron artífices de los enseres de Academia Rushmore.

Además, este trabajo nos habla sobre la persecución de los sueños, así como de la amistad y la competencia que puede surgir a través de las distintas situaciones y el desarrollo de los hechos que se van aconteciendo en la vida de cualquier persona.
Por cierto, otra imprescindible BSO nos regala Anderson aquí. Amén de un espléndido final.
[Leer más +]
53 de 71 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Al salir de clase
Antes de nada quiero decir que el humor del señor Anderson me parece interesante. Complicado y extraño, pero tremendamente rabioso. Aquel que no disfrutara con cualquiera de sus películas no creo que lo haga en un futuro. Parece mantener la misma línea en su trayectoria, y por mí, que siga así. Anderson le puso narices y junto con su amigo y actor Owen Wilson escribe guiones originales, desenfadados y sobre todo marcados para una marginación y exclusividad de una sociedad de consumo en cadena.

En “Academia Rushmore” hace gala de esta excentricidad. A manos de un Jason Schwartzman magistral, despliega todo su oficio de contador de historias. Porque Wes Anderson no es más que un contador de cuentos. Extraños sí, pero visualmente portentosos.

Su director cuida mucho la planificación de las escenas, utiliza una banda sonora (como siempre) fantástica que acopla perfectamente con la historia y envuelve sus estrambóticos personajes en un ambiente que hasta nos son identificables.

Este rarito realizador se junta con actores que son llamados poco expresivos: el propio Jason Schwartzman, un impávido Bill Murray o un frío Luke Wilson, pero lo cierto es que Anderson consigue sacar mucho jugo a esas caras sin muecas.

No es su mejor trabajo pero sigue siendo un ejercicio loable e inclasificable.
[Leer más +]
34 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil