arrow

The Last Sunset (1961)

The Last Sunset
Trailer
7,2
1.684
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Brendan O'Malley (Kirk Douglas), un antiguo pistolero, llega a México para buscar a Belle Breckenridge (Dorothy Malone), que resulta estar casada con un borracho (Cotten). Éste le pide ayuda para conducir un rebaño a Texas. Tras los pasos de O'Malley va Dana Stribling (Rock Hudson), un vengativo sheriff que tiene motivos personales para arrestarlo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Last Sunset
Duración
112 min.
Guion
Dalton Trumbo (Novela: Howard Rigsby)
Música
Ernest Gold
Fotografía
Ernest Laszlo
Productora
Brynaprod S.A. / Universal International Pictures (UI)
Género
Western
"Curioso western crepuscular muy bien dirigido (...) Notable"
[Diario El País]
"Un soberbio guión de Dalton Trumbo sostiene este crispado western (...) Entre agresivo y asfixiante, pero con una obsesiva vena romántica..."
[Diario El País]
7
Para alfie
Últimamente en esta web se está insistiendo mucho en la diferencia entre obra maestra y obra de culto y en los porqués de que un concepto rara vez incluya el otro. Digamos que una obra maestra, un diez indiscutible es una obra en la que todos los elementos funcionan como es debido, para resumirlo rápido y mal. Una obra maestra puede fascinar y sobrecoger, pero esta fascinación y este sobrecogimiento provienen del hecho de la "redondez".

La obra de culto es una especie más rara. Se trata de las películas imperfectas, en las que nada funciona o nada está hecho como mandan los cánones y que sin embargo provocan un efecto tanto o más poderoso del que provocan las obras maestras. Con obra de culto no me refiero a bodrios con cinco fans histéricas como puede ser "Begotten", me refiero a obras de culto que han acabado llegando a las masas, como por ejemplo la siempre fascinadora "La noche del cazador" o la inmensa "Centauros del desierto".

Sin ser una obra maestra pero reuniendo muchas papeletas para ser obra de culto, "El último amanecer" se muestra como un western extraño, sumergido literalmente en amarillos y naranjas cuya artificiosidad crea una atmósfera única, entre desierto teatral y cuadro de Van Gogh; a estos raros colores se le suman unos personajes fuera de contexto, arrebatados de una novela decimonónica inglesa, con sus soterradas y retorcidas pasiones...el heredero insatisfecho, la insinuación de incesto, el retorno del héroe pródigo...

La mezcla es única. El director la ejecuta con total seguridad en sí mismo, a pesar de las obvias contradicciones entre escena y escenario. Los actores se prestan al juego con fe ciega: Kirk Douglas está soberbio pero aún mejor destacan Rock Hudson y las chicas, madre e hija. La primera es fuerte porque ha sufrido y la segunda es fuerte por lo que tendrá que sufrir pero en ningún momento estas mujeres, que han subsistido sin hombres en el marco salvaje del Oeste, pierden un ápice de feminidad y plantan cara a lo que ha de venir con temple, voluntad de hierro y sin un solo pelo dorado fuera de su sitio. Muy al contrario que las bolleras de postín que algún que otro director pone al frente de un western sin percatarse de que la fuerza es una cualidad sin género y que no es necesario otorgar tributos masculinos a una mujer para que nos convenzan de que tiene carácter.

El visionado de "El último atardecer", sin duda una experiencia interesante.
[Leer más +]
36 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Gran western
El amigo Robert Aldrich se saco un western realmente asombroso. Antes de dirigir la imprescindible "Doce del patibulo", Aldrich dirigió este western en el que dió los papeles principales a un gran Rock Hudson y al siempre enorme Kirk Douglas.
Con los papeles principales ya cubiertos con actores de calidad, dió los papeles secundarios a gente competente cómo el también enorme Joseph Cotten.

Sobresaliente dirección de Aldrich. Con sobriedad, con fuerza, con clase y elegancia dirige este western romántico. Los diálogos, las escenas, todo lo hace muy bueno el director. Una dirección difícil de olvidar por su indudable calidad.

El guión además es impresionante. La relación entre Kirk Douglas y la chica es preciosa, con momentos realmente impresionantes y la química entre Hudson y Douglas también es bastante palpable.
El guión no tiene fallos, narra bien la historia sin decaer en el aburrimiento ya que el ritmo no baja en ningún momento.

Y Kirk Douglas se sale. Él hace la mejor interpretación de la película. Está inmenso. Te crees su personaje en todo momento. Rock Hudson también hace un buen papel. Tanto Dorothy Malone cómo Carol Lynley (guapísimas ambas) cumplen muy bien con su papel. Y por supuesto el impresionante Joseph Cotten. Y los demás igual de bien.

Un western inolvidable, increible, inmenso. Para verlo una y otra vez más. Todo es admirable en esta película. La nota en realidad es entre el 8 y el 9.
[Leer más +]
34 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil