arrow
Críticas de Fej Delvahe
Críticas ordenadas por:
El Reino
El Reino (2018)
  • 7,3
    17.681
  • España Rodrigo Sorogoyen
  • Antonio de la Torre, Josep Maria Pou, Nacho Fresneda, Ana Wagener, ...
7
LA DEMOCRACIA DEL SIGLO XXI
Cine político español de notable calidad, incidiendo sobre dos puntos cruciales de lo que viene a ser la democracia en el siglo XXI (robocracia estatolátrica):

1. El desenvolvimiento práctico usual de cierto partido político, que en verdad es representativo de todos los partidos políticos, dentro del Estado Democracia contemporáneo que los fabrica, cuyo poder enorme consiste en un aparato burocrático, judicial, «falsimedio-desinformativo», policial, bancario, etc., mediante el cual se saquea, putea y esclaviza a los españoles como siempre se hizo e incluso más. Para muestra un simple botón que nos refiere el lúcido Dalmacio Negro en una entrevista que le hizo Ángel Fernández en 2017: «Todos los Estados son totalitarios, pero España es actualmente uno de los Estados más totalitarios del mundo; un ejemplo de ello es que el gobierno actual quiere limitar a mil euros las transiciones comerciales, es decir el Estado va implantando la desaparición del uso del dinero y control total de lo que los individuos tienen, gastan o hacen con lo suyo propio».

2. El periodismo de la especie «Ana Pastor» o de parecidas «femibolcheviques», mascarón de proa con caras «moninas» de la gran «falsimedia», periodistas hipergámicas usadas por el ya mencionado Aparato de Poder para desplegar un vano vocabulario y careta de progreso, democracia, libertad, igualdad, justicia, defensa de los desvalidos, etc., que en realidad y fondo resulta una metodología desinformativa cuyo fin es que no salga a la luz la verdadera Verdad, porque sabiéndolo o no sirven a siniestros capataces a cambio de hacerse ellas un holgado hueco en la vieja moda de ganar mucho dinero además de alcanzar relevancia social o fama mediática.

Fej Delvahe
[Leer más +]
24 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tiempo de morir
Tiempo de morir (1966)
  • 7,1
    139
  • México Arturo Ripstein
  • Marga López, Jorge Martínez de Hoyos, Enrique Rocha, Alfredo Leal, ...
10
HONORABLE MEMORIA HISTÓRICA SOBRE EL HOMBRISMO
En un momento dado, el protagonista de la película, hombre bien plantado que por ser así y matar «hombristamente» se ha pasado dieciocho años en prisión, y de la que ha salido con grandes posibilidades para ser matado, dice esto: «Creo muy poco en lo que veo y de lo que me cuentan nada». Y en otro momento del filme, un gran amigo del mencionado, que yace en una cama quebrado de cintura para abajo confiesa: «A veces no puedo dormir durante semanas y semanas porque no me deja el ruido que llevo por dentro». Ambas reflexiones resumen la tesis de este filme tan crudo y magnífico.

Sin duda, esta película en blanco y negro, es una genial obra cinematográfica, un excelente memorial o lección a mostrar a las nuevas generaciones de jóvenes varones «feministos» y desmasculinizados que en Europa y las Américas abundan hoy en día, educados y programados por una inmensa ola de Marxismo Cultural que con la caída del Muro de Berlín y la supuesta derrota del comunismo está más resucitado, poderoso y embaucador de mentes que nunca antes en la historia: para que sepan lo que es ser hombres «hombristas o machos» (que no machistas) con su idiosincrasia de honor, dignidad, responsabilidad y hombría a la hora de afrontar a los enemigos, a las adversidades y a la muerte.

En resumen, todo un potente filme de Memoria Histórica sobre la Masculinidad y lo Varonil; especie de anamnesis de la que no cabe avergonzarse por más que siniestras, mentirosas y subvencionadas Ideologías como la de Género inunden hoy por hoy el mundo occidental con su degenerada hipergamia, por más que tal desnaturalización enfermiza triunfe de la mano de la cobardía (lo políticamente correcto), por más que las «hembristas y los feministos» acribillen al hombre, varón, «hombrista» y masculino por la espalda (ya que de frente ¡no hay ni ovarios ni cojones!).

Fej Delvahe
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
22 de julio
22 de julio (2018)
  • 6,0
    2.040
  • Estados Unidos Paul Greengrass
  • Jonas Strand Gravli, Anders Danielsen Lie, Caroline Glomnes Johansen, Jon Øigarden, ...
9
POR QUÉ CADA VEZ MÁS EUROPEOS DEJAN DE CREER EN LA «DEMOCRACIA»
Ojo a la película «22 de julio», de Paul Greengrass, USA 2018, porque da mucho que pensar. Trata sobre Anders Behring Breivik el noruego que el 22 de julio de 2011 mató a 77 personas en Oslo con la justificación de ser un neo caballero templario que con su acción tocando donde más les duele (la muerte de sus hijos) a los socialdemócratas-multiculturalistas que gobiernan traicionando a sus pueblos y entregando los países occidentales a la inmigración y cultura islámica, quería mostrar a Noruega y a Europa las reacciones nativas que van a ir produciéndose en Occidente cada vez más. Anders fue juzgado, declarado cuerdo y responsable de sus actos (tal como él pidió al tribunal ante el que explicó que ni estaba loco ni había sufrido ninguna enajenación mental) y sentenciado culpable, siendo recluido en una cárcel de máxima seguridad por tiempo indefinido mientras sea una amenaza para la sociedad.

Durante el juicio, que fue público, Anders no mostró el más mínimo signo de arrepentimiento, todo lo contrario, justificó su acción como política y propia de un patriota, ofreciendo los siguientes argumentos en el discurso de defensa que el tribunal le permitió hacer como derecho de autodefensa frente a todos los presentes y cámaras de televisión:

«Hoy hablo en nombre de los europeos que han sido despojados de sus derechos étnicos, indígenas, culturales y territoriales. [...] Ni Noruega ni Europa son democracias reales. ¿Podrían decir que es democrático no consultar a la nación sobre el cambio multicultural? ¿Es democrático obligarnos a ser minoría en nuestra propia ciudad? En los próximos años muchos se darán cuenta y se levantarán en armas como yo. Cuando la revolución pacífica ya no es posible, la única opción es la revolución armada. Exijo ser absuelto porque yo actué en defensa de mi país.»

Este filme, no es que justifique al asesino, porque a su vez muestra los sufrimientos que ocasionó en un joven de los que logró salvar la vida entre todas las víctimas de aquel día; pero sí que toca el meollo de ¿por qué cada vez hay más nativos europeos que han dejado de creer en la vigente democracia implantada como el «no va más»?, es decir, democracia que en realidad es una dictadura multipartidista gobernada por partidos del establishment a su vez gobernados por otros poderes supranacionales. La crisis política y existencial es evidente porque la supervivencia de nuestras naciones está en juego, porque aumentan más y más los ciudadanos europeos (que por mucho que los medios de comunicación en su generalidad siervos de las mentiras y de los mentirosos en el poder les llamen «gente de ultraderechera»), no quieren seguir tomando parte de la locura de unos líderes que venden sus países a las instituciones comunitarias en Bruselas y de unas élites comunitarias que venden nuestras naciones y continente a la inmigración masiva y al islam.

Fej Delvahe
[Leer más +]
11 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
El bueno, el malo y el feo
El bueno, el malo y el feo (1966)
  • 8,2
    63.185
  • Italia Sergio Leone
  • Clint Eastwood, Lee Van Cleef, Eli Wallach, Aldo Giuffrè, ...
8
EL CEMENTERIO DE SAD HILL
Esta película ha alcanzado el grado de gran mito maravilloso en la historia de la cinematografía. Y su cementerio de Sad Hill, es el «no va más» de la misma: un cementerio como ningún otro de almas sin cuerpos, singular, inigualable y trascendente entre los encantadores montes de la provincia de Burgos en España; el más cautivador, solar y precioso cementerio del mundo o al menos del planeta cine; el único cementerio que en su conjunto o por sí ha nacido, muerto y resucitado.

Fej Delvahe
[Leer más +]
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Novitiate
Novitiate (2017)
  • 6,2
    436
  • Estados Unidos Margaret Betts
  • Margaret Qualley, Melissa Leo, Julianne Nicholson, Dianna Agron, ...
9
ALGO MÁS QUE SER UNA BORREGA MONJA
Novitiate es un muy buen producto cinematográfico del género religión (cristianismo católico).

Estamos ante una película que no será recomendada en casi ningún periódico, radio o televisión como lo son otras numerosas mediocridades de diversos géneros y en particular si tratan de algún modo contra la Iglesia Católica (la reiterada «mala de infinidad de películas»); pero mil veces mejor y con un gran mensaje de fondo:

Propone esta obra o puede entresacarse lo siguiente: si bien, de siempre es humanísimo y antropológico buscar y dedicar gran parte de la vida a hablar con Dios en silencio y unirse a otros seres humanos que también se sienten anhelantes de la misma imantación religiosa, incluso apartarse del ruido o ruidazo mundano (por más que esto les parezca descabellado y locura a muchos hoy en día), sigue y seguirán habiendo mujeres jóvenes que opten por abtenerse de la mundanidad, de la práctica del sexo y de la procreación, algo que merece el agradecimiento humano general pues al hacerlo éstas están brindando al resto de la Humanidad un espacio y un renunciamiento dignos de tenerse en cuenta en medio de la plaga que supone ya casi ocho mil millones de seres humanos desmadradados sobre el planeta. Lo cual no quita que algunas de estas creyentes emprendedoras de la fe, de la caridad y de la esperanza, militantes vitales de estos ángulos principales de la religión, voluntarias del existencialismo habitual de relacionarse con Dios Amor, Bondad y Misericordia, es decir personas atraídas a ser candiles que deciden ponerse en alto para alumbrar las tinieblas procreativas de la humana mundanidad, se planteen si su predisposición ha de conllevar necesariamente el someterse a un estilo de vida donde hay que abdicar de la mínima dignidad y hasta de la reserva individual del subconsciente o de la propia conciencia para que la que está o los que están al mando de su ordenamiento religioso se sientan a gusto con su propia degeneración mental, religiosa y profesional.

En resumen, que sentirse una mujer joven atraída hacia Dios conlleva «algo más», sin que ese «algo más» tenga necesariamente que ver con dar rienda suelta a las pulsiones sexuales; es que una sana y joven mujer que desea entregar ésta su vida a Dios: «necesita algo más que ser una borrega monja».

Fej Delvahe
[Leer más +]
11 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Bombshell: The Hedy Lamarr Story
Bombshell: The Hedy Lamarr Story (2017)
  • 6,8
    321
  • Estados Unidos Alexandra Dean
  • Documentary, Diane Kruger, Mel Brooks, Peter Bogdanovich, ...
9
LAMARR INTELIGENTE Y HERMOSA
Hedy Lamarr, hizo distintas películas, incluso una siendo jovencita en Austria en la que se hizo famosa por lucir hermosamente desnuda, pero es recordada sobre todo por su papel de Dalila junto a Víctor Mature en el filme «Sansón y Dalila» (Cecil B. DeMille, USA 1949). Ahora bien, ¿quién la recuerda?, pocos la conocen, por su faceta de inventora y en concreto por su importante invención durante la II G.M. de lo que se llamó «Salto de Frecuencia», base para otros inventos posteriores en las comunicaciones como el Wifi, el Bluetooth, el GPS y el desarrollo de varias tecnologías militares, invento cuya patente donó al Ejército de ls EE.UU. y por el cual nunca recibió un dólar a pesar de las enormes ganancias y beneficios económicos que le produjo a otros.

Hedy Lamarr, sin duda fue una mujer muy inteligente, y no menos calculadora, que aunque aparentemente triunfó por su belleza femenina, también y sobremanera porque era una mujer echada para adelante, de las que se arriesgan continuamente dado la fuerte creencia en sí misma, fe en su propia valía, lo cual la hizo jugar a todo o nada en más de una ocasión y ser idiosincraticamente valiente. Quienes la conocieron de cerca, como se puede deducir por este homenajeador documental vienen a poner de manifiesto que esta dama nunca se vendió barato o a bajo precio, siempre apuntó alto, de hecho se casó con varios industriales multimillonarios. Hedy creía firmemente que si otros seres humanos valen mucho, ella no valía menos que ellos. Actriz conocida e inventora desconocida a la par, hermosa e inteligente a la vez, no careció de las dificultades que en mayor o menor medida todos los humanos hemos de experimentar; sin embargo siempre adoptó un espíritu positivo y recuperador sobre la inevitable adversidad. Así, le dejó a su hijo este importante y positivo consejo:

«Te voy a decir algo muy bonito:
La gente es irrazonable, ilógica y egocéntrica. Quiérelos de todos modos.
Si haces el bien te acusarán de motivos egoístas alternativos. Haz el bien de todas formas.
La gente más grande con las ideas más grandes puede ser derribada por la gente más pequeña con la mente más pequeña. Piensa en grande de todos modos.
Lo que tardas años en construir puede ser destruido en una noche. Construye de todos modos.
Dale al mundo lo mejor que tienes y te humillarán. De todos modos, dale al mundo lo mejor que tienes».

Hedy Lamarr, trascendió bella e inteligentemente sobre las penas, y hoy gracias a este sobresaliente documental sabemos más de su verdadero ser, de manera que nos sigue seduciendo y maravillando.

Fej Delvahe
[Leer más +]
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Las confesiones del Sr. Schmidt
Las confesiones del Sr. Schmidt (2002)
  • 6,4
    19.804
  • Estados Unidos Alexander Payne
  • Jack Nicholson, Dermot Mulroney, Hope Davis, Kathy Bates, ...
10
LA DESNATURALIZACION Y DESMASCULINIZACIÓN DEL HOMBRE
El análisis mejor y de mayor profundidad de la película «A propósito de Schmidt» (About Schmidt), la crítica más atinada y desentrañadora de este filme que he visto por doquier es la de un tal Sigma News en un vídeo expuesto en Youtube titulado «Los secretos MGTOW detrás de las confesiones del Sr. Schmidt», una observación tan lúcida que resulta un millón de veces más genial y verdadera que la que en su día hicieron los críticos cinematográficos de The New York Time, de El País, de El Mundo del siglo XXI, o de cualquier otro medio, entre los que pagan a numerosos expertos en cine repartidos como champiñones por todos lados para no decir nada esencial. Y es que hay que saber ver el quid de la cuestión, como lo hace el citado Sigma News, donde la generalidad de profesionales del criticismo de filmes sólo ven agujeros negros, simplezas que no vienen a cuento o sofística irreal a la orden de la voz de sus amos pagasueldos.

Estamos ante una película excelente, que se visualizará durante décadas y puede que siglos como «película de culto», en la que un recién jubilado se da cuenta al fin de que toda su vida ha sido un hombre des-masculinizado, ya por su esposa (que lo obliga en casa a orinar sentado), ya por su empresa llamada Woodmen (hombres de madera), ya por la sociedad occidental en general donde las comidas a base de carne y lácteos hormonados amariconan la sangre u hombría de la especie macho-humana, y por supuesto por las «diosas de este celestial paraíso consumista», las mujeres, las hembras humanas que mucho más de lo que se informa abusan de los hombres de manera velada pero en realidad muy contundente: ya la esposa, ya la hija, ya la consuegra, todas cortadas por el mismo patrón de des-cojonar a los hombres, de culpabilizarlos de todo, de volverlos pendejos sin bravura ni masculinidad a la vez que esas mismas manipuladoras sueñan y buscan encontrar en su vida a un macho alfa que las complemente y avasalle hasta el fondo y mucho más.

Fej Delvahe
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Doroga na Berlin
Doroga na Berlin (2015)
  • 6,6
    51
  • Rusia Sergei Popov
  • Amir Abdykalov, Yuriy Borisov, Maksim Demchenko, Andrey Deryugin, ...
10
POPOV TAN DIGNO COMO CHUKHRAI
Espléndida película del cine bélico ruso, luciendo de manera emocionante e inolvidable la impactante historia de cómo se fragua una amistad en pleno frente de batalla de la II Guerra Mundial, entre un teniente del ejército sovietico, degradado y condenado a muerte, y un soldado también de la URSS que ha de custodiarlo hasta que confirmen la sentencia a muerte los jefes del cuartel general. Ambos pasarán por un gran número de sorprendentes vicisitudes y peripecias entre propios camaradas y enemigos alemanes, sorteando o complementándose con unos y otros, mezclados en el todo que al fin y al cabo conforma la vida misma al servicio de la sobrevivencia y de la muerte.

Sergei Popov, resulta digno sucesor del otro gran maestro del cine bélico, Grigori Chukhrai, logrando una película que perdurará en la memoria del espectador como las de este mencionado gran director soviético, dado que está realizada con la misma maestría de exposición a la hora de mostrar cautivadoramente los sentimientos más bellamente humanos cuando se ven envueltos y confrontados por el dinamismo del deber patriótico, es decir, en la línea de «El cuarenta y uno» o «La balada de un soldado» (Grigori Chukhrai, 1956 y 1959).

Fej Delvahe
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
El peso de la ley
El peso de la ley (2017)
  • 6,6
    149
  • Argentina Fernán Mirás
  • Paola Barrientes, María Onetto, Dario Grandinetti, Fernan Mirás, ...
10
MIRÁS UNA PELÍCULA DE DIEZ
Esta película, en una escala de 0 a 10, es de diez; o sea, merece la máxima valoración. Pueden verla y comprobarlo a través de sus propias mentes y ojos. Les doy mi palabra de que está película es magnífica, yo que soy crítico de cine independiente, que nunca he cobrado ni me han pagado por mis opiniones sobre filmes pese a ver y considerar cada año más de trescientas películas de aprobable consideración.

Fernán Mirás logra con «El poder de la ley» mucha mayor emoción, credibilidad y trabajo excelentemente conjuntado, dirigido e interpretado y finalizado, que por ejemplo el famoso Norman Jewison en su película de 1979, «Justicia para todos,» cuya temática también iba de los entresijos del sistema de justicia con sus abogados, fiscales, jueces y demás funcionarios, pero que sin duda se abaja a notable y cede el puesto de matrícula de honor a la película argentina de Fernán Mirás que nos ocupa y a la que otorgo mi más alto respeto cinematográfico, además de a las actrices protagonistas Paola Barrientos, que hace de abogada pobre y para pobres, y a María Onetto, que hace un papel de fiscal engreída y petulante con tal maestría que el espectador llega a odiarla dado lo perfectamente que encarna a su repugnante personaje.

Con toda seguridad, esta es una película entrañable y justa donde las halla, toda una lección magistral que no deben dejar de lado en las facultades de derecho aquellos que aspiran a formar parte de asociaciones como «jueces para la democracia» (en verdad, más bien deberían llamarse «jueces para la partitocracia y la demagogia»).

Fej Delvahe
[Leer más +]
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Las inocentes
Las inocentes (2016)
  • 6,5
    2.541
  • Francia Anne Fontaine
  • Lou de Laâge, Agata Kulesza, Joanna Kulig, Agata Buzek, ...
9
A LA FE SIEMPRE LE CORRESPONDE EL ENVÍO DE UN ÁNGEL O RESURRECCIÓN
Entrañable película religiosa. Todo un remanso de valores trascendentales, cristiano-católicos, donde sobremanera destaca la profundización sobre la fe religiosa y cristiana, que el filme resume en estas dos espléndidas reflexiones:

«Ya sabe cómo es la fe, al principio es como un niño que va de la mano de su padre y se siente seguro, pero hay un momento que tarde o temprano llega en el que te suelta la mano, te sientes perdida, sola, pides ayuda y nadie responde. Por mucho que te mentalices, te sorprende, te golpea de lleno en el corazón. Esa es nuestra cruz. Detrás de todo gozo hay una cruz.»

«La fe son veinticuatro horas de dudas y un minuto de esperanza.»

Y al mismo tiempo que la fe, el filme abunda en la constatación de que tarde o temprano, a esta principal virtud siempre le corresponde por parte de Dios o de su Misterio Trascendente, el envío auxiliador de un ángel, de algún tipo de salvación o resurrección.


Fej Delvahe
[Leer más +]
36 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
Bright Lights: Starring Carrie Fisher and Debbie Reynolds
Bright Lights: Starring Carrie Fisher and Debbie Reynolds (2016)
  • 7,2
    254
  • Estados Unidos Alexis Bloom, Fisher Stevens
  • Documentary, Debbie Reynolds, Carrie Fisher, Todd Fisher, ...
9
CARRIE FISHER ENTRE COCA Y COLA
Ciertamente me quedé absorto el otro día cuando vi el documental titulado 'Bright Lights', en primer lugar por la entrañable relación que vivían las actrices madre e hija, Debbie Reynolds y Carrie Fisher (la primera famosa por el filme "Cantando bajo la lluvia" y la segunda famosa por la saga de películas de "La Guerra de las Galaxias" donde interpretaba a la princesa Laia. Se trata de un filme bien llamativo que ha producido Todd Fisher, hijo de Debbie y hermano menor de Carrie, el cual ha sido estrenado en enero de 2017 "a toda pastilla", dado que Carrie Fisher murió el pasado 27 de diciembre de 2016 a consecuencia de un infarto y al día siguiente su madre Debbie Fisher falleció a su vez de un derrame cerebral, probablemente desesperada de pensar qué iba a ser de ella sin su hija Carrie a la vera. Un documental verdaderamente digno de verse, donde descubrimos la opulencia en que ellas vivían, en unas casas de ensueño; donde comprobamos el buen humor con que ambas afrontaban la vejez y también vislumbramos la "procesión depresiva que en sus interiores sufrían".

Ahora bien, lo que más me llamó la atención fue ver como durante todo el documental, Carrie Fisher, de 60 años de edad, se pasa escena tras escena bebiendo Coca-Cola, es decir, cuando está en su casa no para de abrir una lata tras otra de Coca-Cola y beber sorbos, en su camerino de actuación o cuando está firmando autógrafos, igual, y así mismo cuando se la ve trasladándose en coches o viajando de un lado a otro, siempre va bebiendo coca-cola, como una drogadicta que no puede vivir ni un ratito sin beberse una lata de ese menjunje tóxico y venenoso fabricado en EE.UU. para todo el mundo. ¡Por favor, vean este interesante documental y reflexionen!: ¿cómo es posible que una señora tan respetable, tan bonita e inteligente, la emblemática Carrie Fisher, fuera una auténtica drogadicta de esa perniciosa y enfermante bebida? ¿Por dinero en vez de por salud? Lo más probablemente.

Fej Delvahe
[Leer más +]
13 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
Birigyaru
Birigyaru (2015)
  • 6,4
    61
  • Japón Nobuhiro Doi
  • Kasumi Arimura, Atsushi Ito, Shuhei Nomura, Morio Agata, ...
9
BAJO PRESIÓN SÓLO MANTÉN TU CONFIANZA
Ser admitida como alumna en la universidad de Keio (Tokyo), la más importante del país, es la meta que se propone alcanzar una adolescente indolente y poco aplicada en la escuela, a la que uno de sus maestros llama repetidamente «basura». La joven protagonista, interpretada por la espléndida Kasumi Arimura, es una de esas chicas japonesas extrovertidas que se visten con minifaldas aunque haga frío y nieve. Para intentar conseguir su objetivo, su madre la inscribe en una escuela de preparación, donde un joven, positivo y motivador profesor (interpretado por Atsushi Ito, un joven pero inmenso actor que les aseguro va a dar que hablar por su maestría) la va convenciendo de su potencial humano para soñar lo mejor y llevarlo a cabo a través de esfuerzo, trabajo y dedicación. Nada suele ser gratis y casi todo requiere esfuerzo. Tanto alumna como profesor, pondrán sus manos sobre el pecho en forma de cruz, imitando a San Francisco Javier, y con parecida fe a la del emprendedor santo español, pondrán en marcha su reto. ¿Quién sabe? Pero cabe pensar que ellos quizás reciban una ayudita de San Francisco Javier (a quien el filme de manera expresa hace referencia), esforzado jesuita, misionero y santo español que en el siglo XVI fue el primer occidental en llegar a Japón (en concreto a Kagoshima, al sur de Japón, en el año 1549) e introducir allí el cristianismo.

Bonita y encantadora película que nos da la clave de por qué en Japón no abundan tanto como en la ancha Europa, los «ninis» (jóvenes malcriados que ni estudian ni trabajan), al mostrarnos la presión disciplinaria que la sociedad japonesa ejerce sobre por los niños y jóvenes para que estudien, se preparen y aprueben los continuos estudios y exámenes que tienen desde apenas cumplen los cinco años de edad, desde la escuela primaria, pasando por la secundaria y luego en la universidad, de manera que lleguen a ser miembros capacitados y ejemplo de profesionalidad y ciudadanía para Japón y el mundo.

Fej Delvahe
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
La tortuga roja
La tortuga roja (2016)
  • 7,1
    6.556
  • Francia Michael Dudok de Wit
  • Animation
10
LA ANIMACIÓN POR EXCELENCIA
Hacía tiempo que no veía una filmación tan preciosa, tan marina, tan lúcida, tan entrañable, tan trascendente, tan YO SOY. Si de mí dependiera este filme sería galardonado con al menos tres premios «Oscar», uno de los cuales habría de ser indudablemente para quien lo ha dirigido de una forma tan espléndida y bella (Michael Dudok de Wit): una obra tan maravillosamente lograda que ennoblece el arte contemporáneo. He visto mucho cine este año, como casi todos los años más de seiscientas películas de todo tipo; pero entre las mejores me reservo para mí, como la mejor de todas, esta hermosura que toca el origen y quid por excelencia del ser humano; «La tortue rouge» es la mejor película en todo el presente 2016 con la que han gozado mis ojos.

Fej Delvahe
[Leer más +]
34 de 48 usuarios han encontrado esta crítica útil
Les chevaliers blancs
Les chevaliers blancs (2015)
  • 6,3
    487
  • Bélgica Joachim Lafosse
  • Vincent Lindon, Louise Bourgoin, Valérie Donzelli, Reda Kateb, ...
9
NEOCOLONIALISMO HUMANITARIO
Cedo este espacio de crítica cinematográfica al filósofo español Félix Rodrigo Mora, cuya opinión sobre este film y el mundo de las ONGs (cf. su pág. de internet "Esfuerzo y servicio desinteresados" de 25-09-2016) merece ser dada a conocer:

«La película “Los caballeros blancos” dirigida por Joachim Lafosse, 2015, muestra la realidad del universo ONG. Lo presenta como un fiero afán de hacer dinero y enriquecerse tomando la ideología de “la ayuda al desarrollo” por cobertura propagandística. Las ONGs suelen enriquecer a quienes las dirigen, y en bastantes ocasiones son pagos en especie de las instituciones del Estado a sus servidores. Cada una de ellas va unida a una sustanciosa subvención, además de otros muchos ingresos no menos suculentos, que es lo que narra el film. La severidad de la denuncia muestra el hartazgo ya existente con las ONGs.

Pero el asunto va mucho más allá. Las ONG forma parte del aparato del Estado, y por eso su nombre es engañoso. Son instrumentos para la sobre-intervención de los países imperialistas en los países pobres. No pocas están constituidas por los servicios secretos y los ejércitos de aquéllos, y casi siempre están al servicio de su política exterior, esto es, del Ministerio de Asuntos Exteriores y las embajadas. Su meta es intervenir, manipular, favorecer a las empresas multinacionales. También, socavar la cultura popular de los pueblos pobres, haciendo que se extienda mejor la ideología imperialista.

Por eso ha sido acuñada la expresión de “neocolonialismo humanitario”. Sobre la ideología ONG un libro que, con ironía, aporta un análisis bien construido, es el Gustau Nerin “Blanco bueno busca negro pobre. Guía de la cooperación y las ONG”, 2011. Podría decirse que la esencia de tal ideología reside en la perversa noción de “ayuda”, de “ayudar” a desarrollarse. Se da por supuesto que tales pueblos no pueden ayudarse a sí mismos y que necesitan la aportación de los países ricos, pretendidamente superiores en lo económico, lo tecnológico…

Este entramado de creencias culmina en una nueva manifestación de intervencionismo, en un renovado mecanismo neocolonialista. No sólo porque quien es ayudado lejos de emanciparse queda en una situación de dependencia respecto a quien le otorga la ayuda sino porque lo que se busca con las intervenciones de las ONGs es adaptar las sociedades en que operan a las metas estratégicas del imperialismo.

Además, está la “mentalidad de ONG”. Una combinación de santurronería arrogante, complejos de superioridad, buenismo discursivo, estatismo a rajatabla, racismo implícito y neo-racismo explícito, hostilidad irrazonable hacia lo positivo de la cultura occidental, veneración sobreexcitada por el fenómeno de la emigración y rechazó de la idea de revolución. En efecto, las ONGs tienen como una de sus metas impedir que los pueblos de los países pobres hagan avanzar sus propios procesos de emancipación, contra el imperialismo occidental, ruso, chino o árabe-islámico, contra sus propias oligarquías corrompidas y criminales, contra el [clericalismo monolítico] de esta o la otra religión.

La solución global, y la única auténtica, a los gravísimos y numerosos problemas que tienen los países pobres, desde el hambre a la falta de libertad para el pueblo, está en la revolución, no en la “ayuda” que les puedan proporcionar las ONGs. Éstas son parte del enemigo de tales pueblos. Eso, con limitaciones, es lo que describe “Los caballeros blancos”.

Ahora queda por hacer la tarea de emanciparnos de la “mentalidad de ONG” aquí, en las metrópolis, desmontando sus falacias, confiando en las capacidades de los pueblos oprimidos y pobres para liberarse por sí mismos, sin “caballeros” que acuden a socorrerlos mientras se enriquecen, planteando correctamente el gravísimo problema de la emigración, ese gran negocio para Occidente, quizá el mayor de todos hoy.

Y refutando la ideología de la “ayuda”. Para empezar con una aserción: muy a menudo el mejor modo de ayudar es no ayudar, para permitir que la persona, el grupo, la comunidad y el país se ayuden a sí mismos. Porque quien da ayuda daña al que la recibe: eso es así en la inmensa mayoría de los casos. El sector de la clase media ansioso por “ayudar” sólo puede hacerlo curándose de su obcecación paternalista-ayudadora. Seguiremos con esta cuestión, en su vertiente filosófica y moral, en otros artículos.

No quiero terminar sin invitar a quienes se han sumado a ONGs o las respaldan, con la mejor buena fe, que son muchas personas, a intervenir para aclarar esta oscura cuestión. Lo primero es que las ONGs sean lo que dicen ser, ajenas a toda aportación dineraria institucional-estatal, visible o invisible, es decir, No Gubernamentales, No Estatales, y por tanto libres de compromisos con el poder político y económico. Lo segundo cuestionar su actuación en los países “en desarrollo”. Lo tercero someter a escrutinio crítico la categoría misma de “ayuda”. Lo cuarto explorar la noción de revolución. Esto lo cambiaría todo.»
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
Milagros del cielo
Milagros del cielo (2016)
  • 5,2
    857
  • Estados Unidos Patricia Riggen
  • Jennifer Garner, Martin Henderson, Brighton Sharbino, John Carroll Lynch, ...
7
TODO UN ESPECTÁCULO DE MÉDICO, DROGAS FARMACÉUTICAS Y HOSPITAL
Recomiendo esta película de temática religiosa, o no, más bien sobre la medicina oficial y su vana aura. Sin pretenderlo sus realizadores, retratan con realidad lo que son esos célebres médicos norteamericanos especialistas en enfermedades raras: meros aplicadores de drogas farmacéuticas, acompañados de mucho lujo de aparatos, habitaciones, drogas farmacéuticas y enfermeras, etc., con fama de tener colas de cientos de pacientes que esperan años para ser llamados y examinados, que cobran por cada enfermo que cae en sus manos cantidades enormes de dólares con las que se enriquecen a costa de resolver poquísimo o casi nada. Como el sujeto de bata blanca que nos muestra esta película, un hombre ciertamente muy simpático y payaso animador con las niñas enfermas que ingresan en su instalaciones hospitalarias, pero a la vez desplumador de los desesperados padres con grandes sumas de dinero por atender, drogar y examinar a sus desahuciadas hijas cada equis meses, y ¿para qué?
[Leer más +]
15 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Knielen op een bed violen
Knielen op een bed violen (2016)
  • Países Bajos (Holanda) Ben Sombogaart
  • Gaite Jansen, Barry Atsma, Willem Voogd, Noortje Herlaar, ...
10
AMOR A JESUCRISTO Y TEMOR A SATANÁS Y SU INFIERNO
¿Cómo es posible que el occidente europeo, que se ha cimentado, nutrido y hecho civilización universal gracias entre otros fundamentos al cristianismo y a la más nuclear de sus instituciones (la familia cristiana), como magistralmente pone de relieve Ben Sombogaart en esta película, se esté pudriendo hasta tal grado que de sí mismo haya podido surgir todo un gran movimiento europeo cristianofobo rencoroso que reniega de sus esencias, cultura y costumbres cristianas a la vez que es la más de progre-complaciente, tolerante y acogedor con la familia islámica en general, con su cultura, costumbres y religión a los que acoge e instala con los brazos abiertos en Europa? ¿Qué es este disparate autodestructivo de despreciar una religión como el cristianismo, histórica, lingüística, mayoritaria e idiosincráticamente europea, con más que demostrada mentalidad evolutiva, para entregarse en manos de otra religión como el islam, de lengua y maneras idiosicráticamente árabes con más que demostrada mentalidad involutiva, a la que encima consiente más de lo sanamente consentible sin apenas ponerle condiciones?

Contemplando esta linda película, según la religión cristiana en los Países Bajos, que hace hincapié en la tradición cristiano-protestante de esas tierras occidentales de Europa, como en su día también lo hizo de forma maravillosa e imperecedera Carl Theodor Dreyer con su hermosísimo filme «Ordet» (Dinamarca 1955), nos percatamos de como la fe religiosa característica de la Europa Occidental es histórica y culturalmente la fe en el Salvador Nuestro Señor Jesucristo, conjuntada con el temor, rechazo y puesta en guardia ante su contrario el maligno Satanás y su infierno postmortem. Visto lo cual, uno se pregunta: ¿Cómo es posible que Holanda, Bélgica, Dinamarca, etc., se hayan podido islamizar hasta el grado fundamentalista en que lo están hoy en día? ¿Qué es que las costumbres religiosas de los islamistas que han ido llegando, instalándose y multiplicándose en esos países citados y otros más típicamente cristianos, son más aceptables, más dignas, más comprensibles, más tolerables que las viejas costumbres cristianas de Europa, como reflejan el pueblo, la familia y el protagonista de esta película? ¿Son más tolerables el burkini y el emborregamiento musulmán que la fe y los modos (más que demostradamente evolucionados) del cristianismo católico o protestante como el caso que nos ocupa?

¿En cuántos países islámicos se consiente que este filme de Ben Sombogaart pueda exhibirse públicamente completo tal cual, o cuántos islamistas asentados en Europa y beneficiados con nuestra flexibilidad y tolerancia votarían o se pronunciarían a favor de que esta película de sensibilidad y costumbrismo cristiano holandés se pueda ver libremente en sus familias, barrios, mezquitas o madrazas instaladas en suelo europeo o en sus países de procedencia? Que me lo digan, para tomar nota.

Fej Delvahe
[Leer más +]
12 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Me quedo contigo
Me quedo contigo (2015)
  • 3,9
    223
  • México Artemio Narro
  • Beatriz Arjona, Anajosé Aldrete Echevarria, Iván Arana, Ximena González-Rubio, ...
8
BUSCADORAS DEL PARAÍSO QUE SE ALIVIAN GENERANDO INFIERNO
Desagradable filme construido en base a desatar una sorprendente violencia sin venir a cuento. La dirección de Artemio es entre notable y sobresaliente. Ahora bien, la historia contada aquí tiene mucho que reflexionar y digerir. Yo se la recomiendo a las políticas, funcionarias y numerosas institucionalizadas que en España han establecido la llamada «ideología de género», según la cual en las relaciones entre hombres y mujeres los desmadrados y desconsiderados de este mundo, a priori son siempre y antes de que quede demostrado los varones.

La lección que extraigo de esta tremenda película es aquello que ya pensó en su día Hannak Arendt en sus «Ensayos de Comprensión», esto es, que resulta bastante obvio que los seres humanos tan antirreligiosos, tan anti formación religiosa, tan anti enseñanza religiosa en las escuelas, cada vez más influyentes de nuestra «progre» civilización actual, que han perdido la fe en el Paraíso de la escatología religiosa, no son capaces de erigir un paraíso aquí en la tierra; y del mismo modo, resulta bastante claro que los que han dejado de creer en el Infierno de la escatología religiosa no son capaces de erradicar de este mundo tantas imitaciones de infierno como existen.

Fej Delvahe
[Leer más +]
16 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
L'apôtre
L'apôtre (2014)
  • 5,7
    254
  • Francia Cheyenne Carron
  • Norah Krief, Fayçal Safi, Camille Lavabre, Salah Sassi, ...
8
EL ISLAM NO ES UNA RELIGIÓN DE TOLERANCIA CON QUIENES DISIENTEN
Película muy atrayente por la problemática que toca aunque de construcción un tanto mediocre (por ejemplo, el personaje del cabeza de familia islámica); no obstante, un filme valiente en tanto se atreve a abordar la poco convencional y siempre espinosa-peligrosa apostasía de un joven musulmán francés, viviendo con su gente en un barrio de ciudad europea u occidental, para pasarse del islamismo al cristianismo. Ya por esto, estamos ante una inusual historia, merecedora de contemplarse y analizarse.

Son varios puntos cruciales de la idiosincrasia del islam que esta película expone valientemente y realistamente, por más que les moleste a los islamistas incapaces de reconocer los aspectos deshumanizantes que hacen suyos como si se tratasen de sus mismísimos pulmones, riñones o costillas. Porque el problema de la generalidad de los musulmanes y de sus simpatizantes (que andan siempre pregonando en los medios de comunicación que ellos en su mayoría son pacíficos y tolerantes), es que no están dispuestos a reconocer que de tolerantes tienen más bien poco y que en cualquier caso si constatamos imparcialmente su «tolerancia» en el vivir cotidiano de los países de cultura cristiana y de los países de cultura islámica, los islamistas tienen muchísimo menos tolerancia que los cristianos y que los judíos en sus relaciones con los que no piensan como ellos.

Ejemplos bien obvios y visibles a los ojos de cualquiera:
1) Diecisiete naciones o más de mayoría musulmana, hoy por hoy, declaran que el islam es la religión del Estado y exigen que el jefe del Estado sea un musulmán practicante, mientras que en el mundo cristiano sólo dos naciones exigen un jefe de Estado cristiano.
2) Salvo el islam, no existe ninguna otra religión moderna que considere la disidencia un crimen, punible incluso con la pena de muerte.
3) Los hombres musulmanes, según el Corán, pueden tomar hasta cuatro esposas, pero las mujeres no pueden tener más de un marido. Los hombres musulmanes pueden casarse con mujeres cristianas o judías; pero si se trata de las mujeres musulmanas sólo pueden casarse con musulmanes. ¡Menuda tolerancia o modo de corresponder justamente en la relación con tus vecino o hermanos descendientes del mismo tronco abrahámico!
4) En cantidad de países islámicos, por no decir en prácticamente todos, se prohíbe a los cristianos la construcción de iglesias y la predicación de su religión. Mientras que en los países de cultura cristiana, así como en el país judío de Israel, ocurre exactamente lo contrario: los islamistas pueden construir mezquitas y predicar su fe sin mayor problema públicamente. La cristianofobia y la violencia anticristiana es una realidad tan tremenda que las minorías cristianas de muchas naciones de mayoría musulmana han perdido la protección de sus derechos, de sus tradiciones y convicciones.
5) Mientras que en las sociedades occidentales de cultura cristiana se tolera y hasta fomenta un acercamiento irreverente a las figuras y creencias religiosas, los musulmanes consideran que cualquier «insulto» a Mahoma o al Corán merece la peor de las penas. Y esto no es una postura extrema en el islam sino una realidad general, debido a que no han alcanzado el nivel de tolerancia del judaísmo y del cristianismo donde se suele cuestionar, criticar, interpretar y en último término se ha aceptado modernizar sus «sagradas escrituras»; lamentablemente entre los musulmanes todo esto resulta hasta el momento poco menos que inaceptable o intolerable. (Confronten el libro de AYAAN HIRSI ALI, Reformemos el islam. Editorial Galaxia Gutenberg. Barcelona 2015).

A cambio de tal intolerancia y de tan poca correspondencia de trato respetuoso que los seguidores del islam muestran en los países islámicos, aquí en nuestras ciudades, en los países de cultura y religión predominantemente cristiana, acogemos a islámicos de todo tipo, incluso a predicadores fundamentalistas, les dejamos que construyan más y más mezquitas, que enseñen y practiquen públicamente su religión, y hemos llegado al punto de «necedad buenista-multiculturalista» que nos cruzamos de brazos mientras miles de jóvenes desafectos se radicalizan a causa de guías islámicos o imanes, que como se puede ver en el presente filme, les inculcan fanatismo y poquísimo talante de correspondencia tolerante con quienes integran las sociedades que les han acogido y con las costumbres y leyes predominantes aquí.

Dicho lo cual el acabado del filme es casi de risa, irreal e irreconocible; Cheyenne Marie Carron cae en el buenismo melifluo típicamente occidental para redondear su faena, ¡no sea que se vayan a molestar los islamistas por haber tratado el tema de que uno de los suyos se pase al cristianismo!; o dicho de otra forma, haciendo caso omiso de Iyad Yamal Al Din (clérigo reformista iraquí chií) cuando ya hace tiempo dejó dicho: «No debemos embellecer la verdad y decir que el islam es una religión de compasión, paz y agua de rosas, y que todo va bien, porque no es así.»

Fej Delvahe
[Leer más +]
33 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil
What a Way to Go: Life at the End of Empire
What a Way to Go: Life at the End of Empire (2007)
  • Estados Unidos Timothy S. Bennett
  • Documentary
10
HOY ES UNA HEREJÍA DECIR «VAMOS A DEJAR DE CRECER»
Documental muy serio que se atreve a mostrarnos como la superpoblación humana está causando al planeta un estado alarmante de calamidad; que se atreve a explicarnos que no podemos seguir creciendo hasta el infinito por más que así lo crean los economistas oficiales, negociantes y otros tipos de «locos» (nuestro planeta es limitado y su espacio y recursos también son limitados); que se atreve a plantearnos la necesidad de dejar de tener hijos (al menos hasta que la población mundial se reduzca a unos aproximadamente mil millones de seres humanos).

Sí, aunque no queramos verlo o no queramos asumirlo cuando por ejemplo deja de funcionar una empresa de talar árboles porque trabajamos en ella, o cesa una fábrica de refrescos insaludables que nos da de comer, o se para una mina donde ganamos un sueldo, o cierra una gran multinacional vendedora de coches a cuya sombra hemos montado nuestro chiringuito, la realidad es que estamos devorando nuestro planeta básico y vital, y si alguien propone una política de «MENOS ES MÁS» o a alguien le da por educar sobre la necesaria reducción de puestos de trabajos devoradores del planeta, los primeros que reaccionan gritando y violentándose como energúmenos, más que las élites gobernantes, son la gente llana, la gente del montón apoyada por los grupos cuyos intereses creados dependen de esta barbarie.

Por lo tanto, es muy recomendable y cada vez más lo advierten pensadores concienciados que, estamos en una cultura parecida a la de un niño de dos años, donde simplemente no nos fijamos límites: a medida que la civilización nos proporciona más y más, también nos vuelve seres terriblemente infantilizados. La gravedad de la situación empieza a ser aterradora y urge que abramos los ojos y la conciencia a la realidad, es decir, lo contrario de lo que hacen nuestras autoridades, nuestros políticos, nuestros periodistas, nuestros científicos, nuestros mediadores religiosos, nuestros educadores oficiales, quienes habitualmente califican de herejía, de exageración o de apocaliptismo la necesidad de «dejar de crecer, dejar de tener hijos, dejar de festejar-quemar como valencianos...».

Nuestro actual estilo de vida es insostenible. Los seres humanos se están apoderando de todo el planeta. Y todo lo demás está siendo desplazado: acaparado, talado, molido, atrapado, limpiado, enlatado... Los números demuestran que la cultura de la civilización y el crecimiento se está comiendo su propia casa, su propio hogar. Conduciendo a través de lo que antes eran bosques o lugares de difícil acceso para los seres humanos en general, contemplamos ahora explanadas de estacionamientos y tiendas. Estamos aumentando los cultivos, el ganado, los polígonos industriales, las torres de telefonía, los bares, la destrucción, y los acaparadores de montes o bosques que los convierten en sitios de macro actividades consumistas no cesan por todo el mundo. Por su parte, debido a la superpoblación humana, al mar se le está sometiendo a una hiper violación, degradación y asqueamiento de enormes consecuencias para todos. Las poblaciones de peces se están acercando al borde del colapso y el plancton marino se está acidificando debido al recalentamiento tóxico de los océanos. La multiplicación mundial de los seres humanos, del impacto hiperconsumista que conllevamos y que requiere de mucho más combustibles, de más pesticidas, de más herbicidas, de más productos químicos, de más ruido, de más ondas electromagnéticas, de más grandes buques transportadores, de más carreteras, de más ciudades estructuradas para aparcar y mover coches, etc., etc., está envenenando cada centímetro cuadrado del planeta. Nuestra actual locura de consumo y crecimiento está condenando a millones de personas a vivir en un mundo biológicamente empobrecido, el cual en pocos siglos será endiabladamente horroroso.

Esta metáfora de Daniel Quinn, el autor de "Historia de B”, explica muy bien lo que estamos haciendo: «Somos como las personas que viven en la planta superior de un edificio muy alto, un edificio de ladrillos, y cada día salimos todos y vamos a los pisos de abajo y quitamos ladrillos de aquí y de allá y los llevamos hacia arriba, a la planta superior, y seguimos creciendo y construyendo más alto; así todos los días: tomamos ladrillos de los pisos inferiores y los llevamos arriba. Y el edificio hasta ahora ha sido estable; pero no va ser estable para siempre, debido a que estamos atacando su integridad estructural.»

Es decir, a medida que la población humana aumenta, aumenta también el número de especies que van desapareciendo cada día, de modo que a este ritmo de crecimiento no tardará mucho en que el sistema colapsará. Esto es ya calamitoso en la actualidad, pero en las próximas décadas y siglos va a ser terrorífico. Es posible que ya estemos en la desaparición de aproximadamente 200 especies [¿diarias, semanales o anuales?, no lo tengo claro, pero incluso en el caso de que sea anualmente es alarmante], de doscientos ladrillos que en poquísimo tiempo hacemos desaparecer de su hábitat básico o lugar donde sostienen el edificio, así pues a éste ritmo no está lejos el día en que el edificio va a derrumbarse. Y aunque queramos correr para escapar de tal derrumbe, ¿a dónde vamos a correr?, el edificio abarca todo el planeta y todos estamos viviendo dentro de él.

¿Por qué este comportamiento global tan irresponsable por parte de los seres humanos? Quizás, porque hay mucha gente infeliz desesperada por tocar fondo, numerosísima gente con tal deseo de un cambio que no les importa que este cambio sea morir, pues sienten que no vale la pena vivir así y quieren que termine esta pesadilla. Esto explicaría porqué seguimos ensuciando y degradando nuestro nido. Si lo que queremos es tocar fondo, hemos encontrado el medio perfecto para llegar ahí.

Como asevera un proverbio chino: «Es muy probable que acabemos llegando allí a donde nos dirigimos.

Fej Delvahe
[Leer más +]
11 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
La gran apuesta
La gran apuesta (2015)
  • 6,7
    27.097
  • Estados Unidos Adam McKay
  • Christian Bale, Steve Carell, Ryan Gosling, John Magaro, ...
8
SOBRE LADRONAZOS A LOS QUE NO PERSIGUEN LOS POLICÍAS ESTATALES
La película se resume en estas pocas palabras que Ryan Gosling, uno de los actores que la protagoniza, ha declarado a raíz del éxito del filme y que valen más que mil otras que yo pueda colocar aquí. Dice así Ryan Gosling refiriéndose a la enjundia esencial o meollo del filme: «Mucha gente escucha la jerga financiera y desconecta racionalmente ante la terminología dizque ”económica“, una terminología creada con la idea de hacer sentir estúpido a quien la escucha y no preguntar nada para que ellos hagan lo que les dé la gana con nuestro dinero.»

Esa jerga económica y financiera es la que emplean los banqueros y bancarios, los profesores de la pseudo ciencia llamada economía, los altos funcionarios estatales de Hacienda o del Estado, los periodistas conchabados con todos ellos, etc., y siempre es igual, la emplean para engañar, para tergiversar, para estafar, para dar gato por liebre, para vivir como casta derrochadora a costa de lo que sustraen a las clases medias y gente que le da su confianza. Ya lo dice el refrán: «No es el asesor financiero el que expone el dinero». El dinero quien lo expone es usted y todo quien confía en ellos para que maniobren con sus ahorros.

Pero descuiden, que los policías al servicio de los órdenes estatales y de los mandamases no perseguirán al presidente del Banco de España que diera su visto bueno para que a usted le robaran con la citada jerga, ni perseguirán a los directores de bancos como ocurre actualmente en España, por cobrarle en lugar de pagarle intereses una vez usted les confía sus ahorros o, lo que es más canallesco aún, por domiciliar o tener su sueldo a través del banco, cosa que encima no nos dejan recibir de otro modo que no sea irremediablemente a través de una entidad financiera; no, ellos no persiguen a los grandes ladronazos, ellos prefieren perseguir, como actualmente están haciendo los funcionarios de Hacienda en España, a una simple maestra jubilada por haber dado y cobrado unas clases magistrales una vez pensionada, unas clases extras por las que ganó poco más de mil euros, y por las que la han multado abusadoramente con más de treinta mil euros. Contra los débiles de la clase media es contra los únicos que se atreven (salvo poquísimas y ocasionales excepciones bien dispuestas para hipnotizarnos) ésos que ocupan jefaturas y dicen ser servidores nuestros y de la justicia social.

Para frenar y asfixiar a los pobres mileuristas son la más de valientes los responsables del «Orden y la Civilización», pero verán ustedes como a la presidenta del Banco Santander, entre otros, no la frenan en su insaciable codicia; todo lo contrario, ha sido nombrada asesora por políticos o gobernantes de la «Gran Bretaña y la madre que la parió» precisamente por eso. En consecuencia: ojo con ellos y sus ladronazas tarjetas bancarias, atentos al simple ritmo de 1,2,3, pues le atracan o le quitan su dinero a la vez que le envuelven con una jerga según la cual usted va ha salir ganando.

Fej Delvahe
[Leer más +]
116 de 153 usuarios han encontrado esta crítica útil