arrow
9
HUBO UN GENOCIDIO DE MÁS DE 800.000 RUANDESES ENTRE ABRIL Y JULIO DE 1994 Y HUBO COBARDES, NEUTRALES Y VALIENTES
Cuando los extremistas asesinos y sedientos de sangre humana vienen a por tus seres queridos, amigos y amados inocentes, ¿por qué opción te decantas: por correr la misma suerte que tus fraternos, por ponerte del lado de los asesinos o por salvar el pellejo huyendo y dejando que los criminales asesinen a los inocentes? Es el tremendo, impactante y desgarrador dilema que plantea esta magnífica película de Michael Caton-Jones.

Para alguien tan reduccionista como un crítico de cine de un periódico de PRISA, en cuyas páginas toda la diversidad de la vida se reduce a las ideologías "izquierda y derecha", resulta que en este film «el más que interesante punto de vista de los religiosos católicos está resuelto de forma intrascendente con un mensaje de catecismo para niños de primaria». (Javier Ocaña: Diario El País). ¡Cuántas necedades suelen decir los tipos que se hayan durmiendo en los laureles, con un sueldazo mensual inmerecido y un grupo sectario amparándole las espaldas!

No, Javier Ocaña, no, la resolución argumental del film que nos ocupa, no es tan simple ni tan reduccionista como tu hermenéutica mental. "Disparando a perros" o el punto de vista religioso católico de este film está resuelto en base a como tantas veces en la historia lo han hecho REALMENTE misioneros católicos en los lugares más recónditos del mundo junto a los pobres y abusados de la Tierra, con TRASCENDENCIA, es decir "con huevos, agallas o valentía, esa misma que no tienen muchos ideólogos, políticos o nominalistas del bla, bla, bla, cuando se hallan ante la encrucijada de tener que salvar su propio culo o perder el organismo entero; cuando tienen que vérselas repentinamente entre huir del conflicto para el salvar el pellejo o quedarse del lado de los inocentes a correr la misma suerte que ellos".

Con razón dice Víctor ERICE, el prestigioso director cinematográfico, en una entrevista reciente: «Los diarios tienen miedo de encargar los comentarios de películas a alguien con criterio, formación y personalidad, que no se pliegue a las estrictas exigencias publicitarias.»

Fej Delvahe
[Leer más +]
56 de 69 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
No los veo como seres humanos muertos, sino como africanos muertos
Aunque se haya comercializado como una película, para mí "Shooting Dogs" es más bien un documental ya que fue rodada en la misma escuela donde ocurrió la masacre, con algunos de los supervivientes como trabajadores de la propia película y un realismo poco efectista pero por eso mismo convincente.

Resulta difícil juzgar técnicamente esta película teniendo en cuenta que relata uno de los acontecimientos más espeluznantes y abochornantes de la historia reciente. El patetismo, la inutilidad y la cobardía de la ONU queda perfectamente reflejada. Por contra se hace justicia al papel heroico de los misioneros que dan su vida por los más débiles y desgraciados de este mundo.

Para mi la frase de la película la dice la reportera de la BBC al maestro de escuela. Lo peor no es volverse insensible sino considerar a las víctimas del genocidio ruandés como víctimas de segunda: "no los veo como seres humanos muertos, sino como africanos muertos". En mi opinión esta frase resume perfectamente la hipocresía con la que la sociedad occidental juzga estas atroces carnicerías del tercer mundo: cuando los muertos son negros son menos muertos. Álguien debería haber parado este genocidio. ¿Álguien parará el siguiente?
[Leer más +]
19 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
¿ Quién son los perros ?
Aprovechando el magnífico resultado del año anterior de la película Hotel Ruanda, nos encontramos nuevamente con una historia del genocidio allí vivido.

Michael Caton-Jones me parece un gran director dirigiendo dramas como este. Aún pareciendo sencillo ya que se basa en un hecho real, es muy fácil que llevado por la exageraciones y las sobreactuaciones...salga un producto poco realista y no sepa transmitirno el mensaje del film. Pero en esta ocasión no es el caso.

Guardando las distancias con Hotel Ruanda, la cual considero que está por encima de esta, vale muy mucho la pena pararse a verla, el argumento quizás parezca muy parecido, lo único que cambia a parte de la situación, sean los personajes, pero no por eso deja de perder interés. A través de la historia nos envuelve y nos transporta a la Ruanda violenta y sanguinaria de 1994, donde el mero hecho de ser parte de una etnia diferente, era causa justificada para morir de las formas más violentas y crueles que pueda llevar a cabo un ser humano. Palos, piedras, machetes, fuego...todo vale en este juego cruel, donde en otras ocasiones escuchamos.......primero las mujeres y los niños.......aquí eso no vale..........eres tutsi......eres una cucaracha.........mereces morir. ¡ fuerte, muy fuerte ! Pero es lo que ocurrió en ese país.....y es lo que nos cuenta el director.

Vemos relatada la historia a través de muchos personajes:

- un cura que vela por la espiritualidad de sus feligreses, incluso en los momentos más dramaticos.

- un profesor de escuela dedicado en cuerpo y alma a esta gente.

- los soldados de la O.N.U haciéndo todo lo posible por mantener el orden.

- y una niña a la que le encanta correr y le han prometido que no los dejarían solos.

Un final muy coherente y con mucha reflexión por parte de todos, los que estuvieron y lo sufrieron en sus propias carnes y los que nos enteramos en la distancia...para todos nos queda una lección...grabada con la sangre de casi 1.000.000 de personas inocentes.
[Leer más +]
10 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Para los que no hayan visto " Hotel Ruanda"
Sin ser nada del otro mundo resulta bastante interesante mas que nada por el tema tan terrible que trata la película (el genocidio de Ruanda a mediados de los 90). El mayor problema que yo le veo a esta película es que es completamente innecesaria ya que cuenta mas o menos lo mismo que "Hotel Ruanda", salvando el escenario del drama (en esta, en lugar de un hotel, es una escuela protegida también por la ONU),y , por otro lado, la primera resulta bastante mas interesante y dramática...porque es curioso, pero, aún teniendo esta ultima película mas escenas terribles de asesinatos y demás, resulta menos impactante e impresiona menos que "Hotel Ruanda". O por lo menos esa es mi impresión...
De todas formas es una película que entretiene, sobre todo si no has visto "Hotel Ruanda", y que tiene a su favor la presencia de John Hurt y el estar rodada en los mismo lugares de Ruanda donde ocurrieron los horribles acontecimientos.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
¿Qué quienes son los perros?
Los perros son los caninos cuya única esperanza de supervivencia es la de alimentarse del pecho nutricio de una madre recién parida y recién degollada.
Mientras fluya lactancia de los senos de estas mujeres, habrá esperanza para todos, incluso para los perros de Ruanda.
Los únicos perros que no deberían sobrevivir a la barbarie son los bípedos rabiosos que no se llevan su baba endemoniada a la tumba.
Otra clase de perros, con mayor pedigree son los europeos y americanos que no capitularon el genocidio a tiempo, habiendo sido ellos mismos quienes provocaron enfrentamientos étnicos que más parecen diques de contención a la explosión demográfica africana.
El único no-perro de los europeos es el cura, Jonhn Hurt.

El seminarista es en cambio, el peor de los perros, aunque su carita angelical nos lleve a pensar: "sufre ante tamaña barbarie". Creo que lo que le preocupaba en realidad, era el haber dejado sus británicas competiciones de remo en Oxford por vivir una aventura, que vaya... se convierte en matanza sin llevar adelante la coherencia siquiera de salvar a la negra exótica que lo enamora y que sabrá Dios qué vida podrá llevar en Oxford, sin derecho alguno a remar en las regatas del Támesis contra Cambrigde.

Es muy buena película. No quiero imaginarla si la hubiera dirigido Mel Gibson... al ataqueeee! Y que otra vez vuelvan los curas a curar!
[Leer más +]
9 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Ecos de la barbarie
Las imágenes son duras, impactantes, horribles. A uno se le enerva la sangre al ver todo ese panorama de locura, el dolor de un pueblo, el tutsi, que sabe que está en minoría. Una minoría maltratada hasta el extremo. Por allí, andan Joe y Christopher, dos hombres occidentales (blancos), bondadosos, encargados de enseñar a los niños, dentro del marco del catolicismo. También la barbarie les sorprenderá a ellos.

Michael Caton-Jones además de describir la brutalidad de todo ello, pone en el ojo del huracán a las Naciones Unidas y, por ende, al mundo occidental. Un mundo que miró hacia otro lado mientras se gestaba la matanza. Un mundo que, desde ya hace mucho tiempo, dio a África, con todo lo que eso conlleva, por perdida (una vez fue expoliada, saqueada y destrozada), salvo en determinados intereses por los que todavía comporta beneficios (diamantes y demás). Si tuviera que explicar la mayor sensación que da ver esto, sería la de la impotencia, la frustración. Algo que se visualiza en Joe y Christopher, incapaces de hacer nada, y, sobre todo, en esas pobres almas encerradas entre cuatro vallas a la espera de su terrible ejecución.

Películas como ‘Shooting dogs’ son necesarias. Es de esas que denuncia abiertamente, al tiempo que hace justicia, barbaries de tal calibre como el genocidio a manos hutus del pueblo tutsi, en el que unos 800.000 tutsis, se dice pronto, perdieron la vida en aquellos fatídicos meses de 1994 que fueron de abril a julio.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Como está basada en hechos reales, es buena
Para muchos la mejor película de Michael Caton-Jones. Me la habían recomendado como una película con fuerza y muy superior a "Hotel Rwanda", película que cuenta lo mismo que "Shooting Dogs". Me parece inferior a la película protagonizada por Cheadle y las mejores películas de Caton-Jones me siguen pareciendo "Rob Roy" y "Vida de este chico".

Resulta fallida porque no vemos nada nuevo. Yo esperaba que pudiera contar una buena historia aportando nuevas cosas de todo esto, pero lo que podemos ver es tópicos y tópicos a porrillo pero que como denuncia la situación vivida en Rwanda ya todo el mundo tiene que alabarla como una indudable maravilla. Y no lo es. Si contara algo nuevo y de manera menos tediosa lo sería. Así no.

Tampoco mejoran ni las situaciones que propone un guión bastante flojo que algunos temas lo soluciona de la peor manera posible ni algunos personajes cuyas actitudes resultan completamente bochornosas e incomprensibles. Pero eso da igual, está basada en hechos reales y deja un mensaje para todo el mundo y con eso nos sobra. Pues no señores.

Ni que tenga a un esforzado John Hurt ni que contenga alguna buena escena suelta logran mantener la película como algo interesante. Hugh Dancy no es que lo haga demasiado mal pero es que le falta algo de tablas para un papel como el suyo.
Caton-Jones y los guionistas podrían haber hecho un trabajo muy superior al que acaban realizando.
[Leer más +]
17 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
MOMENTOS
Cinta que defrauda ya que constantemente cae en lagunas de guión y aburre en su conjunto. A pesar de ello se agradece recordar tan triste momento en Ruanda y se transmite muy bien la crueldad del ser humano. Es una pena que una historia interesante no se sepa rodar por Caton-Jones. Partiendo de elementos muy interesantes nunca llega a enganchar ni atrapar. Los actores no están mal pero son muy fríos y no convencen. Se agradece que no haya caído en el tópico clásico que tan de moda está de criticar ferozmente a la religión católica, destacando su labor en tierras abandonadas, por lo que no trata de quedar bien. Mala película que parte de una historia muy interesante.
[Leer más +]
7 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
merece la pena ser vista
Como cualquier cosa, el cine depende de muchas cosas para poder ser considerado bueno.
Si bien, Disparando a perros no es una obra maestra, muestra un documental a modo de historia con una fotografía lograda, y una realidad perfecta de lo ocurrido en Rwanda a partir de abril de 1994. No es una gran guión, ni un reparto 10, pero creo que hacer este tipo de películas, al igual que Hotel Rwanda, no puede sino hacer lo que han hecho.
Vale la pena ser vista, y tiene valor en cuanto a documental en formato de película.
Gracias!
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Naciones Unidas, los gobiernos de Francia, Inglaterra, Bélgica y Portugal....
Es una excelente película-documental que muestra la capacidad increíble que posee el ser humano para genocidiar sin ningún tipo de culpa de la mano de grandes Organismos como Naciones Unidas, y los gobiernos del 'primer mundo' (así se proclaman ellos mismos).
La película no es maravillosa desde puntos de vista estéticos o formales? Pero, qué me importa a mí eso, si muestra con claridad, elocuencia y contundencia la responsabilidad y el salvajismo de, en este caso, los Hutu (que no tenían diferencias con los Tutsi)!?

Acaso no saben quienes entrenaron a las milicias y tropas del gobierno ruandés? Eureka! Los mismos que proclaman la libertad de mercado, la democracia formal y las guerras en donde quieran que existan! Si de algo esta película es meritoria es de mostrar con agudeza esas mentiras que nos venden por todos lados. El historiador francés Gabriel Peries junto a David Servenay (escribieron "Una Guerra Negra, desde los orígenes del genocidio ruandés (1959-1994)" Resume una historia que muestra la hipocresía del mundo en el que 'vivimos'
Cuenta que un instructor de guerra del ejército francés en pleno genocidio se encuentra a un soldado ruandés y éste logra reconocerlo y lo llama por el nombre, es ahí cuando se abrazan fraternalmente y le agradece haberlo ayudado para la tarea que estaba llevando a cabo.

Viva la France! viva la democracia, mueran los 800.000 ruandeses!
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Buena película que huye del tremendismo y la excesiva dramatización de los hechos
Basada en hechos reales, se trata de una buena película, que huye del tremendismo y la excesiva dramatización de los hechos, para conformar una cinta emotiva en su sencillez pero también contundencia, de unos lamentables, vergonzosos y criminales actos de barbarie, que tuvieron lugar en el año 1994, en el país africano de Ruanda.
Michael Caton-Jones, un artesano hábil en la mayoría de sus películas, pero no muy imaginativo, aquí sí que consigue una estimable, honesta y muy digna película, gracias a la contención de sentimientos, en un guión aparentemente sencillo, pero llenos de buenos diálogos y excelentes composiciones (excelente una vez más John Hurt).
No es espectacular, como la exitosa "Hotel Ruanda", pero tiene la misma fuerza al ser creible al cien por cien.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
TAN DURA COMO NECESARIA
Esta es la primera crítica que hago en esta página.
Me impresionó tanto esta película que no tengo palabras.
Es una pena, pero estamos metidos en un mundo lleno de engaños.
Y por cierto, nos auto-convence engañarnos.

Aunque este tipo de películas se encasille en esas películas que no conviene ver porque se pasa muy mal.
También hay que anteponer la dignidad humana a el ocio de simple distracción.

Estoy de acuerdo en que es más fácil ver una final de fútbol.
Desde luego se pasa mucho mejor el rato.

Pero, y por qué no se puede ver un partido de fútbol, o otras muchas cosas que entretienen tanto al personas. Repito, por qué no se puede disfrutar del tiempo libre y también dedicar un poco de ese tiempo a ver la realidad.

Necesitamos ver películas como ésta (y no solo de entretenimiento puro y duro donde comiendo palomitas nos olvidamos de la crudeza de este mundo tan iNjusto).

Seamos un poco realistas, y un poco responsables de todo lo que nos pasa alrededor y no queremos ver, ni mucho menos denunciar.

Lo del nacismo no es pasado. Las injusticias inhumanas (o humanas mejor dicho) están rodeándonos continuamente. Pero si no nos toca de cerca, mejor hacer ojos ciegos.

Genocidio=Bestialiad=Realidad=Actualidad.

Por favor!!!
Un poco de compromiso.
Al menos veamos alguna película que nos haga salir del engaño social, político, ...

YO ME SIENTO MEJOR CONMIGO MISMO CUANDO SOY CONSCIENTE DE LA CRUDA REALIDAD!!!!
AUNQUE LO PASE "MAL" VIENDO UNA PELÍCULA COMO "Disparando a perros", pero DE FORMA CONTRADICTORIA LA PARTE MÁS ÍNTIMA Y HUMANA MÍA SE SIENTE MEJOR CONMIGO MISMO. MÁS SOLIDARIO, MÁS CONSCIENTE, Y MEJOR CONMIGO-MISMO.

NOTA: No he hablado de la película. Lo siento, pero es que no sirve de nada si no la ves.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Fiel a la realidad
Película documental basada autentica y fielmente en la realidad que se produjo en Ruanda a principios de la década de los 90.
Al margen de algunos planos o secuencias innecesarias sobretodo al principio de la película, la verdad es que con lo que realmente hay que quedarse es con la parte de denuncia, que el film consigue de una forma apabullante, dejando un poso de reflexión incluso en las mentes mas indiferentes (excluyo al comentarista del país y adlateres).
[Leer más +]
3 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El hombre es un lobo para el hombre
Basada en hechos reales sucedidos en la guerra civil de Ruanda en 1994, "Disparando a perros" es un estupendo drama que nos hace pensar en la maldad del ser humano.
Cuenta cómo un buen número de refugiados se esconde en una misión católica para poder sobrevivir a los violentísimos ataques de la etnia rival, que se dedica a matarlos con machetes.
El misionero a cargo de ellos es interpretado por el excelente actor John Hurt, que con su veteranía y su buen hacer nos regala una estupenda interpretación.
Sin llegar a mostrar la violencia de una forma demasiado explícita (se sabe lo que pasa aunque no se vea), la película conmueve por mostrar lo peor del ser humano cuando ocurren estas contiendas. Además, el título va relacionado con una escena en la que se ve como los cascos azules de la ONU ni querían ni podían hacer nada. Una organización creada para evitar las guerras, pero que en Ruanda solo estaban como observadores imparciales. Si eso fue así, ¿para qué fueron?.
Estos dramas, solo por lo que cuentan, siempre suelen ser buenas películas. Lo malo que tiene es que es demasiado parecida a "Hotel Ruanda", cambiando el hotel por la misión. Aunque como se puede ver en los créditos, la historia sucedió así.
Un buen film para saber lo que pasó en Ruanda, ante la pasividad del resto del mundo, como casi siempre ocurre en África.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Donde está Kigali?
Este debería de ser el titulo de la buena película que comentamos. Nadie, o muy poca gente en Occidente sabe de verdad que paso entre Hutus y Tutsis. La cinta describe con bastante nitidez la tragedia de Rwanda y los avatares de la Iglesia Católica en aquel pais durante la matanza y el genocidio al que fué sometido el país. La posición vergonzosa de las tropas de la ONU destacadas en aquel lugar del planeta durante la carnicería es, probablemente, lo que mas coraje da al espectador ante la impotencia de la población.
Rodada en el mismo Kigali esta cinta es muy recomendable.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Apartemos la mirada... son africanos
SHOOTING DOGS fué estrenada con cierta desventaja, pues se desarrolla en el mismo contexto histórico de la afamada HOTEL RWANDA, que le antecede por un año. Muchos habrán pensado que era "más de lo mismo", pero esa apreciación sería tan exacta como decir que SAVING PRIVATE RYAN y THE THIN RED LINE son lo mismo porque se desarrollan en el contexto de la segunda guerra mundial.

Podrían señalarse un par más de desventajas aparentes:
-El conflicto racial es casi apenas un marco de referencia para los personajes principales, en su mayoría blancos. A diferencia de HOTEL RWANDA, los protagonistas directos del conflicto quedan un tanto en el fondo.
-A pesar de que algunos de esos protagonistas principales están inspirados en personajes reales, en su mayoría se trata de personajes ficticios.

Quienes critican el predominio de personajes blancos, pierden un poco la perspectiva de la pelìcula. A diferencia de HOTEL RWANDA, SHOOTING DOGS se concentra en denunciar la ineficacia de la fuerzas de paz de las Naciones Unidas, presentes mientras el conflicto se desarrollaba ante sus propias narices, pero incapaces de actuar porque su misión era "monitorear la paz, no imponerla". A través de esa incapacidad expresada por los soldados en el lugar, se retrata la hipocresía occidental de simular interés enviando tropas, pero no el suficiente como para evitar el genocidio (eso sí, queda margen para proteger a los ciudadanos internacionales en el país, es decir, a los blancos). El llamativo título original de la película insinúa la ironía: las fuerzas pueden dispararle a los perros que se alimentan de los muertos y así evitar una crisis sanitaria, pero no actúan en contra de los victimarios en primer lugar (dicho título fue cambiado por BEYOND THE GATES en Estados Unidos, probablemente para evitar confusión sobre el tópico de la película).

Como consecuencia de lo anterior, surge la problemática de los refugiados locales, cuya integridad corre mayor peligro con cada día que pasa, y de quienes pudiendo huir (los "blancos" que convivían con los locales) deben tomar una decisión de vida o muerte. Su situación, y en especial la del personaje interpretado brillantemente por John Hurt, el padre Christopher (libremente basado en un sacerdote de origen Bosnio), es reminiscente de la situación que años después sería recreada en la película OF GODS AND MEN, cuando un grupo de monjes en Algeria debe decidir si huyen o si respaldan su fe y palabras con hechos.

En conclusión, SHOOTING DOGS es un fuerte drama que sirve de complemento a HOTEL RWANDA, y que de igual forma, gráficamente se reserva muy poco para representar los horrores de una matanza racial sin sentido, que como es esperable, proporciona e inspira muchas historias que deberían ser contadas, con la esperanza de que los horrores (y errores) no se repitan.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
No doy un 10 porque la perfección no existe
Basada en hechos reales, cuenta una terrible historia de genocidio. Una película muy fuerte sentimentalmente, en la que se deja ver la linea entre el bien y el mal, y de como dos pueblos pueden llegar a odiarse hasta la muerte.

Para mi, una gran película que puede herir los sentimientos de cualquiera, sobre una masacre como siempre, dirigida por los políticos.
[Leer más +]
6 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La vida fuera de las comodidades
A pesar de que a la progresía le parece que esto es una lección de catequismo para impúberes, la verdad que es una película que invita a reflexionar sobre muchas cosas, sobre como la Iglesia al final es la única que se queda cuando no hay solución a pesar de ser ridiculizada hasta el extremo por televisión y por los que la consideran un instrumento de poder, sobre como miramos hacia otro lado mientras otros pueblos se exterminan entre ellos, sobre como un vecino puede llegar a matar a otro por nada, de como nuestras instituciones no son mas que pesebres donde señores de muy alta cuna van a engordar sin importarles otra cosa que no sean ellos y sobre todo, es un ejercicio de autocrítica para los que vivimos en el primer mundo.
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Martirios
Película en la mejor tradición católica, donde se soslaya la responsabilidad de la iglesia en el genocidio de 1994 en Rwanda, aprovechando la ocasión para catequizarnos con un mensaje de amor, sacrificio y martirio..
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Ver críticas con texto completo