arrow
5
Parloteo en Villaconejos
Queridas amigas: los reyes no son los padres, dios no se preocupa de nosotras y las teleséries de mujeres están hechas por hombres.
En serio, no quiero ser aguafiestas pero se rumorea que Darren Star y Allen Couter tienen polla.
Y no sólo son los padres de Sex in the city sino también de Beverly Hills 9000 y pico: Sensación de vivir.
Y me imagino que se reunen con los colegas, se ponen hasta el culo de cerveza y hablan de obcenidades mientras juegan a hacer concursos de eructos. Los hombres siempre serán hombres y se piensan que en este mundo hay pocas cosas más agradables que beber cerveza, eructar y hablar de sexo con los amigotes... El problema es que Darren y Allen reciclan sus conversaciones sobre coitos, las recortan todo lo necesario para que puedan ser emitidas por las puritanas cadenas de televisión estadounidenses, las ponen en boca de cuatro tías buenas y las venden como si se tratase de feminismo postmoderno. Hay que tener jeta. Y para rematar la faena, le ponen un título de película porno que despierta la curiosidad y luego defrauda a cualquier pajillero.
¡Después se quejarán de que las mujeres son comadrejas rebuscadas!

Un título más adecuado sería quizá Parloteo en Villaconejos, porque las protas hablan más que follan y porque nadie se cree que la acción transcurra en una urbe inmensa y cada vez que una sale a la calle a comprar zapatos se encuentra con sus exs, sus ligues de la semana pasada, sus amigas de la infancia, su suegra, el cirujano que le arregló los gluteos y el profe de gimnasia que abusaba de ella en el instituto.

Y, bueno, las chicas protagonistas hablan de penes y vaginas sin dejar de ser frívolas, cursis y estereotipadas... Mientras que los secundarios masculinos no es que sean planos, es que tienen una bidimensionalidad chunga: durante 15 minutos son el hombre ideal, y luego en los últimos 5 minutos son una mierda andante.
Por ejemplo, puede suceder que la periodista se enamore de un cinéfilo y vaya con él al cineclub y le de mucho morbo y sea todo muy bonito hasta que el chico le pida que se disfrace de Dersu Uzala y se pinte un bigote a lo Groucho Marx y se arrodille frente al sofá y le fele el ciruelo mientras disfruta de El Acorazado Potenkim en el home cinema con el volumen a todo trapo. Entonces ella se da cuenta de que este hombre es tan capullo como todos y se va a contarlo a sus amigas.

Además aprovecha sus experiencias vitales (y a veces incluso consulta a tres amigas) para realizar una inducción global y escribir artículos de opinión con abundantes preguntas retóricas que a suele leernos con su elegante voz en off y que suenan más o menos así:
"¿Puede ser que la cinefilia sea el nuevo paradigma sexual de la juventud treintañera del siglo XXI en la isla de Manhattan?"
[Leer más +]
188 de 251 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
NO CRITIQUÉIS LO QUE NO VEIS
He visto críticas demasiado ácidas hacia "Sexo en Nueva York" y la conclusión que extraigo es que pertenecen a personas que únicamente han visto un capítulo o dos de la serie. Es cierto que viéndola no encontrarás el eslabón perdido ni descifrarás el genoma humano, eso es evidente, pero sin duda cumple su función, que no es otra que entretener al espectador y, algo que creo muy importante, ofrece un enfoque novedoso a los temas que trata, que, aunque quizá algo manidos, son universales y lo seguirán siendo, pese a los que van de intelectuales. También es cierto, todo hay que decirlo, que las protagonistas encarnan a cuatro treinteañeras un tanto aburguesadas, lo que no creo que sea representativo realmente de la ciudad, pero las interpretaciones son estupendas -varios emmy las avalan-, los diálogos son ácidos, directos, escatológicos en ocasiones, y ver algo de vez en cuando que se desmarque de la típica americanada la verdad es que se agradece.
[Leer más +]
102 de 156 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
El mein kampf del siglo XXI
Esta basura sólo podría triunfar hoy en dia, (y los creadores han de saberlo) ya que:
-El mundo es una mierda.
-Todos somos subnormales.
-La raza humana ha fracasado como especie.

Estas cuatro zorras sin carisma y sin alma pretenden enseñarnos lo que esta "in" en una sociedad que carece de todo menos dinero, falsedad y estupidez.
Desde el epicentro del retrete humano y espiritual (Nueva York) todos los involucrados en este dañino manifiesto condenan una vez más al mundo a su perdición, a la inconsciencia y al deterioro racional.
Entendería que el autor fuese un anarquista implacable, intentando derribar el sistema desde dentro, que espera que los espectadores tras unos pocos capitulos se viesen privados de las minimas capacidades motrices y arrastrasen al resto al caos y la locura,pero no, esta es la clase de mierda que afianza el sistema, y lo ensalza, la clase de mierda cuyo creador es un nuevo fuhrer de lo más "in".
[Leer más +]
70 de 95 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
No todo es oro lo que reluce
Cuando leo críticas negativas de esta serie centradas únicamente en decir que son cuatro pavas que hablan todo el día de sexo, que están todo el día de compras o que son cuatro idiotas mimadas que no saben afrontar los problemas de la vida, me doy cuenta de que son usuarios que hacen una crítica basada en el estereotipo que existe sobre esta serie y no desde la conciencia de haber visto y digerido todos los capítulos de las seis temporadas.

“Sexo en Nueva York” no es una serie que sólo habla de sexo; habla de las relaciones personales, de los problemas típicos que afronta todo ser humano que viva en el mundo occidental, todo ello bajo un escenario no tan idílico como se pretende hacer ver. Porque las mujeres de clase alta neoyorkinas no son tan distintas a las mujeres que vivimos en Madrid con un sueldo anual inferior a los 15.000 €. Precisamente, es en esa conexión y en la comunalidad de problemas donde está la magia de esta serie.

El argumento está muy bien hilado, es difícil predecir qué es lo que va a suceder y se maduran muy bien las historias. La primera temporada estaba intrínsecamente ligada al sexo, sin embargo, a partir de la segunda temporada, la serie se centra más en las relaciones personales, así como en la evolución psicológica de cada uno de ellos, todo ello sin dejar de lado al sexo, que siempre está presente de alguna u otra forma. Quizá la evolución de los personajes sea el punto más fuerte de la serie, puesto que las distintas circunstancias que envuelven a cada una de los personajes, hacen que deriven a otras formas diferentes de ver su mundo y de afrontarlo; formas totalmente inesperadas, que mezclan la alegría y la tristeza de una manera magnífica.

En cuanto a los actores y actrices, hay que destacar la espectacular interpretación que hace Cinthia Nixon en el papel de Miranda: simplemente sensacional en las escenas cómicas e impresionante en las dramáticas. Kim Catrall, en el papel de Samantha es también otro peso pesado de la serie. Las actuaciones de Chris Noth como el galante Big, David Eigenberg como el humilde, bonachón y simpático Steve, Evan Handler, como Harry (también conocido como Charlie en “Californication”) y el atractivo Ron Livingston (más conocido como el Capitán Nixon en “Band of Brothers”) como Jack Berger, son dignas de mención. Las actuaciones de Willie Garson como Stanford, así como Mario Cantone en el papel de Anthony, aportan un toque fresco del ambiente gay, aunque no sé si rozan demasiado el estereotipo de gay-amante-de-la-moda-y-el-estilismo.

En cuanto a aspectos técnicos, no añaden nada nuevo en cuanto a formas de rodaje. La música que acompaña a los capítulos, está muy bien escogida y era acorde a los ritmos que sonaban por aquellos años. La escenografía es impecable, y para los amantes de la moda, Pat Field y compañía hacen un excelente trabajo.

En definitiva, una serie que aún sigue viva. Veremos cómo madura con los años pero, sin duda, marcó un antes y un después.
[Leer más +]
56 de 70 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
A éstas las ponía yo a fregar escaleras.
No sólo es vana, superficial y con pretensiones "chic";no sólo tiene todo lo malo de la Cosmopolitan y de Friends en uno. No sólo es reflejo de una sociedad completamente aburguesada dada al cliché y al pensamiento uniforme (¿pero lo hay realmente, o el tinte les ha calado en el cerebro?). El supuesto "ingenio" que derrocha es fruto de un humor prefabricado y listillo, que no inteligente. Es victorianamente progre y peca de un sexismo horripilante disfrazado de otra cosa. Sin lugar a dudas, lo más aberrante que he visto en mucho tiempo televisivamente hablando. Y filosóficamente...Me callo.

Doctores Fleishmanes y Chrises Petersons, yo os invoco.
[Leer más +]
75 de 124 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
De como todas las series NO estan destinadas a matarnos a pajas mentales.Excelente
Al igual que las peliculas, no todas las series estan destinadas a matarnos a pajas mentales
(twin peaks), ni a proporcionarnos un estado de reflexión constante ante la vida y la muerte
(A dos metros bajo tierra). Aún siendo fan de ambas series, me encanta sexo en Nueva York, no creo que esta serie tenga nada de feminista, sólo prentede reflejar una realidad de nuestro tiempo, la oda al consumismo, el culto a la belleza y la búsqueda del sexo desde el punto de vista de una mujer de clase alta. Si, tienen más pasta, más glamur y sus vidas son fantásticas, claro que eso no refleja la realidad,¿ Pero a quién le importa?!!. Nos hacen reir, nos divierten, nos fascinan lo que llevan, nos hacen gracia sus historias, y como toda serie, te encariñas de unos personajes bien realizados y escritos. la recomiendo. Excelente.
[Leer más +]
50 de 76 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
¡JUGAR CON PENES PLASTICOS ENTRE AMIGAS NO ES NORMAL!
Yo no me siento para nada identificada con ésta bazofia, y me molesta que piensen que las mujeres actuales somos así, unas putarracas petulantes subnormales. No es una serie feminista para nada, todo lo contrario, es súper machista y miren sino cómo le gusta a los varones y se cachondean con estas 4 babiecas. Quieren mostrar como algo natural a mujeres que se acuestan con cualquiera, que gastan fortunas en zapatos, que dicen trabajar y están todo el día hablando de sus pajas mentales, que se mandan unos banquetes pantagruélicos y no aumentan de peso, que viajan a todos los lugares más exclusivos y no tienen problemas de dinero, que hablan de tener sexo con otras mujeres con penes falsos y no son lesbianas (ja ja ja que gracioso!!), que encuentran tipos para salir con más facilidad que cortarse las uñas, que tienen tiempo para almorzar merendar y cenar juntas y siempre tienen dinero, y un listado muchísimo más extenso de las pavadas que plantea el programa. No sólo es absolutamente irreal sino que tiene un transfondo machista que repugna. El otro lado deplorable de la serie es que todo lo que hacen estas infradotadas mentales es para agradar a los hombres cuál rastreras sin más objetivo que llevarse un tipo para no dormir solas.Todo adornado con ropas carísimas y un estilo de vida que las mujeres reales no podríamos sostener ni trabajando 28 horas por dia. Sabemos que los programas de tele son ficción y está bien que así sea, el problema con Sex and the city es que pretende que las mujeres nos veamos reflejadas con tamaña gansada cuando nuestra realidad está a años luz de distancia. Me alegro que haya terminado esta serie que sólo és apta para zoquetes sin cerebro.
[Leer más +]
49 de 75 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Neoyorquinas
En mi clase de Narrativa audiovisual nuestra profesora apareció triunfante con un dvd en la mano pues tocaba analizar las series de ficcción norteamericanas.

Los primeros segundos de imágenes se desplegaban ante nosotros cuando el título apareció en la pantalla del proyector:

"SEX & THE CITY"

Yo. Buahh la mierda esa... no voy a poder soportarlo...

Tuvo que aparecer la alargada sombra del prejuicio cual ciprés para que despreciara durante años esta joya de serie norteamericana.

La verdad que me siento como si criticara una película en filmaffinity habiendo visto solo los 20 primeros minutos pues solo he visto la segunda temporada de las seis que conforman la serie completa pero creo que puedo alabarla como uno que la hubiera podido apreciar en su totalidad.

Grúas
Planos secuencia
Steady Cams
Guiones locuaces
Actrices menos lerdas de lo habitual
Ningun tópico en lo referente a Manhattan
Valentía en lo explícito de sus escenas sexuales

Muy muy recomendable. Y nada exclusiva de un público femenino (Al que obviamente va dirigido...) pero para todos los públicos, hombres y/o mujeres (Mayores de 18 años).

Por cierto, le pedí prestada la temporada a mi profesora y me la dejó.
[Leer más +]
37 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Vomitivo producto parido por malfollad@s
Me propuse darle una oportunidad a esta tontapollada viendo los cuatro primeros capítulos de la primera temporada. No tenía que aparecer el dolor. Tenía que aguantar hasta el cuarto capítulo como fuese. No había dolor. No había dolor. No había doloooooooor.

Lo conseguí. Retiré el DVD del pack de la primera temporada, mi mano temblorosa consiguió apagar el aparato y corrí a la farmacia más cercana a por unos tranquilizantes y, después, a un herbolario en busca de infusiones sedantes. Los sudores y escalofríos que tenían eran bestiales y se hacían evidentes dos medidas urgentes a tomar:

1) Devolver (después de haber devuelto en cuatro ocasiones el contenido de mis tripas - una por capítulo -) el pack de la primera temporada en DVD de "Pedorras en NY" a la biblioteca pública con una nota similar a las de las cajetillas de tabaco: "Ver S.e.N.Y puede causar daños irreparables a tu cerebro, si es que lo tienes."

2) Ir un fin de semana a un balneario a purgar mi cansado y atormentado cuerpo y hacer olvidar a mi sobresaltada mente...

Cuando sané de mi repentina enfermedad, me di cuenta de que, en esta sociedad que formamos mujeres y hombres, lo último que necesitamos es un producto parido por dementes malfollad@s que paguen todas sus frustraciones sexuales y de personalidad con los malos malísimos hombres, culpables de todos los males de la humanidad.

Ojalá los responsables de esta mierda hubiesen ido al psiquiatra antes de promover semejantes torturas. O mejor aún, ojalá se hubiesen ido a una casa de señoras (o señores).
[Leer más +]
33 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Vamos, hay que dejarse llevar un poco, ¿no?
Puede que Sexo en Nueva York no sea lo que sus guionistas quieren vender, puede que no sea feminista, ni refleje la realidad...¡Enhorabuena, iluminados críticos, os habéis dado cuenta! Ese es el primer paso. El segundo es no montar en cólera porque un producto televisivo intente captar a un determinado público disfrazado de lo que no es. El juego es así, y si no les gusta, vean otras cosas. Yo soy capaz de hacer la crítica feroz que mucha gente ha hecho aquí y, a la vez, reírme cuando veo la serie, porque es entretenida. También me encanta Doctor en Alaska, pero sé que no existe ninguna comunidad así en el mundo real (por desgracia). Lejos de buscar tanto trasfondo y tanto reflejo, creo que habría que plantarse ante la tele y elegir lo que uno va a ver. Y lo que tiene de bueno esto de la tecnología es que, si no te gusta un programa, apagas la tele. Sin echar chispas por cosas que están más que sabidas.
[Leer más +]
20 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Zarigüeyas at the city
Antes que nada, me lavaré las manos como Ponche Pilato, el hombre que nunca tuvo microbios en sus manos. ¿Porqué he visto esta "serie"? Pues la razón, es que mi gran amigo Stinson8000 (os recomiendo sus críticas, desternillantes y oblicuas a más no poder) y yo solemos hacer apuestas. Pues bien, la apuesta más sonada que hicimos tuvo como preludio sus sonoras palabras: "si usted pierde, deberá ver todas las temporadas de sexo en nueva york y las dos películas en un plazo de dos semanas". He perdido. Dios no existe.

Bien, vamos allá pues a comentar dicha teleserie barata.

Punto número 1:

Público objetivo de esta serie. Mujeres y hombres afeminados. Si tu vecino del quinto te dice que ve la serie: no te fíes un pelo. Si tu vecino del cuarto dice que no la ve: doblemente no te fíes. La única respuesta válida a la pregunta de: ¿Ves Sexo en Nueva York? es tirar una baldosa a quien osara interrogaros por insinuar vuestra femeninidad. En el caso de las chicas, dejad de preguntarle cosas y ligaroslas.

Punto número 2:

Argumento: La serie trata sobre 4 "mujeres" (nótese el entrecomillado, Sara Yessica Parque tiene más cara de tío que mi abuelo el marino) cuya máxima aspiración en la vida es ser como Tiger Woods, golfista y en todo momento, relatan sus experiencias sexuales y sus escareceos con los chicos. ¿Importancia de las mismas? Cero. ¿Enseñanza a la sociedad? Nada bueno.

Punto número 3:

Género: El género según esta página es: Comedia. Romance. Drama | Amistad. Comedia sofisticada. Analicemos:

¿Comedia? No me ha provocado ni la más mínima sonrisa en 94 capítulos y 2 películas.
¿Romance? Un romance es "Los puentes de Madison", "Lo que el viento se llevó" y no estas superficialidades inhóspitas. Hay más romance en una película porno.
¿Drama? Lloré, pero por mi impotencia de no poder X a esas lacras de la sociedad.
¿Amistad? Entre estas mujeres no había ni la más mínima amistad. Hubo tios que hasta se tiraron a las cuatro "amigas" símbolo inequívoco de que no se importaban lo más mínimo.
¿Comedia sofisticada? ¿Sofisticada? Jajajaja. ¡Eh, el encargado de poner los géneros. Pásame un poco de esa mierda que fumas, debe ser buenísima.!

Punto número 5:

No hay punto del número anterior, desde que Ramos lo lleva en el Madrid no vuelvo a nombrar ese número fatídico.

Repercusión: Esto es lo más triste. Todo un conglomerado de potenciales Tigres Maderos en adolescencia ha sido malcriada viendo este tipo de series. Tratan a los chicos como pañuelos, hablan de sus miembros o de como visten. Carrie y sus amigas solo han hecho que el mundo sea un poco peor por lo que, a mi juicio, están a la misma altura que Adolfo Hitler.
[Leer más +]
30 de 48 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Horrenda.
Machismo en estado puro vendido como lo más para los mujeres. Y hay quien se lo traga. Y la protagonista con su diario,como si nos importaran sus dudas existenciales sobre trapitos o si el tamaño importa.
[Leer más +]
27 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
No entiendo porque muchos la han destrozado.
Sex and the City es una de las mejores series gringas contemporáneas que he visto. Cuando decidí ver un capítulo, que no fue el primero de la serie, me enganché de inmediato, a este punto he visto la serie completa, me he comprado los DVD, y siempre que la ponen en la televisión, no tengo ningún problema de volver a verla.

Yo nací, crecí y me eduqué dentro de una cultura todavía muy mojigata, donde hablar de ciertos temas está mal visto, analizar ciertas situaciones es todavía tabú, y comportarse abiertamente es el peor de los pecados que uno puede cometer.

Por fortuna, he podido viajar mucho y alrededor de casi medio mundo, y con cada nuevo viaje mi mente se ha abierto a nuevas ideas, he conocido de hecho “nuevos mundos”, y he aprendido a ser tolerante con todo aquello que no coincide con mi educación, con mi moral, o con mi forma de ser.

Es así que me parecen exageradas muchas críticas al respecto de esta serie, ya que las situaciones que se describen, la forma de ser de las personas, el estilo de vida de la gente, sus búsquedas, sueños y ambiciones, y hasta las costumbres de vida en una ciudad grande como es New York, en Sex and the City se plasman perfectamente.

Cierto que la serie va a enganchar más a chicas que a chicos, puesto que son chicas sus protagonistas, pero esto no significa que sea una serie pensada solo para mujeres, ya que a lo largo de 6 temporadas, se habla de absolutamente todo tema que puede ser de interés para una persona, independientemente de su sexo.

Cierto que el inicio de todo es la búsqueda del amor, pero que hay de malo con esto? Somos humanos, y como humanos necesitamos compañía y amor, y no creo que nadie en este mundo no lo busque o lo necesite. Se me vino a la mente ese bello poema de John Donne, que dio título a la obra de Hemingway:

“Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra.; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti”

En la serie la búsqueda del amor es un punto básico, las cuatro chicas lo buscan, lo anhelan y lo necesitan, y cada cual busca aquello que cree que será lo que la complementará y la llenará. Esto no significa que una mujer sin un hombre no es nada o nadie, o viceversa, significa que somos humanos, y como tales requerimos estar en compañía. Nada más, pero tampoco nada menos.

Sigue...........
[Leer más +]
13 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Chicas: esto es sólo televisión....¡pero genial!
La cosa es la siguiente ¿Qué es eso que tiene Sex and the City que simplemente hace a tantas personas sentirse identificadas? Es cierto, también hay mucha gente que odia el programa. Sin ir muy lejos, en internet encontré una parodia a Sex and the City, hecha por un programa "americano", que es un show de comediantes muy importante en los States. Vale mencionar que es transmitido por un canal de TV republicano. La parodia era asquerosa, burda, barata, sólo hacía referencia al hecho que en Sex and the City aparecían mujeres teniendo sexo, mucho sexo, es verdad, pero por favor díganme dónde está lo malo en eso. (De hecho la parodia se llamaba “Sluts and the city”, es decir “Putas en (y) la ciudad).

A ver ¿qué me atrae a mí de Sex and the City? Bueno, para empezar, que sean mujeres honestas con ellas mismas y con sus amigas, que sean capaces de querer y tener sexo cuando quieran, cada una a su estilo. Me atrae mucho que la gran mayoría de las historias que cuentan tienen relación con la realidad, mucho de lo que dice pasa en verdad…. ¿quién no ha tenido ratones la casa, o novios que temen a los ratones? ¿Cuántas personas no han estado locas por alguien que no se entrega a uno? ¿Quién no ha estado comiendo en una mesa, contado los sabrosos detalles de una cita a sus queridas/os amigas/os? ¿Cuántas veces hemos odiado escuchar comentarios sobre ex ajenos? ¿Cuántas veces una ha sido una tonta enrollada, que encuentra mil justificaciones por las que él no llamó?

No voy a negar que Sex and the City tiene mucho de fantasía, pero ¡vamos! Es un programa de televisión, por si algunos aún no se han dado cuenta. Es cierto que muchas veces parece un comercial de alta costura o de zapatos, pero bueno, alguien tiene que auspiciar el maldito programa.
[Leer más +]
28 de 46 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Como disfrazar de abierta e innovadora una serie pésima, aburrida y oportunista
La serie "Sexo en Nueva York" es el ejemplo perfecto de aprovechar una situación social como es la cada vez mayor libertad de la mujer en todos los ámbitos para colar un producto soso, aburrido y carente de calidad.

El único argumento al que recurre la serie en todos y cada capítulo de sus capítulos es el de lo políticamente incorrecto y al morbo puro y duro de ver que nueva aventura sexual le ocurre a sus protagonistas, por decirlo de forma directa cada episodio es poco más que ver que rareza padece el hombre al que se "cepilla" alguna de las protagonistas. Tanto es así que hasta casi la sexta temporada no se observa un ligero avance en la trama principal, con lo que podríamos calificar a sus cinco anteriores simplemente como innecesarias.

Los personajes son, a fuerza de la repetición de comportamientos en cada episodio, planos, tópicos e insultantemente irreales para una serie que es publicitada en ocasiones como el "manual de la mujer moderna", todas ellas trabajan en puestos como asesora de moda, columnista, abogada, etc; y por supuesto sus mayores problemas son cosas como que bolso comprarse, en que fiesta colarse, a quien "cepillarse", etc; lo cual no sería estrictamente malo si hablásemos de una serie que parodiase todo ese mundo de "sexo y moda", pero no es el caso.

Aún así he de reconocer que en tema de marketing han hecho un trabajo excelente, al igual que con otros productos de moda resulta que si no ves esta serie, o no compras tal revista, o llevas tal ropa estas "anticuado" o incluso eres un retrógrado.

Como decía otro usuario:

"Hablar abiertamente de sexo no hace a una serie buena"

Saludos
[Leer más +]
23 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Apaga la tele
Para empezar, la Sarah Jessica me parece fea. No la tocaba ni con una pértiga. La de pelo corto tampoco me gusta. La tonta es tonta, y la que tiene más edad, es vieja. A partir de ahí no me creo que todos los yuppies de Nueva York vayan detrás de ellas. Así que credibilidad 0.

El personaje de Kim Cattral. El más laureado. Es ácida, mordaz, no tiene complejos,etc... Los cojones. Es un estereotipo. Y lo peor es que es un estereotipo masculino, pero con mala leche. Es el grito de "mirad hombres, las mujeres también podemos ser así, estamos liberadas". Y lo siento pero para mí está a años luz (temporal y conceptualmente) de ser una madurita. Lamentable.


El personaje de Kristin Davis es un coñazo y además surrealista. Sólo se lía con enfermos mentales. Aun así creo que es la más pasable.

Cynthia Nixon ni idea, sale muy poco y no le hago ni caso. Mi punto va por ella.

De la protagonista principal paso. Es muy fea.


Clichés y tópicos masculinos pero puestos en boca de mujeres triunfadoras que en verdad tienen todo lo necesario para ser unos floreros. Tiendas caras y la palabra "polla" 3 veces por capítulo.
[Leer más +]
22 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Barbies
Un mensaje realmente cojonudo el de esta serie.... si se supone, que la Barbie era el modelo capitalista que una mujer debía seguir; aqui tenemos su evolución...y vaya evolución...

No sé que es peor: la legión de féminas que la defienden con uñas y dientes porque esperan reencarnarse en una columnista del Cosmopolitan, con un loft en Manhattan...o que los artifices de esta palurdez sean hombres...Si nenas, difícilmente puede esta serie reflejar vuestras inquietudes si está escrita desde un punto de vista machista, casi extrapolando el pensar de sus creadores y guionistas a como sería un hombre con tetas....
Porqué de verdad ; si esto es la liberación de la mujer....pffff, pues que lastima oye; quedaos el futuro yo me piro a Tijuana.....

Lo malo ya, no es la visión negativa y superficial que ofrecen de una mujer "liberada" que toma muchos de los peores defectos del hombre y se reserva unos cuantos propios además de varios esterotipos, tan artificiales como poco risibles....lo malo es que much@s se identifiquen con esta forma de pensar...

Esta serie nos da una visión de un mundo repugnante o las 3C: Capitalista, Cosmopolita Y Clasista...además de superficial, vanal y elitista....Penoso

-Qué solo hablen de follar es lastimoso, con dos huevos: las relaciones resumidas al máximo (hasta las porno tienen más sentimientos por Dios).

-Que todos los capullos, al igual que ellas, sean inversores, brookers, decoradores, empresarios y demás gente que viste Emilio Tucci, tiene un caniche y su limusina la conduce un tal Jeffrey...Si la mitad de la población americana sufre sobrepeso y trabaja en hamburgueserias, joder....

-Pregunta: ¿ Se supone que Sarah jessica Parker está buena? Porqué hasta que la ví pensaba que me gustaban las "mujeres"....O_O No se como se atreven a ser tan superficiales cuando la prota tiene esa cara...

-El hablar de follar, follar, follar en sitios públicos y en horario infantil...la leche, ni Rocco Sigfredi pensaba tanto en zumbar....que ya lo de la vieja rubia es un desfase, que obsesión la virgen....

En fin para que seguir...despertad y daos cuenta de lo que os intentan vender que no es más que humo...muy glamouroso y chic,si, pero totalmente deleznable....

P.D: y ojo, no lo enfoqueis todo a que si "son unas guarras" y punto...veo más grave que ese intento de promiscuidad desesperada que te obliga a tirarte a alguien distinto cada semana, el reflejo Clasista y Elitista que nos quieren endiñar...
[Leer más +]
15 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Grandísima comedia
Para mi Sex and the city tiene los mejores diálogos de la historia de las series de televisión, las 4 personalidades de las protagonistas se complementan dando una visión completa de las diferentes perspectivas que se pueden tener del amor y el sexo. La cuarta temporada es la mejor, donde mas brillan las chicas, y pese a que cada vez era mas difícil mantener el listón la serie acaba correctamente.
Kim Cattrall demuestra que es una grandísima actriz dando papel a un difícil personaje. Los secundarios como el íntimo amigo de Charlotte y el amigo gay de Carrie son geniales. Recomiendo a todo el mundo ver esta serie porque estoy seguro que os sorpenderá.
En esta serie la imagen puede que cuente y l oque está muy bien es que ninguna de las actrices son modelos o bellezas fuera de serie, eso le da credibilidad a la propuesta. La serie le da mil vueltas al libro en la que está basada. La serie es divertidísima
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Serie horrible para gente horrible
Si crees que es normal gastarte 500$ en unos zapatos, mira esta serie.
Si sigues los consejos de la Cosmopolitan al pie de la letra, mira esta serie.
Si lo único que te importa es ir a fiestas glamurosas para conocer a gente "chic", pasar con ellos una noche y olvidarlos en un abrir y cerrar de ojos, mira esta serie.
Si crees que tener un gay en tu grupo es guay por el simple hecho de que el tipo sea gay, mira esta serie.
Si crees que la gente gorda y fea están por debajo de ti, mira esta serie.
Si no puedes aguantar a los pijos superficiales, fríos, que se las hacen de triunfadores y que lo único que hacen es derrochar y derrochar dinero en tonterias, te aconsejo que jamás de los jamases te atrevas a mirar esta serie.
[Leer más +]
16 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Tonta y estúpida
Lo siento, no puedo con esta serie.
Si esta es la revolución de las mujeres... vais bien. A mi que una tia diga que se ha comido una polla de dos palmos, me la trae al pairo, ni me parece una transgresión ni me parece una revolución. Si eso es la revolución feminista, vamos bien. Si las protagonistas de esta serie son consideradas como "sofisticadas", vamos bien.
La cosa es que vamos bien, grandes preocupaciones como "mis zapatos quedan fatal con tu bolso" o "quiero a Perico de los Palotes, pero no puedo decírselo porque entonces perdería mi independencia".
De verdad, me parece una serie tan estúpida que me preocupa que haya gente que se sienta identificada con ese cuarteto de pánfilas.
[Leer más +]
25 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo