arrow

Isadora (Loves of Isadora) (1968)

6,6
533
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Retrato de la atormentada vida de la bailarina Isadora Duncan, una mujer precursora, a quien la danza y el ballet moderno le deben su razón de ser actual. Durante los años 20, transformó con su baile el panorama artístico mundial. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Isadora (Loves of Isadora)
Duración
138 min.
Guion
Melvyn Bragg, Clive Exton
Música
Maurice Jarre
Fotografía
Larry Pizer
Productora
Universal Pictures
Género
Musical Ballet Años 20 Biográfico
8
Armonia entre cuerpo y alma
La pelicula luce a una delicada y hermosa Vanessa Redgrave. A través de su cuerpo, la pasión de Isadora Duncan por el arte y la vida. Biografía intensa que destaca por una estética muy corporea. Apenas se necesita más que el movimiento de Vanessa-Isadora mostrando en cada escena un angulo nuevo de su belleza, abriéndo un matiz irresistible de su personalidad.
Es un constante canto al cuerpo y a sus extraordinarias posibilidades para irradiar gozo, alegría, dolor y amor. Destacan la sensualidad,pureza y libertad de los movimientos que hicieron grande a la artista.
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La bailarina descalza
Isadora Duncan (1878-1927), fue una expresión de la polémica, y de la inquieta persecución del pasado, de la espiritualidad y del epicureísmo. Influenciada por las fuerzas de la Naturaleza (adoraba el mar), el arte griego clásico y su manera liberal de concebir la vida y el arte, se alejó de los encorsetados patrones de la danza clásica, e inventó un estilo natural en el que cuerpo y espíritu van en consonancia, sin amarras. Los decorados eran sencillos, su vestuario se limitaba a imitar la moda de la antigua Grecia de túnicas ligeras, no se maquillaba, muchas veces se dejaba el pelo suelto y no se ponía ningún calzado en los pies. Su danza era una manifestación de espontaneidad, en contra de la antinaturalidad del ballet que condena a las bailarinas a muchísimo esfuerzo y sacrificio. También las temáticas de sus espectáculos poseían la fuerza auténtica de los sentimientos en su estado primigenio. Así el dolor era abrasador, la muerte se notaba próxima, las emociones eran intensas, sin más restricciones que los límites físicos del cuerpo de Isadora.
El público se soliviantaba ante semejante audacia.
Y, para ser consecuente, la artista vivió según su manera de concebir el baile. Pero no la persiguió la fortuna. La desgracia marcó, golpe a golpe, su escandalosa vida.
Buena recreación, con una entregada Vanessa Redgrave, de la revolucionaria bailarina, mostrando su turbulento paso por el mundo.
[Leer más +]
12 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil