arrow

El joven Torless (1966)

7,1
728
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Indagación acerca de los males que generaron el nazismo, a través de unos chavales en un internado. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Alemania del Oeste (RFA) Alemania del Oeste (RFA)
Título original:
Der junge Törless
Duración
87 min.
Guion
Volker Schlöndorff
Música
Hans Werner Hense
Fotografía
Franz Rath (B&W)
Productora
Coproducción Alemania-Francia
Género
Drama Adolescencia Colegios & Universidad Amistad Acoso escolar Años 1900 (circa)
7
Capaces de matar
Basada en 'Las tribulaciones del estudiante Törless', de Robert Musil, la película hace bien en cambiar el título por 'El joven Törless' ya que, si bien en la novela el peso de las reflexiones del protagonista es fundamental, la adaptación, por razones evidentes de formato, se centra más en la peripecia y solo se acerca tangencialmente al complejo galimatías existencial del muchacho.

Así, la película se ocupa más de las humillaciones que sufre Basini (uno de los personajes) a manos de los dos amigos de Törless, y además lo hace suavizando bastante el espinoso tema −presente en el relato escrito− de las relaciones sexuales entre los adolescentes como medio de dominación.

Sin embargo, sí se hace hincapié en una parte importante de la novela: ese caldo de cultivo que provocaría la aparición de fascismos varios en la primera mitad del siglo XX. Vemos unos adolescentes sumidos en una sociedad en la que impera la conciencia de clase, el patrioterismo, una educación mal entendida y castradora, la disciplina militar y el desprecio hacia la integridad física y psicológica del "otro" si ataca lo que ellos consideran grandes valores o, simplemente, para divertirse. El germen del desprecio al ser humano “inferior” se observa ya crecer en estos adolescentes alienados y amorales. Jóvenes aún sin formar, sin leer los libros que les ayudarían a reflexionar (esto no se comenta en el film, pero sí en la novela), pero con una falta de respeto hacia el otro absolutamente consolidada. Como si el desprecio cuajara antes que una cierta formación ética e intelectual en unos chicos que estaban ya predispuestos, desde edades muy tempranas, a que su voluntad fuera pervertida e instrumentalizada para cometer tropelías de todo tipo cuando se hicieran adultos y ocuparan posiciones de poder.

Por otra parte, el joven Törless, pese a ser el protagonista, no es el clásico personaje amable con el que identificarnos. Es un tipo inteligente y sensible pero tampoco muestra empatía. De tal forma que solo cuando cree que Basini no puede servirle para despejar sus “dudas” tratará, sin demasiado empeño, de parar las humillaciones. No antes.

¿Y cuáles son esas dudas? Törless intenta darle respuesta a la incertidumbre que su sensibilidad exacerbada le provoca. La película incide en esto muy poco y no quedan bien explicadas sus motivaciones ni su ambivalente comportamiento. Robert Musil, en la obra adaptada, demuestra la categoría de su prosa al describir de forma profusa el mundo interior y los pensamientos de un chico que busca algo más allá de la perspectiva material con que la mayoría se conforma. Algo que dé sentido a esta existencia absurda, basada en conceptos o abstracciones que no existen (como las matemáticas), convenciones en función de las que actuamos y nos organizamos. En cada acto debe haber algo más, algo oculto que explique lo que percibimos. Por ello participa en las humillaciones, para comprobar qué pasa y ver si se opera algún cambio en Basini, si sucede algo... Pego, amenazo, humillo. ¿Todo continúa igual?¿El agraviado aguanta? Esas reflexiones tienen un peso escaso en la película pero son fundamentales para comprender al personaje. Entiendo, de todas formas, que esas "tribulaciones" encajan en una novela y no en una película.

En cualquier caso, la adaptación es bastante fiel narrativamente, casi literal en la trasposición de situaciones. Y solventa el problema del no acceso a los pensamientos del protagonista insertando aquí y allá frases literales de la obra escrita, aunque se eche en falta un uso más prolijo de los recursos cinematográficos (recursos como el ejemplo del spoiler*) a la hora de explicar visualmente las dudas "existenciales" de Törless.
[Leer más +]
29 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Reflexión sobre las raíces paranoicas de la crueldad y la tortura
Primer largo de Volker Schlöndorf ("El tambor de hojalata", 1979), pilar del nuevo cine alemán, junto a Fassbinder y Herzog. Se basa en la novela "Las tribulaciones del joven Törless" (1906), de Robert Musil, adaptada por Herbert Asmodi. Se rodó en Austria (Burgerland, Graz, Rust) y Alemanaia (Kloster, Tegernsee y Munich). Se estrenó en el Festival de Cannes (mayo 1966), donde ganó el FIPRESCI. Obtuvo 3 German Film Award (película, guión y director).

La acción tiene lugar en Austria en una escuela militar de cadetes en régimen de internado, situada en las afueras de Neudorf, en torno a 1904/05, durante varios meses. Corren los últimos años del Imperio Austro-húngaro, regido por el emperador Francisco-José. Narra la historia de Thomas Törless (Mathieu Carrière), sumido en dudas y confusiones sobre lo que ocurre a su alrededor, que desea superar observando y razonando. Ante los abusos de que es víctima su condiscípulo Anselm von Basini por parte de los compañeros Beineberg (Bernd Tischer) y Reiting (Fred Dietz), adopta una actitud interesada en investigar las causas y efectos de la crueldad.

La película se centra en el mundo interior de Törless, presa de inquietudes adolescentes sobre una realidad compleja que se abre ante sus ojos y que quiere conocer y entender. La existencia de los números imaginarios (raíz cuadrada de -1), que la mente humana considera imposibles, pero sirven para cálculos aplicados de gran utilidad, le trasportan a un universo poblado de fenómenos reales, pero absurdos e icomprensibles, como la crueldad, la tortura y la humillación. Pese a los elementos autobiográficos de R. Musil, el relato no exculpa la pasivididad de Thomas. La novela contenía una premonición de los horrores del nacismo y la película se desarrolla como una metáfora del imperio nazi de torturas, deportaciones masivas, muerte y holocausto, incomprensible en su concepción y gestión y en la pasividad del pueblo alemán, con excepciones aisladas como la Rosa Blanca ("Sophie Scholl", 2005). La obra critica la formación en centros cerrados, dirigidos con autoritarismo por responsables que trasladan sus culpas a personas ajenas, como Törless. Los abusos de Busini avanzan en un crescendo de abusos sexuales (pulcramente sugeridos), torturas y humillaciones privadas y públicas, cuyas raíces se hallan en desórdenes psicóticos.

La música realza con instumentos antiguos de cuerda la atemporalidad del relato y con disonancias la perversidad del drama. La fotografía, de potente b/n, opta por la sugerencia y la austeridad. El guión construye un relato realista, rico en elipsis y sobrentendidos. La interpretación de Mathieu Carrière, de 16 años, es convincente y sugestiva. La dirección crea un film vigoroso, sincero y crítico.

La película es un ejemplo emblemático del nuevo cine alemán de Posguerra.
[Leer más +]
21 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil