arrow

El amor a través del tiempo (1967)

4,7
44
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Comedia compuesta de varios episodios sobre la historia de la prostitución que abarca desde la prehistoria hasta nuestros días. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Le Plus Vieux Métier du monde
Duración
119 min.
Guion
Jean Aurenche, Daniel Boulanger, Ennio Flaiano, Jean-Luc Godard, Klaus Munro, André Tabet, Georges Tabet (Historia: Jean Aurenche, Daniel Boulanger, Ennio Flaiano, Jean-Luc Godard, André Tabet, Georges Tabet)
Música
Michel Legrand
Fotografía
Alessandro D'Eva, Dario Di Palma, Heinz Hölscher, Pierre Lhomme
Productora
Coproducción Francia-Alemania del Oeste (RFA)-Italia; Athos Films / Franco London Films / Francoriz Production / Les Films Gibé / Rialto Film / Rizzoli Film
Género
Comedia Drama Prostitución Película de episodios
6
¿Has oído hablar de ese oficio llamado prostitución?
Con los directores de cine, pasa igual que con los cantantes, los pintores y otra suerte de artistas, Cuando ya son famosos, cualquier cosa que hagan, se vende. Esto lo sabían muy bien los productores -especialmente en Italia y Francia-, y entonces comenzaron a servirse del gran nombre de los directores, pagándoles cualquier bicoca por dirigir cortometrajes de 10, 15 o 20 minutos que se realizaban en un santiamén y que, en la mayoría de los casos, carecían de trascendencia… pero cuando en los carteles se juntaban cuatro o cinco firmas representativas (De Sica, Fellini, Visconti y Monicelli o Chabrol, Godard, Demy y Vadim…) esto aseguraba un abundante público pues todos ellos tenían (¡tienen!) hartos admiradores.

De esta manera, sobre todo a partir de los años 1960, se vino una chorrera de títulos pasa-rato que pocos querían perderse: Le Bambole, Le Fate, Le Streghe, Boccaccio ’70… que, como claramente lo sugerían sus títulos, incluían sexo y comedia a partes iguales. Los franceses, por su parte y para diferenciarse de los italianos, unían sus cortos con base a temáticas harto conocidas: Los siete pecados capitales, Las más bellas estafas del mundo, París visto por… o “EL OFICIO MÁS VIEJO DEL MUNDO”, donde para No variar, sexo y comedia eran los dulces bocados de cada nueva entrega.

Como en casi todas las películas de este coleccionable, también en “EL OFICIO MÁS VIEJO DEL MUNDO”, hay verdaderos desperdicios como lo que hizo Franco Indovina con su corto sobre la ‘Era prehistórica’ que, de no ser por la presencia de la siempre bella Michèle Mercier, hubiese resultado franc-amente ind-ebido. También, Philippe de Broca, resulta muy poco conmovedor con su Mademoiselle Mimí, aunque valga decir que Jeanne Moreau dio el tipo perfecto para este particular rol. Todavía menos interesante resultó, Jean Luc Godard, haciendo la ‘Anticipación’ -con una horrible puesta en escena- de que, en el futuro, el amor tendrá color cuando convine palabras con caricias. Por fortuna, la hermosa, aunque fría presencia de Marilú Tolo, salvó su visionado.

Para salvarnos del caos total, resultaron rescatables: ‘Noches Romanas’ de Mauro Bolognini, con su sátira aristocrática en cabeza de Gastone Moschin y de la linda Elsa Martinelli; y ‘Hoy en día’ de Claude Autant-Lara; con las avispadas chicas (France Anglade y Nadia Gray) que ejercen la prostitución rodante. Y el mejor es, sin duda, ‘La Belle Époque”, un corto que, curiosamente, dirigió un desconocido alemán, Michael Pfleghar, pero que fue hecho con sumo encanto y con mucha picardía, logrando de Raquel Welch uno de esos momentos por los que vale la pena recordarla. Iluminación, ambientación, vestuario… todo fue escogido con sumo esmero, como si Pfleghar se hubiese propuesto ponerse a la altura de los afamados directores, y lo mejor de todo, es que los superó definitivamente.

Título para Latinoamérica: “EL AMOR A TRAVÉS DE LAS EDADES”
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
J.L. GODARD ET LES AUTRES
Episodios que buscan la clave de humor pero cuyo resultado queda en mera aspiración porque, en genera, la película resulta lenta, bastante obvia y sus destellos de lucidez son escasos.
Posee tanta dosis de picardía como de premiosidad y el argumento se desenvuelve en la línea de la monotonía y la sobriedad.
Ritmo e inspiración desigual, muchas escenas superfluas e incluso parece rodada con prisas.

El episodio dirigido por J.L. Godard, en cambio, posee una factura muy superior al resto porque demuestra creatividad, imaginación e ingenio al servicio de una historia inquietante en la que se genera un intenso clima.
Introduce una notable tensión cinematográfica, absorbe toda la atención del espectador y propone un sentido novedoso a su narración cinematográfica.
Véase ese episodio y omítase el resto.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil