arrow

Caterina en Roma (2003)

6,3
1.283
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Giancarlo es profesor de contabilidad en un pueblo; movido por el resentimiento decide trasladarse a Roma con su mujer Agata, a la que acompleja y humilla, y su hija Caterina, a la que incita a acercarse y a intimar con las compañeras de clase que proceden de familias importantes. La chiquilla, que se siente desconcertada al verse en un ambiente tan distinto al del pueblo, se convierte inmediatamente en objeto de disputa y de rivalidad entre dos compañeras: Margherita y Daniela; la primera, hija de una escritora y de un renombrado intelectual, y la segunda, hija de un importante miembro del gobierno. En el curso del año escolar, mientras que Caterina descubrirá un mundo falso y menos brillante de lo que parece, su padre experimentará la amargura del desengaño. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Caterina va in città
Duración
106 min.
Guion
Paolo Virzì, Francesco Bruni
Música
Carlo Virzi
Fotografía
Arnaldo Catinari
Productora
Rai Cinemafiction / Cattleya
Género
Drama Comedia Familia
"Refleja la incomunicación y el absurdo de un país atrapado en la banalidad. Con gracia, con brío, con rabia."
[Diario El País]
7
Y la caga.
Lo bueno que se presenta aquí es el personaje del padre, un profesor hasta los mismísimos de todo, de sus alumnos, de la clase política, de la vida... Un protestón.
Percibe con claridad cristalina que todos pasan de él. Así llega el momento en el que ve al hombre de izquierdas y al diputado de derechas que se van juntos tan amigos y entonces estalla ante la madre y a la hija: “se han ido de la mano, están hechos del mismo molde, nosotros no somos nada para ellos”.
Siente el maltrato de la clase política hacia los ciudadanos; lo sufre.
Lo demás no es más que un desfile de modelos de niñas posicionadas ideológicamente en un rincón y en el otro.
[Leer más +]
26 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Magnífica película. Hay que verla (si se encuentra cine que la programe)
Primero deseo escribir que es lamentable que una película tan magnífica tarde 3 años en llegar a la cartelera española, al menos a la cartelera granadina. Bueno, al menos llega e incluso se ha podido ver en versión original en un cine comercial, que tal como están las cosas en los cines de provincias, ya es mucho.

La película es un compendio muy completo sobre el mundo de los deseos, de las limitaciones personales (propias o impuestas), de la maduración, de la realidad que se nos vuelve en contra de nuestras pretensiones, de la política que nos rodea a nuestro pesar, de las clases sociales, de la hipocresía en los sentimientos, y así un largo etcétera de temas que, lejos de confundirse, configuran un teatro de la vida tal como es, ante los ojos de una cría de 12 años que intenta sobrevivir en un mundo tan complejo, y todo este barullo se prensenta con una ironía y un humor que mantiene la esperanza pese a todo. Por tanto, no estoy nada de acuerdo en algunas críticas vistas en prensa sobre que en parte es una comedia de adolescentes. Nada más lejos de la realidad, desde mi opinión.

Quiero hablar también de unas interpretaciones magistrales, sobre todo de los chavales, y en especial de la protagonista, Alice Teghil, que en cada instante refleja los sentimientos y expresiones de una chica REAL de 12 años. En cada uno de sus gestos y de sus poses me recuerda por ejemplo a mis sobrinas de su misma edad. Todos están impresionantes en este gran mosaico de la vida romana y que refleja entre otras cosas la tensión política vivida en la etapa de Berlusconi como primer ministro y cómo bajo su mandato no sólo la política italiana, sino la misma sociedad, iba en caída libre. Yo, que admito haber ido a ver la película por haber estado recientemente en Roma, confieso que he salido con una mezcla de sensaciones increibles, todas diferentes y todas que nacen de la misma filosofía de la vida, aquella que nos hace débiles y fuertes al mismo tiempo (curioso el intercambio final de papeles vitales de los padres de Caterina), nos hace ser al mismo tiempo seres políticos en el sentido noble de la palabra y seres mediocres, seres solitarios y sociales y tantas y tantas otras contradicciones que surgen de esta increible película y nos refleja el juego constante entre nuestras potencialidades y nuestras posibilidades reales. Es una película que me ha retrotraido a esa infancia añorada y al mismo tiempo a ese futuro difícil en estas sociedades tan banalizadas. En fin, una película en la que pesar de tratas temas tan profundos, no puedes despegar en todo el metraje la sonrisa de la boca. El humor, la alegría de vivir se mezcla irremediablemente con un fuerte escepticismo respecto a la sociedad actual. En fin, id a verla, no os arrepentireis, al menos la mayoría...
[Leer más +]
20 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil