arrow

Somos una familia (2018)

Somos una familia
Trailer
7,6
3.817
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Osamu y su hijo se encuentran con una niña en mitad de un frío glacial. Al principio, y después de ser reacia a albergar a la niña, la esposa de Osamu aceptará cuidarla cuando se entere de las dificultades que afronta. Aunque la familia es pobre y apenas gana suficiente dinero para sobrevivir a través de pequeños delitos, parecen vivir felices juntos, hasta que un accidente imprevisto revela secretos ocultos, poniendo a prueba los lazos que les unen.

Película enviada por Japón a los Oscar para competir en la categoría de 'Mejor película de habla no inglesa."
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Manbiki kazoku (Shoplifters)
Duración
121 min.
Estreno
21 de diciembre de 2018
Guion
Hirokazu Koreeda
Música
Haruomi Hosono
Fotografía
Ryûto Kondô
Productora
AOI Promotion / Fuji TV / Gaga Communications Inc
Género
Drama Pobreza Familia
7
Koreeda, de la familia
Un asunto de familia arranca con el hurto de un hombre mayor y un niño en un supermercado. A medida que los seguimos, pronto averiguamos que no son padre e hijo, que la vivienda donde duermen no es su casa y que las personas con las que conviven, a las que pronto se une una niña desamparada, distan de ser su familia. Koreeda abre la película a un sinfín de lecturas: primero, cuestiona realidades externas a sus protagonistas como la insensibilidad social que sufren los más necesitados, la precariedad laboral y el desamparo de la infancia; y, posteriormente, saca a relucir las partes oscuras de sus criaturas, preguntándose hasta qué punto se pueden establecer vínculos afectivos y efectivos cuando se necesita techo y comida, incluso cuando en lo más profundo de nuestro raciocinio media el desapego que proporciona el saberse parte de un árbol genealógico diferente. En esencia, Un asunto de familia contrapone lo socialmente aceptable con lo legalmente punible, y pone de manifiesto cómo esos conceptos están muy lejos de lo humano. Cuestiones que suenan a ya vistas y óidas en el conjunto fílmico de Koreeda, pero que el director japonés trata con una mirada serena, totalmente renovada, siempre pertinente.

En De tal padre, tal hijo, Koreeda entendía que los vínculos familiares iban más allá de los lazos consanguíneos, una idea que sobrevolaba la unión solidaria de los niños de Nadie sabe. Ahora, con el estreno de Un asunto de familia, puede ser interesante establecer conexiones, ya no de parentesco, sino de fotogramas, entre todas las cintas de Koreeda: no por casualidad, sus películas conviven en un mismo imaginario, dialogan entre ellas, se suman y se complementan. La Palma de oro de Un asunto de familia, como resultado, no debe entenderse como la cima de toda una carrera o la sublimación de su discurso, sino como el acto de justicia poética con el que Cannes, jurado mediante, valoró la militancia y la humilde insistencia de un autor que ha brindado y promete seguir dándonos algunos de los momentos fílmicos más destacados de la contemporaneidad. Tan reconocible que una de sus escenas más emotivas, la despedida en la playa de la actriz Kirin Kiki, la abuela por excelencia de las ficciones de Koreeda que en la vida real falleció debido a un cáncer, nos hace saltar las lágrimas. Tan familiar que el nipón parece hablar de los nuestros, de nosotros mismos. Destellos de magia y sabiduría que elevan Un asunto de familia a la categoría de pequeña joya.

@CinoscaRarities | Más críticas en http://cachecine.blogspot.com
[Leer más +]
39 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Un asunto de familia - Familia fabricada
A continuación, sin cambiar las coordenadas geográficas, disfrutamos de una película incluida en San Sebastián por motivo del premio Donostia al maestro Kore-eda: la última Palma de oro Un asunto de famikia/Manbiki Kazoku. En el frío invierno japonés, Un padre y su hijo rescatan a una niña abandonada y la acogen en su casa como miembro más de una numerosa familia. Es un grupo humilde en un estado laboral precario, que recurre con frecuencia a hurtos pequeños en tiendas de alimentación. Pese a todo, se creará en esta comunidad un clima de felicidad y cariño, creando vínculos fuertes en una familia cuyos nexos pudieran no estar tan claros como creemos. Un filme puro Kore-eda, una iteración más de un estilo definido, y una muestra más un cine familiar y humanista que bien sirve de compendio de todos sus rasgos diferenciadores. Cine costumbrista entrañable y levemente cómico, de sensibilidad en la mirada, cuidados encuadres y adorables personajes. En segundo término volvemos a tener un entramado familiar turbio que se va desenredando, esta vez en una media hora final que cambia de tono y nos bombardea con una oleada de informaciones inesperadas que mutan nuestra percepción de lo sucedido previamente y elevan el filme a las alturas. Una de las grandes películas del año, y la mejor obra del festival. Sirva también de despedida a la fallecida Kirin Kiki.
[Leer más +]
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil