arrow

Nerve: Un juego sin reglas (2016)

Nerve: Un juego sin reglas
Trailer
5,4
8.535
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Vee Delmonico (Emma Roberts) es una joven y tímida estudiante de secundaria que decide apuntarse a Nerve, un provocativo juego online de 'verdad o acción' en el que la audiencia observa todo, vota y además comenta. Al principio logra mucho éxito y disfruta la situación, sobre todo gracias a los premios que ofrece el juego. Así, empieza a competir junto a un misterioso extraño (Dave Franco), que será su compañero de equipo. Pero, a medida que sube niveles, Nerve evoluciona y Vee se verá envuelta en un juego cada vez mas peligroso... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Nerve
Duración
96 min.
Estreno
12 de agosto de 2016
Guion
Jessica Sharzer (Novela: Jeanne Ryan)
Música
Rob Simonsen
Fotografía
Michael Simmonds
Productora
Lionsgate / Allison Shearmur Productions
Género
Thriller Internet / Informática Adolescencia
6
No te involucra lo suficiente como para ser "jugador", pero siendo "observador" es muy efectiva
"Nerve" es efectiva como comentario y como entretenimiento para nada profundo al mismo tiempo, resultando inevitablemente un tanto desequilibrada, pero siendo lo suficientemente habilidosa para convencer al público (mayoritariamente joven) al que está dirigido, así como poniendo sobre la mesa un comentario social relevante y que no me extrañaría nada que llegase a ser una realidad un día de estos por los límites a los que estamos llegando.
El guión fuerza las situaciones en su tercer acto, mostrándote cosas que te tienes que creer, pero en ningún momento te hacen desconectar de la película. En su conjunto, es entretenida y tan divertida como efectiva. Su ritmo es potente.
La factura técnica es impecable, incluso elegante en varios momento para este tipo de película. La banda sonora comercial funciona con el tono de la cinta.
Las interpretaciones son solventes lo suficiente como para que te importen al menos los dos personajes principales.
Analizando por encima el reconocido morbo por saber y mirar de nuestra sociedad actual, así como invadiendo la privacidad de los protagonistas con la manipulación de las masas por el medio, "Nerve" encuentra sin dudas sus mejores momentos. El resto es más comercial, donde el estilo supera a la sustancia. Pero toda la película es potable, funciona y hasta se antoja de interesante.
[Leer más +]
39 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Oportunidad perdida.
¿Conoces Black Mirror? Pues nada que ver. Y es una pena, porque el punto de partida de Nerve es -salvando muchas distancias- similar. Pero el desarrollo de la idea es un fracaso. Un mundo donde las tendencias de la sociedad de las redes y el mundo virtual se llevan al extremo. En este caso en la forma de un juego que invita a los protagonistas a ser espectadores o participantes, superando retos a cambio de dinero. No conozco el libro original, pero lo que sí parece evidente es que los guionistas han pecado de conformismo. Una vez que consiguen tener un hilo conductor, no se esfuerzan por darle demasiada coherencia, ni mucho menos profundidad. El resultado es una ensalada de muchos productos que casan mal.
De lo "mejor" (o al menos salvable):
1) Es cine de adolescentes que no quiere disimularlo. Para ello utiliza todos los ingredientes necesarios: pareja de actores con atractivo (que no con grandes dotes interpretativas); diálogos cargados de tópicos; buena banda sonora. En ese sentido, a muchos adolescentes les encantará.
2) El comienzo, con la descripción gráfica de lo que es estar constantemente conectados saltando de unas aplicaciones a otras desde la propia habitación.
De lo peor:
1) El papel de Juliette Lewis. Un rol insignificante, irrelevante y absurdo.
2) El cada vez más habitual recurso de convertir a cualquier pelele en un hacker que tiene contactos con los piratas más hábiles de Internet (deberíamos hablar del síndrome de Lisbeth Salander)
3) La falta de coherencia mínima de escenarios
4) El pretendido tono épico-moral de las moralejas finales.

Vamos, que si tienes 13 años, te sobra dinero y no tienes otra cosa que hacer, pues vete a verla. Si tienes más de 20, te sobra el dinero, no tienes otra cosa que hacer y vas sin ninguna pretensión salvo pasar el rato, también. Si no, no te líes.
[Leer más +]
37 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil