arrow
Críticas de tantra
Críticas ordenadas por:
Pasolini
Pasolini (2014)
  • 5.6
    1,321
  • Italia Abel Ferrara
  • Willem Dafoe, Ninetto Davoli, Riccardo Scamarcio, Valerio Mastandrea, ...
3
Sodomizando la memoria de Pasolini
Quinto año consecutivo acudiendo al Zinemaldia y seguimos sin ver una puñetera película buena. Adjunto las elegidas de cada año:

2010 - Genpin de Naomi Kawase (Publirreportaje naturista del Dr. Yoshimura)
2011 - Amén de Kim Ki-Duk (Zurullo de enajenado que sabe hacer películas)
2012 - Foxfire de Laurent Cantet (Pastiche insustancioso de un buen director)
2013 - La herida de Fernando Franco (Marian Álvarez. Y ya)
2014 - Pasolini de Abel Ferrara (Mucho nombre y pocas nueces)

¿Casualidad? ¿Dislexia al leer las sinopsis? Mira que hemos probado con cine patrio, cine europeo, cine asiático, con directores consagrados, con actores consagrados... bueno, pues ni por esas oigan.

A priori la película prometía: Un director consolidado, un buen actor dando vida a un personaje controvertido y de múltiples aristas, secundarias de lujo, un transfondo convulso y lleno de sucesos históricos relevantes... Y todo para rodar un batiburrillo de 4 apuntes de bachiller sobre el artista italiano:

- Despreciaba la moralidad a pesar de ser católico (escenas de la estrella fugaz), sufrió la censura (primeras escenas de la película)
- Adscrito al Partido Radical, rechazaba todo lo que rodeaba al capitalismo (entrevista con el periodista)
- Vivió la época del fascismo (imágenes del EUR al inicio y al final de la película)
- Homosexual amante del sexo de pago (escena de la felación del burgués, el chapero de Pirámide y el viaje a la playa de Ostia)

Leo "un guión extremadamente documentado" (Alex Vicente, EPS) y no puedo evitar descojonarme. Cómo está la cultura en este país...

De su obra periodística, sus poemas, sus películas... nada de nada. De su relación con el fascismo y otros personajes relevantes de la época en Italia como Aldo Moro... nada de nada. De las sombras sobre su asesinato... nada de nada.
El presentador de la película la llamó "biopic". Con un par.

Eso sí, por la película sabemos qué hizo el día de su muerte, que viajó a Estocolmo para criticar a los Nobel, que su amiga bohemia rodó una peli con Miklos Jancsó (¿qué cojones pinta en la película el personaje de María de Medeiros?¿es el precio a pagar por ser una coproducción?), y nosecuantos datos inútiles más.

Pero qué bien le quedan las gafas oscuras a Willem, ¿eh?. Y qué buenos los primeros planos de él que te marcas, Abel. Casi hasta parece atormentado y todo. Como decía mi mujer al salir: Si es que ves esta película y te parece normal que matasen a Pasolini. Parece un intelectual pervertido de medio pelo.

En fin, toneladas de autocomplacencia, personajes apenas esbozados, una sucesión de escenas que no llegan a ningún sitio y un final precipitado para que la sala no empiece a bostezar. Normal que tanto Ferrara como Dafoe estuviesen parcos en palabras para presentar la película.

Las comparaciones con ciertas películas son odiosas. Pero si quieren saber algo más sobre el protagonista y sus circunstancias, no se pierdan Pasolini, un delito italiano (1995) de Marco Tullio Giordana.
[Leer más +]
10 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
Foxfire: Confesiones de una banda de chicas
Foxfire: Confesiones de una banda de chicas (2012)
  • 5.6
    844
  • Francia Laurent Cantet
  • Raven Adamson, Katie Coseni, Madeleine Bisson, Claire Mazerolle, ...
4
Poco destello para un sonado regreso
Decepcionante. Así se puede calificar la vuelta de Laurent Cantet al Zinemaldia, festival que lo dio a conocer en 1999 (galardón Nuevos Directores) con su lúcida visión de las relaciones sindicales en Ressources Humaines, al que regresa con fama mundial tras la Palma de Oro 2008 a Entre les murs, fabuloso ensayo sobre los entresijos del proceso educativo con una miscelánea étnica y cultural.

A priori la propuesta de Foxfire: Confessions of a girl gang es atractiva y coherente con la carrera del director galo, seguidor de la mejor tradición del cine social: aroma a cine clásico, un grupo de jóvenes intérpretes y la adaptación de una novela enclavada en un periodo convulso en la historia de EEUU.
El inicio guarda ciertas similitudes con La ley de la calle: el uso del lema Foxfire burns and burns como seña de identidad, la unión de personalidades dispares, la sensación de pertenencia a un grupo, la admiración de las seguidoras por su líder (Legs). Sin embargo, el trabajo actoral y el desarrollo posterior poco tienen que ver con la película de Coppola: Falta talento (una protagonista sin carisma y ninguna interpretación destacable), profundidad (retrato plano y sin aristas de la figura masculina, que aquí se muestra degenerada, abusiva e irrazonable) y resolución (lesbianismo sugerido y no ahondado e infancia tormentosa no revelada).

La opresión femenina (gérmen argumental) está apenas esbozada en una escueta escena de lo que se supone es acoso juvenil. La problemática racial, que estallaría 2 años después con Rosa Parks, se desaprovecha totalmente mediante la inclusión en el grupo de una ex-convicta negra que se expulsa después sin razones aparentes. Pero si hay dos temas que se tratan con un infantilismo bochornoso, esos son el anticapitalismo y el sentimiento pro-comunista de la protagonista. La figura del capitalista perverso la encarna un rico industrial que despotrica de la clase obrera y sus reivindicaciones sociales. Sin embargo, la protagonista plantea cobrarse su cabeza para vivir sin depender de lo que le repugna, es decir, el dinero. “Coherencia” en estado puro. Por otra parte, y en un contexto tan complejo como el MacCarthismo (que se soslaya), la filiación comunista está representada por un anciano que divaga sobre utopías absurdas, sin advertir que el país está inmerso en una espiral capitalista: culto a la estética, uso del coche como elemento de identidad, el consumo como forma de ocio (cines, boleras, billares)…

El habitual buen pulso de Cantet para definir hacia dónde va la película, sencillamente aquí no existe. Los motivos para la fundación del grupo son poco convincentes. El trasfondo no está bien definido. La intención o el mensaje de la película son etéreos. ¿La pérdida de la inocencia? ¿El idealismo juvenil? Tampoco encontramos una evolución en la personalidad de las protagonistas, a pesar del paso por la cárcel, un accidente casi mortal o una fallida violación. Transcurren las escenas con una cierta desazón por no encontrar ni un gramo de emoción a lo largo del metraje, no digamos ya de espíritu transgresor (esa sinopsis para captar espectadores de “vivir conforme a sus leyes”).

La sensación de telefilm (similar al que Angelina Jolie protagonizó en 1996 con otra adaptación libre de la misma novela) aumenta a medida que nos acercamos a los títulos de crédito. Y como guinda al pastel un final absurdo a todas luces que es el broche a un guión con buenas intenciones pero que termina asemejándose al diario de una feminista quinceañera.

143 minutos para contar una historia tan carente de emoción se me antojan a todas luces excesivos. Los seguidores del francés esperamos que vuelva el director que nos encandiló con títulos como los anteriormente citados o la excelente L’emploi du temps.
[Leer más +]
6 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Amén
Amén (2011)
  • 3.9
    272
  • Corea del Sur Kim Ki-duk
  • Kim Hye-na
2
Kim, lo tuyo se trata con Diazepam, no eyaculando sobre el público
Desconocía los antecedentes personales de Ki-Duk antes de sufrir la enésima tomadura de pelo "made for festivals". Había disfrutado con Hierro 3 y con Primavera, verano... y eso parecía ser suficiente para darle mi confianza al director coreano. Craso error.

Al igual que el año pasado con las parturientas de la Kawase, he vuelto a dar con la típica pelicula "árida, contemplativa" (eufemismos de los críticos que no son Boyero, que llama a las cosas por su nombre), la cual todo el mundo aplaude al terminar aunque hayan bostezado más que en el campeonato del mundo de petanca. Todo sea por recuperar a Kim para el cine, oiga.

La película, por llamarla de alguna manera, es una excusa de turista para visitar Paris y Venecia, y de paso darse un baño de geografía para visitar Avignon y después volver "a Francia" (sic). El trayecto sería de lo más agradeble si la compañera de viaje no tuviese la misma expresividad que una piedra pómez y la frase más larga que pronuncia tuviese más de dos palabras.

La no-trama contiene una violación sugerida de un enajenado con mascarilla antigás, alguien que pasa totalmente desapercibido por delante de media Interpol. Lo cojonudo es que ella se enamora de él porque le devuelve sus cosas (bueno, quizá termina odiándole porque su cara permanece igual de inicio a fin).

Mención especial merece el sonido ambiental: Inconexo y a un volumen insoportable, tanto como para denunciar a la organización por daños en el tímpano. Y no hablo en broma, que muchos espectadores tuvimos que taparnos los oidos para soportar la tortura del camión de la basura con la protagonista en un descampado.

Y para rematarlo, la puta cámara en mano. Dan ganas de coger a todo el grupo Dogma 95 y sodomizarles con trípodes. Se llama Amén como se podía haber llamado Aire, que es lo que realmente vende.

En fin, me alegro porque Kim conozca la exquisita gastronomía donostiarra y duerma en el Maria Cristina. Pero la próxima vez que avisen y me gasto el dinero de la entrada en pintxos.
[Leer más +]
26 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
Vecinos y amantes
Vecinos y amantes (1960)
  • 7.6
    1,717
  • Estados Unidos Richard Quine
  • Kirk Douglas, Kim Novak, Ernie Kovacs, Barbara Rush, ...
8
El soplo al corazón
Había sido una jornada dura y estresante. Como cada tarde, él despidió con una sonrisa y un saludo mecánicos a sus compañeros. Afuera, le esperaba una bóveda blanca de caprichosas formas, uno de esos melancólicos y habituales atardeceres norteños de Febrero.
Sin embargo, su cabeza ya bullía con la idea de un nuevo e intenso encuentro. Se apresuró en llegar a casa para ducharse y sentirse un hombre nuevo, pues era este ritual una especie de catarsis que borraba de su cabeza la anodina rutina diaria que deseaba hacer desaparecer mediante un cambio de aires. Aires que soplaban de nuevo con la llegada inesperada de ella.
¿A dónde me llevará hoy?- se preguntaba inquieta mientras se maquillaba con aire sensual. Se abrochó la camisa estampada que cubría su exuberante anatomía y salió con paso firme al encuentro. Al subirse al coche, sonaba la aterciopelada voz de su cantante favorita.

- Hola preciosa, saludo él, con un corto pero intenso beso en su boca. Ella se recostó con comodidad en el asiento y dejó que fuera él quien desvelase el destino.
- Hoy iremos al mirador de la bahía, hay una pequeña ermita con vistas al mar, espero que te guste.

Ella le relató cómo había sido la jornada, haciendo comentarios jocosos sobre la fauna variopinta que visitaba su lugar de trabajo. Mientras, él escuchaba atento con la vista pegada en la carretera, que ascendía en zigzag hacia el horizonte anaranjado de la costa.

Desde hacía tiempo se encontraban de manera furtiva y viajaban juntos a lugares apartados, lejos de miradas indiscretas, lejos del mundanal ruido. Durante unas pocas horas, se comían el tiempo a besos, conversando sobre sus gustos, fobias, anhelos, sueños y sobre cómo el azar había hecho que volvieran a encontrarse.

- ¿Te sientes culpable? preguntaba él.
- Mucho... no sabes las vueltas que le doy cuando él está en casa. Pero aunque mi cabeza dice que no debemos vernos, lo deseo con todas mis fuerzas.
- Yo sobrevivo 8 horas para vivir 4, comentaba él. Quería largarme, cambiar, recuperar la ilusión de hacer cosas, como cuando entré en la Universidad. Y apareciste tú...y esta situación. Y luego está el entorno... miro a las parejas que caminan entrelazadas por la calle y siento envidia. Duele vivir a escondidas. Pero sobre todo duele saber que tiene que acabar.
- Yo no quiero que nada cambie entre nosotros- dijo ella tomando sus manos. Sabes que nunca te he ocultado nada, y que esto tiene que seguir así.
- No puedes hablar en serio, si alguien lo descubre muchas personas pueden resultar heridas. Y tú no quieres renunciar a tu vida...

Los dos se miraron fijamente a los ojos, sabiendo que no había vuelta atrás. Se fundieron en un abrazo mientras caía la noche. Era hora de partir.
[Leer más +]
9 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Pasolini, un delito italiano
Pasolini, un delito italiano (1995)
  • 6.9
    129
  • Italia Marco Tullio Giordana
  • Carlo DeFilippi, Nicoletta Braschi, Toni Bertorelli, Andrea Occhipinti, ...
8
El riesgo de hacer pensar a los demás
Hay algo que se respira desde el primer minuto en este excelente docu-drama: Inteligencia. No sólo por la figura que trata, sino por la forma de desarrollar la historia y de dejar las conclusiones al espectador, es decir, suponer que este también es inteligente. Algo que siempre se agradece y que resulta una constante en este fabuloso director que es Giordana.

La ópera prima del director gira entorno a uno de sus referentes, un personaje imprescindible para comprender la historia de Italia de los últimos 50 años. Nacido en Bolonia, ciudad predominantemente comunista y cuna de grandes médicos (Malpighi, Morgagni, Galvani), Pasolini diseccionó con tremenda lucidez los males que hoy nos gobiernan: el consumismo desaforado, la manipulación mediática y censora de la TV, la corrupción y el chantaje de los gobernantes... Fue un intelectual comprometido con sus ideas marxistas pero no por ello dejó de criticar al PCI o de elogiar a políticos de otros partidos como Aldo Moro.

Amante de los excesos, su obra está sin embargo plagada de una melancólica poesía, como un grito de socorro hacia un país moribundo, algo que se aprecia en películas como Accattone. Sus "Escritos Corsarios" (Ed. del Oriente y Mediterráneo. 2009) poseen paralelismos con las relaciones que establece Roberto Saviano entre mafia y esferas de poder en Gomorra. También Saviano tiene una diana sobre su cabeza.

La película gira entorno a la reconstrucción de los hechos del asesinato y pone de relieve las incongruencias y la manipulación interesada de las pruebas para ocultar los verdaderos motivos por los que fue asesinado Pasolini: revelar los trapos sucios del poder.

Ya lo dijo Rousseau: La inteligencia es peligrosa porque mina la veneración; la ciencia es destructora porque elimina la fe; la razón, mala porque opone la prudencia a la intuición moral. Tantos intereses creados no pueden permitirse la existencia de una voz que los descubra.

Una obra excepcional para acercarse a uno de los últimos hombres renacentistas.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
El cisne negro
El cisne negro (2010)
  • 7.6
    113,377
  • Estados Unidos Darren Aronofsky
  • Natalie Portman, Mila Kunis, Vincent Cassel, Winona Ryder, ...
8
Let it go, Nina
Queda demostrado que en el Bosque Sagrado no faltan camellos, sino "manteca" de calidad. Aronofsky, conocido por su afición a la pirotecnia de bazar chino, por fin ha decidido desmarcarse de sus habituales orgías audiovisuales para repartir pildoras de su talento (puntos desarrollados en zona spoiler):

1. El uso del sonido como estetoscopio

2. El doppelgänger

3. El buen gusto en las escenas de tensión sexual

4. El éxtasis final

Luego podemos hablar de credibilidad, de secundarios poco trabajados y de cámara por momentos efectista e innecesaria. Pero como bien dice Thomas: 'Perfection is not just about control. It's also about letting go'

La estatuilla de este año lleva el nombre de Natalie en letras doradas.
[Leer más +]
31 de 47 usuarios han encontrado esta crítica útil
El curioso caso de Benjamin Button
El curioso caso de Benjamin Button (2008)
  • 7.2
    119,965
  • Estados Unidos David Fincher
  • Brad Pitt, Cate Blanchett, Taraji P. Henson, Tilda Swinton, ...
7
La vida según Quino
Me permito reproducir un lúcido texto del humorista argentino en el que probablemente Fincher se inspiró para crear su personaje de Benjamin Button.

Pienso que la forma en que la vida fluye está mal. Debería ser al revés: Uno debería morir primero para salir de eso de una vez. Luego, vivir en un asilo de ancianos hasta que te saquen cuando ya no eres tan viejo para estar ahí. Entonces empiezas a trabajar, trabajar por cuarenta años hasta que eres lo suficientemente joven para disfrutar de tu jubilación. Luego fiestas, parrandas, alcohol. Diversión, amantes, novios, novias, todo, hasta que estés listo para entrar a la secundaria… Después pasas a la primaria y eres un niñ@ que se la pasa jugando sin responsabilidades de ningún tipo… Luego pasas a ser un bebé, y vas de nuevo al vientre materno, y ahí pasas los mejores y últimos 9 meses de tu vida flotando en un líquido tibio, hasta que tu vida se apaga en un tremendo orgasmo…

¡¡¡ESO SÍ ES VIDA!!!

Hay que reconocerles el mérito a los yankees para hacer este tipo de películas. ¿Se imaginan a Eduardo Noriega en el papel de Pitt y a Natalia Verbeke en el de Blanchett? ¿A que una película titulada la curiosa historia de Benjamín Botones no vende igual?

¿Después de 500 críticas no pensarán que hay algo que añadir, no?
[Leer más +]
13 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
De niños
De niños (2003)
  • 7.4
    604
  • España Joaquím Jordá
  • Documentary
7
De vergonya
Es una experiencia muy satisfactoria comprobar que en un país dominado por una industria cinematográfica tan mediocre existan cineastas tan comprometidos como Jordá. Cineastas que entienden que el cine puede y debe ser algo más que un medio de evasión, pues este medio (aún) posee una libertad de expresión y denuncia de la que otros medios carecen.

Aprovechando esto, el cineasta catalán recurre a uno de los capítulos más vergonzosos de la historia judicial barcelonesa reciente, los supuestos casos de pederastia de El Raval, para retratar la realidad social de una ciudad que dista mucho de ser lo que políticos, comerciales y demás ralea tratan de vendernos. Una radiografía que expresa impecablemente en palabras el antropólogo Manuel Delgado: una ciudad opaca que palpita y cuyo corazón quiere extirparse superficialmente, sin buscar la raíz de problemas como la marginalidad, la pobreza, la delincuencia y sus derivados.

Realizar este "lavado de cara" es particularmente sencillo cuando estallan escándalos relacionados con zonas "incómodas" para los políticos (como el caso que nos ocupa). Se recurre a los parias como cabezas de turco, personas sin medios ni capacidad para defenderse ante un sistema judicial que busca quiénes y no por qués, con el beneplácito de medios de comunicación, más preocupados por realizar juicios de valor paralelos en lugar de informar y que sean los ciudadanos quienes saquen sus propias conclusiones.

Es por ello loable que el documental no opte por la vía fácil de criminalizar actitudes sino que plasme en imágenes algo que cada día cuesta más encontrar: la realidad de los hechos. La imagen es desoladora: Un enfermo que es condenado sin pruebas concluyentes, periodistas que ven truncada la información que transmiten, asociaciones de vecinos que son ninguneadas por sus ayuntamientos, personas inculpadas por sus opciones políticas...

Un documental no apto para ver cualquier día ni para cualquier estómago. Pero al fin y al cabo, un documental valiente, necesario y recomendable para toda persona curiosa que se precie.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Vida de perros
Vida de perros (1950)
  • 7.1
    138
  • Italia Steno, Mario Monicelli
  • Aldo Fabrizi, Gina Lollobrigida, Delia Scala, Marcello Mastroianni, ...
7
"No se preocupe, aquí somos todos italianos"
Italia es sin duda un país de contrastes. Su historia ha marcado a fuego el caracter del país transalpino, quien se ha movido siempre entre el triunfo y la derrota, entre la risa y el llanto, entre la riqueza y la miseria. Sus dos movimientos cinematográficos más importantes son tambien polos opuestos: La visión grave, oscura y desengañada del Neorrealismo frente a la sátira, la autocrítica y el optimismo de la Comedia all'italiana.

Vida de perros se situa a medio camino entre uno y otro movimiento, consiguiendo un meritorio equilibrio entre la risa y el llanto con un trasfondo crítico. Cuenta además con un personaje inolvidable interpretado maravillosamente por Aldo Fabrizi: Martoni, el jefe de la compañía de teatro ambulante, quien es capaz de ingeniarselas para que su compañía coma, duerma y trabaje sin tener un duro.

Posee escenas inolvidables: El sketch de los fascistas frente al público comunista, el "sinpa" del hotel de Civita Pratese, la detención de Martoni y su rescate de los dos enamorados...
Cuenta además con 3 bellísimas actrices representando 3 formas distintas de huir de la miseria: mediante la casualidad (Lollobrigida), mediante el amor (Scala) y mediante el dinero (Lees), aunque por desgracia no todas lo consiguen.

Destacar también la estupenda fotografía de Mario Bava, conocido principalmente por su posterior trabajo como director de peliculas de terror.

Película muy recomendable que forma parte de la cultura popular italiana, a la que merece la pena acercarse, así como al resto de la obra de un genio del humor que nos ha dejado hace poco, quien siempre supo reirse de sí mismo y sus compatriotas, plasmandolo sabiamente en su cine.

Hasta siempre, Mario.
[Leer más +]
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Dirigida por John Ford
Dirigida por John Ford (1971)
  • 7.3
    418
  • Estados Unidos Peter Bogdanovich
  • Documentary, Peter Bogdanovich, John Ford, James Stewart, ...
8
Cine en su estado más puro
Cuando estés cansado de historias mil veces vistas, de personajes planos y predecibles, de cámaras epilépticas e hiperaceleradas, de experimentos onanistas...en fin, de ir al cine y tener la sensación de que te han vuelto a tomar por tonto... recurre a John Ford.

Encontrarás un cine aparentemente sencillo, con personajes auténticos con los que podrás identificarte e historias en las que te zambullirás desde el inicio hasta el final, olvidándote de todas tus preocupaciones durante cualquiera de sus películas que escojas: La diligencia, Las uvas de la ira, Pasión de los fuertes, Qué verde era mi valle, El hombre tranquilo, Prisionero del Odio, El hombre que mató a Liberty Valance...

Si eres un poquito observador, rascando la superficie podrás encontrar el genio de este director: Hacer fácil lo difícil. Encontrarás una increíble delicadeza en los pequeños detalles, la forma de cordinar sonido e imágen en los momentos álgidos, la maestría en la dirección de los actores y la forma de moverlos en la pantalla...verás que nada en el cine de Ford se deja el azar...hasta que se rueda. Comprobarás el inmenso talento que tiene este pintoresco personaje para crear la sensación de espontaneidad y ambigüedad en sus personajes, rodando siempre en pocas tomas para no perder frescura. Y si te gusta la fotografía, comprobarás que antes de ser director de cine Ford fue fotógrafo y por ello comprendía la importancia de la composición en cada una de sus tomas, haciendo que muchas de ellas sean "lienzos en movimiento"

Si este texto no ha sido suficiente para convencerte, te recomiendo ver este documental, todo un compendio de anécdotas y curiosidades sobre un hombre único contadas de primerísima mano por sus actores fetiche, por directores como Scorsese, Eastwood o Spielberg y por supuesto por el mismísimo John.

Y si aún así no ves muy interesante el documental, mira lo que Maureen O'Hara (actriz de sangre irlandesa como Ford) dijo de él (en spoiler).

Gracias a Peter Bogdanovich, director a reivindicar siempre, por este maravilloso documental. Películas así hacen más grande al cine y a quien lo ama.
[Leer más +]
13 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
¿Cuánto pesa su edificio, Sr. Foster?
¿Cuánto pesa su edificio, Sr. Foster? (2010)
  • 6.4
    651
  • Reino Unido Norberto López Amado, Carlos Carcas
  • Documentary, Norman Foster
6
La Doctora Ochoa vuelve a explicarnos lo que es una felación, esta vez en pantalla grande
Interesante documental que emociona e irrita a partes iguales gracias a la impresionante belleza de la obra de Foster y por culpa de cameos irritantes e innecesarios como los del puto Bono (que está como la Belén Esteban pero a nivel global, hasta en la sopa).

Como bien dice el crítico de Fotogramas, lo interesante no es lo que nos cuentan de Foster, sino en sí la obra de Foster, uno de los arquitectos de referencia de los últimos 30 años y junto con Renzo Piano y Frank Gehry uno de los más plásticos y espectaculares en sus diseños. Sólo hay que ver maravillas como el viaducto de Millau, el aeropuerto de Pekín o el edificio HSBC en Hong Kong para comprender la grandeza de un hombre que en este documental se muestra como un tipo activo, cercano, luchador, obsesionado con la sostenibilidad y en constante riesgo.

Pues vale, como folleto corporativo está genial, muchas luces y testimonios que practican el noble arte de la comida de rabo, aunque se echa de menos el profundizar en la forma de trabajar del Sr. Foster, el citar alguna de sus sombras (las condiciones en las que trabajaron los que terminaron el aeropuerto de Pekín en 4 años) o la influencia que en él tuvieron el resto de grandes arquitectos del S.XX (Gropius, Van der Rohe, Lloyd Wright, Le Corbusier, Niemeyer, Aalto...)

Aparecen en el metraje delirios impresionantes como la ciudad ecológica de Masdar en Abu Dhabi, personajes tan interesantes como Buckminster Fuller y agradecimientos a oportunistas como Teddy Bautista, siempre al acecho de sacar tajada de todo lo que huela a pasta. Igual que Bono, que aparece gracias a que la U2 Tower de Dublin será obra de Foster&Partners, ya que su construcción está paralizada. (Gracias Wikipedia)

Resaltar su excelente música, a pesar de ser bastante pobre como documental. Quien quiera acercarse a este genio, mejor que lo haga a través de libros como el de Philip Jodidio "Sir Norman Foster" de la Ed. Taschen.

Nota: 6,5
[Leer más +]
15 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Genpin
Genpin (2010)
  • 5.0
    63
  • Japón Naomi Kawase
  • Documentary
3
Tripoditis, naturitis y cortesitis
No, en la peli no salen griegos, sólo parturientas que dan a luz a sus hijos de forma natural, y por ello dan gracias tropecientas mil veces a un viejo chocho que dice ser doctor (aunque su rostro indica que placenteramente jugarían al basket con la cabeza del doctor), el cual justifica la muerte en el parto con un "Dios así lo ha querido".

Se ve que un hombre con tamaña sabiduría da tranquilidad a las mujeres que entran a su clínica. El ínclito, que se hace llamar Doctor Yoshimura, advierte desde el primer momento a las mujeres que se les acabó el chollo: para tener un niño zumosol hay que cortar troncos, arar el campo, hacer flexiones y menos mal que no estamos en la campaña de la aceituna, porque sino para allá que las manda. Al parecer en la era Edo (allá por el S.XVII) llevaban este saludable modo de vida, y fíjate tú por dónde, no habían abortos espontáneos ni partos complicados.

La Kagaste, digo, la Kawase, fascinada por la figura de Yoshimura, le practica una felación de 92 minutos en la cual el testimonio de las mujeres queda en un segundo plano, lo que importa es recalcar con rotulador permanente las bonanzas de la clínica del Dr. Por si no fuera suficientemente reiterativa, la película tiene el Guiness de Ari-gatos en los 15 últimos minutos, con unos testimonios que son lo más patéticamente forzado que he escuchado en varios años de cine. Y por supuesto no podía faltar la puta cámara en mano, para dar más veracidad al relato. El daño que ha hecho el jodido Dogma 95 al cine...

Lo mejor de la película: La vista nocturna de San Sebastián y la gabilla que me metí entre pecho y espalda tras ver esta película excremental, digo, experimental.
Imprescindible para aquellas personas que compran leche enriquecida en calcio y omega 3.
[Leer más +]
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Trono de sangre
Trono de sangre (1957)
  • 8.2
    7,333
  • Japón Akira Kurosawa
  • Toshirô Mifune, Isuzu Yamada, Takashi Shimura, Akira Kubo, ...
5
Comer demasiado arroz provoca estreñimiento
Primera película de la "trilogía del circo" realizada por Kurosawa, completada con otras magnas obras del autor como Yojimbo o Ran (inspiración inconfundible para esa otra obra maestra llamada "Humor Amarillo").

La película que nos ocupa realiza todo un recorrido por la figura del juglar del nipón feudal, quien muestra su ilimitada gama de registros faciales, con gritos de variada intensidad y tono, especialmente el protagonista, con un papel que nos asombra por su complejidad interpretativa.

Asimismo, Kurosawa, admirador confeso de la figura de la mujer, nos deleita con un personaje femenino cargado de sensualidad, inocente, manipulable, que sabe escuchar a su marido y aconsejarle sin duda de la mejor manera posible, anteponiendo incluso la amistad a su relación amorosa.

Gran parte de la calidad del film radica en el guión, para nada reiterativo, y con una descripción de personajes y un desarrollo totalmente creíbles y lógicos. Apoyando la historia encontramos una banda sonora compleja y armónica, con multitud de variantes tonales.

Fabulosa adaptación de Shakespeare, ligeramente por debajo de West Side Story.
[Leer más +]
7 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
La lección de tango
La lección de tango (1997)
  • 7.1
    410
  • Reino Unido Sally Potter
  • Sally Potter, Pablo Verón, Morgane Maugran, Géraldine Maillet, ...
8
Libertango
Hace años asistí a un espectáculo de tango en un pequeño teatro de la ciudad vecina. Lo que sobre ese escenario surgió se me quedó grabado a fuego, pese a desconocer todo lo que el tango lleva implícito. Por aquel entonces, yo tocaba junto a mis compañeros de acordeón a Piazzolla. De aquellas partituras bullía emoción, pasión, sensualidad...sentimientos que se multiplicaban por diez al ver bailar a aquella pareja, entrelazándose el uno con el otro, recorriendo sus cuerpos y destilando una sexualidad que jamás había visto en un baile.

Pero quien conozca el tango, puro carácter latino, sabe que este también significa celos, orgullo, rabia, dolor y desengaño. Cúmulo de sentimientos que Potter experimenta en primera persona al conocer a Pablo, paradigma de hombre argentino. Y es que Argentina no existiría sin el tango. Como bien le dice el taxista argentino a Sally: "Usted debe haber vivido...sufrido...para entender nuestros tangos"

La película realiza un fabuloso recorrido por las diversas formas de entender el tango, musical y coreográficamente. Observamos al tanguista aséptico, al pasional, al técnico...y nos sentimos progresivamente atraídos por el sentimiento que desprende la magnífica fotografía y la exquisita selección musical a medida que avanza el film, con un baile final a orillas del Sena que muchos soñamos con realizar alguna vez.

Las 12 mejores lecciones de tango que ha dado el cine.
[Leer más +]
16 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los profesionales
Los profesionales (1966)
  • 7.5
    8,624
  • Estados Unidos Richard Brooks
  • Burt Lancaster, Lee Marvin, Robert Ryan, Jack Palance, ...
9
Elogio del sudor
En estos tiempos que corren, donde parece que los fluidos corporales son poco menos que una lacra, es un gustazo encontrarse con una película que dignifica el sudor.

El sudor es una secreción que nace de las entrañas, que fluye en estados de actividad intensa, de alerta, de excitación e incluso de placer. Claro que en el desierto de Sonora, a uno le sale el alma por los poros, especialmente si se es un mercenario en busca de un secuestrador que vale una recompensa de 10000 $. Hay que tenerlos bien puestos y haber sudado muchas camisas para hacer frente a toneladas de arena que penetran hasta el corazón, colinas donde un paso en falso significa la muerte o bandidos que matan por una botella de whisky.

Claro que trasladar todas esas sensaciones mediante el sudor al espectador sólo está al alcance de los profesionales: Un ex-militar especializado en táctica, un mujeriego experto en explosivos, un ducho arquero y rastreador, un ex-soldado amante de los caballos... todos a la caza de un revolucionario frío y calculador, quien tiene por amante a una diosa llamada Claudia Cardinale. Sólo ella es capaz de hacer del sudor algo excitante.

Pero una película coral necesita de un director de orquesta equilibrado, capaz de exprimir el talento de sus intérpretes de forma que el conjunto sea armónico. Y para ello nadie mejor que Richard Brooks, quien plasma magníficamente en imágenes un guión repleto de frases memorables (por una vez, lean lo que dice Boyero):

- ¿100000$ por una esposa? Debe ser mucha mujer.
- Algunas convierten a los niños en hombres, y a los hombres en niños

- ¿Cómo alguien enamoradizo como tú se hace dinamitero?
- Te lo diré. Yo nací con una fuerte pasión por crear. No sé escribir, ni pintar, ni cantar.
- Y provocas explosiones.
- Así se creó el mundo. La explosión más grande.

- ¿Piensas en algo que no sean mujeres, whisky y oro?
- Amigo, acabas de escribir mi epitafio.

Diálogos y personajes ambiguos, complejos, que destilan elegancia, personalidad y que huelen a desengaño, a sangre, lágrimas y sudor, siempre el sudor.

Una lástima que ahora ya no se sude, ahora se transpira. Y claro, ya no hay profesionales, sólo aficionados.
[Leer más +]
80 de 90 usuarios han encontrado esta crítica útil
Threads (TV)
Threads (TV) (1984)
  • 7.4
    569
  • Reino Unido Mick Jackson
  • Karen Meagher, Reece Dinsdale, David Brierly, Rita May, ...
8
Una civilización sustentada por hilos demasiado débiles
Espeluznante documental realizado para la televisión por razones obvias: Si en los cines, en plena guerra fría, hubieran proyectado este film, se podía haber liado parda.

Atención con el inicio, que puede echar a más de uno para atrás, pues está lastrado por la situación sociopolítica de la época. Tranquilidad. Cuando menos se lo espera uno surge la alerta roja, y a partir de aquí, más vale que tengan las uñas largas porque no quedarán ni los restos.

El análisis de las consecuencias de un posible bombardeo nuclear es brillante y toca prácticamente todas las vertientes a corto, medio y largo plazo. Se echa de menos quizá una posible intervención por parte de países externos tras la catástrofe, aunque el director parece haber tratado a las islas como un bastión incomunicado con el resto del mundo.

El montaje es brillante y las imágenes son tremendamente impactantes. Pero, a diferencia de otros productos catastrofistas, este va más allá y a lo largo del metraje subyace una idea que es muy, pero que muy inquietante:

La tecnología ha pasado de ser un instrumento de desarrollo a ser algo intrínsecamente ligado a nuestra supervivencia. Los mismos elementos que han permitido nuestra evolución a lo largo de los siglos, han tomado tanta importancia que han sobrepasado nuestra autosuficiencia hasta hacernos totalmente dependientes del sistema en el que vivimos.

Como a alguien se le crucen los cables, nos vamos a hacer puñetas en menos que canta un gallo. Muy recomendable, según para quién, claro.
[Leer más +]
15 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Eclipse total
Eclipse total (1995)
  • 6.8
    6,458
  • Estados Unidos Taylor Hackford
  • Kathy Bates, Jennifer Jason Leigh, David Strathairn, Judy Parfitt, ...
9
Total eclipse of the heart
Pocas veces un título de película resume tan bien su contenido y además con una metáfora poética de lo que es: Un fenómeno extraño que se da cada X años y cuya insólita belleza permanece en la retina de quien lo contempla.

Hay películas que son mucho más que una simple historia. Aquí se nos muestran varios eclipses y no precisamente astrales: El eclipse de una mujer sumida en un matrimonio de vejaciones físicas y psicológicas, el eclipse de una vida propia sacrificada por amor maternal, el eclipse de la inocencia infantil quebrada por abusos sexuales, el eclipse de un cuerpo que sólo ha tenido el dinero como acompañante... Tragedias cotidianas narradas con delicadeza, sin golpes bajos, sustentándose simplemente en el talento de dos actrices, una música que enfatiza sin enmascarar y una bellísima fotografía que extrae la belleza telúrica de los parajes canadienses de Nueva Escocia.

Lo que más impresiona del film es precisamente lo que separa a una película notable de una brillante: Todo aquello que no se dice, lo que se deja a la imaginación del espectador. Es ahí donde germina el miedo, cuando uno comprende el eclipse que los corazones de madre e hija han soportado durante años, momento que coincide con la oscuridad del eclipse total.

Hackford, un director mediocre, está aquí inconmensurable. Una imagen vale más que mil palabras: http://img339.imageshack.us/img339/3861/doloresclaibornecd2avi0.jpg
Una de las mejores películas de los 90.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Argel
Argel (1938)
  • 6.4
    467
  • Estados Unidos John Cromwell
  • Charles Boyer, Sigrid Gurie, Hedy Lamarr, Joseph Calleia, ...
4
Déjà Vu
Descarado plagio de "Pépé Le Moko", rodada un año antes por Duvivier con un protagonista mucho más acorde al espiritu de la novela de La Barthe, y por supuesto con más oficio que Cromwell que aquí se limita a calcar de forma vergonzosa la película del francés.

El casting actoral chirría empezando por su protagonista, Boyer, a quien el papel le sienta como a un burro una mantilla. Gabin interpretativamente le da veinte mil vueltas, además de ajustarse más al perfil de mequetrefe carismático sin parecer un aristócrata de tonillo empalagoso hablando en inglés. El policía que dirige la caza de Pépé resulta excesivamente yanki y no francés como debería ser. El único acierto es Hedy Lamarr, cuya belleza exótica encaja mejor en la historia que la de Mireille Balin (su homóloga en la peli francesa).

La ficha técnica dice que James M. Cain es uno de los guionistas (sí, sí, el de El cartero llama dos veces...), pero no se lo crean: Aquí no ha trabajado ni el apuntador. La copia es tan descarada como la "Psicosis" de Gus Farsant, de ahí el 4.

Además del soporífero ritmo que imprime Cromwell, que hace que la película parezca una telenovela en muchos tramos de la película. Y la Casbah está mejor y más exhaustivamente retratada en la peli de Duvivier que en la de Cromwell.

Lo siento, pero no cuela.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Almas perversas
Almas perversas (1956)
  • 7.3
    144
  • Francia Julien Duvivier
  • Jean Gabin, Danièle Delorme, Robert Arnoux, Liliane Bert, ...
8
Cabeza de arpía a las finas hierbas macerada en jugo de pardillo con su guarnición de temporada
Espectacular duo gastronómico-noir cocinado a fuego lento por uno de los directores galos más recomendables que puede encontrar uno en la carta. La relación cantidad-calidad-precio es bastante superior a otros franchutes con más reseñas y estrellas Michelin, que ya sabemos que los gabachos son muy chovinistas para estas cosas.

Más que una película, es un festín pantagruélico en el que tenemos como ingrediente estrella a un Gabin en estado de gracia, que parece que haya nacido con una cacerola bajo el brazo. Ver cómo elabora la bechamel, cómo sirve su Lucio a la Chatelin o como degusta un fabuloso Gewürtztraminner de 1928 (sí, sí, un vino alemán en una película de gabachos...ahí tienen las razones de su ostracismo) activa los jugos gástricos de cualquier persona con sangre en las venas.

Pero si el ingrediente principal es de calidad suprema, el acompañamiento no le va a la zaga. Una desconocida Danièle Delorme da vida a la hija de perra más manipuladora y asesinable que servidor haya visto en pantalla, dando la réplica por momentos al coloso Alexis, pese a que la peculiar nariz del maestro tome absoluto protagonismo a lo largo del metraje.

El toque trufado noir y la armonía en el plato las pone Monsieur Duvivier, sazonando al punto los ingredientes con ese cuasi-hijo de Chatelin y sus maneras exquisitas frente a los clientes, añadiendo un toque de barrica mediante ex-mujeres alcohólicas, viejunos puteros y chachas fisgonas y finalmente culminando el estallido de sabor mediante la pimienta negra que supone el protagonismo final del magnífico can César.

Tuvo que ser otro gabacho quien dijera: La venganza es un plato que se sirve frío. Un postre sin duda redondo para finiquitar el menú. La casa invita a los chupitos.
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
Yo la conocía bien
Yo la conocía bien (1965)
  • 7.0
    207
  • Italia Antonio Pietrangeli
  • Stefania Sandrelli, Mario Adorf, Jean-Claude Brialy, Nino Manfredi, ...
8
Milena
Hoy he tenido una experiencia singular, digna de destacar.
He conocido a Milena, una muchacha hermosa, excitante.
Todo le va bien, siempre está contenta.
No quiere nada, no envidia a nadie, no es curiosa.
No se sorprende de nada, no siente las humillaciones.
Sin embargo, pobre niña, le pasan cosas todos los días.
Le resbala todo, sin dejar huella, como en ciertos tejidos impermeables.
Ambición, cero. Moral, ninguna.
Ni tan solo dinero, porque ni siquiera es una puta.
Para ella, el ayer y el mañana no existen.
Ni siquiera vive el día a día, porque se vería obligada
a hacerse planes demasiado complicados.
Por tanto, vive el minuto a minuto.
Tomar el sol, escuchar discos y bailar son sus únicas actividades.
En lo demás es voluble, inconstante,
siempre necesitada de encuentros nuevos y breves.
No importa con quién, jamás consigo misma.
[Leer más +]
20 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil