arrow
Críticas de Servadac
Críticas ordenadas por:
El sabor de las cerezas
El sabor de las cerezas (1997)
  • 7.1
    7,187
  • Irán Abbas Kiarostami
  • Homayoun Ershadi, Abdolrahman Bagueri, Safar Ali Moradi, Afshin Khorshid Bakhtiari
8
El sabor de la tierra
Cae la arena, lentamente, mientras un hombre, solo, recorre el camino circular de la vida en hastío, en busca de alguien que lo cubra de tierra. Kiarostami hace sencillo lo complejo. La película es áspera, diferente, y está cuajada de soluciones simples y eficaces (la localización terrosa; el arbolito al lado de la fosa, para señalar el lugar; la historia de las cerezas, diáfana y poética; el habitáculo del coche como prolongación del personaje, una tumba con ruedas). Aparece, casi entre líneas, un sutil marco histórico (sirvan de ejemplo las breves alusiones a los conflictos armados de la zona). El marrón lo inunda todo desde el primer fotograma. Y, al final, la vida en sueño es cine, sólo cine, verde impuro. El fondo y la forma en magnífica comunión. La película sienta como una palada de tierra entre los dientes.
[Leer más +]
44 de 56 usuarios han encontrado esta crítica útil
Paisaje en la niebla
Paisaje en la niebla (1988)
  • 7.7
    2,395
  • Grecia Theodoros Angelopoulos
  • Tania Palaiologou, Michalis Zeke, Stratos Tzortzoglou, Vasilis Kolovos, ...
7
Gris: la historia de un color
Película gris. Con frecuencia, gris perla; a veces, gris navaja; ocasionalmente, grisácea. El rito de la iniciación, en un avance continuo, engañosamente circular. La presencia del bien y del mal, de lo blanco y de lo negro; el aprendizaje del dolor y la esperanza. "El tiempo parece no importaros... pero tenéis prisa por iros. Parecéis viajar sin rumbo... pero vais a algún sitio." Al norte, a una simbólica "Germanía". Lo visual se saborea hasta el escalofrío. Un principio magistral, en el que se nos presenta el quid del argumento en apenas cinco minutos de metraje. El gusto por la composición de poéticos cuadros vivientes. Y algunas de las escenas más evocadoras imaginables: la emersión de la mano de piedra -seguida del primer verso de la célebre y maravillosa primera elegía de Rilke-; el deambular absorto de los personajes -en la ciudad nevada, a la salida de la comisaría; en la playa, los cómicos-; la boda y el caballo; los trajes tendidos al viento a la orilla del mar; la autopista vacía en medio de la noche. Y un final intenso y esperanzador, que, con algo de buena voluntad, invita a enamorarse de la vida y del mundo, a pesar de su miseria. Paladea cada sorbo de la historia. Sumérgete en su niebla. Vive para contarlo.
[Leer más +]
50 de 59 usuarios han encontrado esta crítica útil
Fanny y Alexander
Fanny y Alexander (1982)
  • 7.9
    16,536
  • Suecia Ingmar Bergman
  • Bertil Guve, Pernilla Allwin, Gunn Wållgren, Ewa Fröling, ...
9
¡El odio! ¡El odio!
Quizás, lo más pertinente fuera comenzar con un homérico catálogo de héroes: Anna Asp (dirección artística), Sven Nykvist (fotografía), Sylvia Ingemarsson (montaje). Por sólo citar a algunos de los corresponsables de esta maravilla. ¿Se puede decir más con la puesta en escena? El domicilio habitual de los Ekdahl: rojo, confortable y recargado; la casa del obispo: austera, seca y carcelaria; la casa de verano: blanca y repleta de bordados; la vivienda del judío: mágica y oscura, también recargadísima, pero con un estilo muy distinto al de la familia Ekdahl.

Bergman confiesa en "Imágenes" la existencia de dos padrinos en la película: Dickens (el niño como víctima, el padrastro feroz) y E.T.A. Hoffman (la presencia de lo sobrenatural). Yo añadiría otros dos: Strindberg (la lucha de cerebros, el gusto por cierto tipo de teatralidad) y Shakespeare (no sólo por las obvias y abundantes referencias hamletianas). Pero ¡fuera padrinos! Lo principal es la madre de la criatura: el inconmensurable Ingmar Bergman. No se pueden tratar con mayor profundidad las grandes cuestiones humanas, los grandes sentimientos. El niño, Alexander, es un milagro, por no hablar del prodigio de la breve, mágica y tenebrosa aparición de Ismael, el andrógino. ¡Y qué decir del obispo y su demoníaca corte de los milagros! Por otra parte, ¡con qué fluidez se deslizan los personajes por las atestadas estancias de los Ekdahl! y ¡qué glacial y gótica inmovilidad se adueña de la escena cuando nos adentramos en el palacio episcopal! El odio, el odio.

"Era difícil distinguir entre lo que yo fantaseaba y lo que consideraba real. Haciendo un esfuerzo podía tal vez conseguir que la realidad fuese real, pero en ella había, por ejemplo, espectros y fantasmas. ¿Qué iba a hacer con ellos? Y los cuentos, ¿eran reales?"

'Fanny y Alexander' cambió, en cierto modo, mi forma de mirar.
[Leer más +]
141 de 165 usuarios han encontrado esta crítica útil
Kama Sutra
Kama Sutra (1996)
  • 5.7
    892
  • India Mira Nair
  • Indira Varma, Sarita Choudhury, Naveen Andrews, Ramon Tikaram, ...
2
¡Qué chupi, hoy tenemos fiesta de disfraces!
Me encanta comprobar, de vez en cuando, que aún mantengo cierta ingenuidad. ¡Y yo que creía que, pese al título, iba a ver una película! Pero, no. Es una fiesta de disfraces aburrida, plana, sin guión ni personajes. O, mejor, un desfile de moda hindú con una pátina inequívocamente cursi y un gran ramalazo de filosofía de baratillo. Un irrisorio libro de autoayuda "cosmopolitan" poblado por marionetas de cartón y continuas moralejas tan obvias como estomagantes. Un producto indio para occidentales tontorrones con amplias tragaderas y ganas de escuchar a unos personajes de cartón hablando en un inglés salpicado de giros actuales en pleno siglo XVI. ¿Licencia poética? Licencia, sí. Pero, poesía, ¡¡de ninguna manera!! De acuerdo, Indira Varma rezuma, por momentos, encanto y sensualidad, y Mira Nair puede resultar elegante en el manejo de los recursos visuales. Pero con eso no basta para hacer una película. En fin, si alguien se encuentra con el galán picapedrero, que le enseñe a coger el cincel, que no es un boniato -aunque en sus manos lo parezca. Lamentable.
[Leer más +]
26 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
La infancia de Iván
La infancia de Iván (1962)
  • 7.8
    5,771
  • Unión Soviética (URSS) Andrei Tarkovsky
  • Nikolay Burlyaev, Valentin Zubkov, Yevgeni Zharikov, Stepan Krylov, ...
9
La infancia robada
Un escalofrío se apodera del espectador desde la primera escena y ya no lo abandona durante el resto de la película. Visualmente impactante, abunda en imágenes memorables: el beso en vilo; el rostro de Iván, mirando hacia lo alto; la exhibición de los cadáveres de los soldados capturados, con esa puesta en escena, minuciosa y terrible (un cuadro tan fugaz como sobrecogedor; la inmovilidad glacial); las aguas del pantano (¡el agua!, siempre presente en Tarkovsky). La dureza del niño, su mueca de adulto prematuro. Un guión magnífico. Una factura impecable. La película es sobria, conmovedora. Uno sale de ella con el agua en los labios. Y un pedazo de hielo en la garganta.
[Leer más +]
105 de 122 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ninotchka
Ninotchka (1939)
  • 8.0
    14,152
  • Estados Unidos Ernst Lubitsch
  • Greta Garbo, Melvyn Douglas, Bela Lugosi, Ina Claire, ...
7
La dama proletaria y el conde vagabundo
Ernst Lubitsch: cáustico y elegante; Greta Garbo: virtuosa y elegante; Melvyn Douglas: simpático y elegante (un dandy en blanco y negro). Lubitsch se mueve como pez en el champagne por las interminables estancias del hotel más chic de Paris. Mais oui! Y la Garbo, cuando ríe, parece... ¡una comadreja!, de labios finísimos y dientes afilados; pero, cuando llega la hora de los primeros planos -los ojos, la mirada chispeante, contenida-, se para el tiempo. Su rostro posee tal intensidad que obliga a rendirse a lo evidente: existe el absoluto en la belleza. Cuando la Garbo habla por teléfono, hay alguien al otro lado; cuando la Garbo camina, lo hace sobre pétalos de rosa. Y cuando Lubitsch dirige, sentimos el bouquet del movimiento, ay. ¡La escena de la farola, en medio del tráfico, en la que se conocen-desconocen los protagonistas! ¡Los movimientos de cámara dentro de la suite royale! ¡El colorido blanco y negro! El fondo político no pasará a la historia de la sutileza, pero tiene chispazos de gracia. Una buena comedia en forma de templo, con su diosa bien plantada en medio de la escena, subida a un pedestal de terciopelo. ¡Qué bien!
[Leer más +]
66 de 78 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un asunto de mujeres
Un asunto de mujeres (1988)
  • 7.3
    1,395
  • Francia Claude Chabrol
  • Isabelle Huppert, François Cluzet, Marie Trintignant, Nils Tavernier, ...
6
Sobriedad de Vichy
Con los mimbres más voluntariamente sencillos, Chabrol hilvana una historia tan desgarradora como contenida, una auténtica lección de sobriedad. Todo está cuidado al máximo para lograr un estilo escueto y descarnado: los encuadres claustrofóbicos; el juego de miradas entre los personajes, con frecuentes cambios del punto de vista narrativo (especialmente connomovedoras resultan las imágenes presenciadas a través de los ojos del hijo malquerido); la composición de planos trípticos y el juego de distancias en la profundidad de los mismos; el uso moderado de los picados e insertos; las tomas en escorzo, haciendo hincapié en la perspectiva mediante el uso de las diagonales; la contención en los movimientos de la cámara. Todo contribuye a encerrar a los personajes en la sórdida Francia de Vichy. Diríase que están siempre a punto de golpearse con los límites de la realidad que los constriñe, a un nivel no sólo espacial sino también psicológico. Sin embargo, hay algo que no acaba de funcionar. Un no sé qué que hace que la historia no fluya y se estanque por momentos. Ni siquiera la soberbia actuación de Isabelle Huppert, que borda este tipo de papeles, sirve para mantener la tensión narrativa. Una obra estimable sin defectos aparentes, pero carente de magia.
[Leer más +]
19 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
La mujer del aviador
La mujer del aviador (1981)
  • 7.2
    1,098
  • Francia Éric Rohmer
  • Philippe Marlaud, Marie Rivière, Anne-Laure Meury, Mathieu Carrière, ...
6
El discreto encanto de Éric Rohmer
Una película con encanto, sin alharacas ni subrayados, rodada con la máxima naturalidad por uno de los directores más "transparentes" del mundo. Con un mínimo de elementos, Rohmer construye una historia entretenida y eficaz. Consigue, como casi siempre, que la cámara pase inadvertida. Elimina cualquier intermediario entre el espectador y la historia narrada. Dibuja con maestría a la mujer incomprensible y veleidosa, feroz y vulnerable, magníficamente interpretada por Marie Rivière. Y qué decir de la frescura comestible de Anne-Laure Meury, dando vida a una quiceañera deliciosa. Da gusto asistir a un capítulo más de la comedia humana que constituye la obra de Rohmer, con ese universo de pequeños individuos, tan reales. París resulta mucho más verdadera en su cine que en las innumerables postales al uso. Nada de estridencias. Una simple rasgadura en el telón de fondo de la vida y, ¡hop!, nos sumergimos en la inagotable aventura de lo cotidiano.
[Leer más +]
21 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
La tiendita de los horrores
La tiendita de los horrores (1960)
  • 6.7
    20,507
  • Estados Unidos Roger Corman
  • Jonathan Haze, Mel Welles, Jackie Joseph, Dick Miller, ...
5
Feed me!
Película discretita, hecha con una evidente falta de medios y con cierto oficio narrativo. Se trata de una historia delirante, cuajada de diálogos surrealistas y escenas más o menos ocurrentes: las visitas al dentista; la vampiresa platino que aborda al "héroe" y acaba en una curiosa variante del cazador cazado; la persecución final, más que digna, con ese paisaje casi extraterrestre de neumáticos gigantes. Una sucesión de gags a mayor gloria del entretenimiento. Para pasar el rato.
[Leer más +]
20 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
La ceremonia
La ceremonia (2001)
  • 6.7
    10,427
  • India Mira Nair
  • Naseeruddin Shah, Lillete Dubey, Shefali Shetty, Vijay Raaz, ...
6
El color de la India
La película tiene el indudable valor de acercarnos a la imaginería de una India mestiza y caleidoscópica. Sin embargo, la narración resulta a veces tópica y previsible. Las partes no acaban de engarzarse, aunque hay momentos de gran belleza e intensidad emocional (el padre contemplando a sus hijas dormidas; el enfrentamiento con el tío Tej, de una contención estremecedora; la escena en la que la cámara pasa a una velocidad de vértigo desde un retrete atascado a una vista de ensueño sobre la ciudad de Delhi). El tratamiento de la luz y del color es sencillamente magistral (las telas, las flores, los detalles, el contraste entre la estética urbana y el jardín de la celebración, que viene a ser una especie de paraíso floral, cálido y acogedor, a pesar de la lluvia o gracias a ella). La temperatura lingüística del guión es excelente. En suma, una agradable comedia polifónica y romántica.
[Leer más +]
36 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
Underground, había una vez un país
Underground, había una vez un país (1995)
  • 7.9
    17,691
  • Yugoslavia Emir Kusturica
  • Miki Manojlovic, Lazar Ristovski, Mirjana Jokovic, Slavko Stimac, ...
8
Celebración
Emir Kusturica es un director diferente. Brillante y dinámico, siempre logra narrar con suma naturalidad las situaciones más grotescas. Quizás sólo Berlanga sea capaz de rayar a tanta altura en medio del caos. Los personajes van y vienen en una suerte de frenética orgía existencial, huyendo de la lucidez y sumergidos en el absurdo de las relaciones y convenciones humanas. En esta cinta, Kusturica hace alarde de su enorme talento narrativo y técnico, rodando escenas imposibles y comprimiendo en algo más de dos horas medio siglo de historia. Las ideas parecen inagotables: la banda sonora a cuestas, incluso debajo del agua; la huida subterránea hasta el punto de crear un mundo paralelo; la película rodada por los sosias de los protagonistas; la manipulación de la verdad histórica (la Historia la escriben los que no están bajo tierra); el espeluznante bombardeo del zoológico (que recuerda a uno de los pasajes más memorables del libro "Sobre la historia natural de la destrucción", de W.G. Sebald); la maravillosa escena de la silla de ruedas en llamas, dando vueltas en torno a la cruz invertida... En fin, todo tiene cabida: guerra, celos, pasión, cine dentro del cine, música (¡indispensable!), traición, amor y una maravillosa concepción de la muerte como isla festiva. Una celebración perpetua, eso es el cine de Kusturica.
[Leer más +]
131 de 153 usuarios han encontrado esta crítica útil