arrow
9
Retrato de una dama
Una de las películas más brillantes de genial director, que una vez más se adentra con gran sensibilidad en el universo femenino. A diferencia de otras películas suyas en esta ocasión lo femenino se convierte en el centro de la historia, componiendo un personaje complejo, contradictorio y emocional, impecablemente escrito y maravillosamente interpretado. Eso no es impedimento para que los personajes masculinos sean de una enorme solidez dramática, resultando a la larga, igual de interesantes que el de Charulata. Aunque hay un par de secundarios más, el relato se sustenta sobre las relaciones de estos tres, y no necesita mucho más para fascinar al espectador. Una aparente simplicidad argumental y formal por parte de Ray que esconde un complejo entramado de sentimientos y reacciones humanas, además de una sorprendente, rica e igualmente compleja puesta en escena en la que los objetos vuelven a tener una vital importancia. Vuelve a tratar temas recurrentes como la crisis matrimonial, la convivencia de mundos opuestos [representado por el marido (periodista)/el amigo (poeta)] o los dilemas morales. Charulata es una película hermosa, poética y sensible, un drama de contenida elegancia. Un inteligente retrato humano contado con una no menos inteligente dirección. Una obra maestra.
14 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Sutileza en las formas, sensibilidad en los personajes
Con una dirección delicada en sus movimientos de cámara, Ray ofrece una historia de amor imposible en un entorno de ociosidad. Retrata a una mujer, de sugerente belleza, casada y de buena posición social, hastiada por la escasa atención de su marido, entusiasmado en su negocio de prensa política.
Resulta una narración cargada de sutileza en las formas, recreándose en el hermoso rostro femenino de la protagonista, que realiza una interpretación espléndida en la que muestra la evolución de sus sentimientos con solidez. Los dos intérpretes masculinos, así como el resto de secundarios, no le van a la zaga.
El argumento nos obsequia con dialécticas culturales, la literatura y la política, mientras el amor va aflorando entre pasiones reprimidas y secretas.
La puesta en escena estilizada ofrece estupendas perspectivas, ángulos y planos, que recorren los interiores principalmente y la fotografía en blanco y negro ilumina los rostros y objetos dotando al conjunto de suaves formas cinceladas por la cámara. Una película de agradable presencia visual y sensibilizadora con sus personajes, que desprenden naturalidad y producen empatía a pesar de sus acciones.
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El universo de Ray.
Hermosa obra de Ray, auque inferior a mi gusto a la perfecta " trilogía de Apu". sobre un triangulo amoroso, en el que la parte más débil es nuestra protagonista, que debe debatirse entre la tradición de su país y su feliz matrimonio y la irrefenable y creciente atración que siente por el visitante.
Ray nos relata esta historia de sentimientos encontrados, con asombrosa sencillez y con una belleza de un gran calibre.
6 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
En caldera de oro
La película de Ray deja en un discreto The lonely wife lo que en el relato original es un contundente The broken home, si hacemos caso de los títulos ingleses de ambas obras. Ciertamente, mientras que la novelita de Tagore parece decantarse por el irresucitable fracaso del matrimonio que describe, en la adaptación fílmica da la sensación de que las dejaciones del marido aún pueden ser corregidas, aunque en ambas versiones la acción es mucho más sutil que lo que sus respectivos títulos hacen ver. En cualquier caso, la película garantiza un provechoso viaje a la interioridad de una familia acomodada bengalí del siglo diecinueve, donde las pasiones y las cualidades más creativas de la mujer languidecen en su confortable encierro doméstico, cocida a fuego lento en su caldera de oro. De los tres protagonistas que forman el triángulo que se describe, el marido y la esposa están plenamente logrados. Al del joven licenciado, en cambio, podría achacársele una inmadurez excesiva para parecerle seductor a una mujer de tanta excelencia intelectual, si bien la fraternidad literaria que forman los dos puede explicar una buena parte de ello. Las composiciones fotográficas, la planificación, el uso de la música, la ambientación y las interpretaciones son propias de un cine de muchos kilates, como es habitual en este autor.
Sé el primero en valorar esta crítica