arrow
7
Una fiesta inolvidable
Quién podía dar más: Jean Claude Carriere se une a Louis Malle para inventar un western surrealista, protagonizado por dos estrellas que en aquellos años 60 cosechaban públicos diversos, muy opuestos.

Aunque la hermosísima BB había sido ligeramente seducida por uno que otro director intelectual y participó en uno que otro pestiño, lo normal era que se la identificara con un erotismo popular con mucha gracia espontánea embutido en un cuerpo espectacular con una de las caritas más deliciosas del cine europeo. A su lado, la divina Moreau, musa de la élite intelectual portadora de un erotismo casi siempre perverso, muy alejada siempre de la comedia y muy recatada en los desnudos. Pues bien, si la cosa no es extraordinaria es porque a Carrere y a Malle la comedia no les iba y pierden fuelle a lo largo del metraje, aunque, eso sí, con auténticos hallazgos, divertidísimos embates metiendo en este fregado a dos chicas liberadas de la Francia de los 60 del siglo XX. ¡Fantástica la secuencia en que BB vuelve de retozar con uno de sus amantes, y al mejor estilo "macho bravío", marca en la pared para ir contando los tíos que se tira.

Persecuciones, tiros, locuras de comedia inesperada y ellas lo hacen todo, sumamente divertidas, y hasta cantan, y cómo. Con notables defectos, ¡Viva María! es un alarde mayúsculo de imaginación al servicio de un humor que ya no se lleva, porque en más de una situación hay guiños para la obra y vida de todos los grandes del cine que aquí participan.
[Leer más +]
16 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
SEXO Y REVOLUCIÓN
"¡Viva María!" es una comedia desenfadada, que toma como marco la revolución mejicana, con unos gags muy logrados y una sátira despiadada hacia las dictaduras y la religión católica. También rinde homenaje al mundo de los feriantes y titiriteros, vagando por angostos caminos para llevar a cualquier pueblo, su espectáculo de alegría y color.

Esta película tiene un elegante estilo visual, buena fotografía en color y panavisión, un guión surrealista e ingenioso que utiliza el sexo como elemento liberalizador, está protagoniza por las dos estrellas más importantes y sexys de esa época en el cine francés, Jeanne Moreau y Brigitte Bardot, que forman una pareja de “streptease” en el “music hall”. Practicando una azarosa vida sexual, una vez más el sexo como remedio terapéutico y de comunicación con el pueblo.

Luis Malle dirige esta entretenida cinta, es un director francés que goza de un gran prestigio internacional con una dilatada carrera donde podemos encontrar films de todos los géneros: “Los amantes”, “Ascensor para el cadalso”, “Atlantic City” o “Adiós muchachos” entre otras.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo