arrow
8
Muy bonita y recomendable
Esto son distintos comentarios que se pudieron escuchar en la sala durante el visionado -buen verbo- de la película:

-Joder con la mosquica, mola.
-¿Charles Bronson...?
-Disculpe, perdone, disculpe, un momento, ya salgo, un segundo, gracias.
-A callarse, coñe.
-¿Cuánto dura? -No importa.
-Pero... Esto no serán "guiños" al western, ni una especie de recopilación ni epitafio ¿no? -No creo.
-Esa música... Claudia
-¡Bravo! ¡Menuda voltereta!
-La verdad es que no entiendo este desierto, no puedo..., no sé a qué atenerme.
-Ya bastará con las putas palomitas, joder. -Tu puta madre (sonido de armónica).
-Pero adónde narices van siempre en los finales. Todos se van.
-¿Le ha tocado el culo?
-Y el tren, para qué coño sirve... Da mala gana y una tristeza interminable. No tanta como John Ford, pero distinta, más sucia.

[Por cierto que yo vi la película en casa, solo.
(Que es también como marcharse).
Aunque en realidad la vi con mis 12 gatos pero ninguno habla; y el que lo hacía fue asesinado por Frank.]
[Leer más +]
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
¡Hay que verla!. No te arrepentirás.
Si quieres disfrutar a lo grande, esta es tu película. Puedes sentir en tu piel, el calor, el polvo, el sol, la arena, la suciedad, el olor a sudor y hasta el aroma del café o el baño espumoso.

Vaqueros genuinos. Chulos donde los haya. Primerísimos primeros planos donde no se pestañea jamás y los ojos no se irritan. Donde la vida vale menos que nada y la puntería es certera. Ni uno solo se revuelve. ¡Pum! y muerto. Y qué decir de las carretas, el menaje, la ropa. Todo perfecto.

Una delicia la luz, el paisaje, la música, el pueblo, el ambiente, el vestuario, el maquillaje y sobre todo...: los sonidos. Increíble como los sonidos más pequeños son llevados a primer término hasta retumbar en los oídos y como misteriosamente y según en qué escenas, desaparecen sin apreciarlo y no te das cuenta hasta que vuelven a estar ahí. El uso que se hace de los sonidos es con mucho lo mejor.

Impecable la interpretación de todos los grandes. ¡Hasta la mosca lo hace genial!. Increíble el papel de la mosca. Esas escenas sin mediar palabra son únicas y maravillosas.

Vamos que no le pongo un 10 porque se lo he reservado a otra de Sergio Leone, "Érase una vez en América". Insuperable.
[Leer más +]
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Cuando el western se hace arte.
Una de mis películas favoritas sin lugar a dudas. Hay quien se queja de su duración, la he visto un montón de veces y nunca me había dado cuenta de lo larga que era. Hay quien se queja que es lenta, yo veo cómo no necesita ni siquiera diálogos, esas miradas hablan por sí solas y expresan más que mil palabras, añadiendo dramatismo y tensión, y abriendo la lata donde se guardan los pensamientos, los sentimientos, dejando que afloren y se transmitan por un rostro impasible y curtido por el desierto.

Magníficas escenas, servidas a fuego lento, para paladares exigentes. Leone encontró la cima de su creación, dejando una huella imborrable en el cine.

Armónica, uno de los mejores personajes que el western nos ha dejado, misterioso hasta el mismísimo final, uno de los mejores finales de la historia, corta la respiración.
[Leer más +]
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
"Algo que ver con la muerte"
Tres hombres esperan pacientemente en una estación. Uno se entretiene con una mosca, otro con una gota de agua y el último se limita a esperar la llegada del tren. Mientras tanto, se suceden paulatinamente los créditos del film. Un agudo chirrío interrumpe la tensa calma, el tren para en la estación, aparentemente nadie baja. Los tres hombres se dirigen a sus respectivas monturas y se escucha una armónica, el hombre al que esperaban ha bajado por el otro lado. Los mira fijamente, sin pestañear. Termina de tocar.

Así comienza Hasta que llegó su hora, el épico western de Sergio Leone. Con un ritmo pausado, son necesarios más de cuarenta minutos para presentar a los cuatro protagonistas, una música inolvidable, del siempre magistral Ennio Morricone, y unas escenas magníficamente planteadas y rodadas, la llegada de Jill (Claudia Cardinale) a la ciudad.

Todo ello hace de este uno de las mejores películas jamás realizadas, una ópera de violencia llena de sutiles detalles (ver spoiler*) y de imágenes que ya forman parte de la historia del cine, cinco misteriosos hombres armadas y ataviados con guardapolvos marrones dirigiéndose a un petrificado niño. No hay que sorprenderse con estas secuencias ya que el film tiene algo que ver con la muerte, aunque también con la vida, Hasta que llegó su hora no deja de ser la visión de un director sobre el comienzo de una nueva y moderna nación.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Cuando los silencios hablan en el lejano oeste
Hoy he visto esta peli, un poco tarde, lo se, pero cada película tiene su momento y cada momento tiene su película. Con anuncios, tres horas de duración, buf!, qué pereza!, pero valió la pena. Una historia del oeste que narra a través de unos personajes cincelados a golpe de guión la llegada de la revolución industrial a una América donde los hombres medían su valía en función del tamaño de su revolver.
A mi forma de ver es destacable como Leone juega con todos los sentidos, nos hace oler los establos queriendo expresar un escenario realista, sucio, viril y pre-industrializado, nos hace esperar durante largas escenas a pleno sol con las moscas molestando a un protagonista sugiriendo autenticidad, tal vez por eso sus actores no son entes perfectos, son feos, desaliñados, hasta el punto que no cabe más que dejarse guiar por sus miradas, ah! y los silencios donde se puede interpretar que sucederá sin palabras, que bello es que traten al espectador de forma inteligente.
No es de extrañar que Tarantino fuese un fan de Leone, pues extrajo lo mejor de este genio para crear su magnífica Kill Bill, donde traslada la filosofía del salvaje oeste a un mundo globalizado, donde por un puñado de dolares en america dos malos se la juegan con una katana.
Y hablando de malos, en este film no hay ni uno bueno, todos son villanos en cierta manera, algunos por naturaleza y los demás por designios del destino. Quizá por eso la obra es coral y rompe al final como una ola en un acantilado, cuando nadie es perfecto y todo el mundo tiene sus motivos, cualquier cosa puede pasar.
Claudia Cardinale es guapa, atractiva y convence, el contrapeso a una historia de feos y canallas, donde la princesa es la rana, y la rana es la princesa.
Es un western, es una película histórica, es entretenimiento y es cultura, si entendemos la cultura como la plasmación de una serie de artes enlatadas en un rollo de película.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
el spaguetti de mayor presupuesto rodado por Leone
La más cara de todas las películas que rodó en España Sergio Leone, hizo construir una ciudad para ambientar su historia junto a la estación de Calahorra (Granada) con algunos exteriores rodados en Death Valley.
Sin duda el colofón de la carrera del director italiano que, años antes, había sorprendido a todos con su trilogía del puñado de dólares. Una ambiciosa apuesta en la que el director quiso tener libertad absoluta a la hora de construir esta trama ambientada alrededor de la construcción de una ciudad en la Norteamérica del siglo XIX.
Los personajes están diseñados con un celo y meticulosidad dignos de mención. Una magistral interpretación de Henry Fonda en un papel poco convencional en él haciendo de villano, un Charles Bronson que no cambia el gesto en todas sus apariciones, un magnífico Jason Robards en el papel del inolvidable Cheyenne y una tremendamente atractiva Claudia Cardinale conforman una historia maravillosa a la vez que decadente, igual que el género que representa. Después de ésta película ya no hubo ninguno más, ni de Sergio Leone ni de ningún otro.
El ritmo es lentísimo pero, sin embargo, la película no pierde en ningún momento suspense, intriga ni ritmo narrativo.
Genial la dirección, inolvidable la banda sonora de Morricone e inconmensurables los diálogos del film. Contó con la colaboración de otros dos pesos pesados del cine italiano, a la hora de dar forma a la historia, Bertolucci y Argento.
Una atípica e inimitable obra maestra.

Mario Olivera
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
¿Los prefiere a la Carbonara o a la Boloñesa?
Pocos directores han conseguido imbuir sus films en una atmósfera tan épica como para recordar a los poemas clásicos grecolatinos, y de estos pocos, el que mejor lo ha hecho ha sido, sin lugar a dudas, Sergio Leone con sus spagheti westerns. Leone solo necesitaba, principalmente, dos elementos para convertir un western del montón en un relato épico del que estaría orgulloso su paisano Virgilio, estos eran: dar a los personajes la personalidad fría y honorable de los samuráis, que vio en "Yojimbo" (en cuyo argumento también se fijó), de Akira Kurosawa; y una banda sonora que estremezca e impresione.

Siguiendo estas pautas, Leone da lugar a dos obras maestras indiscutibles del género y de todo el cine, "El bueno, el feo y el malo" y "Hasta que llegó su hora". Ambas siguen un patrón similar: tienen tres personajes principales, un villano desalmado, un desgraciado más o menos cómico, y un tipo duro que no es mejor que los otros dos, pero que por sus cualidades es el protagonista; los tres indeseables compiten por un bien muy preciado (sea un tesoro o sea una hacienda) y finalmente el protagonista acaba matando al villano en un duelo acompañado por la apoteósica música de Ennio Morricone. Pero si los dos films son tan parecidos ¿por qué Leone decidió dirigir "Hasta que llegó su hora"? Muy sencillo, debía querer despedirse del género que le había dado la fama (no contaba con tener que hacerse cargo de "¡Agáchate, Maldito!"), homenajeando a su idolatrado John Ford, y lo haría poniendo a Henry Fonda, un actor fetiche de Ford, en el papel de Frank, el malo de la película; y transmitiendo el mismo mensaje que quiso transmitir Ford con su "magnum opus" y posiblemente el mejor western de la historia, "El hombre que mató a Liberty Vallance".

"Hasta que llegó su hora" toma varios elementos de "Liberty Vallance", los personajes son dibujados de la misma forma: Armónica, Frank y Cheyenne son el John Wayne de Leone, tipos duros, sencillos, sin sentimientos, muy rápidos desenfundando y disparando. Por otra parte está el recurso de la venganza; Frank ha mancillado el honor de Armónica, y este se lo hará pagar a toda costa, como James Stewart hará con Lee Marvin. Y por último, la figura de la mujer como símbolo de victoria de un hombre sobre otro hombre rival. Pero pensaréis que esto no es así puesto que Armónica no se queda con la chica, y eso es porque, como he dicho antes, Armónica es John Wayne y no James Stewart. El papel de James Stewart en "Hasta que llegó su hora" lo desempeña el Ferrocarril.

Los tres personajes se relacionan con Claudia Cardinale, sin embargo, al final de la película, los tres se marchan y se la ve a ella, triste y solitaria, repartiendo agua a los arribistas, tal y como le había sugerido Cheyenne. El mensaje que esconde la película es que no hay cabida para los pistoleros en una era en la que la ley y el progreso han tomado, a base de punta de dólar, el indómito Oeste; ya lo avisa Armónica cuando, dirigiéndose a Frank, dice: "Eres de una raza vieja". Y es en esto en lo que se diferencia de "El bueno, el feo y el malo", en la forma de abordar la historia. En "El bueno, el feo y el malo", Rubio, Tuco y Sentencia son los amos absolutos de sus actos y la Guerra Civil no es más que un recurso secundario del que se aprovechan los guionistas para hacer más verídica la ambientación; pero en "Hasta que llegó su hora", ya lo avisa su título (el original "Once Upon a Time in the West", me refiero), no es más que un historia ambientada en el Oeste, donde los personajes no son más que peleles en un escenario mucho más grande y poderoso que ellos, los cuales, a pesar de poder vencer a un rico, caerán ante la colosal maquinaria del dinero, justo como Aquiles en la "Ilíada", que es capaz de ganar una pequeña y momentánea batalla al asesinar a Héctor y maltratar su cadáver, pero caerá al final de la guerra de Troya por una certera flecha de Paris, guiada por el mismísimo dios Apolo.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El final de una era.
Dejó en mí una huella imborrable en mi adolescencia, pero cuando muchos años después volví a visionarla el impacto fue mayor. Sin duda uno de los más grandes "westerns", una dirección perfecta, llena de silencios muy bien intercalados con acción, en donde esa acción es casi lo de menos pues los rituales previos como los planos forzados, miradas y música son lo importante, muy bien copiados hoy por Tarantino (según él confiesa) Excelente fotografía (exteriores muy bien mezclados de Monument Valley y Tabernas (Almería; se dice que Leone trajo aquí arena de Arizona...), mejor guión (Bertolucci, Argento, Donati);y ¿qué decir de la música?... Morricone no necesita alabanzas, a veces trepidante, a veces cómica, a veces nostálgica y triste y siempre cada personaje o situación tiene la suya propia. El reparto excelente, Claudia es el erotismo sublime, Bronson la venganza, Robards el malo-bueno, Fonda el malvado perfecto (no es normal verlo en ese papel, pero lo borda) y con secundarios de lujo, Elam, Strode. En resumen un homenaje a los tópicos de la era dorada del western y su broche perfecto, solo algunos westerns posteriores se acercan a ese nivel, Pollack con Jeremiah Johnson o Eastwood que creó estilo propio. Cargada de filosofía y crítica al capitalismo inhumano que llega en forma de progreso por el ferrocarril.
Se criticó su larga duración, pero es necesaria, solo hay que ver su inicio con sus 15 minutos de créditos, con sus planos cenitales y el travelling perfecto de Sweetwater, y las muchas veces que el tiempo se detiene y congela para recrearse en los detalles no puede ser un defecto cuando se paladea cada fotograma. Sin duda Leone entró por derecho entre los mejores, Mann, Ford, Hawks, Wellman, Peckinpah, Stevens, Sturges, Zinnemann y todos aquellos que consiguieron crear un género fundamental en la historia del cine para interpretar mediante un cliché (el western) la realidad mísma, la vida y las mejores virtudes y defectos humanos, de los cuales, este film, es una antología y el himno final a su mejor época.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
How The West Was Lost
Una película ambiciosa que cumple su cometido: grandiosa, con grandes paisajes, planos grandilocuentes, una banda sonora magistral y escenas interminables que son pura poesía épica.

En cierto modo, es la trilogía del dólar pasada por el filtro hollywoodiense. Es un Oeste que no existía en Hollywood hasta que lo importaron desde Italia. Sucio y cazurro, de frontera. Sin indios ni cowboys, sólo hay pistoleros, borrachos, putas y burgueses.

Desde la apertura, con Jack Elam, Woody Strode y el actor italiano que ya abría "El Bueno, El feo y el malo", lo deja claro. No se puede hacer otro western con MÁS. Es Leone & Morricone al 110%. A partir de cuatro personajes principales (ver spoiler) que resumen los estereotipos que habitan su universo, Leone nos cuenta una epopeya de su Oeste, el universo que ha creado, es devorado por las vías de la modernidad. El mundo en el que habitan el Manco, Tuco y el Coronel Mortimer (que podrían perfectamente encajaren esta película) finaliza el mismo día que el tren llega a Sweetwater. En el tren viene el mundo real, podrido y enfermo como Morton.

Leone no quería hacer otro western, y aquí echó el resto.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Postureo excesivo
Leone pone esta vez toda la carne en el asador y va a lo que más le gusta de sus westerns: eternos primeros planos con lentas gotas de sudor que resbalan por la piel de personajes con cara de póker. El oeste como un auténtico escenario samurái.

La ambientación es genial, Henry Fonda se sale y Claudia Cardinale... uf!, pero creo que Leone se pasó con los largos silencios tan sólo interrumpidos por el sonido de las moscas. El argumento tiene algunas lagunas, y Charles Bronson es sólo correcto, lo que resta enteros ser su personaje el eje argumental de la peli.

Les encantará a los seguidores del spaghetti-western, aunque hay que decir (como he leído en otra crítica), que hay mucho más western fuera de éste.
[Leer más +]
13 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Buena... pero ¿la mejor de Leone?
La veo pelín sobrevalorada, sin ser mala, ni muchísimo menos...

Excesivamente larga, excesivamente repetitiva con los planos, que si, son muy buenos tirando a excelente, pero la decimosexta vez que ves el plano de un Charles Bronson lacónico a más no poder... pues ya no tiene la misma fuerza que al principio, y lo mismo pasa con Fonda, y hasta con la mirada penetrante de Claudia Cardinale...

El desarrollo es algo embarullado, la trama no requería tanto misterio, creo yo.

Y la música es notable, pero tampoco la mejor de Morricone recordado los temas míticos de "el bueno, el feo y el malo" y sobretodo en "la muerte tenía un precio", aunque está claro que todas estas apreciaciones son bastante subjetivas.

P.D. : Excelente Fonda, que grandísimo actor.


Resumiendo, no me parece mala, pero ni mucho menos la mejor de Leone... tampoco hay que ponerse profesionales con que si el guión, la interpretación, éste plano o el de más allá... simplemente que "el bueno, el feo y el malo" y "la muerte tenía un precio" no me canso de verlas y revisionarlas... tienen la tensión, la ambientación, los planos, la música que tiene ésta, pero además momentos cómicos, personajes agradables, más llevaderos... además de Eastwood, claro.
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
-There were no dollars in them days. -But son of bitches, yes.
Otra de las obras maestras de Sergio Leone, un western único de calidad inmensurable. Una venganza cocinada de forma muy muy lenta, acompañada de una insuperable banda sonora de Ennio Morricone que marca el ritmo constantemente.

Es un film que hay que degustar. Un western lírico y estilizado, con unas panorámicas excelentes, y repleto de escenas antológicas e inolvidables. Empieza con una puesta en escena épica, y termina con un duelo genial de cine en estado puro. Entre medio, Leone logra detener el tiempo, mientras va cocinando a fuego lento la venganza.

El reparto también muy acertado: una Claudia Cardinale que te hace aumentar las pulsaciones cada vez que entra en escena; un Henry Fonda carismático y un Jason Robards al que le sobra estilo; todos geniales en sus papeles. Pero el que sobresale es sin lugar a dudas un tremendo Charles Bronson, que logra sobrecogerte con su armónica al son de una melodía de sed de venganza.

A resumidas cuentas, obra maestra del inigualable Sergio Leone, un hito en la historia del cine.
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
¡¡¡ Qué grande Leone !!!
Inconmensurable western a la altura de la afamada trilogía del dolar, donde nos encontramos con una sobresaliente interpretación de Henry Fonda, acompañada de manera muy notable por el resto del reparto, especialmente la bellisima Claudia Cardinale ( ¡¡¡ manma mía !!! )
Leone dota a toda la historia de su inconfudible personalidad, con infinidad de primeros planos y ralentizaciones, con una fotografía digna de admirar, mostrándonos unos de los paisajes más bellos jamás vistos en el cine, impresionante.
El guión está bien llevado,así como la caracterización de los personajes. El final es digno del mejor spaghetti western, me llamó especialmente la atención el flashback (no se por que, pero me encantó).
Quizá lo único reprochable sea que debido a la larga duración del metraje y con las continuas relentizaciones, entiendo que haya gente que se le pueda hacer pesada, a mi no.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Spaghetti Western cocinado por el chef Leone a fuego lento
Spaghetti Western firmado por Leone (quién si no) un par de años después de acabar con su "trilogía del dólar". La partitura sigue en manos del genio Ennio Morricone y el protagonismo recae esta vez en el "buenazo" de Henry Fonda (ahora un cabronazo en busca de unas tierras con pozos de agua) y no en Eastwood como estábamos acostumbrados.

El que me conozca sabe que lo mío no son los western salvo títulos puntuales, por lo que me llevo prácticamente el mismo sabor que me dejó su trilogía: correctísima cinta, sin más. Es propio de Leone alargar demasiado sus western, los cuales -reconozcámoslo- tienen un argumento básico y pausado. Parte del éxito de sus películas reside en remarcar frases lapidarias y hacer hincapié en los detalles de cada fotograma (la gran mayoría primeros planos bajo el sol). Ya digo, creo que dos horas y media se antojan un poco largas para lo que se desarrolla. Remarcar con muchísima justicia la banda sonora de Morricone, basada en su mayoría por notas con la armónica y con un theme más que pegadizo. Me quedo también con Claudia Cardinale (la fantasía perfecta para cualquier hetero), los planos dedicados a Fonda (sobre todo aquellos donde el formato panorámico de su sombrero no dé más de sí) y el grandísimo trabajo técnico (decorados interiores, caballos, locomotoras, fotografía exterior, vestuario, etc.).
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Leone toca el techo
Sergio Leone fue duramente criticado, atacado y ninguneado durante mucho tiempo. El paso de los años, ha puesto poco a poco a este italiano en el imaginario colectivo y lo a relanzado como lo que fue, un grandísimo director.

Especialista en convertir primeros planos y miradas, en cantos dulces a lo barroco, Sergio Leone nos dibuja uno de los mejores western que se haya filmado. Con una historia muy sencilla, pero narrada con una maestría pocas veces vista, Leone se apoyó en una música maravillosa, poderosa e inquietante, con la cual se encargo de convertir cualquier mínimo gesto en un alarde grandilocuente de fuerza narrativa.

Está es mí película favorita de Leone, más allá que también soy fanático de la Trilogía del Dólar, está es para mí su mejor película, porque logra evitar que su afán por los detalles sea un lastre, y más bien lo transforma en un poderoso ejercicio de agrandamiento de una historia que como dije no es la gran cosa.

En resumen, está es la película que pienso que mejor combina el detallismo, lirismo y barroquismo de un director que después de está, nunca más (a mi gusto), pudo entregar un trabajo tan completo y magistral.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La màs extrema depuraciòn y estilizaciòn del gènero.
Todos sabemos que el gènero o subgénero Spaguetti Western nació de la mano de Sergio Leone, con sus esencias màs puras.
En un teatro de marionetas deconstruido por la violencia extrema y la amoralidad.

Para mi Sergio Leone y Sam Peckinpah cambiaron las normas del western, sobre todo Sergio Leone, del que ya conocíamos su trilogía de los dólares: Por un puñado de dólares(1964). La muerte tenía un precio(1965) y El bueno, el feo y el malo(1966), y de lo que se pasò a llamar Spaguetti Western.

Hasta que llegó su hora es una obra maestra de principio a fin, con un ritmo que te da la sensación de que es una danza de la muerte. Y es que todos los personajes del film son conscientes, con excepción de Claudia Cardinale, del hecho que no llegaran al final con vida.
Curioso es que Sergio Leone no querìa realizar otro western, estaba hastiado, y de mala gana accedió. Por eso aquí resume todos sus sentimientos, homenajeando al gènero, en lo que èl consideraba sus funerales. Hay que decir también que el guiòn lo firma Bernardo Bertolucci y Dario Argento, y de hecho les costò lo indecible convencer a Henry Fonda en un papel de malvado, un actor que siempre ha simbolizado justicia y bondad.
Para el papel protagonista de antihéroe, Sergio Leone lo tenía claro, y se decantò por Charles Bronson, el cual era perfecto ya que su rostro reflejaba una perturbadora y amenazadora sonrisa que le hacìa impasible. Un bloque de granito impenetrable.

La música como no podía ser de otra manera estaba a cargo del maestro y maravilloso Ennio Morricone, que cambiarìa el sonido del western para siempre.
Hasta que llegó su hora poseìa un sonido màs elegiàco. Todo se encontraba lleno de fatalismo.
La película es meticulosa, incluso con los mínimos detalles de los decorados y de vestuario, creando un lugar perfecto. No hay que olvidar que se eliminaron bastantes secuencias, aùn así la película se alarga hasta los 170 minutos.
En algunos cines europeos se mantuvo en cartel hasta cuatro años.

Es uno de los mejores western jamas rodados. Como curiosidad "Hasta que llegó su hora" contiene la secuencia de créditos màs larga de la historia del cine.
En definitiva le diò a los creadores del western la confianza de que un western podía ser una gran película. Devoviò algo que antes se había perdido.

Particularmente para mi està entre los 5 o 6 mejores western de la historia, y entre las 25 mejores películas de la historia del cine.
Se trata de un sueño, y el cine es un sueño
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Erase una vez la mentira.
No hay duda, el comienzo de la trilogía americana de Leone no podía empezar mejor. Gran western que merece que entre en mi mesa de desmontaje. Después de verla un par de veces veo con claridad desde qué punto de vista quiero analizarla: desde la sinceridad de los sentimientos y como los expresamos. Encontramos a cuatro protagonistas: Frank (Henry Fonda), Armónica (Charles Bronson), Jill (Claudia Cardinale) y Cheyenne (Jason Robards). Este es el cuarteto sobre el que gira el drama. Frank representa la ambición, Armónica la venganza, Jill la supervivencia y Cheyenne el amor. Los cuatro actúan siempre, y digo siempre, por su sentimiento predominante.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Érase una vez en América
Lo dijo mejor que yo Dave Kehr: Sergio Leone viaja a Monument Valley, el paisaje de John Ford. Una posible hipótesis del western: género de los propios y de los emigrados. John Ford imaginó siempre una América de caballeros medievales y no cuesta imaginar que Leone estaba aquí siendo el joven que alguna vez vio "My darling Clementine" en un cine de Italia, antes de ser un cineasta primero de peplums y luego de los llamados spaghettis.

Como ya el spaghetti era un asunto de coproducciones audaces para multicines y su fama permitía salir del marco, Leone hizo una alegoría sobre el nacimiento del capitalismo en los Estados Unidos donde dos pistoleros encarnan el final y una mujer superviviente, el principio.

Hecha de sufrimiento, de tiempo perdido, de renuncia y de manos trabajadoras: así es esta alegoría donde todo termina y se acaba para dejar paso al mundo que ahora conocemos. Leone está más cerca de la acumulación primitiva de Karl Marx que del lugar de machos heroicos de Ford y esa es la gran noticia: gracias a su compadre Morricone, aquí ya en el mejor de sus talentos y versiones, y de unos espléndidos y hermosos Claudia Cardinale, Henry Fonda y Charles Bronson sus planos largos, sus miradas y su casi ausencia de diálogos al estilo convencional, llenan la película.

Esta es la película que Leone nació para contar y una de las mejores de la historia del cine, acaso una de mis tres favoritas.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Llegó la hora de morir.
165 minutos de lirismo, 165 minutos de fascinación y 165 minutos de goce absoluto (he podido verla en un cine y ha sido una de las mejores experiencias de mi vida) contienen el que Leone quería fuese su último western, y para el cual contó con un enorme presupuesto y un conocido reparto, además de rodar en el estadounidense Monument Valley, al igual que su ídolo John Ford.

Personalmente es una de mis películas favoritas y uno de los mejores tres westerns de todos los tiempos; también sé que el cine de Leone cuenta con detractores y ha de gustarte mucho el arte del italiano para adorar "C´era una volta in west". Pero, verdaderamente, nunca estuvo tan desatado, tan barroco, tan apoteósico, tan suyo.

Nunca unos títulos de crédito han sido tan largos, personales e hipnóticos.
Nunca un villano ha sido presentado de manera tan rotunda y perfecta (primera aparición del despiadado Frank).
Nunca el limitado Charles Bronson lució tan veraz en un personaje, Armónica, a su medida: callado, letal y aparentemente insensible.
Nunca Jason Robards encarnó a un bandido más bueno que malo, tan carismático y entrañable (el Tuco de "El bueno, el feo y el malo" no es comparable) como Cheyenne. Inolvidable lo que expresa con su melancólica mirada.
Nunca Claudia Cardinale, ni ninguna actriz, han vuelto a hacer el sudor tan sexy. Nunca una antigua prostituta como su Jill ha resultado tan atrayente, adorable y a la vez tan fuerte. Mi mito erótico de todos los tiempos.
Nunca Henry Fonda, el "bueno" por antonomasia, resultó tan despreciable y terrorífico encarnando a Frank. El actor se presentó barbado y con lentillas para disimular su azulada mirada, pero Leone, ese viejo zorro, lo quería tal cual.
Nunca unos guardapolvos al viento han resultado tan icónicos, legendarios e imperecederos.
Nunca un flashback (cuando conocemos la historia de Armónica) ha emergido tan poderosamente y ha dejado tanta huella. De hecho, es EL FLASHBACK, con mayúsculas.
Nunca un duelo fue tan corto y, a la vez, tan largo, pues llevaba a cargas toda una vida.
Nunca unos movimientos de cámara nos llevaron de la tierra al cielo, sobrevolando la muerte.
Nunca unos paisajes naturales (tanto los norteamericanos como los españoles de Almería y Granada) han resultado tan significativos.
Nunca una banda sonora (compuesta por un Morricone imperial antes del rodaje) ha encajado tan bien con cada personaje o momento, desde los acordes metálicos de Frank a los jadeos armónicos, pasando por la cómica de Cheyenne o la elegía de "Finale".
Nunca un western condensó prácticamente todos los motivos y tópicos del género de manera tan brillante.
Nunca hablando tan poco, se ha dicho tanto.
Nunca unos personajes a los que le rondaba la muerte a cada instante, murieron (o no) en el momento oportuno.

Nunca nadie supo detener el tiempo tan bien como Leone, en su sinfonía de la muerte en el Oeste.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
El bueno, el feo, el malo ¡y el lento!
Película rara y larga, con más rasgos en común con una de esas miniseries de telecinco interminables que con una película de pelo en pecho. Sin embargo, no estaba mal predispuesta y en principio el rollo épico me atraía. El reparto también me sedujo bastante, Charles Bronson me da bastante morbo, además de ser el mejor monolito que haya parido el cine de acción; Jason Robards es un actor muy sólido, que es una forma de decir que nunca te entusiasma pero siempre lo hace bien; y Claudia sale muy guapa, pero bueno, eso se da por sentado, es su deber. De todos modos, sobre todo la vi porque me habían dicho que Henry Fonda hacía de malo y me picaba la curiosidad, como siempre este actor nunca falla, pero qué decir del filme, cada escena estirada como un chicle hasta límites insoportables, demostrando que quizás eso de experimentar con un anticlímax de tres horas para diluirlo en un miniclímax de diez minutos no era tan buena idea y para cuando ya estás metida en el fregado mirando el reloj para constatar que en efecto el señor Leone necesita diez minutos para rodar cómo se rasca el culo el protagonista, en el transcurso de los cuales te da tiempo de hacer pipí y escuchar lo nuevo de los White Stripes sin perderte nada relevante, sólo puedes pensar: "Pero, ¿cuando coño llegará su hora?."

Además de nefasta, hortera: a la prota le plantan pestañas postizas de reinona en mitad del Far West (Claudia no necesita esas porquerías para salir bien), los malotes llevan guardapolvos a juego que ni fueran superhéroes y la mecánica de los diálogos es parecida a la incubación de un huevo: hay que aguardar que terminen con la fase frases coñazo para ver si sueltan alguna perla sentenciosa para la posteridad. Hay alguna que mola, no digo que no. Tres horas dan para mucho.

Eso sí la fotografía bastante currada para ser una miniserie y la música muy bonita, por eso le pongo un tres en lugar del dos que tenía pensado mientras me preguntaba si alguna otra vez en el cine alguien necesitó taaaaanto para contar tan poco.
[Leer más +]
47 de 92 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo