arrow

Iván el terrible, parte 1 (1944)

8.0
3,238
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Terribles fueron las luchas que Iván IV el Terrible, primer zar de Rusia, tuvo que sostener contra sus enemigos del interior y del exterior para crear un estado fuerte y moderno. En 1547, a los 17 años, Iván es coronado zar en la catedral de Moscú por el patriarca Macario. El apoyo de la Iglesia confirió al acto un prestigio sagrado que sería la base de la autocracia zarista. En el interior, para combatir a los boyardos (la poderosa aristocracia feudal rusa), creó la Oprichnina, milicia muy fiel, gracias a la cual los nobles fueron asesinados o deportados, y sus tierras confiscadas y distribuidas entre los miembros de esta milicia. Nacía así una nueva aristocracia, tanto feudal como de servicio, que sirvió ciegamente al zar y contribuyó a consolidar su poder. Una vez pacificado el país, el zar acometió una política expansionista hacia el sur (conquista de Kazán y Astrakán) y hacia el este (conquista de Siberia). La expansión hacia el norte, cuyo objetivo era encontrar una salida al mar Báltico, fracasó, en cambio, completamente. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Unión Soviética (URSS) Unión Soviética (URSS)
Título original:
Ivan Groznyy I (Ivan The Terrible) Part I
Duración
100 min.
Guion
Sergei M. Eisenstein
Música
Sergei Prokofiev
Fotografía
Eduard Tissé, Andrei Moskvin (B&W)
Productora
Mosfilm
Género
Drama Biográfico Siglo XVI
Grupos  Novedad
Iván El Terrible
10
Una obra maestra
Eisenstein es el único director de la historia que puede hacer que una película con un objetivo panfletario, sea universal para todo el mundo. Era plena segunda guerra mundial, el estado soviético necesitaba subir la moral del pueblo y uso la historia del Zar Ivan para sus objetivos. Conspiraciones, guerras, discursos para la unidad y la fortaleza de Rusia. Todo ello podía terminar de malas maneras pero ahí estaba el maestro ruso para crear una extraordinaria epopeya.

La fuerza visual es impresionante. El Barroquismo fílmico en todo su esplendor. No escatimará en detalles. Los decorados sobrecargados, vestuario espectacular, interpretaciones llevadas al limite. El uso de las sombras proyectadas en la pared, enardeciendo al propio Zar. Que manera de meter primeros planos y alucinar con los generales, el dominio técnico es acojonante, la primera secuencia de la coronación esta todo lo que sé vera más adelante. Una verdadera maravilla que se disfruta en cada segundo. Con un montaje más tranquilo que lo que fue en su época muda, un caballo mejor domado.

El uso de las elipsis es sensacional. Pasan los años sin tener que poner rótulos, solo con el detalle de ver como crece la barba de Ivan, ya vale. Sera Zar, se casara, tendrá hijos, sé ira de Moscu, luchara en guerras. Sin estridencias ni fases de relleno. Elegante hasta con el paso del tiempo
[Leer más +]
58 de 66 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Gobierno con mano de hierro
Particularmente, Eisenstein es de mis directores favoritos, y me parece el director más infravalorado de la historia. Esta obra de arte demuestra que merece estar en los altares de la historia del cine. Una película perfecta. Desde el momento de la coronación de Ivan, vemos lo que la película nos va a contar: las conjuras de unos y otros para derrocarle. Y todo mediante el uso de un montaje perfecto. No podía ser de otra manera tratándose del mago del montaje. A algunos les puede parecer rudimentario y tosco, pero ciertamente, el montaje que usa Eisenstein muestra en una sola secuencia los pensamientos de los persanejes. A eso le llamo yo economía de medios. Y el ritmo es extraordinario, ya que en ningún momento hay parones en la historia y en ningún momento resulta pesada.

Las interpretaciones son más propias de teatro que de cine, haciendo que todo parezca exagerado, aunque le dan el tono perfecto a la historia. Pero entre todas destaca Cherkassov. Hizo pocas peliculas, pero en todas hizo interpretaciones perfectas. Pero sin duda alguna, su recreación del Zar Iván está a la altura cualquier interpretación de un Olivier, Brando o Henry Fonda. Pudiendo parecer sobreactuado, su continuo movimiento le dota al personaje de una gran excentricidad, pues era un gran paranoico. El guión nos muestra como el personaje va creciendo en demencia y viendo como sus familiares pretenden derrocarlo mediante alianzas con otros reinos enemigos. Nos muestra perfectamente los entresijos de una mente obsesionada con la traición, pero que debe liderar a todo un pueblo en las guerras. La fotografía está muy influida por los grandes directores alemanes del expresionismo, como Murnau o Wiene, con un gran juego de luces para agrandar por ejemplo, la sombra de Iván en algunas escenas y jugar con la dualidad y la paranoia del Zar.

En definitiva, una película muy recomendable para todo aquel que quiera inciciarse en el mundo de Eisenstein.
[Leer más +]
27 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1