arrow

Ciegos, sordos y locos (1989)

Ciegos, sordos y locos
Trailer
5.5
12,196
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Wally es ciego y Dave sordo. Cuando un hombre es asesinado delante de su puesto de prensa, se convierten en los principales sospechosos. Para probar su inocencia tendrán que ayudarse mutuamente: Wally prestará sus oídos a Dave y éste sus ojos a Wally. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
See No Evil, Hear No Evil
Duración
103 min.
Guion
Earl Barret, Arne Sultan, Eliot Wald, Andrew Kurtzman, Gene Wilder
Música
Stewart Copeland
Fotografía
Victor J. Kemper
Productora
Tri-Star Pictures
Género
Comedia Crimen Discapacidad Discapacidad auditiva
"Sólo para fans del dúo, que alguno hay"
[Diario El País]
9
Pareja Historica.
Personalmente soy de los que ve a Richard Pryor y se ríe, la interpretación que hace de sus personajes incluyendo su particular gesticulación, los guiños al humor de color como en la escena del metro hacen que este film no solo contenga humor blando sino que también contenga humor negro y nos enseñe a reírnos de nosotros mismos.

Una trama fácil, porque es comedia... si usted espera algo mas lo mejor es que vea magnolia o alguna ganadora del oscar, porque esta clásica pareja es solo para gente con un tercer ojo.
una película entretenida que te resultara simpática de principio a fin si estas dispuesto a no discriminar los filmes livianos.
[Leer más +]
32 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Un clásico de la comedia, que tiene un buen envejecer.
Y es que “No me chilles, que no te veo” de Arthur Hiller, son de esas películas cómicas aventurescas que aunque pasen los años, te siguen divirtiendo y te hacen pasar un rato ameno, olvidando lo mundanal.

La trama es sencilla, un ciego y un sordo, que no aceptan su situación se conocen, y por circunstancias del momentos, se ven envueltos en una rocambolesca historia de asesinos y mafiosos, el resto, viene solo, de tal forma, que las situaciones desternillantes y los chistes, aparecen con tal naturalidad, que la carcajada es el mayor premio que se les puede brindar.

Richard Pryor, Gene Wilder lo bordan, y aunque tienen un papel de lo más cómico, saben transmitir, de forma sátira, su inadaptación a las deficiencias que poseen, consiguiendo que el espectador crea realmente en sus deficiencias, y rían con placer ante cada intento de ser “normales”.

Recomendada y 100 por ciento disfrutable.
[Leer más +]
21 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil