arrow

Cariño, nos hemos encogido a nosotros mismos (1997)

Sinopsis
El chiflado profesor Wayne Szalinski y su increíble máquina vuelven a las andadas. Si no fue suficiente encoger a sus hijos, ahora se encoge a sí mismo, a su hermano y a las mujeres de ambos. Todos vivirán divertidas aventuras intentando recuperar su aspecto normal, como por ejemplo: una carrera en coches de juguetes o un viaje en una pompa de jabón. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Honey, We Shrunk Ourselves
Duración
74 min.
Guion
Karey Kirkpatrick, Nell Scovell, Joel Hodgson
Música
Michael Tavera
Fotografía
Raymond Stella
Productora
Walt Disney Pictures
Género
Comedia Aventuras Ciencia ficción Infantil Cine familiar Secuela
Grupos  Novedad
Cariño, he encogido a los niños
1
CARIÑO, HE ALARGADO UNA SAGA ESTÚPIDA
Uno de los mayores exponentes de los "Continua como puedas", menos mal que no tuvo ningún exito y no la vió nadie.

¿Qué gracia tiene que Rick Moranis se encoja si ya es un tío bastante pequeño de por sí?

Tendría más gracia hacer "Cariño, he encogido a Pau Gasol" por ejemplo. Y hacer que el pobre aún siendo pequeñísimo se viese obligado a seguir jugando partidos de la NBA por el contrato que tiene con los Lakers o algo así. Lo cual sería arriesgado para su vida, pero de algún modo finalmente consigue salirse con la suya y ganar un partido contra los Grizzlies.

También habría sido más divertido hacer "Cariño, he agrandado una barbie y no me preguntes por qué". Esa habría dado mucho juego.

Podrían hacer "Cariño, he encogido Canadá", "Cariño, me he agrandado un huevo y parte del el otro"... No entiendo como pueden estar desaprovechando una idea con tanto potencial como la de un tío con lásers que hacen que las cosas cambien de tamaño.
[Leer más +]
15 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
A años luz de la magia de la primera
Con el carismático Rick Moranis a la cabeza la Disney retomó la idea de volver a llevar a la gran pantalla al científico Wayne Szalinski y sus experimentos. Sin embargo, cuando se intenta hacer una película ochentera en 1998 ocurren estas cosas: Es decir, un rotundo fracaso que no llega a la suela de los zapatos de la primera parte de 1989. He de reconocer que las películas de mi infancia como aquella me gusta revisarlas porque conservan su espíritu pero esta Cariños, Nos Hemos Encogido a Nosotros Mismos carece de él si es que alguna vez lo tuvo.

Para empezar no es una secuela sino que es una especie de remake tomando la idea de encoger aunque ahora el profesor Szalinski tiene otra familia, por lo que no hay relación con la primera.

Se trata de una película claramente enfocada al público infantil porque los hijos del profesor gozan de mucho protagonismo en detrimentos de los diminutos personajes y sus aventuras dentro de la casa. Si en la primera el jardín era una selva llena de peligros como si Schwarzenegger en Depredador se tratara aquí no ocurre nada de eso. Se intentan copiar descaradamente los episodios del escorpión o la hormiga esta vez con una cucaracha y una araña. Igualmente ocurre algo parecida con la caída de los personajes a un tazón de salsa, que recuerda al tazón de cereales de la primera.

En definitiva, película de 70 minutos de espíritu tardoochoentero estrenada en 1998 que quizás aguantara el visionado de los padres de entonces con sus hijos pero que hoy en día no tiene mucho sentido.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Relaciones 1