arrow

El prisionero de la Bastilla (1958)

El prisionero de la Bastilla
Trailer
6.3
102
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Revolución Francesa (1789-1799). Adaptación de la novela histórica del mismo título del escritor inglés Charles Dickens (1812-1870). El abogado inglés Sydney Carton, que lleva una vida insustancial e infeliz, se queda prendado de los encantos de la joven Lucie Manette, pero ella se casa con Charles Darnay. Cuando, en plena revolución, Darnay va a París para liberar a un criado suyo injustamente encarcelado, también él es conducido a prisión y condenado a morir en la guillotina. Entonces Carton, a pesar de su amor por Lucie, elabora un atrevido plan para salvar a su rival. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
A Tale of Two Cities
Duración
117 min.
Guion
T.E.B. Clarke (Novela: Charles Dickens)
Música
Richard Addinsell
Fotografía
Ernest Steward
Productora
The Rank Organisation
Género
Drama Romance Bélico Revolución Francesa Histórico Siglo XVIII
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Charles Dickens
8
La verdadera justicia no hace distinción entre los hombres, solo distingue entre los hechos
La justicia es una sola. No hace distinción alguna entre el hombre y la mujer, el rico y el pobre, el débil y el poderoso, el aristócrata y el esclavo, el negro y el blanco, el inglés y el africano… La justicia solo sabe de hechos e intenciones, y a esto se ciñe rigurosamente para dictar su sentencia. Así las cosas, es bien poca la justicia que vemos a diario en la sociedad humana, porque en ella se privilegia a aquellos que tienen la sartén por el mango, en contra de los que solo pueden confiar en la integridad de los jueces. Y, del otro lado, en muchos casos se pretende la condena de las clases altas, sin sopesar más motivo que ese particular hecho.

Con el mismo profundo sentido de la existencia que había demostrado en sus grandes clásicos: “Canción de navidad”, “Oliver Twist” o “La pequeña Dorrit”, orientadas especialmente hacia el público más joven, Charles Dickens regresa, en 1859, con “HISTORIA DE DOS CIUDADES” para contarnos una experiencia adulta, y quizás una de las más maduras historias que nos haya dado la literatura.

La historia se presta para diversas interpretaciones. Pareciera ser un alegato en contra de la histórica Revolución francesa que puso fin a la monarquía y al absolutismo, pero durante la cual se cometieron toda suerte de desmanes. También podría verse, como un gran ejemplo del espíritu de lealtad y sacrificio que podía haber en un hombre del pueblo como Sidney Carton o incluso como la joven Marie Gabelle. Pero, lo que en particular me interesa y encuentro de enorme relevancia en esta historia muy bien adaptada por el director Ralph Thomas, es su sentido de la justicia, con el que se deja firmemente sentado que NO se puede condenar a una familia entera por los actos de uno o varios de sus miembros; que un apellido, un color de piel, o una nacionalidad, no pueden ser estigma para todos los que lo tengan; y que, por más que se haya sido víctima, no tenemos derecho a tomarnos -y a reducir- la justicia con propósitos de venganza, pues la pregunta es concreta ¿en qué puede ser mejor el que da de lo mismo que recibió?

Resulta de fuerte impacto, ese “insignificante” abogado, dedicado al alcohol e irresponsable, a quien, el día en que siente renacer el amor en su existencia, lo acompaña también un despertar que lo anima a generar un acto de justicia, que la sociedad enardecida no estaba en absoluto en capacidad de comprender.

Dirk Bogarde convence plenamente con esa efectiva caracterización que, como suele ser característico en un actor del más alto profesionalismo, le sale de adentro convirtiéndose a sí mismo en ese ser al que está representando. Dorothy Tutin, Cecil Parker y Donald Pleasence, entre otros, complementan muy satisfactoriamente una historia que está marcada con el sello de la trascendencia.

Título para Latinoamérica: “EL PRISIONERO DE LA BASTILLA”
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
“¿Y quién llorará a Sidney Carton?”
Todo amante del cine conoce la clásica adaptación de la novela de Charles Dickens “Historia de dos ciudades” realizada por David O. Selznick en 1935, con Ronald Colman, bajo la dirección de Jack Conway y, seguramente, la admira por numerosas razones entre las que se incluye una fascinante ambientación llena de sabor y un ritmo narrativo subyugante.

Aquí nos encontramos con otra cosa. Es cierto que el personaje del alcohólico Sidney Carton le va como anillo al dedo a Dirk Bogarde, con su mezcla de sacrificio romántico, cansado nihilismo y ebria cortesía –“mi nombre, mis defectos, mis miserias, todas guardadas en su corazón”. Lamentablemente la labor del actor británico se convierte prácticamente en la única baza ganadora de esta mediocre película, a pesar de contar con algún otro elemento reseñable como el aterrador papel de Cristopher Lee como malvado Evremond, a la altura del fantástico Basil Rathbone de la primera o la buena ambientación, sin tirar tampoco cohetes, de las calles de Paris.

Sin embargo, no se consigue, en ningún momento, transmitirnos el fascinante espíritu de la novela que la vieja producción de Selznick sí conseguía e, igualmente, a diferencia del clásico de Conway, esta película coloca en dos de los papeles clave a actores poco recomendables: el muy deficiente Paul Guers como Charles Darnay y la incolora Dorothy Tutin como Manette.

Realizada en los estudios Pinewood, resulta algo premiosa y de ritmo sincopado, con un aire impostado, algo hueco y superficial, que despide poca convicción, de modo que la película parece navegar entre una cierta desgana y un desinterés creciente, que nos hace añorar con más fuerza la versión de 1935 y, desde luego, volver a leer la maravillosa novela de Dickens.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil