arrow

Vital (2004)

6.4
198
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tras un trágico accidente de tráfico en el que muere su novia, el tímido joven Hiroshi Takagi (Tadanobu Asano) pierde la memoria completamente. Cuando recupera su identidad, regresa a la facultad de medicina y se obsesiona por la disección. El cadáver de una chica tatuada le hará reencontrar el amor... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Vital
Duración
86 min.
Guion
Shinya Tsukamoto
Música
Chu Ishikawa
Fotografía
Shinya Tsukamoto
Productora
Kaijyu Theater
Género
Thriller Drama Drama psicológico
6
Hasta que la descomposición nos separe
Es indudable que Shinya Tsukamoto es un director extraño, extravagante... realiza películas para él, las que a él le gustaría ver, y con ello -pese a limitar a su público- al menos siempre es capaz de ofrecer un punto de vista único, original y, por que no decirlo, cautivador. Por tanto es bastante difícil hacerse a sus obras, si bien siempre uno es capaz de reconocer sus méritos. Tetsuo, por ejemplo, me parece una obra arriesgada, que engancha... pero ciertamente fea, unida a una idea férrea y utilizando brutales metáforas que la alejan totalmente del consumidor habitual más estricto del cine preconcebido hollywoodiese. Ahora con "Vital" Tsukamoto se agarra a un clavo ardiendo, y diseña un precioso pero no del todo sólido poema sobre el amor eterno, el que va más allá de la muerte y continúa hasta el infinito.

Para ello se apoya del magnífico actor Tadanobu Asano, considerado el 'Johnny Depp asiático', que perfila un personaje que es capaz de aportar luz u oscuridad sobre la trama, que nos envuelve y nos dibuja un camino a seguir. Su interpretación de un joven amnésico tras sufrir un accidente de coche es realmente buena, y su obsesión con la disección a raíz del trauma, totalmente verosímil. Después del siniestro decide estudiar medicina y hacerse forense. Y ahí, encontrará el amor...

Idea extraña, repelente y vomitiva en un primer vistazo, acaba siendo un canto brutal al amor y a la fidelidad, que consigue que mientras veamos la película tampoco consideremos esto tan "extraño" o, al menos, tan ilógico. La cinta es bastante explícita y gore, es de Tsukamoto y eso no puede obviarse: se nota en cada plano y en cada línea del guión. Así que, avisados estáis... si queréis a un Tsukamoto más comedido, menos lynchiano y más centrado en hacer magia con las imágenes, ved Vital. Pero, eso sí: no os encontraréis ni mucho menos con un melodrama romántico.
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil