arrow

El Pimpinela Escarlata (1934)

El Pimpinela Escarlata
Trailer
6.6
836
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Sir Percy Blakeney es un dandy miembro de la aristocracia inglesa, que en realidad oculta la identidad de La Pimpinela Escarlata, un héroe justiciero que combate las injusticias de la Revolución Francesa rescatando a sus víctimas de la guillotina y trasladándolas a un lugar seguro en Inglaterra. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
The Scarlet Pimpernel
Duración
95 min.
Guion
Lajos Biro, Sam Bermann, Robert E. Sherwood, Arthur Wimperis (Novela: Baroness Emmuska Orczy)
Música
Arthur Benjamin
Fotografía
Harold Rosson (B&W)
Productora
Producer: Alexander Korda
Género
Aventuras Revolución Francesa Siglo XVIII Capa y espada
6
El héroe contrarrevolucionario a lo Corín Tellado
La Baronesa de Orczy, húngara criada en la Pérfida Albión, escribió una novelita muy entretenida con aires folletinescos en 1905. Trataba de un Lord que rescataba a sus iguales franceses de Madame Guillotine, nobleza obliga, y los conflictos que eso le acarrea con su enamorada y amada esposa. Naturalmente la señora baronesa cargaba las tintas contra el populacho; así que puede que produzca urticaria a ilustrados y demás ilusos idealistas. De todas formas es una novela recomendable hasta para ellos. Además hay que reconocerle a la señora baronesa ser precursora del héroe romántico.

La película no es tan elitista aristocrática ya que no se carga tanto contra la Revolución Francesa como contra el posterior Terror. Incluso sale un noble francés entonando un mea culpa. Y sí, también es bastante entretenida.

La película sobre todo la sostienen un Raymond Massey que con esa cara siempre da el pego como villano; y un Leslie Howard que, como bien se vio después en "Lo que el viento se llevó", con ese porte da el estilazo adecuado para hacer de noble. Además su mítica muerte le da ese aura: Era espía en la II Guerra Mundial y en una misión secreta en Madrid, los nazis alcanzaron el avión que le transportaba de Lisboa a Londres, que cayó cerca de Cedeira (Coruña) porque creían que iba en él Winston Churchill. Es considerado un héroe de guerra. A ver cuando hacen una buena peli de esto. Hasta española podría ser, pero no caerá esa breva. Nuestros guionistas no dan más de sí.

De todas formas queda un poco antigua esta versión de "La Pimpinela Escarlata", no ha envejecido bien. Pero no creo que en estos tiempos tan políticamente correctos se atrevan a hacer un remake. Y si lo hacen le quitarán la esencia aristocrática como disculpándose, y pierde la gracia.

Aún así, es recomendable verla, Miladys y Milords. Pónganse la peluca, preparen el rapé y disfrútenla sin prejuicios o mándenlos a tomar viento fresco.
[Leer más +]
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Aventuras de un aristócrata inglés convertido en justiciero enmascarado defensor de aristócratas franceses
Producida por la compañía London Films, fue dirigida por Harold Young. Adapta la obra de teatro (1905) y la novela (1907) "The Scarlet Pimpernel", de la baronesa Emmuska Orczy. Se rodó en b/n en Denham Studio (Denham, RU), donde Vincent Korda montó unos decorados notables. Dio lugar a numerosos remakes y adaptaciones a TV. El productor fue Alexander Korda.

La acción tiene lugar en Londres y París a partir de finales de septiembre de 1792, cuando Robespierre y los jacobinos imponen en Francia un régimen de terror. Narra la historia de Percy Blakeney (Leslie Howard), casado con lady Marguerite (Merle Oberon), líder de una sociedad secreta de aristócratas ingleses dedicada a salvar de la guillotina a aristócratas franceses. Oculta su personalidad bajo la apariencia pública de un joven frívolo, presumido y afeminado. Robespierre envía a Londres a Chauvelin (Bernard-François, marqués de Chauvelin) para descubrir la identidad de Pimpinela Escarlata y desarticular su organización secreta.

La película se basa en la historia de un héroe de doble identidad, que entronca con la tradición secular de los relatos populares europeos. Pimpinela Escarlata (1905) se anticipa a "El Zorro" (1919), de Johnston McCulley, y "Batman" (1939), de Robert Kane. Pimpinela incorpora virtudes de héroes anteriores como el arrojo de Robin Hood, la tenacidad de El Quijote y la inteligencia de Sherlock Holmes. La obra de la baronesa Orczy desborda simpatía por la aristocracia y una no disimulada aversión a las clases trabajadoras. Sus filias y fobias la llevan a dar una visión distorsionada de algunos hechos y su escasa afición por la investigación le hace cometer algunos errores (Chauvelin sobrevivió a Robespierre, fue oficial del ejército de Napoleón y diputado liberal de la Restauración). Olvida que la Revolución francesa aportó el Estado de derecho, la división de poderes, la soberanía popular, el imperio de la ley y los valores de la libertad, igualdad y solidaridad como eje vertebrador de la convivencia social. El film construye una trama entretenida, a la que dota de tensión dramática, con los riesgos que asume el héroe, el enfriamiento de sus relaciones con Marguerite, la persecución de que es objeto por el villano Chauvelin y la trampa que le tiende para atraparlo. Es destacable la hábil caracterización de personajes de la época, como el Príncipe de Gales (Nigel Bruce).

La música aporta melodías que animan la acción, el sentido de la aventura y la lucha del bien contra el mal. La fotografía crea composiciones de excelente claroscuro y magnífico dibujo. El guión, pese a ingenuidades de la época, contiene diálogos bien construidos y aporta un relato entretenido y absorbente, que incluye algunos trazos innecesarios de patrioterismo inglés. Las interpretaciones de Howard, Oberon y Massey son memorables. La dirección aporta un adecuado y grato pulso narrativo.

Película de los años 30, de gran interés para los aficionados al cine clásico.
[Leer más +]
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil