arrow

Forever Strong (2008)

Forever Strong
Trailer
6.3
322
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Rick Penning (Sean Faris) es el típico chico rebelde y conflictivo, y juega al rugby en el equipo dirigido por su padre. Tras ganar un partido y pasar una noche de juerga, él y su novia sufren un accidente automovilístico. Como no es la primera vez que le ocurre, es condenado a cumplir una pena en el Centro de Detención Juvenil en Salt Lake City, por ser considerado un peligro para sí mismo y para la sociedad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Forever Strong
Duración
112 min.
Guion
David Pliler
Música
Bart Hendrickson, J. Bateman
Fotografía
T.C. Christensen
Productora
Go Films / Picture Rock Entertainment / Crane Movie Company
Género
Drama Deporte Rugby
2
Gana el equipo visitante: "desidia".
Una película que presumiblemente debería narrarnos de manera más o menos emocionante el descenso a los infiernos y posterior resurgir de una potencial estrella de rugby se convierte en casi dos horas de tedio y lugares comunes más propios de un telefilm barato.
No son pocas las cosas que fallan en “Forever Strong”, pero la más sangrante son los personajes y muy especialmente, que es en lo que me centraré, el repugnante protagonista al que da cuerpo (que no vida) un limitadísimo Sean Faris (quien debe ser de la misma escuela que Channing Tatum y Chris Pine, donde con fruncir el ceño te interpretan todo el abanico existente de emociones humanas).

Se trata de uno de esos adolescentes hostiables - Ric, se llama - que hacen fiestas en la piscina con sus amigos y novias de éstos, donde no faltan vasos rojos de plástico llenos de cerveza y gritos absurdos de “¡¡uuuuuuuuuh, sí!!” que no vienen al caso. Pues bien, por si no nos había causado ya suficiente animadversión, encima se emborracha como un piojo de manera habitual, tiene un accidente donde casi mata a su novia dejándola pinchada en una verja como quien tiende un mantel y, salvo la juez que apenas aparece 10 segundos, todo el mundo en la película parece tenerle una compasión y paciencia infinitas. Deseosos de profundizar su torturada alma de hijo cuyas expectativas paternales han minado su humor para siempre, a sabiendas que debajo de su fachada hay una persona agradabilísima luchando por salir. Se echa en falta una verdadera motivación de estos secundarios, pues el espectador es con quienes empatiza, si es que lo hace con alguien ya que Ric los ningunea y éstos se dejan hacer porque confían en que resurgirá su yo bueno (muy creíble que nadie le mande a freír gaitas, sobre todo los que le doblan en tamaño). La sensación final es que le han pagado unas vacaciones, para que se ponga en forma en un nuevo equipo y conozca a unos colegas de un buen rollo alucinante a cambio de limpiar de vez en cuando retretes bajo el cuidado de un hobbit (si existe alguien en el mundo que va a verla sólo por Sean Astin, que desista pues juntando todas sus apariciones sumará algo así como dos minutos).

Al margen del aspecto humano, los partidos carecen de emoción, están rodados de manera caótica y con el extendido mal de hoy en día del cámara tembloroso. No hay ni un sólo atisbo de intentar hacer algo diferente a lo ya visto en centenares de películas.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Rugby, el individuo no existe, sólo el equipo.
A pesar de que está basada en un equipo real de rugby en EEUU y que el personaje del entrenador del mismo es legítimo, el resto es un mal calco de la Selección de Nueva Zelanda, los "All blacks" y la danza con la que inician los encuentros pertenece a esa Selección y sus jugadores, no del equipo estadounidense reflejado en la película que se arroga dicha propiedad que, sin duda, no les pertenece.

Por mi experiencia personal en España, donde el deporte rey es el fútbol, el rugby, más allá de círculos universitarios sigue siendo un deporte muy minoritario, a pesar de que los valores de equipo por encima de lo individual, el sacrificio, la dureza, el compañerismo, la lealtad y sobre todo la caballerosidad con el equipo contrario y con sus integrantes, con los que al terminar el partido compartes y disfrutas de unas cervezas, le hacen un deporte mucho más atractivo de lo que la gente piensa. El año que participé en mi facultad, fue sin duda uno de los mejores de mi vida, donde fraguas amistades para el resto de tu vida. La película está bien para todos los amantes del deporte en general y del rugby en particular.

Un notable, 7.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil