arrow

¡Agáchate, maldito! (1971)

¡Agáchate, maldito!
Trailer
6.8
3,404
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Juan Miranda y John Mallory, un veterano del IRA, se conocen en México y planean trabajar juntos robando bancos. Un día dinamitan una prisión creyendo que era un banco. La explosión libera a los revolucionarios presos, y ambos se convierten en héroes de la revolución. Poco tiempo después, las tropas del gobierno, comandadas por el coronel Gutiérrez, comienzan a seguirles los pasos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Giù la testa (Once Upon a Time in the Revolution)
Duración
150 min.
Guion
Sergio Leone, Sergio Donati, Luciano Vincenzoni
Música
Ennio Morricone
Fotografía
Giuseppe Ruzzolini
Productora
Distribuida por United Artists
Género
Western Aventuras Spaghetti Western Revolución Mexicana Amistad
9
La revolución es una mujer a la que todo el mundo quiere abrazar
Mi intención con esta reseña no es otra que contribuir en la medida de lo posible a que se empiece a reconocer esta joya cinematográfica que es "Agáchate, maldito!".
El semiolvido en que se encuentra y el cierto desprecio que se detecta entre aquellos pseudoseguidores de Sergio Leone es una situación totalmente injusta.
Y eso que en su momento la película tuvo una buena acogida entre el público, sobre todo en Europa evidentemente. Pero los críticos, que llevaban tiempo deseando "cazar" a Leone y a su obra no tardaron en ponerla verde, lo cuál hizo mucho daño con el tiempo.
Pero las razones de esta subvaloración por parte del público en la actualidad son varias, y algunas con bastante razón. Para empezar no era una obra totalmente de Leone en un principio, ya que él no la iba a dirigir, se pensó en Bogdanovich (¿estaban locos?) y en Peckinpah (este lo rechazó) y al final el director de segunda unidad parecía el elegido, hasta que el divo de Steiger dijo que sin Leone de director no rodaba. Y nos hizo un favor porque la película ganó para bien.
También es verdad que el montaje -cortado en bastantes minutos- no ayuda mucho a que se valore como debe (me recuerda en este sentido a "La puerta del cielo") ya que hace que sea confuso y muy desordenado, y que además el feísmo estético -en esta película incrementado- es un handicap para puristas.
A lo que hay que añadir que no existe una buena edición en DVD en la actualidad y se proyecta poco o nada por la televisión.
Aún así es una película con un argumento fascinante, que aunque pretende divertir con grandes dosis de aventuras y western también tiene un lado político y filosófico, sobre todo en la segunda parte del film.
En cualquier caso el oficio de Leone con la cámara es envidiable y consigue momentos de una belleza sublime con muy poco.
La música de Ennio Morricone es fabulosa, particularmente pienso que es de las que más me gustan, con esa voz tan extraordinaria de Edda Dell'Orso, inolvidable.
La película tiene muchos momentos mágicos y personajes inolvidables como el general Coronel Günther Ruiz y su estética nazi.
También encontramos referencias a otras películas ("Grupo salvaje") y a obras pictóricas como los fusilamientos del 2 de mayo.
Y en cuanto a los actores principales decir que James Coburn, creo recordar que ya he dicho que lo considero uno de los mejores actores norteamericanos de todos los tiempos, traza un personaje de una gran amargura pero a la vez que irradia seguridad y desde luego eso también hay que agradecerlo al guión, magnífico como no podía ser de otra forma con el sello de Sergio Donati ("Hasta que llegó su hora") su vez bien definido en el guión, oficio de
Por el contrario Rod Steiger está mucho más flojo, sobre todo excesivamente manierista para un personaje que aunque carnavalesco valía con fijarse en el papel de Tuco de Elli Walach.
[Leer más +]
81 de 99 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Dinamita pa' los pollos
Cuando una película no responde a las expectativas que hemos depositado en ella, la sensación de vacío, de desazón, es prácticamente inevitable. Esa ingrata impresión es la que comporta una apreciación equívoca de la realidad, en tanto en cuanto aquello que intentamos valorar o enjuiciar nos va a parecer peor de lo que verdaderamente es. No sé si me explico, pero algo parecido me sucedió con “Agáchate, maldito!”.

Revestido de dogmática convicción me dispuse a disfrutar de una estimulante sesión Leone & Morricone un domingo por la noche a una hora razonable. La peli en cuestión se desarrollaba en plena revolución mexicana y la protagonizaban los siempre sobrios y solventes James Coburn y Rod Steiger. No voy a negar que “Agáchate, maldito!” revela su acentuada impronta leoniana desde los primeros compases. Lamentablemente, el realizador italiano se atrinchera a las primeras de cambio y sus habituales arquetipos no consiguen mantener el ritmo y la intensidad de una historia demasiado endeble para prolongarse a lo largo de dos horas y media.

El gran Sergio se mantiene fiel a su litúrgico manejo de la cámara, a su estética feísta, a su inquebrantable fe en la música de Ennio, pero esta vez el componente cómico desvirtúa en cierto modo el factor épico que suele destilar casi siempre su cine, situándolo peligrosamente cercano a otros ‘spaghetti’ más convencionales. De hecho, el tramo inicial de la peli me recuerda muy mucho el tono jocoso de “Mi nombre es ninguno”, film dirigido por Tonino Valerii pero producido por el propio Leone.

La peli parece recuperar su aureola leoniana en el último tercio, cuando merced a unos discutibles flashbacks sintonizamos algo más con la figura de John Mallory (James Coburn), ese enigmático activista irlandés que oculta tras de sí un traumático pasado. No obstante, un exceso de minutos y dinamita acaba pasándole factura a mi querido Leone que, en cómputos generales, finaliza su trabajo muy por debajo de sus posibilidades.

Pese a todo, existen muy pocos directores capaces de firmar pufos de siete estrellas. Leone es uno de ellos.
[Leer más +]
48 de 60 usuarios han encontrado esta crítica útil