arrow

Bámbola (1996)

3.7
3,422
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Bámbola, una joven campesina italiana, desborda tanta energía que todo a su paso se llena de vida o se ahoga no pudiendo soportar tanta vitalidad. El padre, el novio, el pretendiente, el enamorado, el amante, todos sucumben ante Bámbola. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ España España
Título original:
Bámbola
Duración
96 min.
Guion
Cesare Frugoni, Bigas Luna
Música
Lucio Dalla
Fotografía
Fabio Conversi
Productora
Coproducción España-Italia-Francia; Rodeo Drive / Star Line TV Productions S.L / Televisión Española (TVE) / Canal+ España
Género
Drama Comedia Erótico
"Engañoso tributo al erotismo italiano"
[Cinemanía]
"Luna y sus temas de sexo y gastronomía. A pesar de rescatar a Anita Ekberg, Luna está más cerca de Tinto Brass que de Fellini"
[Fotogramas]
7
Baembolas
A Bigas Luna se le fueron las manos al retratar la vida y deseos de la Bambola. Empieza queriendo dar profundidad al personaje como si de una pastorcilla (pañuelo a la cabeza) se tratase, contandonos como ella sufre al morir su única amiga (una cabra) y el desquicio de su madre, para acabar en una producción érotico festiva aprovechandose de las facilidad de la Marini por despelotarse.

Contemos un poco el argumento para ir poniendonos en situación: La Bambola se enamora de "el asesino de su hasta entonces novio" en un parque acuático (divertidísimos los culetazos de Valeria en los toboganes), por supuesto este tipejo va a la carcel, y ella que conoce al chico de un sólo día, va a menudo a visitarle. Marini va bien fresquita con vestiditos vaporosos ajena a que en la cárcel hay bastantes salidorros, así uno de ellos se queda prendado de ella (y de sus bragas), hasta hacerle la vida imposible a su novio-asesino. Para que el novio asesino de Bámbola no sufra, ella tiene que compensar al matón de turno. Así la inocente Bámbola va a darle avisos de que deje en paz a su rollete y acaba en una habitación oscura con el salidorro dandole por todos lados.

Pues bien, Bámbola se atreve a confesar que aunque este tipejo la trata como un trozo de carne pegado a una vajina ella se siente atraida por él y cuando sale de la cárcel lo mete hasta en su casa a vivir. A partir de ahí la Marini no vuelve a salir vestida en una escena, la película se convierte en un fertival porno en el que siempre que veamos a Valeria en escena vendrá su chulo y la enchufará por atrás. Por supuesto ella siempre lleva falditas para facilitarle el trabajo al obseso, y que esté solo tenga que arrancarle las bragas (para mayor gracia ella sale después cosiendoselas) y rellenarla como a un pavo en Navidad.

Después de una escena de sexo, cuando creemos que la cosa se relajara viene otra, y otra...y por supuesto Valeria hace uso de todo tipo de gemidos, chillidos y alaridos, es una lástima que su interpretación se limite a eso, ya que hasta en sus llantos finales tiene que andar con el culo al aire.

Así, Valeria se esfuerza por dar profundidad a un personaje que lo único que tiene de profundo es el escote. Encima se supone que el "mensaje de la cinta" es que Valeria está enamorada y odia que el macarra este vea en ella solo un agujero donde meterla. Ella quiere hacer el amor con caricias y el solo quiere sobetearle el culo y ponerla mirando pa Cuenca. Lo cual le ocasionará varios llantos.

En fin, como podeis leer, la cinta aburrida no está, si la protagonista fuera Montse Paéz no valdría un duro, pero sin duda explotando a Valeria Marini se puede contentar a los espectadores. Una oda al porno mediterraneo del salidorro de Bigas Luna, la Marini no te decepcionará.

Lo mejor: su erotismo.
Lo peor: parece ser que Valeria Marini no quedó muy contenta...
[Leer más +]
57 de 63 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
“La mujer, de la cocina a la cama. Y por el pasillo, a ostias”
Bigas Luna no es -en términos generales- un mal cineasta. Quizás no sea un genio del séptimo arte, de acuerdo, pero a lo largo de su carrera ha demostrado que -cuando está inspirado- su cine es capaz de exhibir destellos de originalidad y talento.

No es el caso, obviamente, de “Bámbola”. Una peli en la que la obscena condición erotómana del Sr. Luna sepulta cualquier opción de hacer un trabajo digno y en la que su empecinamiento por homenajear el cine erótico de los setenta convierte su proyecto en una burda y somera peli porno del montón. Menos explícita, sí, pero idénticamente denigrante y enfermiza.

Que conste en acta que a mi no me escandaliza ninguna actividad sexual que puedan practicar dos o más personas de mutuo acuerdo. Lo que me repugna es que bajo el paraguas de peli erótica el Sr. Luna nos haya endiñado un verdadero recital de violencia machista (de género la llaman ahora) sin ningún tipo de justificación dramática. Algunos la considerarán una historia de amor sadomasoquista, pero a mi que no me vendan esa moto. Porque cada vez que Valeria Marini es sodomizada a punta de pistola mientras ese puto cafre, salvaje y gañán de Perugorría le chilla al oído “¡¡¡puta, eres una puta!!!” el Sr. Luna está edificando una miserable apología del maltrato físico, psíquico y sexual de dimensiones catedralicias. Capítulo aparte merecerían sus insulsos diálogos y su esperpéntico guión almodovariano , pero no quisiera alargarme demasiado con esta basurilla. Las tripas me rugen y la cena me espera, o sea que iré abreviando.

No quisiera despedirme, de todos modos, sin hacer hincapié en que todas y cada una de mis tres estrellitas van para Valeria Marini. Una mujer de bandera cuyos sinuosos atributos me pusieron brutote hasta que llegó Perugorría y jodió el invento. Cagundena!
[Leer más +]
30 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil