arrow

Princesas (2005)

Princesas
Trailer
6.8
26,568
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Ésta es la historia de dos prostitutas: Caye, madrileña de casi treinta años y con un atractivo más bien barriobajero, y la exótica Zulema, inmigrante de la República Dominicana. Zulema es dulce y oscura, y vive día a día el exilio forzoso de la desesperación. Cuando se conocen casi llegan a enfrentarse: son muchas las chicas españolas que ven con recelo la llegada de inmigrantes a la prostitución. Caye y Zulema se hacen amigas cuando comprenden que, en definitiva, las dos se tambalean en la misma cuerda floja. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Princesas
Duración
113 min.
Estreno
2 de septiembre de 2005
Guion
Fernando Léon de Aranoa
Música
Manu Chao, Alfonso de Vilallonga
Fotografía
Ramiro Civita
Productora
Reposado Producciones / Mediapro / Antena 3 Televisión / Canal+ España
Género
Drama Drama social Prostitución Amistad Inmigración
"Putas de manual (...) Aranoa le ha escrito buenos textos a sus personajes, pero está tan cerca de ellos como de una partida de maoríes (...) hay escenas de insólita complacencia con el tópico (...) Puntuación: ★★ (sobre 5)."
[Diario ABC]
4
Meretrices y vecinas
A Fernando León de Aranoa se le veía el plumero pero escondía sus múltiples defectos tras interesantísimas películas como "Familia" y "Barrio"; y llegaba a su cumbre con la estupenda "Los lunes al sol".

En "Princesas" sus detractores (que supongo tendrá) se podrán frotar las manos. Por fin el plumero ha quedado bastante al descubierto. Ni el Ken Loach español ni un cine comprometido y realista como el de los hermanos Dardenne, "Princesas" debe formar parte del sci-fi patrio.

En esta ocasión todo queda al descubierto: diálogos inverosímiles, dirección efectista y edulcorada y situaciones repetitivas y tremendamente absurdas. ¿Hay alguien que le pueda explicar a Caye (Candaleña Peña) que tiene que apagar o silenciar el móvil fuera del trabajo o en situaciones comprometidas? ¿Qué se puede comprar otro por dos duros y evitar TODO? ¿Por qué es puta Caye? ¿Por qué no lo deja? No entiendo nada de toda la patraña que cuenta Fernando León de Aranoa.

Todo el excelente trabajo interpretativo de Candela Peña y Micaela Narvaez y la banda sonora de Manu Chao se van al traste por un guión que hace aguas constantemente y llega hasta los límites del absurdo. Si Fernando León quiere ser el director más progre y comprometido del cine español y que encima sus películas sean un éxito de taquilla debería apartar bastante la vista de su ombligo.
[Leer más +]
89 de 129 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
...y sapos
Es cierto lo que dicen otras críticas: el objetivo de esta película no es criticar la prostitución, ni analizar a la clientela, ni condenar los abusos o a las mafias, ni reflejar una manera alternativa de sexo en España, ni abogar por la legalización, se reduce a decirnos que las putas son chicas como las demás con sus sueños y aspiraciones en la vida etcétera...O sea, como hacer una película para demostrar que el cielo es azul y los caracoles se arrastran sobre la tierra.

El afán de "normalización" es tan fuerte que se antepone a toda la película, a su potencial y sobre todo a su verosimilitud. Al director no le importa sacrificar historia, actores y en definitiva, su cine, en favor de unas convicciones y aunque eso sin duda tendrá su mérito, "yo sólo quería ver una película".

Es una lástima desperdiciar las pocas cosas buenas que se entrevén, como por ejemplo, el rol de una excelente Candela Peña que sólo se sale de tono cuando el amigo Aranoa la obliga a soltar unas perlas poéticas por completo incoherentes en su personaje. Algo que debe preocuparnos a todos porque esto puede ser un preludio de una futura carrera literaria de Fen-nando para cuando se le acabe el tema de las subvenciones.

Me gustaría conocer también (si alguien tiene idea) la razón por la cual la protagonista, española, de clase media, con aspiraciones de normalidad, es puta y no cajera del Carrefur, por ejemplo. Una cosa es que las putas sean chicas normales, que lo serán, otra muy distinta es que ejercer de puta sea una cosa normal en una chica. Que no lo es, por mucho que Fen-nando nos cuente lo contrario.

Mientras se puede gozar a tope de la peli sobre su colectivo favorito primavera-verano del 2005 y de cómo se ve reflejado en el voluntario que viene al barrio de las chicas malas a repartir condones y a sentirse limpito entre tanta mierda. Con música del ídolo perrofláutico Manu Chao, para que la cosa ONG se paladee con más condescendencia (y el Moodysson con los Rammstein, manda huevos).

Me sorprende por último que se queda muy pobre además en su revindicación. Personalmente creo que hubiera sido una buena oportunidad de abogar por la legalización de este trabajo: las princesas se beneficiarían cantidad y los miserables plebeyos que con nuestros impuestos costeamos sus chequeos potorriles en la SS, ni te cuento.
[Leer más +]
52 de 76 usuarios han encontrado esta crítica útil