arrow

¡Viva Zapata! (1952)

7.5
4,437
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Biografía de Emiliano Zapata (1879-1919), famoso revolucionario mexicano que sublevó a todo el país contra el gobierno dictatorial del Presidente Porfirio Díaz. Kazan intenta mostrar cómo los líderes revolucionarios se corrompen en cuanto alcanzan el poder. El guión lo firma nada menos que el escritor John Steinbeck ("Las uvas de la ira", "Al este del edén"). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
¡Viva Zapata!
Duración
113 min.
Guion
John Steinbeck (Novela: Edgcumb Pichon)
Música
Alex North
Fotografía
Joseph MacDonald (B&W)
Productora
20th Century Fox
Género
Drama Biográfico Revolución Mexicana
"Kazan disecciona con pulso de cirujano la vida del mítico héroe de la revolución mexicana, en este sobresaliente filme (...) excelentes interpretaciones (...) un clásico del género"
[Diario El País]
8
Excelente relato de un líder revolucionario, noble y generoso
Escrita por John Steinbeck, fue dirigida por Kazan. Se rodó en Durango (Colorado), Nuevo Méjico, Río Grande City y Roma (Texas) y en Méjico. Ganó un Oscar (actor secundario) y 5 nominaciones (actor, decoración, argumento, música y guión). Obtuvo un BAFTA (actor extranjero) y una nominación (película). En Cannes ganó el premio al mejor actor.

La acción principal tiene lugar en el Sur de Méjico, entre 1909 y 1919. Narra la historia de Emiliano Zapata (Brando), líder del movimiento campesino que reclama las tierras propias ocupadas por terratenientes. Ante el fracaso de las gestiones pacíficas, se erige en uno de los cabecillas de la insurgencia contra el presidente Porfirio Díaz (Fay Roop), despótico y tiránico. En marzo de 1911 se incorpora con los suyos a las fuerzas maderistas, que junto con las de Pancho Villa (Alan Reed) provocan la caída de Díaz. El nuevo presidente, Francisco Madero, es asesinado (1913) por el general Victoriano Huertas, que se proclama presidente. El desarrollo de la guerra lleva Huertas al exilio (1914) y Venustiano Carranza, jefe de una facción revolucionaria, ocupa la presidencia, desde la que derrota a Villa (1915) y busca la muerte de Zapata.

La película exalta la figura de Zapata, honesto, leal y sincero, que lucha por los suyos, sin querer nada a cambio. El propósito de Zapata de obtener la devolución a los campesinos de las tierras que les fueron arrebatadas fracasa ante Porfirio Díaz, Madero y Huertas, por lo que se ve obligado a mantener la lucha. La película muestra la revolución de Zapata como una lucha por la libertad y la paz: la libertad de trabajar las propias tierras y la paz de vivir sin riesgos de perder la vida a manos de sicarios de los poderosos. La figura del héroe sobresale por su valentía y su amor por Josefa, esposa con la que comparte momentos de gloria y de penuria. Es importante el personaje enigmático de Fernando (Joseph Wiseman), al que siempre acompaña la muerte.

La música original es de Alex North, autor de una partitura de profundo dramatismo, que incluye canciones populares, como "Valentina", "Las mañanitas" y otras. La fotografía desarrolla una narración de singular belleza, con primeros planos psicológicos, sombras expresionistas, preferencia por los claroscuros y movimientos de cámara de gran precisión. El guión resume con brío una historia compleja y turbulenta, que avanza a un ritmo intenso y con formas que en ocasiones recuerdan las de un western. Es notable la penetración psicológica que consigue de los personajes. La interpretación de Brando es magistral, excelente la de Quinn, correcta la de Jean Peters (Josefa Zapata) y destacable la de Joseph Wiseman. La dirección eleva el relato al nivel de narración épica de un personaje mítico, humano, generoso y noble.

Película de muy buena música, soberbia fotografía, excelente guión, interpretaciones sobresalientes e inmejorable dirección. Cuenta el drama de un héroe enfrentado a un destino de lucha sin tregua y sin fin.
[Leer más +]
30 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Divulgativamente mediocre aunque técnicamente buena
Si lo que pretendemos es entender el proceso revolucionario Mexicano no vale la pena perder el tiempo, ya que no sirve ni como aproximación superficial. Desde esta óptica es desastrosamente deslavazada, escasamente rigurosa con respecto a la explicación del proceso, y como casi siempre el peso específico de los personajes en el proceso es más determinante de lo que realmente fue.

Pero desde un punto de vista más técnico es una buena película, que obviamente recomendaría. Especialmente a aquellos que disfruten con el cine de actores (gran papel de Anthony Quinn). Me encantó especialmente la primera media hora...
[Leer más +]
14 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil