arrow

La teoría del todo (2014)

La teoría del todo
Trailer
7.1
42,644
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Narra la relación entre el célebre astrofísico Stephen Hawking y su primera mujer, Jane, desde que ambos se conocieron siendo estudiantes en la Universidad de Cambridge a principios de los 60 y a lo largo de 25 años, especialmente en su lucha juntos contra la enfermedad degenerativa que postró al famoso científico en una silla de ruedas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
The Theory of Everything
Duración
123 min.
Estreno
16 de enero de 2015
Guion
Anthony McCarten (Libro: Jane Hawking)
Música
Jóhann Jóhannsson
Fotografía
Benoît Delhomme
Productora
Working Title Films
Género
Drama Biográfico Años 60 Enfermedad Discapacidad Drama romántico Matemáticas
7
Delicado, interesante, cabal y apropiado biopic sobre Stephen Hawkins... en el que se echa en falta más erudición y menos romance rosa.
Biopic sobre Stephen Hawkins (físico teórico y cosmólogo, cuyos destacadísimos trabajos (cruciales en la física y la cosmología) le han demostrado como un genio de la astrofísica y una de las mentes más brillantes de la historia).

Vaya por delante que estamos ante una película destacada en este 2014; trata temas interesantes y atrayentes, su narrativa es elegante y estilosa, y sus interpretaciones resultan notables. "La teoría del todo" es un film más que recomendable.

Ahora bien, el espectador que busque una inmersión total y absoluta en la ciencia trascendental de Hawkins puede quedar decepcionado, pues la cinta se basa en el libro escrito por su primera esposa, Jane, y gasta más minutos en el romance y en la vida personal del genio que en sus genialidades astrofísicas (aunque tampoco estamos hablando por fortuna de un completo folletín rosa, "La teoría del todo" busca el equilibrio y en ella nos encontramos con potentes detalles que van desde la búsqueda de una única fórmula que explique el origen del universo... hasta la búsqueda de una tecnología que permita (lo que no permite la ELA) a Hawkins dar a conocer al mundo toda su intacta erudición. Además, el romance, aunque pueda gastar más minutos de los deseados, está tratado con acierto, delicadeza y madurez... algo que no es lo habitual en los largometrajes folletinescos)... y esto acaba siendo una rémora que el metraje arrastra consigo impidiendo que hablemos de una obra maestra inolvidable.

El tronco de la narración es, pues, la historia de amor entre Stephen y Jane Hawkins. Una historia de amor tan natural y sentimental como tenaz y sólida. Así, "La teoría del todo" nos narra la vida de Hawkins desde que es un vital, optimista y "friki" estudiante de Cambridge hasta que es recibido en audiencia por la reina de Inglaterra. Durante este periodo observaremos su romance con Jane, los síntomas degenerativos de su enfermedad, su diagnostico, su evolución, su doctorado en Cambridge, la redacción de su libro científico-divulgativo "Una breve historia del tiempo" y su éxito y relevancia a nivel mundial y científico. Todos estos acontecimientos del film se afectan entre ellos, y están genialmente interconectados. (El guión es natural y medrado (está bien escrito y, gracias a él, la multitud de sentimientos y reflexiones que nos despierta (la rabia al observar la vida que pudo tener el protagonista y no tuvo, las alegrías de amor familiar que experimenta, los sentimientos de pena, de triunfo, etc.), se transmiten sobremanera; la historia de amor se relata con sencillez y tacto pero también con complicidad y empatía, el compadreo universitario y la amistad se empapa en el espectador como algo encantador, las apuestas investigadoras de Hawkins en el film son llamativas, relevantes y trascendentes (y aupan al espectador que queda atraído por cual será la conclusión y las consecuencias de estos estudios), y el drama de la floración de la ELA en Hawkins se convierte en una desventura multidimensional, cargada de momentos agridulces, con un protagonista que ya nos ha calado completamente como un buen joven ignorante de cual será su destino, un destino que le tiene preparadas muchas trabas y alguna que otra satisfacción (pues Hawkins siempre supo que el cerebro no está afectado por esta enfermedad y, aunque los médicos le dieron una esperanza de vida de 48 meses (y, para el asombro de los médicos, el genio ya va por los 72 años) decidió seguir con su vida como quiso y planeo: se casó, tuvo hijos y siguió con sus estudios e investigaciones).

Pero no solo el guión consigue que "La teoría del todo" sea un film notable. Marsh aporta una estupenda cinematografía, con una fotografía refinada, una distinguida elección de planos y una edición maestra y ágil. La banda sonora, sin ser memorable, se ensabla a la perfección en sus momentos.

Los actores también resultan naturales. Pero quien más destaca (y destaca por encima de sus compañeros... y del resto de aspectos de la cinta) es Eddie Redmayne. Confieso que en los 2 trabajos que había visto al intérprete ("My Week With Marilyn" y "Les Miseables") me pareció algo apagado y sin carisma. Pues bien, como Stephen Hawkins está sencillamente soberbio. Ya desde sus momentos como joven estudiante logra un retrato de un hombre tan bondadoso y tierno como singular, distinto y multidimensional... todo eso se mantiene cuando el personaje ya tiene signos muy obvios de la ELA (y a pesar de las dificultades físicas que supone transmitir ciertos sentimientos). Redmayne ofrece una empatía y una complicidad inusual en un personaje, y su transformación física es cumbre. Si esta noche fueran los Oscars, Redmayne se lo llevaría de calle. Aun quedan algunas prometedoras películas este año, pero lo conseguido por Redmayne aquí es prácticamente inalcanzable.

En definitiva, podríamos decir que estamos ante un biopic con una estructura al uso, sí. Pero es un biopic, escrito con sutileza y atención, está bien llevado a escena y guarda multitud de potentes matices. Erra en cebarse demasiado en los romances en algunos minutos (que aunque resulte natural, en algunos casos es redundante y algo insulso), pero no quita para que estemos ante un drama recomendable.

Lo peor: Un poquito de más divulgación científica y menos de historia romántica hubiera sido más atinado.
Lo mejor: Eddie Redmayne. El guión (en especial ciertos momentos...
[Leer más +]
86 de 105 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Una lección de vida
Preciosa película, que nos cuenta unos 25 años de la vida de Stephen Hawkins, un hombre con un cerebro inaccesible e indescifrable para el resto de la humanidad en sus teorías científicas, y que desde su juventud no puede mover ni un músculo de su cuerpo ni pronunciar una palabra por sí mismo.
La película se centra sobre todo en la relación con su primera esposa a la que conoció en la universidad. Con veinte y pocos años le diagnosticaron una enfermedad motoneuronal relacionada con la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), que empezó por ir paralizándole el sistema motor, músculo a músculo y terminar dejándolo inmovilizado de por vida. Años después perdió la capacidad de hablar por si mismo.
La película es un canto a la vida y a la superación de como una persona con un cerebro prodigioso, ni siquiera puede comunicar una palabra por sí mismo, ni dar una caricia a su hijo. Y es un canto a la vida porque a Stephen Hawkins le dieron 2 años de vida, y tiene en la actualidad 73.
La parte científica de la película es inaccesible para el espectador y hasta para los científicos. Pero tiene momento memorable como cuando le surgió la idea de los agujeros negros, o cuando visita alguno de los laboratorios más históricos de la ciencia en Cambridge.
La parte de discapacidad centra gran parte de la película. No solo por como cuenta perfectamente la evolución de la enfermedad, sino de sus consecuencias, tanto para el propio protagonista, como la relación con su mujer y su familia.
También es muy interesante la parte de los sistemas alternativos de comunicación. El descubrimiento de nuevos sistemas, la aplicación, la evolución. Didácticamente, es una película digna de ser emitida en escuelas universitarias.
Eddie Redmayne hace el papel de su vida, involucrándose en un papel de extraordinaria complejidad. No sólo porque tiene que parecerse a un personaje real, muy conocido y cualquier fallo se notaría, sino porque la evolución de su discapacidad no es nada sencillo de transmitir, llegando a momentos de durísimos que trasmite a las mil maravillas.
Película muy notable que nos servirá para conocer más la vida de este genio en vida, de la discapacidad, y de las relaciones con una persona con una discapacidad severa.
[Leer más +]
49 de 57 usuarios han encontrado esta crítica útil