arrow

Las minas del rey Salomón (1950)

Las minas del rey Salomón
Trailer
6.7
2,960
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El marido de Elizabeth Curtis ha desaparecido en algún lugar de África mientras intentaba encontrar las minas de diamantes del rey Salomón. Para encontrarlo, Elizabeth contrata al aventurero y explorador Alan Quartermaine y le ofrece una recompensa de 5.000 libras. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
King Solomon's Mines
Duración
102 min.
Guion
Helen Deutsch (Novela: H. Rider Haggard)
Música
Mischa Spoliansky
Fotografía
Robert Surtees
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer
Género
Aventuras Romance Acción África Caza Animales Siglo XIX
Grupos  Novedad
Adaptaciones de H. Rider Haggard
7
Esto sí es cine para todos los públicos
No cabe duda que para los que hemos crecido en nuestra infancia leyendo los libros de Haggard, Verne, Burroughs o Salgari entre otros "Las minas del rey Salomón" es una de nuestras historias favoritas.
Esta versión cinematográfica que paso a comentar se trata de la mejor versión que se ha rodado sobre el libro con diferencia ya que el resto son incluso olvidables.

Y es que la gracia de esta película es su sello, esas grandes películas de estudio que los aficionados al cine encontramos deliciosas pero que en la actualidad apenas existen entre el cine de autor y las superproducciones para adolescentes.
Porque como digo si alguien es el verdadero responsable del film es Sam Zimbalist, uno de los grandes - produjo películas como "Mogambo" o "Quo Vadis- de una de las épocas más importante del celuloide y que murió en Roma mientras producía "Ben-Hur".

En una película como esta donde quién manda es el productor es normal encontrar un director - en este caso directores- casi desconocidos y meramente testimoniales, se trata de un par de "funcionarios del cine" como Compton Bennet y Andrew Marton, este último sobre todo conocido por ser uno de los directores de "El día más largo" a cargo de otro productor estrella como Zanuck.
Los actores más que correctos, Deborah Kerr, a la que personalmente no es santo de mi devoción demuestra que está muy bien (a veces), y a partir de ese momento se convertiría en una gran estrella encadenando éxito tras éxito.

Pero sin lugar a dudas el que está magnífico es Stewart Granger un actor británico con una clase enorme que le viene pintado el papel de Quatermain, y que a raíz de esta cinta, igual que su compañera de reparto entraría en su época de máxima cotización con cintas como "El prisionero de Zenda", "Scaramouche" o "Salomé" entre otras.

Y aunque la historia de Haggard no está aprovechada del todo, ya que el guión de Helen Deutsch, es bastante flojito, también es cierto que con poca cosa nos transmite emoción y aventura.
No olvidarme de la magnífica fotografía de Robert Surtees, habitual en las cintas de Zimbalist, que está a la altura del tema y de un continente de la belleza de África.
Además tiene uno de los montajes más modernos para su tiempo, con secuencias muy clásicas con otras de un ritmo frenético.

Esperemos que salga en breve una edición en dvd (imperdonable que no exista) remasterizada y que se pueda disfrutar como merece para poder escuchar esos rugidos de las fieras, cánticos tribales y por su puesto esos tambores que son un magnífico cierre a la película.
[Leer más +]
24 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
"En la sabana africana, el elefante es el rey..."
Todo un exponente clásico del cine de aventuras, "Las minas del rey Salomón" se nos revela antepasado a un Indiana Jones que todavía estaba por llegar. El popular personaje de ficción Alan Quartermaine es contratado por dos hermanos para encontrar al marido de ella, perdido en la sabana africana tratando de probar la existencia de las legendarias minas del rey Salomón.

A través de los vastos e impresionantes paisajes africanos se sitúa la película, que avanza a la vez que lo hacen los diferentes animales de ésta, ofreciéndonos un auténtico safari a los espectadores de la cinta. Una jungla en la que el león cede su trono de rey al elefante, "animal al que todos temen".

Las dosis de pura y llana aventura se intercalan con leves pinceladas de humor entrelazadas con otras de más dramatismo, dando una fuerza inusual al conjunto, elevando esta versión de "Las minas del rey Salomón" a la categoría de clásico. La complicidad que se establece entre Stewart Granger (Quartermaine) y Deborah Kerr (la damisela en apuros que se vale por sí misma) es deliciosamente real y creíble, no pareciendo artificial ni forzada en ningún momento.

Una historia pues de aventuras a la vieja usanza, perfecto ejemplo de como deberían ser todas las cintas de este género, que hoy en día se ve algo devaluado por culpa de estúpidos proyectos carentes de fuerza, pasión y entrega. Las tres cualidades que ésta contiene.
[Leer más +]
18 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil