arrow

El juez Priest (1934)

6.7
752
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El juez William "Billy" Priest vive en una patriótica y muy confederada región sureña. Allí, viudo y muy dedicado a su trabajo, Priest se enfrentará al caso más difícil de su carrera. Mientras, también tendrá que ejercer de casamentero con su tímido sobrino. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Judge Priest
Duración
81 min.
Guion
Dudley Nichols, Lamar Trotti (Personajes: Irvin S. Cobb)
Música
Cyril J. Mockridge
Fotografía
George Schneiderman (B&W)
Productora
Fox Film Corporation
Género
Comedia Drama Romance Siglo XIX Drama judicial
7
Esos grandes hombres de nuestra niñez
Una extraña sensación me ha rondado durante todo el filme. Un claroscuro contante, por momentos me parecía buena y en otros, blanda y simple. Con un magnífico final, mis ojos al fin vieron la luz.

A través de la mirada de un niño críado a finales del siglo XIX en el sur de EE.UU., el cual nunca aparece, sin contar la reseña al comienzo y en forma de texto, los hechos se mastican con mayor facilidad. Lo bueno es muy bueno, lo malo es muy malo, los negros cantan y ríen y los confederados son tiernos viejetes que se ríen de los yankis rememorando las viejas hazañas. A ojos de un adulto, y sobretodo en pleno siglo XXI esa mirada tan maniquea puede resultar bastante hastiante, pero desde el punto de vista de un chico nacido y criado en esas condiciones, los maniqueos seguramente seríamos nosotros. Además, no cabe olvidar que es un homenaje al "Juez Priest", que tanto debió marcar la vida de ese niño, supuestamente el propio Ford, que le mostró valores como la tolerancia, el respeto y el valor de las propias costumbres.

Will Rogers, el juez, realiza un papel fantástico, rozando la perfección por momentos. Creo que nunca olvidaré la escena en la que decide imitar a su humilde compañero negro.

Demasiado amor por momentos, obvia en otras y con un final efectista pero que llega, la sensación de que pudo ser más es innegable, pero el gusto de ver a Rogers convierte este filme en imprescindible.
[Leer más +]
14 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Más que un juez un amigo.
En una filmografía tan descomunal como la de John Ford no todo pueden ser grandes aciertos y más cuando abarcó no sólo tantos géneros y estilos, sino que su escala temporal fue tan prolongada, haciendo cine por espacio de más de cuarenta años, que resultaría imposible a cualquiera que todas sus películas sean muy buenas.

"El juez Priest" es tan sólo correcta, pero en ningún caso desdeñable, pertenece a su primera época antes de que llegasen sus obras maestras que no tardarían en llegar como sería "El delator" rodada tan sólo un año después.

Aunque aún Ford se está haciendo lentamente, ya nos va dejando pinceladas de su personalidad y gustos tan particulares, por ejemplo aquí ya aparecen los monólogos del viudo ante la tumba de su mujer como veremos en otras películas suyas como por ejemplo "La legión invencible"

En esta que comentamos Ford todavía no cuenta con su equipo habitual técnico y artístico con el que tanto gustaba trabajar, pero ya se centra como en casi toda su carrera en hablarnos de la camaradería representados por una enorme sencillez en sus personajes, que son la antítesis de la languidez, en el cine de Ford todo desborda alegría y fuerza porque la vida merece la pena por muy dura que resulte a veces.

Por cierto en "El juez Priest" Ford vuelve a dar muestra de que el sambenito de racista es una de las mayores injusticias de la historia del cine. Que digan lo que quieran, que a palabras necias, oídos sordos.
[Leer más +]
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1