arrow

Martin (1978)

Martin
Trailer
6.2
782
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Martin (John Amplas) es un adolescente que cree ser un vampiro. Su primo Cuda (Lincoln Maazel) se convence del hecho, a pesar que Martin no teme al ajo, o a los crucifijos, y que puede salir a la luz del sol. Cuda cree que Martin es víctima de una maldición familiar, y que la única solución es salvar su alma. Más que una película de terror, "Martin" es un drama psicológico con ribetes muy particulares, como la necesidad de Martin de tranqulizar a sus potenciales víctimas, de manera que estas no sientan temor o pánico o las compulsivas llamadas telefónicas que efectúa a un programa de radio para explicar la auténtica naturaleza del vampirismo. Pero cuidado, el chico no es un mero alienado o un joven inadaptado. Carece de colmillos, pero utiliza hojas de afeitar para cortar la piel de las personas y beber su sangre. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Martin
Duración
95 min.
Guion
George A. Romero
Música
Donald Rubinstein
Fotografía
Michael Gornick
Productora
Laurel Entertainment Inc
Género
Terror Drama Vampiros Drama psicológico
7
El crepúsculo del ¿vampiro?
"Martin" no viene a ser más que un extrañísimo y desconcertante experimento en el que Romero optó por dejar a sus zombies caníbales a un lado para diseminar, más en clave de atípico drama que del desasosegante terror del que hacía gala "La noche de los muertos vivientes", las inquietudes y aptitudes de un muchacho que, supuestamente, resultaría ser descendiente directo de Nosferatu, sin llegar a dejar claro en ningún momento qué es verdaderamente, si sólo una persona que padece un trastorno y siente auténtica devoción por el plasma sanguíneo o si verdaderamente hay algo más, algo que le impulse a alimentarse de sangre haciendo que lo que podría resultar el leve trastorno ya mencionado, desemboque en expresa necesidad y, en consecuencia, en enfermedad.

Lo mejor de un film como "Martin" es la predisposición de Romero por alejarse de la vertiente resultona que se suele dar en este tipo de trabajos, como hubiese sido la típica huida del ente vampiresco refugiándose de todos aquellos que le quieren dar caza, haciendo que afrontemos el transcurso de ese ser observando como sus vicisitudes y enigmas aparecen en pantalla (gracias a conversas radiofónicas que substituyen lo que podría haber sido una innecesaria voz en off) y nos sumergen en el mundo de alguien confuso y desesperado, que no sabe exactamente qué vía tomar, pero no posee dudas en el momento de adoptar una decisión.

Se agradece también que Romero no acate un estilo formal y se atreva dando estructura a una narrativa atípica y singular (en ocasiones consistente en enlazar diversas secuencias sin demasiada relación entre ellas, pero que nos dan retazos sobre el protagonista y pistas para ir siguiendo su periplo), amen de realizar juegos de planos y cámara bastante estrambóticos (incluso diría que algo confusos) o añadir algunos flashbacks excesivamente ingenuos que hacen del resultado final una curiosidad en toda regla que, pese a sus más que marcados defectos, resulta bastante sugestiva y remarca el carácter de un Romero lejano al de su saga sobre el zombie caníbal en una obra que, si bien no destaca por su casquería (aunque tiene logrados e inquietantes -dentro de lo que cabe- momentos), posee las suficientes virtudes como para hacer de este sorprendente film algo sumamente digno y merecedor de tener, como mínimo, una oportunidad por parte de todo aquel espectador que sepa apreciar una rareza.
[Leer más +]
20 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Deconstrucción vampírica
Martín es un joven al que al comienzo de esta película vemos viajando en tren camino a Pittsburgh a mudarse a casa de un pariente. Allí vivirá en casa de su primo Cuda y de su hija y les ayudará en el negocio familiar como chico de los recados. El caso es que ya en este comienzo, en una estupenda escena en el viaje en tren, descubrímos cual es la base de la personalidad de Martín: él se ve a si mismo y se cree un vampiro, pero no el típico vampiro al que estamos acostumbrados por las películas que duerme de día y vive de noche con ataúdes y demás. Martín es un chico normal y corriente, inadaptado y solitario, que no parece encontrar su lugar en la sociedad, incluso sus parientes le definen como retrasado. Su primo Cuda está convencido de que existe una maldición en la familia, una tara con la que nacen algunos y es quizás el único que está convencido de quien es en realidad Martin, un vampiro. Pero aquí es donde a mi me parece que existe la premisa más interesante de la pelicula... aunque veamos a Martin en ciertas escamaruzas vampíricas (terroríficas algunas)... ¿es de verdad Martin un vampiro, o es todo resultado de una personalidad desequilibrada?? Es cierto que Martin podría ser un vampiro pero George Romero juega a la ambigüedad reinventando el género de alguna forma con nuevos detalles que nos hacen dudar continuamente debido al entorno represivo y social en el que vive Martin.

Romero se centra de alguna forma en esta historia sobre vampiros en el estudio de caracteres, y la convierte en una metáfora social en la cual los personajes se enfrentan a problemas cotidianos continuamente: Pittsburg es una ciudad en pleno ocaso, con gente que tiene que emigrar a otras ciudades, no hay trabajo y quizás ninguno de los personajes que vemos vive de una forma estable o feliz. Todo esto se refleja en la película de una forma que a mi me parece muy atractiva enfrentando continuamente al personaje de Martín, un chico que vagabundea y que reflexiona sobre su condición. No por ello deja de ser una película de terror y lo es con algunas escenas realmente demoledoras de Martín acechando y atrapando a sus presas y con algunos flashbacks en blanco y negro, muy atractivos, que de alguna manera podrían aclaranos más de la verdadera condición de Martin.

Película creo que muy desconocida aunque tampoco soy una experta en pelis de terror ni en George Romero pero reconozco que mi ha fascinado porque la esencia de esta película de terror está en la intriga que puede suponernos saber si realmente es o no Martín un vampiro o sólo un joven con problemas de adaptación. De alguna forma tambien reinventa y se toma muy en serio un tema mil veces tratado como es el mito vampírico, y el resultado es una bizarra pelicula a caballo entre la pelicula de suspense, el terror y el drama psicológico; os la recomiendo fervientemente a quien no la conozca todavía.
[Leer más +]
12 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil